Glosario

En las ventanitas que aparecen al dar clic en las palabras marcadas en azul, en los textos de las diferentes secciones de nuestra página, los nuevos términos están marcados en rosa; para acceder a éstos hay que ir directamente al glosario.

La alfabetización no reconoce la “ñ” ni los acentos;  por ejemplo alfabetiza primero “arcangelina”, después “Arcturus” y después “arcángel”; en caso de mayúsculas acentuadas hay que buscar al final de la lista.

Todos los términos referidos se utilizan en el contexto de las Enseñanzas de los Maestros Ascendidos y están tomados de las publicaciones de The Summit Lighthouse, ya sea libros o Perlas de Sabiduría. Nuestros conceptos o agregados de fuentes externas aparecen entre corchetes [  ].

 remite a otras secciones del sitio.

 

A















































B








C

































































D























E
























F



G
















H











I









J







K









L






















M














































N










O










P



























Q
R

















S


















































T


















U


V













W
Y







Z


Á






Í

2249 Total vistas 1 Vistas hoy

OM. Silaba sagrada. El sonido universal.

 

“Gesto de arrojo y de jaya, ‘victoria’—la Acción Omniconcluyente y Libre de Karma de El que Todo lo Concluye, Amoghasiddhi (quinta familia de los Budas Dhyani)” —Serapis Bey. Gesto de arrojo: mano derecha alzada a la altura del corazón, con la palma hacia el frente; [los maestros ascendidos han enseñado a usar este mudra en llamados a juicio junto con el pulgar y los dos primeros dedos de la mano izquierda apuntando hacia adentro y tocando el chakra del corazón.  Es uno de los mudras más antiguos representados en imágenes hinduistas, budistas y jainistas.]

Buda haciendo el abhaya mudra

Patriarca hebreo y progenitor de las doce tribus de Israel (ca. 2100-1700 a.C.), encarnación del maestro ascendido El Morya. Judíos, cristianos y musulmanes le conceden el haber sido el primero en la historia en adorar al verdadero Dios único. En el relato bíblico de su vida originalmente se le llama Abram (“el padre, o mi padre, sea glorificado”) y más tarde Dios lo llamará Abraham. Tradicionalmente se pensaba que significaba “padre de una multitud de naciones”, como reza el pasaje de Génesis 17:5. Actualmente se piensa que es una variación dialéctica de Abram.

Iniciado de la Gran Hermandad Blanca con un alto grado de realización espiritual, especialmente en el control de la Materia, las fuerzas físicas, los espíritus de la naturaleza y las funciones corporales; es en todo punto el alquimista pasando por iniciaciones avanzadas del fuego sagrado en el sendero de la ascensión.

Para el budismo tibetano, el ser primordial y más elevado.

[(sánscrito: agni: “fuego”). Escuela fundada por el maestro ascendido El Morya, que dictó su enseñanza a Helena y Nicholas Roerich (hoy un maestro ascendido) entre 1920 y 1930. Afirma la existencia de la Jerarquía de la Luz y del centro [chakra] del Corazón como vínculo con esta jerarquía y los mundos lejanos. No es un sendero de disciplinas físicas, meditación ni ascetismo sino una práctica para la vida cotidiana, el yoga de la energía de fuego, de la conciencia, del pensamiento responsable y dirigido.]

“Señor Sabio” o “Señor que concede inteligencia”. Representa el principio del bien y es el guardián de la humanidad y el opositor del principio del mal. Dios supremo del zoroastrianismo. Los maestros ascendidos enseñan que Ahura Mazda es Sanat Kumara.

En algún momento entre 1750 y 1500 a.C., Zaratustra fundó el zoroastrianismo en la antigua Persia. Una mañana en que saliera a buscar agua de un río vio un ser luminoso que lo llevó con Ahura Mazda y otras cinco figuras radiantes, cuya luz era tan grande que “no veía su propia sombra sobre la tierra”. De este grupo de seres recibió su primera revelación de una nueva religión. Poco después Zaratustra se convirtió en el portavoz de Ahura Mazda.

(sánscrito: “ordenar”, “mandar”). Chakra del tercer ojo. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase registros akáshicos.
Registros akáshicos
Las impresiones de todo lo que ha acontecido alguna vez en el universo físico, grabadas en la sustancia etérica y la dimensión conocidas como akasha (raíz sánscrita: kas,“estar visible, aparecer”, “brillar con fuerza”, “ver claramente”). Akasha es la sustancia primaria, la esencia etérica más sutil que llena todo el espacio; la energía “etérica” que vibra a una cierta frecuencia a manera de absorber, o registrar, todas las impresiones de la vida de un individuo. Estos registros pueden ser leídos por adeptos o por aquellos que tienen facultades del alma (psíquicas) desarrolladas

Uno de los Cinco Budas Dhyani .

Alexander Gaylord ascendió en 1937 tras haber sido mensajero para la Hermandad y miembro activo en el Servicio Secreto Cósmico. Su llama gemela es la maestra ascendida Leto y juntos prestan servicio en el retiro del Maestro de París.

y Omega. La totalidad divina del Dios Padre-Madre, declarada por Cristo el Señor como “el principio y el fin” en el Libro del Apocalipsis. Llamas gemelas ascendidas de la conciencia del Cristo Cósmico que sostienen el equilibrio de la polaridad masculina-femenina de la Deidad en el Gran Sol Central del cosmos. Así, por mediación del Cristo Universal (la Palabra encarnada), el Padre es el origen y la Madre el cumplimiento de los ciclos de la conciencia de Dios expresada a lo largo y ancho de la creación del Espíritu y la Materia. [Compárese con Purusha y Prakriti en la tradición hindú.]

Apocalipsis 1:8, 11; 21:6; 22: 13

La totalidad divina del Dios Padre-Madre, declarada por Cristo el Señor como “el principio y el fin” en el Libro del Apocalipsis. Llamas gemelas ascendidas de la conciencia del Cristo Cósmico que sostienen el equilibrio de la polaridad masculina-femenina de la Deidad en el Gran Sol Central del cosmos. Así, por mediación del Cristo Universal (la Palabra encarnada), el Padre es el origen y la Madre el cumplimiento de los ciclos de la conciencia de Dios expresada a lo largo y ancho de la creación del Espíritu y la Materia.   [Compárese con Purusha y Prakriti en la tradición hindú.] 

Apocalipsis 1:8, 11; 21:6; 22: 13

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial vivo de Dios. La petición de libre albedrío que el alma hizo  y su consiguiente separación de Dios tuvieron como consecuencia el descenso de este potencial al estado carnal inferior. Sembrada en deshonor, el alma está destinada a elevarse con honores a la plenitud de ese estado divino que es el Espíritu único de toda Vida. El alma puede perderse; el Espíritu no puede morir.

     El alma permanece como un potencial que ha caído a niveles más bajos de vibración y de conciencia, y debe ser imbuida de la realidad del Espíritu, purificada por medio de la oración y la súplica y devuelta a la gloria de la cual descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y lo convierte en uno con la Verdad inmortal. Cumplido este ritual, el Ser superior se corona Señor de la Vida y se descubre que el potencial de Dios realizado en el hombre es el Todo-en-todo.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

All alchemy”, la química total de Dios, la ciencia de la creación.
           [alchemy (del inglés medio alkamie,  del francés medio alquemie, del latín medieval alchymia o alchimia, del árabe al-kimiya', "la piedra filosofal", de al, "el", + kimiya', del griego tardío chemeia, probable modificación de chymeia, probablemente del griego chyma, "fluido", de chein, "verter".) 

1. Ciencia química y filosofía especulativa medievales cuyo fin era alcanzar la transmutación de los metales básicos en oro, el descubrimiento de una cura universal para la enfermedad, el descubrimiento de un medio de prolongar indefinidamente la vida y el gran poder, o mágico poder, de la transmutación; 2. el poder o el proceso de transformar algo común en algo especial; 3. transmutación inexplicable o misteriosa; 4a. arcaico: aleación de color dorado; 4b. obsoleto: trompeta de color dorado. 

(Webster's Third New International Dictionary, edición de 1971)]

Complemento divino del arcángel Zadkiel. Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Junto con Hércules, Elohim del primer rayo, el rayo del poder, la fe y la voluntad de Dios. El aura de ambos está cargada de relámpago azul y posee una capa envolvente de intenso color rosa.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

Uno de los Cinco Budas Dhyani . En la teología budista se describe en ocasiones a Kuan Yin como capitán de la “Barca de Salvación”, que guía a las almas al Paraíso Occidental de Amitabha, Shukavati, o el País Puro, el país de la bienaventuranza donde las almas pueden renacer con objeto de recibir instrucción continua  para alcanzar la meta de la iluminación y la perfección. El viaje hacia el País Puro suele representarse en grabados sobre madera mostrando barcas llenas de seguidores de Amitabha capitaneadas por Kuan Yin.
     Se dice que Amitabha, una figura amada a los ojos de los budistas que desean renacer en su Paraíso Occidental y obtener la liberación de la rueda del renacimiento, es, en un sentido místico o espiritual, el padre de Kuan Yin. Leyendas de la escuela de budismo Mahayana cuentan que Avalokitesvara, la representación masculina de Kuan Yin, nació de un rayo de luz blanca emitido por Amitabha desde su ojo derecho mientras se encontraba en éxtasis.
     Así que este último es considerado un “reflejo” de Amitabha, una emanación más o encarnación de maha karuna (gran compasión), que Amitabha personifica en el más alto sentido. Muchas figuras de Kuan Yin pueden ser identificadas por la presencia de una imagen pequeña de Amitabha en la coronilla.

Uno de los Cinco Budas Dhyani .

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

“No es el nombre de una nación sino el nombre de un cuerpo de portadores de Luz cuyos emisarios, enviados por Dios hace muchísimo tiempo, determinaron establecer esas tierras como el sitio donde Sanat Kumara podría gozar de la relación con los suyos… Todos los que forman parte de ese cuerpo y esa comitiva de Sanat Kumara llevan el nombre de América, encarnan el espíritu de América y por ello pueden llamarse ‘americanos’ en sentido espiritual. El nombre de la Raza YO SOY (inglés: I AM Race) está inscrito en clave en esta palabra” (Diosa de la Libertad).

     La palabra América está compuesta por las siete letras que forman las palabras I AM Race, lo que significa una “raza de portadores de luz” que descendió de las alturas, de la Presencia YO SOY. Estos portadores de luz de todas las naciones guardan la memoria interna de la individualización de la divinidad identificada ante Moisés como YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15). Dentro del corazón llevan la semilla del YO SOY EL QUE YO SOY.

(sánscrito: “[sonido sin sonido], no explorado, intacto”). Chakra del corazón. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

(sánscrito: “raíz de la beatitud”). Cámara secreta del corazón. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos, Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase Sanat Kumara.

Véase K-17.

(sánscrito: “órgano sensorio interno”). El tejido de la vida. La red de luz (o filigrana de oro) que abarca el Espíritu y la Materia y conecta y sensibiliza a toda la creación en su interior y con el corazón de Dios.

Cuando se usa en mayúsculas, la encarnación específica del Mal Absoluto, del Maligno. El morador del umbral planetario. “Hijitos, ya es el último tiempo: y como vosotros habéis oído que el Anticristo ha de venir, así también al presente han comenzado a ser muchos anticristos; por lo cual sabemos que es el último tiempo.” El término se aplica también a Lucifer, a Satanás, a los Vigilantes, a los Néfilim y a otros ángeles caídos que “no guardaron su dignidad” y que se oponen al Bien Absoluto. Estos traidores de la Palabra han jurado lealtad a las potencias de la Muerte y el Infierno y han jurado destruir al Dios encarnado en Su iglesia, Sus santos y Sus hijitos. Cuando se usa en minúsculas, persona o potencia antagonista del Cristo, o luz, en Jesús y los suyos.

1 Juan 2:18, 22; 4:3; 2 Juan 7; Génesis 6:1-7; Judas 6

Que tiene las características del Anticristo, que niega el potencial crístico en los hijos de Dios, que destruye a las almas pervirtiendo a la persona y la luz del Cristo.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

“El enviado en una misión."

Complemento divino y llama gemela (polaridad femenina) de un arcángel.

Y Victoria, Elohim del séptimo rayo. Ellos focalizan las energías del chakra de la sede del alma del planeta desde su retiro en el plano etérico, situado cerca de Luanda, en Angola (África). Este retiro está dedicado a la liberación y la victoria del planeta. También focalizan la llama de la misericordia, del perdón y de la alquimia. Las pulsaciones de llama violeta procedentes de su corazón producen el ritmo y el ritual de la aplicación mediante el servicio y la reverencia por la vida. Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

Jerarca de las huestes angelicales; el rango más alto entre las órdenes de ángeles. Para cada uno de los siete rayos hay un arcángel que lo preside y que personifica, junto con una arcangelina (su complemento divino), la conciencia divina del rayo y dirige a las bandas de ángeles que bajo su mando prestan servicio en ese rayo. Para sus nombres, rayos y ubicación de sus retiros véase Tabla de los ocho rayos .

Monje budista que ha alcanzado el nirvana; el que pasa por las iniciaciones búdicas.

armagedon-roerich
Armagedón, Nicholas Roerich, 1936


Armagedón es un término bíblico que aparece en Apocalipsis 16: 16. Aunque el término es de origen cristiano, varias religiones y culturas lo emplean para referirse al fin del mundo o al final de los tiempos mediante catástrofes. Desde tiempos inmemoriales los hombres han predicho el fin del mundo y la próxima gran batalla de Armagedón.
Har-Magedon (hebreo) significa “colina de Megiddo”. La fortaleza de Meguido de los cananeos guardaba el paso al valle de Jezreel, a través del cual corría la principal ruta comercial de Egipto a Mesopotamia. Quien controlara el paso gobernaba la economía de Israel. A eso se debe que la fortaleza haya sido escenario de muchas batallas, antiguas y modernas. Armagedón llegó por eso a simbolizar, como nombre y como lugar, la batalla final entre las fuerzas de la Luz y la Oscuridad.
Durante los últimos dos mil años esta batalla se ha asociado a ciertos conceptos escatológicos, como la Segunda Venida de Cristo, la resurrección de los muertos, el juicio final, el rapto de los santos, el castigo de los pecadores y la llegada de la Nueva Jerusalén.
En realidad la batalla de Armagedón es la lucha entre la Luz y la Oscuridad, entre las fuerzas del Bien y las fuerzas del Mal, entre el Yo Real y el yo sintético. Es una batalla espiritual librada para que el mundo pueda ser despojado de ilusión y preparado para la manifestación del Cristo en todos los corazones.

“La batalla de Armagedón no es un mero choque de lanzas y carruajes en las arenas del mundo. Es una batalla espiritual por la mente y el corazón de los hombres” (El Morya ).

El ritual en el que el alma se reúne con el Espíritu del Dios vivo, la Presencia YO SOY. Es la culminación de la estadía divinamente victoriosa del alma en el tiempo y el espacio. Es la recompensa del justo, el regalo de Dios tras el juicio final delante del gran trono blanco, durante el cual todo hombre es juzgado “según sus obras”.

     Enoc, de quien se dice que “caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”, pasó por la ascensión; también Elías, quien subió al cielo en un torbellino; y Jesús, aun cuando su ascensión no tuvo lugar en la ocasión en que las escrituras dicen que fue llevado al cielo en una nube. El Morya, maestro ascendido, ha revelado que Jesús vivió muchos años después de estos hechos e hizo su ascensión después de su fallecimiento en Cachemira, a los 81 años, en el año 77 d.C.

     La reunión con Dios en la ascensión, esto es, el término de las rondas de karma y renacimiento y el regreso a la gloria del SEÑOR, es la meta de la vida para los hijos e hijas de Dios. Jesús dijo: “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, incluso el Hijo del hombre.” Por medio de la salvación (inglés: salvation), la “autoelevación” (inglés: Self-elevation), o sea, la elevación consciente del Hijo de Dios dentro de su templo, el alma se pone el vestido de bodas para realizar la función del Hijo (inglés: Son, o Sun [sol], o luzde la manifestación (inglés: man: hombre): el Hijo del hombre. Siguiendo el sendero iniciático de Jesús, el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se fusiona con la conciencia crística y después con la presencia viva del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el alma, el aspecto corruptible del ser, se convierte en el incorruptible, un átomo en el Cuerpo de Dios. Véase matrimonio alquímico.

Apocalipsis 20:12-13; Génesis 5:24; 2 Reyes 2:11; Lucas 24:50-51; Hechos 1:9-11; Juan 3:13

Saraca-indica-200[(sanscrito "que no tiene tristeza, o aflicción"). Saraca indica o Saraca asoca. Árbol de bosque tropical lluvioso, de hermoso follaje y abundantes y fragantes flores, en exuberantes racimos color amarillo-naranja que se vuelven rojas antes de marchitarse; en proceso de extinción. Considerado sagrado en la India, Sri Lanka y Nepal, aparece frecuentemente en la literatura y el arte. No confundir con Polyalthia longifolia, que recibe el mismo nombre, ashoka, por su parecido.]

El que aspira; específicamente el que aspira a unirse de nuevo con Dios a través del ritual de la ascensiónEl que aspira a superar las condiciones y limitaciones del tiempo y el espacio para cumplir con los ciclos del karma y su razón misma de existir a través de la labor sagrada.

adj. Que tiene o porta las características del plano astral. n. Frecuencia del tiempo y el espacio más allá del físico, pero por debajo del mental, que corresponde al cuerpo emocional del hombre y al inconsciente colectivo de la raza. Debido a que el plano astral ha sido enturbiado por pensamientos y sentimientos impuros, el término “astral” también se utiliza en un contexto negativo para referirse a aquello que es impuro o “psíquico”. Véase psíquico.

Elohim femenino del cuarto rayo, el rayo de la pureza, cuyo trabajo consiste en liberar a las almas del plano astral y de las proyecciones de las fuerzas oscuras. Llamada “Starry Mother” (Madre Estelar), blandiendo su círculo y espada de llama azul exorciza a los demonios posesivos de toda clase de adicciones, incluyendo la entidad del suicidio. Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos  y visualización .

El continente isla que se encontraba donde ahora está el océano Atlántico y que se hundió en el cataclismo conocido como el Diluvio de Noé, hace aproximadamente 11,600 años, según cálculos de James Churchward. Platón la describió vívidamente; Edgar Cayce la “vio” y la describió en sus lecturas; Taylor Caldwell la rememora en algunos pasajes de La leyenda de la Atlántida; Otto Muck, fallecido científico alemán, la exploró científicamente y la autentificó, estableciendo la hora y la fecha de su destrucción (por un asteroide que se impactó en el Triángulo de las Bermudas con una fuerza equivalente a treinta mil bombas de hidrógeno), ¡a las 8 pm del 5 de junio de 8498 a.C.! En sus diálogos Platón cuenta que en “la isla de la Atlántida había un gran y maravilloso imperio” que regía África hasta Egipto, Europa hasta Italia y “partes del continente” (se piensa que es una referencia a América, específicamente a América Central, Perú y el valle del Mississippi). Se ha postulado que la Atlántida y las pequeñas islas que la bordeaban al este y al oeste formaban un puente de tierra continuo que iba de América a Europa y África.

Mapa de la Atlántida de W. Scott-Elliot entre 80,000 A.C.y su hundimiento final.

 

 

La chispa de la divinidad en el interior, idéntica a Brahman; la esencia última del universo así como la esencia del individuo.

Emanación luminosa o campo “electromagnético” que rodea al cuerpo físico; equiparada a menudo al cuerpo astral. Halo o nimbo que se asocia a los santos, que se origina en el alma y en el arquetipo original del alma, y que refleja, según el uso del libre albedrío, los patrones celestiales o los patrones terrenales. La radiación característica de la vida sensible y de los objetos inorgánicos captada por la fotografía Kirlian. Aliento o atmósfera que rodea e interpenetra los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sus chakrasen los cuales se registran las impresiones, los pensamientos, los sentimientos, las palabras y las acciones del individuo, incluyendo su karma y los registros de vidas pasadas. El círculo altamente cargado de fuego sagrado que rodea al Cristo, a un maestro ascendido, ángel, Elohim o ser cósmico, que se transfiere como una “gracia” a cualquiera que lo solicite. Corona espiritual. El llamado campo L (inglés: Life-field), capa astral/etérica, que rodea al hombre y a la vida orgánica y que regula y refleja la salud, la vitalidad y la longevidad del cuerpo físico u organismo. Véase El aura humana I, de Kuthumi, y El aura humana II, de Djwal Kul. 

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

(sánscrito “el señor que ve” o “el señor que escucha los sonidos del mundo” o “el señor que es visto”). Bodhisattva de compasión del budismo hindú, cuyo culto fue introducido en China en el siglo III. Se considera que Kuan Yin es su forma femenina.

     Leyendas de la escuela de budismo Mahayana cuentan que "nació" de un rayo de luz blanca emitido por el ojo derecho de Amithaba mientras estaba en éxtasis.

     Se le representa con mil brazos y varios ojos, manos y cabezas.Véase Kuan Yin.

(sánscrito: avatara, “descenso”; de avatarati, “él desciende”; de ava-, “desde” + tarati, “él cruza sobre”). La encarnación de la Palabra; el descenso o cruce del Cristo Universal del plano del Espíritu al plano de la MateriaEl avatar de una era es el Cristo (encarnación del hijo de Dios [Vishnu], la Segunda Persona de la Trinidad), quien, junto con su complemento divino, Shakti, o llama gemela, “prefigura” y “desempeña”, en conciencia y en los cuatro cuerpos inferiores, la matriz arquetípica de Dios Padre/Madre para la evolución de las almas durante un ciclo de dos mil años. Los avatares principales de una era son dos: los prototipos masculino y femenino que encarnan o muestran con el ejemplo el sendero de iniciación designado por las jerarquías solares responsables de las ondas de vida que avanzan hacia el centro del Cristo Cósmico a través de la Puerta Abierta (el Maestro y la Enseñanza) de esa dispensación de dos mil años. Según el karma de la humanidad, el statu quo evolutivo de los hijos de Dios (el progreso o la falta de progreso del alma durante dispensaciones pasadas) y los requisitos del Logos, los manus pueden designar a muchos seres crísticos —a aquellos que están dotados de extraordinaria luz— para que se presenten como instructores del mundo y guías. Los seres crísticos demuestran, en una época dada, la ley del Logos, desacelerada por el manu o los manus y el avatar o los avatares, hasta que se haga carne mediante su propia palabra y obra: hasta que alcance su victoria última en su cumplimiento en todas las almas de luz enviadas a conquistar el tiempo y el espacio en esa era.

Hombre Dios, el que despeja la oscuridad, guru.

(Guy W.) Mensajero de la Gran Hermandad Blanca, de fines de los años veinte a 1939, año en que hizo su ascensión, el 31 de diciembre. Hoy el maestro ascendido Godfre.

(sánscrito: “semilla”). Un mantra bija condensa la esencia de un ser cósmico, de un principio o de un chakra.

[Fonema monosilábico con una pronunciación específica que está en la base de la construcción de la mayoría de los mantras del hinduismo y del budismo. Los bijas se consideran “vibraciones” de la conciencia primordial creadora. El bija más conocido es el OM, “el bija que contiene todos los demás bijas”. Un bija no tiene un particular significado, es el “verbo creador” con poder de curación. Se percibe generalmente como la vibración sonora de una divinidad que contiene en germen todos sus poderes. Compárese con melodía clave.]

Melodía clave: La melodía individual de nuestra Presencia YO SOY.  “Es como si el Señor tomara la música esférica de toda la creación y la pasara a través de un prisma y cada uno escucha su melodía crística individual. La melodía clave es el código de la creación –de cada componente, de cada elemento. Es la melodía que las estrellas matinales cantaron al unísono en el momento del nacimiento del alma, que sale del Gran Cuerpo Causal a cumplir sus ciclos” (Juan El Amado). Es la “canción de nuestra alma”, una “melodía sagrada” que podemos cantar a nuestro creador. Es la afirmación científica de nuestro ser.“Zadkiel, el arcángel del séptimo rayo, se aseguró de que los chelas de la nueva era entiendan la alegría de la llama, y por eso dio a la llama violeta el nombre de ‘llama violeta cantarina’. Porque esta llameante presencia hace que los átomos y las moléculas de tu ser ‘canten’ al reanudar su frecuencia normal, y con ello se ponen a ‘tono’ con la melodía clave de tu corriente de vida.Esta melodía clave es el sonido del acorde de tu Presencia YO SOY. Y cuando, por la acción de la llama violeta, liberas las energías de tus cuatro cuerpos inferiores para responder a ese acorde, el maravilloso mundo del microcosmos se mueve en armonía con el gran Macrocosmos de tu Presencia YO SOY y cuerpo causal” (El Morya, 9 de febrero de 1975). La melodía clave de los seres celestiales captura las frecuencias de su presencia electrónica. “Si no podemos ver a los maestros, ni oírlos si ni conversar con ellos, si no sabemos cómo caminar y hablar conscientemente con los maestros en el sendero de la vida, hay algo que sí podemos hacer: podemos ir al corazón de la música inspirada por las huestes celestiales a muchos músicos capacitados en la tierra que sirven en el quinto rayo de la verdad, la ciencia, la curación y la música y siguen el rastro de la música hasta el corazón de los maestros. Sí, podemos seguir el rastro hasta su corazón y luego al corazón de la música y seguir el rastro hasta nuestra alma, nuestro Santo Ser Crístico y nuestra amada Presencia YO SOY” (Elizabeth Clare Prophet, 2 de julio de 1995).Un factor importante es que el nombre del maestro o del ángel es también una “melodía clave”. Podemos por ello pronunciar el nombre del maestro y pedir su presencia mientras tocamos su melodía clave. La música más importante que podemos escuchar son las melodías clave de los seres celestiales. Es la música que debería escucharse en las tiendas y los lugares públicos.

(sánscrito: “ser de bodhi o iluminación”). Un ser destinado a la iluminación, o cuya energía y poder están dirigidos a la iluminación. Un bodhisattva está destinado a convertirse en un buda pero ha pospuesto la bendición del nirvana por su voto de salvar a todos los hijos de Dios en la Tierra. Un maestro ascendido o un maestro no ascendido pueden ser bodhisattvas. En la escuela del budismo Mahayana, convertirse en bodhisattva es la meta del sendero de iniciación.

     El sendero del bodhisattva se divide generalmente en diez etapas, llamadas bhumis. El bodhisattva se esfuerza para progresar de una etapa a la siguiente hasta que obtiene la iluminación.

El Creador (Dios Padre) en la Trinidad hindú.

La Realidad última; el Absoluto.

(sánscrito: budh, “despertar”, “saber”, “percibir”). Significa “el iluminado”. Denota una función en la jerarquía espiritual de mundos que se alcanza al pasar ciertas iniciaciones del fuego sagrado, entre ellas las de los siete rayos del Espíritu Santo y las de los cinco rayos secretos, la de la elevación del rayo femenino (el fuego sagrado de la Kundalini) y la de la “maestría del siete en los siete multiplicado por diez”.

Gautama alcanzó la iluminación búdica hace 25 siglos, sendero que había proseguido durante múltiples encarnaciones anteriores y que culminó en su meditación de 49 días bajo el árbol bo; de ahí que se le llame Gautama el Buda. Ocupa el cargo de Señor del Mundo, sosteniendo, con su cuerpo causal y su llama trina, la chispa divina y la conciencia de las evoluciones de la tierra que se acercan al sendero de la cristeidad personal. Su aura de amor y sabiduría que cubre al planeta surge de su devoción incomparable a la Madre Divina. Es el jerarca de Shamballa, el retiro original de Sanat Kumara, que ahora está en el plano etérico sobre el desierto del Gobi. El 18 de abril de 1981, el amado Gautama Buda estableció su Shamballa Occidental en el Retiro Interno del Royal Teton Ranch, sobre las tierras vírgenes de América, en los confines septentrionales del parque nacional Yellowstone. Véase Señor del Mundo, Shamballa.

El Señor Maitreya, el Cristo Cósmico, también ha pasado las iniciaciones búdicas. Es el tan esperado Buda Venidero, que ha salido a la luz para enseñar a todos los que se han alejado del camino de Gran Guru Sanat Kumara, de cuyo linaje descienden tanto él como Gautama. En la historia del planeta han existido numerosos budas que han auxiliado a las evoluciones de la humanidad en los pasos y etapas del sendero del bodhisattva. En Oriente se conoce a Jesús como el buda Issa, el Salvador del Mundo por amor y sabiduría de la Divinidad. Véase bodhisattva, Señor Maitreya.

En los años sesenta, nueve corrientes de vida no ascendidas que habían pasado las iniciaciones búdicas se ofrecieron a encarnar para asistir a las evoluciones de la Tierra durante su difícil y peligrosa transición a la era de Acuario. Su servicio mundial será reconocido cuando hayan alcanzado la edad del ejemplo búdico y crístico, de los 33 a los 36 años. El 1 de enero de 1983 Gautama Buda anunció que nueve budas que habían permanecido en el nirvana durante novecientos años estaban descendiendo por el haz de luz para entrar en el corazón de nueve individuos en este planeta y, a través de su presencia electrónica, en el campo de fuerza de miles de corazones dedicados. Gautama también otorgó la dispensación de que a partir de ese momento toda oración, mantra o cántico de los devotos del Cristo y del Buda se multiplicaría por el poder del corazón de Gautama y de los nueve budas.

A fines de 1966 la Diosa de la Pureza dijo que “de la gran llama de pureza cósmica, hace dos años nacieron en la tierra nueve niños, budas del corazón del Padre… La intención era que por el poder del tres veces tres estos niños santos traerían a la humanidad la gran conciencia de la pureza divina que sostiene nuestro amado Señor Gautama. Hoy vengo a vosotros con un mensaje que debería hacer despertar vuestro corazón a la necesidad de más decretos. Desde el nacimiento de estos niños santos uno de ellos salió la pantalla de la vida porque su entorno era tan impuro y carente de la llama de la pureza que no era apropiado para que surgiera la luz de ese corazón, que murió como una flor cortada de su tallo. Y, así, ocho de estos niños santos permanecen en el cuerpo planetario.” El noveno buda volvió a nacer subsecuentemente en Madrás, India.

Véase Señor Maitreya.

[“Gran Vehículo”, movimiento reformador que reunió a muchas sectas budistas. Budismo Hinayana (“Pequeño Vehículo”) se refiere a las sectas restantes que hoy se conocen como Theravada, sobre todo en el sur de Asia. Hoy se les llama budismo del norte (el Mahayana emigró hacia el norte: China, Tíbet, Japón y Corea) y budismo del sur al Theravada.]

En algunos textos, líder de los Hijos de la Oscuridad. Uno de los cuatro príncipes del infierno. Véase Lucifer.

A lo largo de las eras los místicos han buscado la liberación espiritual purificando y elevando las energías femenina y masculina desde el chakra de la base de la columna al de la coronilla. En la India este proceso se describe como entretejer las energías de ida y pingala subiendo por el canal central sushumna, en la espina dorsal. Esta danza divina de lo femenino y lo masculino (yin y yang) se representa con múltiples símbolos, como el Tai Chi en el taoísmo. En Occidente se ha simbolizado con el caduceo, un cetro de dos serpientes entretejidas coronadas por un par de alas. Se representa al dios griego Hermes sosteniendo este cetro, que los médicos han adoptado como su símbolo. Véase fuego sagrado.

Retiro etérico de Kuthumi.

Es el hijo de la maestra ascendida Meta (hija de Sanat Kumara). En su última encarnación vivió en Persia como hijo de Meta y alcanzó la maestría sobre su forma física, que conservó durante varios cientos de años. Como adepto del quinto rayo, produjo el elixir de la vida y lo utilizó no sólo para mantener su propia forma sino también para curar a los demás. Ahora encabeza un departamento de instrucción sobre curación y precipitación en el retiro del Royal Teton, donde da clases.

(sánscrito: “rueda, disco, círculo”). Centros de luz anclados a lo largo de la columna vertebral en el cuerpo etérico; gobiernan el flujo de energía hacia los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sostienen la frecuencia de los siete rayos en ellos. Son siete y corresponden a los siete rayos: 1. primer rayo, garganta, azul; 2. segundo rayo coronilla, amarillo; 3. tercer rayo, corazón, rosa; 4. cuarto rayo, base de la columna, blanco; 5. quinto rayo, tercer ojo, verde; 6. sexto rayo, plexo solar, púrpura y oro; 7. séptimo rayo, sede del alma, violeta).

Hay cinco chakras menores correspondientes a los cinco rayos secretos y un total de 144 centros de luz en el cuerpo del hombre. Véase Tabla de los chakras , El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase la Armadura de los chakras

El arcángel Chamuel, cuyo nombre significa "el que busca a Dios", y la arcangelina Caridad, su complemento divino, sirven en el tercer rayo, el del amor divino, y mantienen un retiro etérico, el Templo de la Llama Rosa de Cristal, por encima de St. Louis, Missouri, en los Estados Unidos.

Junto con sus legiones de ángeles de la llama rosa, expanden la llama de adoración y del amor divino en el interior del corazón de los hombres y de los elementales. La alegría del Cristo y el uso correcto de los poderes creativos de la Deidad son el punto fuerte de su instrucción.

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Chananda es el jefe del Consejo Indio de la Gran Hermandad Blanca y jerarca de la Cueva de la Luz, el foco del Gran Director Divino en la India. El Palacio de la Luz, adyacente a la Cueva de la Luz, es el hogar de Chananda y su hermana, la maestra ascendida Najah.

Arcangelina del tercer rayo, complemento divino del arcángel Chamuel. Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

(hindi: cela, del sánscrito: ceta, “esclavo”, esto es, “sirviente”). En la India, discípulo de un maestro religioso o guru. Término utilizado generalmente para hacer referencia a un estudiante de los maestros ascendidos y sus enseñanzas. Específicamente, estudiante disciplinado y devoto más allá de lo ordinario, iniciado por un maestro ascendido y que sirve a la causa de la Gran Hermandad Blanca. Véase discipulado.

La llama trina.

La llama del Cristo, la chispa de la vida que arde en la cámara secreta del corazón de los hijos e hijas de Dios. La sagrada trinidad de poder, sabiduría y amor que es la manifestación del fuego sagrado. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

(tibetano: “señor, maestro”; un jefe). Cada uno de los siete rayos tiene un chohán en quien se concentra la conciencia crística del rayo, la ley del rayo que rige su recto uso en el hombre. Habiendo personificado y demostrado esta ley del rayo a lo largo de numerosas encarnaciones, y habiendo pasado iniciaciones tanto antes como después de la ascensión, el candidato es nombrado para ocupar el cargo de chohán por el Maha Chohán (el) “Gran Señor”, que es a su vez el representante del Espíritu Santo en todos los rayos. Para los nombres de los chohanes de los rayos (maestros ascendidos que representan uno de los siete rayos para las evoluciones de la tierra) y la ubicación de sus focos físicos/etéricos, véase Tabla de los ocho rayos .

El ciclo oscuro del retorno de karma de la humanidad empezó el 23 de abril de 1969. Es el período en que la energía contaminada de la humanidad (esto es, el karma negativo que regresa), retenida por muchos siglos por la gran misericordia de la Ley, se devuelve para ser saldada en concordancia con los ciclos de iniciaciones de las jerarquías solares (registradas gráficamente en el reloj cósmico) en estos tiempos de transición a la era de Acuario.

Elohim masculino del quinto rayo, conocido también como el Ojo Omnividente de Dios o el Gran Vigilante Silencioso. Véase Elohim, Señores del Karma, Tabla de los ocho rayos .

“La palabra ciencia comunica el concepto de aquello que es cierto, aquello que es sabido y aquello que está en operación de acuerdo con la Ley y de acuerdo con las matemáticas.  Aquello que es ciencia puede ser conocido de principio a fin.

Por alguna razón, el concepto de azar, accidente, creencia en un súbito milagro ha acompañado a las personas religiosas durante muchos siglos. Y por tanto dependen de una ley desconocida y una ciencia desconocida para la manifestación de asuntos cotidianos del corazón, del alma, que deberían ser entendidos a la luz de la verdadera ciencia divina de la Ley.” – Maha Chohán

Véase Palabra hablada.

(sánscrito: dhyana, “meditación”). Vairochana, Akshobhya, Ratnasambhava, Amithaba y Amoghasiddhi. Seres trascendentales que simbolizan fuerzas o principios divinos universales .

Los anillos de los cinco rayos secretos se sitúan entre el núcleo de fuego blanco y la esfera amarilla del cuerpo causal. Estos planos no pertenecen a la existencia tal como la conocemos en la tierra sino a la divinidad latente del hombre. El conocimiento y el uso pleno de estos rayos no han sido autorizados por los Logos Solares, que requieren la maestría planetaria de los siete planos de la conciencia crística por medio de los siete rayos antes de conferir los poderes de los rayos secretos a la humanidad en evolución.
Los planos de los rayos secretos son perpendiculares a los planos de los siete rayos, razón por la cual no se muestran en la Gráfica de tu Ser Divino, aun cuando existen como potencial en el cuerpo causal de todo hijo e hija de Dios hechos a Su divina semejanza.

Los cinco venenos mortales que constituyen el mayor peligro para el progreso espiritual del hombre y lo mantienen atado a la existencia mundana:
1. El veneno de la ignorancia o ilusión. Antídoto: la Sabiduría Omnipresente del Dharmakaya (la Presencia YO SOY) de Vairochana.
2. El veneno del odio y la ira. Antídoto: la Sabiduría en Espejo de Akshobhya.
3. El veneno del orgullo (espiritual, intelectual y humano). Antídoto: la Sabiduría de la Igualdad de Ratnasambhava.
4. El veneno de las pasiones (todos los deseos exacerbados, la avaricia, la codicia y la lujuria). Antídoto: la Sabiduría Discriminadora de Amithaba.
5. El veneno de la envidia y los celos. Antídoto: la Sabiduría de la Acción perfeccionada de Amoghasiddhi.
Véase Los Cinco budas Dhyani.

Saint Germain pidió (el 8 de febrero de 1987): “Amados míos, os imploro y vengo a pediros esto: Os pido que ganéis cincuenta años de paz para mí, y os mostraré lo que, trabajando a través de vosotros, las huestes celestiales pueden hacer para rescatar completamente a este planeta de la enfermedad, la muerte y la guerra.”

cinturon-electronicoEspiral negativa o campo de energía densa producto del mal uso del fuego sagrado que una persona hace en su ser, conciencia, mundo, sus chakras y sus cuatro cuerpos inferiores durante su estadía en los planos de la Materia. Tiene forma de timbal y rodea a los cuatro cuerpos inferiores de la cintura hacia abajo. Véase morador del umbral.

La Nueva Jerusalén; arquetipo de las ciudades etéricas de luz donde se vive hoy una era de oro en el plano etérico (en el cielo) y a la espera de descender a la manifestación física (en la tierra). San Juan el Revelador vio el descenso de la Ciudad Santa como la geometría inmaculada de lo que ha de ser y ya es en los reinos invisibles de luz: “Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la Jerusalén nueva, que descendía del cielo, de Dios.” Así que para que esta visión y esta profecía se cumplan Jesús nos enseñó a orar con la autoridad de la Palabra hablada: “¡Venga a nos tu reino en la tierra como en cielo!” Metafísicamente hablando, la Ciudad Cuadrangular es el mandala de los cuatro planos y los cuatro cuadrantes del universo de la Materia; los cuatro lados de la Gran Pirámide de la conciencia crística focalizada en las esferas de la Materia. Las doce puertas son puertas a la conciencia del Cristo que marcan las líneas y los grados de las iniciaciones que el Cristo ha preparado para sus discípulos. Las doce puertas son las puertas abiertas a las doce cualidades del Cristo Cósmico sostenidas por las doce jerarquías solares (que son emanaciones del Cristo Universal) para todos aquellos que han sido investidos del Amor ardiente y todoconsumidor del Espíritu, todos aquellos que en gracia quieran entrar “por sus puertas con reconocimiento y por sus atrios con alabanza”.

     Las almas no ascendidas pueden invocar el mandala de la Ciudad Cuadrangular para la manifestación de la conciencia crística como Arriba, así abajo. La Ciudad Cuadrangular contiene el arquetipo original de la identidad solar (inglés: soul, "alma") de los 144,000 arquetipos de los hijos e hijas de Dios, necesarios para focalizar la Totalidad Divina de Su conciencia en una dispensación dada. La luz de la ciudad se emite desde la Presencia YO SOY; la del Cordero, el Cristo Cósmico, desde el Ser Crístico. Las gemas son los 144,000 focos y frecuencias de la luz anclados en los chakras del Cristo Cósmico.

Apocalipsis 21:2; 9-27; Salmos 100:4

Véase Madre de la Llama.

El concepto puro o la imagen pura del alma que Dios guarda en Su Mente; cualquier concepto puro que guarda cualquier parte de la vida por o en beneficio de otra parte de la vida. El ingrediente esencial de cualquier experimento alquímico, sin el cual no puede realizarse exitosamente. La habilidad para guardar la imagen de la matriz perfecta que se vaya a precipitar, de tener la visión para que un proyecto se termine, de tener una fotografía mental, de retenerla y de llenarla de luz y de amor y alegría: todas éstas son claves para la ciencia del concepto inmaculado enseñado por la Madre María, así como por el Maestro Alquimista. Ejercitar la visión interna a través del tercer ojo es un proceso de purificación gracias al cual, como Jesús dijo, “si tu ojo fuere sincero [y sinceramente, inamoviblemente centrado en nuestro Amado Dios] todo tu cuerpo será luminoso”; esto es, estará lleno de la Presencia Iluminadora del Cristo.

“Dios es el practicante por excelencia del concepto inmaculado. Por mucho que se aleje el hombre de su individualidad, Dios siempre lo contempla en la imagen de Realidad en la que lo creó… Esta ciencia del concepto inmaculado la practican los ángeles en el cielo. Es la ley que está escrita en las entrañas del hombre, que en el fondo de su corazón le es conocida, aunque sólo vagamente la recuerde en la mente exterior. Se basa en la visualización de una idea perfecta que luego se convierte en un imán que atrae las energías creativas del Espíritu Santo hacia su ser para llenar la matriz que se guardó en la mente.”

Mateo 6:22; Jeremías 31:3; Hebreos 8:10

Dice la Madre María que el concepto inmaculado es ”ciertamente el poder transformador de la madre: su capacidad para ver belleza en sus hijos, y al verla sellarla en sus pequeños mediante la acción del flujo del chakra del corazón.
”Éste es el significado de mantener el concepto inmaculado para la vida entera, y es aquí donde la maternidad comienza. Es un amor que surge del interior del corazón y que significa la diferencia entre los defectos de los niños y la perfección del Ser Crístico de cada uno.
”Esa brecha entre las imperfecciones de hoy y la futura realización espiritual la llena siempre el amor del corazón de una madre.”

 

El Cuerpo Mental Superior. El Santo Ser Crístico. Véase Ego Divino, Gráfica de Tu Ser Divino, Ser Superior.

La conciencia o percepción de uno mismo en y como el Cristo; alcanzar un nivel de conciencia conmensurable con el que alcanzó Jesús, el Cristo. La conciencia crística es la culminación dentro del alma de esa Mente que estaba en Cristo Jesús. Es alcanzar la acción equilibrada de poder, sabiduría y amor del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y la pureza de la Madre mediante una llama trina del corazón equilibrada. Es la Fe perfeccionada en el deseo de hacer la Voluntad de Dios, la Esperanza en la salvación de Cristo Jesús gracias al sendero de su justicia realizado en nosotros y la excelencia de la Caridad en el más puro amor de dar y recibir en el SEÑOR.

Filipenses 2:5

1. La percepción de Dios de Sí Mismo en y como el cosmos.  2. La percepción del hombre de sí mismo de que vive, se mueve y tiene existencia dentro de las esferas de la Autoperfección cósmica de Dios. La percepción de uno mismo cumpliendo los ciclos cósmicos en y a través del Gran Yo Divino; la percepción de uno mismo como parte de Dios en dimensiones cósmicas; alcanzar y pasar iniciaciones a través de la sacralidad del Cristo Cósmico que llevan a la Autorrealización Divina en el que es Universal.

La conciencia o percepción del verdadero ser como manifestación de Dios; la percepción del YO SOY EL QUE YO SOY, o Presencia YO SOY, en, a través de y más allá de uno mismo en manifestación universal; la habilidad para mantener esta percepción deliberada de Sí Mismo como Dios –omnipotente, omnisciente y omnipresente– dondequiera que uno, como Ser, esté y declare, en la plenitud de la Luz: “He aquí que, porque Tú eres, YO SOY.” El estado de Automaestría Divina en el que uno guarda esta vibración en la Divina Totalidad del principio de Alfa y Omega en los planos del Espíritu-Materia. El plano de la conciencia de Dios es el reino de Dios. Y todos los que ahí moran (más allá de los reinos terrenales/celestiales) son en verdad extensiones de la autoconciencia de Dios –y solamente Suyos en la más alta expresión del Amor. Véase conciencia cósmica.

Salmos 82:6; Juan 10:34

La conciencia colectiva de la humanidad; el inconsciente colectivo de la raza; el común denominador más bajo de la percepción colectiva de la humanidad que vibra en el nivel del plano astral. La mente de las masas es la mente colectiva, computarizada y programada de la humanidad.

La conciencia que percibe al ser como humano: limitado, mortal, caído, pecaminoso, expuesto al error y a las pasiones de los sentidos, y que por tanto declara con el Hijo del hombre: “No puedo yo de mí mismo [humano] hacer nada. Mas el Padre [la Presencio YO SOY] que está en mí, Él hace las obras del SEÑOR.”

Juan 5:30; 14:10

Los Señores del Karma. Los seres ascendidos que componen el Consejo Kármico. Su nombre y el rayo que representan en él son los siguientes: primer rayo, el Gran Director Divino; segundo rayo, la Diosa de la Libertad; tercer rayo, la Maestra Ascen­dida Nada; cuarto rayo, el Elohim Ciclopea; quinto rayo, Palas Atenea, Diosa de la Verdad; sexto rayo, Porcia, Diosa de la Justicia; séptimo rayo, Kuan Yin, Diosa de la Misericordia.

     Los Señores del Karma administran la justicia en este sistema de mundos, y adjudican karma, misericordia y juicio a todas las corrientes de vida. Todas las almas deben pasar delante del Consejo Kármico antes y después de cada encarnación en la tierra; reciben su asignación y su porción kármica para cada periodo de vida por anticipado y luego se pasa revista a su actuación al terminar. Gracias al Guardián de los Pergaminos y a los ángeles registradores, los Señores del Karma tienen acceso al registro completo de cada corriente de vida encarnada en la tierra. Ellos determinan quién ha de encarnar, así como cuándo y dónde. Asignan a las almas a una comunidad o a una familia, sopesando cuánta carga de karma debe saldarse, en cumplimiento de cada “punto y tilde” de la ley. El Consejo Kármico, en consonancia con la Presencia YO SOY y el Ser Crístico individuales, determina cuándo se ha ganado el alma finalmente el derecho a quedar libre de la rueda de karma y de las rondas de renacimiento.

     Los Señores del Karma se reúnen en el retiro del Royal Teton dos veces al año, en los solsticios de invierno y de verano, para revisar peticiones de la humanidad no ascendida y para otorgar dispensaciones con el fin de asistirla.

Un consejo de la Gran Hermandad Blanca compuesto por maestros ascendidos y chelas no ascendidos, encabezado por El Morya, su jefe. Su sede está en Darjeeling, India, en el retiro etérico del maestro. Entre sus miembros están la Madre María, Kuan Yin, el arcángel Miguel, el Gran Director Divino, Serapis Bey, Kuthumi, Djwal Kul y muchos otros; su objetivo es entrenar a las almas para servir al mundo en el gobierno divino y la economía a través de las relaciones internacionales y el establecimiento del Cristo interno como cimiento de las religiones, la educación y el regreso a la cultura de la música y de las artes existentes en las eras de oro.

(inglés: misqualification; de mist, “neblina, bruma”, y qualify, “matizar, modificar”). “Empañar” al hombre y a la mujer caídos; la proliferación del mal (inglés: evil = energy veil) por el mal uso del libre albedrío que hacen las almas que evolucionan en el tiempo y el espacio. Aplicación incorrecta de la energía de Dios. Cargar negativamente la conciencia divina y la fuerza vital para multiplicar la oscuridad, la duda, la enfermedad, la degeneración y la muerte, en vez de la Luz, el Amor, la Totalidad Divina, la Paz y la Libertad. Las energías contaminadas que abruman al aura y al cinturón electrónico de un planeta y sus habitantes son el resultado directo de esta perversión de la alquimia, de la química total de Dios, la ciencia de la creación que el Padre y el Hijo nos conminan a “tratar” (“TRY”) como cocreadores con el Gran Alquimista mismo.

     [Contaminar: (latín: contaminare) 1. Alterar nocivamente la pureza o las condiciones normales de una cosa o un medio por agentes químicos o físicos.2. Contagiar, inficionar. 3. Alterar la forma de un vocablo o texto por la influencia de otro. 4. Pervertir, corromper la fe o las costumbres. 5. Profanar o quebrantar la ley de Dios (Diccionario de la Real Academia Española).]

Véase contaminación de la energía.

(inglés, francés: courage, del francés cœur-âge, “corazón-edad”). La edad en que el corazón se llena de valor con el pleno florecimiento de la llama trina.

Una concentración de los fuegos sagrados de la voluntad de Dios aglutinados en una matriz en forma de diamante en el corazón de los devotos de la voluntad de Dios, de Su plan divino y de Su arquetipo interno (etérico) para la totalidad de la vida. De ahí que sea un término utilizado para describir el corazón de los maestros ascendidos, los ángeles devas y los chelas que encarnan la voluntad de Dios. Con frecuencia se asocia a María la Madre de Jesús y a El Morya. El corazón diamantino de Dios posee la calidad del diamante; su dureza resiste toda estrategia siniestra del anti-Ser y de la anti-Voluntad. Al mismo tiempo refleja la brillantez del Amor/Sabiduría a lo largo y ancho de la creación –magnificando y proyectando las virtudes prismáticas y los poderes carismáticos del Espíritu Santo encarnados por los hijos e hijas de Dios ascendidos y no ascendidos.

La corriente de la luz, la vida y la conciencia de Dios que alimenta y sostiene al alma y sus cuerpos inferiores. Llamado también cordón de plata. Véase Gráfica de Tu Ser Divino.

Eclesiastés 12:6

La corriente de vida que emana de la Fuente única, de la Presencia YO SOY en los planos del Espíritu, y desciende a los planos de la Materia, donde se manifiesta como la llama trina anclada en el chakra del corazón para sustentar al alma en la Materia y nutrir los cuatro cuerpos inferiores. Término que se utiliza para denotar a las almas que evolucionan como “corrientes de vida” individuales y por ende como sinónimo del término “individuo”. Denota la naturaleza en curso del individuo a través de los ciclos de individualización.

El universo concebido como un sistema ordenado y armonioso; un sistema autoincluyente ordenado y complejo. Todo lo que existe en el tiempo y el espacio, incluyendo espectros de luz, fuerzas de los cuerpos, ciclos de los elementos –vida, inteligencia, memoria, registros y dimensiones más allá de la percepción física–, calculado matemáticamente como la evidencia de cosas aún no vistas, pero que aparecen en el cosmos del Espíritu, que coexiste con el cosmos de la Materia y lo interpenetra como una rejilla de luz. El cosmos material de nuestra Madre consta de toda la creación física/astral de universos conocidos y desconocidos. El cosmos Espiritual de nuestro Padre, que nos rodea, cubre el arquetipo interno y el movimiento de la Primera Causa y causalidad a través de la cual Su Mente Universal enmarca y cuelga mundos y los planos de los efectos (karma) en que vivimos se mantienen por un tiempo.

Véase Brahma/Vishnu/Shiva.

(inglés: Christ-realization). Realización crística.

Véase Cristo.

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

(griego: Christos, “ungido”). Mesías (hebreo y arameo: “ungido”); “el Ungido”, aquel que es investido e infundido o ungido de la luz (el Hijo) de Dios. La Palabra, el Logos, la Segunda Persona de la Trinidad: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad… Aquél era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene al mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él y el mundo no le conoció.” En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el término “Cristo” corresponde a la encarnación de Vishnu, el Preservador; avatara, hombre Dios, el que despeja la oscuridad, guru.

     El Cristo Universal es el mediador entre los planos del Espíritu y los planos de la Materia; personificado como el Santo Ser Crístico, es el mediador entre el Espíritu de Dios y el alma del hombre. El Cristo Universal sostiene el nexo (el flujo en forma de ocho) de la conciencia a través del cual las energías del Padre (Espíritu) pasan a sus hijos para la cristalización (inglés: Christ-realization: realización crística) de la Llama de Dios por el esfuerzo de su alma en el vientre cósmico (la matriz) de la Madre (Materia). A este proceso se le llama materialización (inglés: Mater-realization: realización en la Materia), “El Descenso”. El proceso por el cual las energías de la Madre aglutinadas en el alma pasan a través del nexo de la conciencia crística hacia el Padre es la aceleración llamada espiritualización (inglés: Spirit-realization: realización en el Espíritu), “El Ascenso”. Otro nombre que se le da al proceso mediante el cual la energía del alma regresa de la Materia al Espíritu es sublimación (inglés: sublimation: sublime action: acción sublime) o transmutación. Siendo ya una con el Hijo, el alma experimenta la consumación de este proceso como la ascensión, la unión con el Espíritu de la Presencia YO SOY, el Padre. La ascensión es el cumplimiento en el cielo de la promesa de Jesús en la tierra: “En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.”

     La fusión de las energías de la polaridad positiva y negativa de la Divinidad en la creación ocurre a través del Cristo Universal, el Logos sin el cual “nada de lo que es fue hecho”. El flujo de luz del macrocosmos hacia el microcosmos, del Espíritu (la Presencia YO SOY) al alma y de regreso siguiendo la espiral en forma de ocho, se cumple a través de este bendito Mediador que es Cristo, el SEÑOR, la verdadera encarnación del YO SOY EL QUE YO SOY. Ya que Jesús es esa Palabra encarnada, puede decir: “El YO SOY es [el YO SOY en mí es] la Puerta Abierta [al cielo y a la tierra] que ningún hombre puede cerrar”, y “Todo el Poder me es dado [a través del YO SOY en mí] en el cielo y en la tierra”, y también “He aquí, YO SOY [el YO SOY en mí está] vivo por siempre –como Arriba, así abajo– y tiene las llaves del reino de los cielos y las llaves de la muerte y el infierno, y a quienquiera que el Padre quiera yo se las doy, y son dadas en su nombre”. Esto que aún hoy afirma el maestro ascendido Jesucristo también lo afirma para nosotros nuestro Santo Ser Crístico. Así, el Cristo Universal del Hijo único y de los muchos efectivamente mediatiza la Presencia del YO SOY hacia nosotros a través de nuestro propio y amado Santo Ser Crístico. Ésta es la verdadera comunión con el Cristo Cósmico cuyo Cuerpo (Conciencia) fue “partido”, compartido, individualizado para cada hijo del corazón del Padre. Los Hijos de Dios son depositarios de la Máxima Luz para los que aún son criaturitas en Cristo.

     El término “Cristo” o “ungido del Cristo” también denota un cargo en la jerarquía que ocupan los que han alcanzado la automaestría en los siete rayos y los siete chakras del Espíritu Santo. La maestría crística incluye equilibrar la llama trina (los atributos divinos de poder, sabiduría y amor) para la armonización de la conciencia y la implementación de la maestría de los siete rayos en los chakras y en los cuatro cuerpos inferiores mediante la Llama de la Madre (la kundalini elevada). En la hora designada para la ascensión, el alma así ungida eleva la espiral de la llama trina desde abajo de los pies, pasando por toda la forma, para la transmutación de todo átomo y célula de su ser, conciencia y mundo. La saturación y la aceleración de los cuatro cuerpos inferiores y el alma mediante esta luz transfiguradora de la llama crística ocurre en parte durante la iniciación de la transfiguración, se incrementa con la resurrección y adquiere plena intensidad durante el ritual de la ascensión.

     El Ser Crístico individual, el Cristo personal, es el iniciador de toda alma viviente. Cuando el individuo pasa estas diversas iniciaciones en el sendero de la cristeidad, incluyendo “dar muerte al morador del umbral”, se gana el derecho a que se le llame ungido del Cristo así como hijo o hija de Dios. Hay quienes, en eras pasadas, se ganaron semejante título y comprometieron esa culminación o no lograron manifestarla en encarnaciones subsiguientes. En esta era el Logos los requiere para que manifiesten su maestría divina interna y la perfeccionen en el plano físico mientras están en encarnación física. Por lo tanto, para asistir a los hijos e hijas de Dios en hacer que su manifestación sea conmensurable con su luz interior, los maestros de la Gran Hermandad Blanca han dado sus enseñanzas a través de los maestros ascendidos y de sus mensajeros en este siglo [XX]. Y Saint Germain fundó la Fraternidad de Guardianes de la Llama, a través de la cual envía lecciones mensuales graduadas a los miembros de esta orden, dedicada a guardar la llama de la Vida en todo el mundo. Antes de pasar con éxito las iniciaciones del discipulado, se hace referencia al individuo como hijito de Dios, en contraste con el término “Hijo de Dios”, que denota la plena cristeidad, en la cual el alma, en y como Hijo del hombre, se ha fundido en el Hijo de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo.

     Con la expansión de la conciencia crística, el ungido del Cristo avanza para alcanzar la realización de la conciencia crística en el nivel planetario y es capaz de sostener el equilibrio de la llama crística para las evoluciones del planeta. Cuando logra esto, asiste a los miembros de la jerarquía celestial que prestan su servicio en el cargo de Instructores del Mundo y al Cristo planetario. Véase Gráfica de tu Ser Divino, Jesús.

Juan 1:1-4; 14:20, 23. Cf. Apocalipsis 3:8; Mateo 28:18; Apocalipsis 1:18

Cargo de la jerarquía actualmente ocupado por el Señor Maitreya bajo Gautama Buddha, el Señor del Mundo. Sinónimo de Cristo Universal. Véase Cristo.

Véase Cristo, Cristo Cósmico.

Cruz-de-Malta-wSímbolo del equilibrio perfecto, de control divino del Poder. Es el símbolo distintivo de Saint Germain, de su devoción a la causa de la libertad.

     Cruz que simboliza el encuentro de dos planos de conciencia: el segmento horizontal simboliza el plano de la conciencia, o plano del ego; el segmento vertical simboliza las energías del ego que descienden al plano de la Materia. El centro donde las dos líneas se encuentran es el punto (el orificio) por donde las energías del cielo pasan a la tierra.

Las cuatro bestias que vieron san Juan y otros videntes: el león, el carnero (o el toro), el hombre y el águila volando (Apocalipsis 4:6-8). Sirven directamente a las órdenes de los Elohim y gobiernan todo el cosmos de la Materia. Son los transformadores de la luz infinita para las almas que evolucionan en la finitud. Véase Elohim.

Véase era de Piscis.

Cuatro capas de cuatro distintas frecuencias que rodean al alma (los cuerpos físico, emocional, mental y etérico) y que proveen al alma de vehículos en su viaje por el tiempo y el espacio. La capa etérica, la de más alta vibración, es la entrada para los tres cuerpos superiores: el Ser Crístico, la Presencia YO SOY y el cuerpo causal. Son las túnicas de pieles mencionadas en Génesis 3:21. Véase cuerpo astral, cuerpo de los deseos, cuerpo emocional, cuerpo etérico, cuerpo físico, cuerpo mental, Gráfica de tu Ser Divino, magnetismo animal.

Fuego, aire, agua y tierra. Véase Materia, plano astral, plano etérico.

El Cuerpo Electrónico puro al que se refirió Jesús como el [vestido] sin costuras o el vestido de bodas del Espíritu… Será utilizado mucho en el futuro como ayuda para elevar el átomo de la carne física hacia su pureza y estructura divinas: el Cuerpo Electrónico. Este Cuerpo perdura para siempre, eternamente joven, hermoso, fuerte, perfecto y libre de cualquier limitación concebible. En este cuerpo, las personas pueden funcionar allá donde ellas escojan hacerlo en el universo, y así lo hacen, porque en él no hay barreras de tiempo, lugar, espacio o condición” (Saint Germain, La Mágica Presencia).

O Conciencia Superior. Es el Santo Ser Crístico. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Véase cuerpo emocional.

El cuerpo de la Primera Causa; siete esferas concéntricas de luz y conciencia que se interpenetran y que rodean a la Presencia YO SOY en los planos más altos del Espíritu, cuyo moméntum, incrementado  por las palabras y las obras buenas del SEÑOR manifestadas por el alma en todas sus vidas pasadas, es accesible hoy en todo momento, según lo necesitemos. Nuestros recursos espirituales y nuestra creatividad ­—talentos, gracias, dones y genio, almacenados debido a un servicio ejemplar en los siete rayos pueden ser atraídos desde el cuerpo causal con invocaciones a la Presencia YO SOY en el nombre del Ser Crístico. Además de ser el lugar donde nos “hacemos tesoros en el cielo” —el almacén de toda cosa buena y perfecta que forma parte de nuestra verdadera identidad—, las grandes esferas del cuerpo causal son el lugar de morada de Dios el Altísimo al que Jesús se refirió cuando dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy, pues, a preparar lugar para vosotros… Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy [ahí donde YO, el Cristo encarnado, SOY en la Presencia YO SOY] vosotros también estéis.” El cuerpo causal es la mansión, o morada, del Espíritu del YO SOY EL QUE YO SOY al cual el alma retorna a través de Cristo Jesús y el Ser Crístico individual en el ritual de la ascensión. Pablo se refería al cuerpo causal como la estrella de la individualización de la Llama de Dios de todo hombre cuando dijo: “porque una estrella es diferente de otra en gloria”. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Mateo 6:19-21; Juan 14:2; 3:1; 1 Corintios 15:41

Véase cuerpo etérico.

Véase cuerpo emocional.

Véase cuerpo emocional.

Uno de los cuatro cuerpos inferiores del hombre, que corresponde al elemento agua y al tercer cuadrante de la Materia; el vehículo de los deseos y sentimientos de Dios que se manifiestan en el ser del hombre. Llamado también cuerpo astral, cuerpo de los deseos o cuerpo de los sentimientos.

Uno de los cuatro cuerpos inferiores del hombre, que corresponde al elemento fuego y al primer cuadrante de la Materia. Llamado envoltura del alma, sustenta el arquetipo del plan divino y la imagen de la perfección crística que está llamada a representar en el mundo de la forma. Llamado también cuerpo de la memoria.

     Sanat Kumara anunció el primer día del año de 1985 que la tierra había recibido una nueva capa etérica conteniendo el registro y el arquetipo del plan divino original del planeta. También anunció que la oportunidad de que el mundo restaurara la era deoro nunca había sido mayor.

El más denso de los cuatro cuerpos inferiores del hombre, correspondiente al elemento tierra y al cuarto cuadrante de la Materia. El vehículo para la estancia del alma en la tierra y el foco para la cristalización en la forma de las energías de los cuerpos etérico, mental y emocional.

Uno de los cuatro cuerpos inferiores del hombre, que corresponde al elemento aire y al segundo cuadrante de la Materia; el cuerpo cuya finalidad es constituir el vehículo, o el recipiente, para la mente de Dios o mente del Cristo. “Haya, pues, en vosotros esta Mente [universal] que hubo también en Cristo Jesús”. Hasta que no es avivado, este cuerpo sigue siendo el vehículo de la mente carnal, a menudo llamado cuerpo mental inferior, en contraste con el Cuerpo Mental Superior, sinónimo de Ser Crístico o de conciencia crística.

Filipenses 2:5

El medio gracias al cual el alma puede hacer su transición de los cuatro cuerpos inferiores corruptibles a los tres cuerpos superiores y al gran Centro Divino de la vida. Véase vestidura inconsútil.

“Dios dotó al hombre de siete campos de fuerza, o cuerpos, cada uno con una frecuencia diferente, proveyéndolo con ello de la oportunidad única de ser un foco de la individualidad de la Conciencia Divina. Los tres cuerpos superiores son: la Presencia YO SOY, el cuerpo causal y el Ser Crístico. Los cuatro cuerpo inferiores son; el etérico (o memoria), el mental, el emocional (o astral) y el físico” (Lanto). Véase cuatro cuerpos inferiores, cuerpo emocional, cuerpo etérico, cuerpo físico, cuerpo mental, Gráfica de tu Ser Divino.

Retiro etérico del Gran Director Divino en la India.

Retiro físico y etérico de Saint Germainmaestro ascendido,  ubicado en Table Mountain, en las Montañas Rocallosas, en las inmediaciones del estado de Wyoming, EUA. Los iniciados del séptimo rayo son llevados ahí en su cuerpo sutil para prepararse para la ascensión. Directamente del Maestro Alquimista los candidatos reciben enseñanzas en los misterios sagrados de la cristeidad, así como en la ciencia y la tecnología de la nueva era. En los laboratorios de química y de electricidad de este retiro los científicos están perfeccionando fórmulas e inventos que se les ha permitido sacar de ciudades herméticamente selladas que se encuentran en el fondo del océano Atlántico, protegidas desde el hundimiento de la Atlántida. Saint Germain es el guardián de los registros de los avanzados logros científicos y espirituales de civilizaciones antiguas que se difundirán en la Era de Oro de Acuario —a la que Saint Germain y sus estudios de alquimia abren la puerta. Hay tres focos en la Cueva de los Símbolos, diseñados para ayudar a las almas en el proceso de la ascensión: el Acelerador Atómico, el Espejo de Cristal y la Esfera de Luz.

(sánscrito: ananda-kanda, “raíz de la beatitud”). Chakra del octavo rayo. El santuario de meditación detrás del chakra del corazón, el lugar al que se retira el alma de los portadores de luz. Es el núcleo de la vida donde el individuo se ve cara a cara con el Guru interno, el amado Santo Ser Crístico, y recibe las pruebas para el alma que preceden a la unión alquímica con ese Santo Ser Crístico: el matrimonio del alma con el Cordero.

     Cámara espiritual situada detrás del chakra del corazón y rodeada por una gran luz y protección. Es el punto de conexión del cordón de luz que desciende desde la Presencia YO SOY para sostener el latido del corazón físico, dando vida, propósito e integración cósmica. Es el lugar especial donde se comulga con el Santo Ser Crístico y se aviva el fuego de la llama trinaVéase matrimonio alquímico, Tabla de los chakras , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano .

[Caridad: 1. Una de las tres virtudes teologales, que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos. 2. Virtud cristiana opuesta a la envidia y la animadversión. 3. Actitud solidaria con el sufrimiento ajeno. (Diccionario de la Real Academia Española, ed. en línea, 2012).] [Las otras dos virtudes teologales son fe y esperanza.]

[Charity (del sánscrito kama = amor): 1. Amor cristiano: a. la virtud o el acto de amar a Dios con un amor que trasciende el amor por criaturas y de amar a los demás por el bien de Dios; b. amor divino por los hombres: el amor en su perfección; c. el acto de amar o la disposición de amar a todos los hombres como hermanos porque son hijos de Dios; amor por los semejantes. 2a. La disposición bondadosa y compasiva a auxiliar a  los necesitados y a los que sufren. (Webster Third New International Dictionary, 1971)]

 

Decidir, declarar, determinar u ordenar; mandar o conminar; invocar la presencia de Dios, Su luz/energía/conciencia, Su poder y protección, pureza y perfección. Está escrito en el Libro de Job: “Decretarás una cosa y te será establecida, y sobre tus caminos resplandecerá luz.” Hacer decretos dinámicos.

Una voluntad predeterminada, un edicto o un fíat, una decisión o declaración de la autoridad, una ley, una ordenanza o regla religiosa; una orden o mandato. El decreto es la más poderosa de todas las peticiones a la Divinidad. Es el “Mandadme” de Isaías 45:11, el mandato original a la luz, el “Lux fiat”, que es un derecho de nacimiento de los hijos e hijas de DiosVéase decretos dinámicos.

Forma dinámica de oración hablada que usan los estudiantes de los maestros ascendidos para dirigir la luz de Dios hacia circunstancias individuales y mundiales a fin de producir cambios constructivos. Generalmente enmarcan al cuerpo del decreto un preámbulo y un cierre o aceptación. Es la Palabra de autoridad de Dios pronunciada por el hombre, en el nombre de la Presencia YO SOY y del Cristo vivo, para provocar cambios en la tierra mediante la voluntad de Dios y Su conciencia presente, en la tierra como en el cielo, en manifestación abajo como Arriba. El decreto dinámico que se ofrece en alabanza y petición a Dios el SEÑOR con el uso de la ciencia de la Palabra hablada es la “oración del justo, que obrando eficazmente, puede mucho”. El decreto dinámico es el medio gracias al cual el suplicante se identifica con la Palabra de Dios, con el fíat original del Creador: “Sea la luz: y fue la luz” (Génesis 1:13).

     Los decretos dinámicos fueron dados por los maestros ascendidos en inglés, lengua con que se alcanza una vibración más elevada, parecida a la de los ángeles. Detrás de los decretos hay fórmulas matemáticas que producen siempre el mismo efecto.

     El decreto es la herramienta y la técnica del alquimista para la transmutación personal y planetaria y para la autotrascendencia.

(inglés: Devil = deified evil). El mal deificado.

(inglés: destiny = Deity established in you). La Deidad establecida en ti.

(sánscrito: “ser resplandeciente”). Miembro de una orden de seres angelicales que sirven junto con las fuerzas elementales de la naturaleza, ayudándolas a realizar sus diversas funciones. Los ángeles devas son los espíritus guardianes de las montañas y de los bosques. También personifican y guardan la matriz para la conciencia crística que han de manifestar los habitantes de una localidad particular —una ciudad, un estado, un país o un continente— o una raza, nacionalidad o grupo étnico particulares.

(sánscrito: “morada de los resplandecientes”). Según los maestros ascendidos, son los primeros tres niveles de la octava etérica. El sitio donde se cumplen los deseos, donde, entre una encarnación y otra, se le puede asignar al alma que realice deseos incumplidos y se prepare para la siguiente encarnación.

(sánscrito: “ley”). Realización de la Ley de la individualidad mediante la adhesión a la Ley Cósmica, que incluye las leyes de la naturaleza y un código espiritual, como el camino o dharma del Buda o del Cristo. El deber de un individuo de cumplir con su razón de existir, el potencial crístico, a través de la ley del amor y la labor sagrada. La conducta o el modo de vida adecuados o requeridos por nuestra naturaleza esencial.

Mensaje de un maestro ascendido, un arcángel u otro ser espiritual avanzado, dado por medio de la acción del Espíritu Santo a un mensajero de la Gran Hermandad Blanca.

Véase Alfa y Omega.

Dios de las Montañas que rige las cordilleras de América del Norte y de América Central. Mide dos metros y medio y su fragancia es la esencia del pino. Trabaja muy de cerca con el Dios del Oro. Tiene dos retiros etéricos en las Rocallosas, en América del Norte. El retiro que está sobre Colorado Springs forma un arco de llama azul con el Templo de la Buena Voluntad en Darjeeling, en la India.

El Dios del Oro se presenta con una luz dorada resplandeciente; rayos de oro ardiente se desprenden de su cabeza y sus manos. De su aura y de la llama de su corazón emana una deslumbrante luz blanca, tan brillante que es casi imposible mirarla. Junto con el Dios Tabor (el Dios de las Montañas y de la Naturaleza), el Maha Chohán y los jerarcas de los cuatro elementos, presta servicio precipitando o reduciendo la tasa de frecuencia de la sustancia electrónica procedente del sol, provocando que se manifieste en la tierra como oro. La acción de los rayos que emanan del oro es vivificante y purificadora.
     En virtud de que el oro es esencial para el equilibrio de la luz en la naturaleza y en el hombre, la posición del Dios del Oro en la jerarquía es muy importante. La función del oro es constituir el patrón de intercambio en todo el planeta, pero como el género humano lo ha acumulado y utilizado indebidamente, los maestros ascendidos no han revelado la abundancia de oro escondido en la tierra. Las más ricas minas de oro jamás vistas serán abiertas al despuntar la era de oro y cuando los gobiernos de las naciones regresen al patrón oro y a una sólida política fiscal basada en la regla de oro.
     Los maestros ascendidos han aconsejado que llevemos siempre oro con nosotros, para atraer el fuego del sol. También nos han conminado a que pidamos al Dios Tabor y al Dios del Oro, así como a Saint Germain y a la Diosa de la Libertad, que restablezcan la libre circulación de monedas de oro en todo el mundo. Véase era de oro.

Véase Porcia, Señores del Karma, Tabla de los ocho rayos .

Maestra ascendida que guarda la conciencia divina de la libertad para la tierra. Mientras estuvo encarnada en la Atlántida erigió el Templo del Sol en lo que ahora es la isla de Manhattan. Con el hundimiento de la Atlántida el templo físico se destruyó, pero su contraparte etérica sigue estando en el plano etérico, donde ella sigue siendo el foco de la llama de la libertad en el altar central, rodeado por doce santuarios dedicados a las doce jerarquías solares. La Diosa de la Libertad (llamada así por su completa y entusiasta identificación con la llama divina de la libertad, su conciencia divina de la libertad) es la portavoz del Consejo Kármico y representa el segundo rayo en dicho consejo. Su estatua en la isla de la Libertad (antes isla de Bedloe) en el puerto de Nueva York representa la figura de la “Dama con una lámpara”, del poeta Longfellow, de quien éste predijo que “ocupará un lugar en la gran historia de nuestro país, noble tipo de femineidad digno y heroico”. Encarna el arquetipo de la Mujer vestida del Sol y de la mujer de la nueva era, que inspira a las naciones a la acción con la antorcha de la iluminación y el Libro de la Ley. Véase Tabla de los ocho rayos .

Véase Kuan Yin, Señores del Karma y Tabla de los ocho rayos.

Véase Palas Atenea, Señores del Karma, Tabla de los ocho rayos .

(sánscrito: “encendedor de luces” o “el luminoso”). Encarnación de Sanat Kumara, el Buda de la Lámpara de Iluminación.

Condición de ser adherente del Cristo y de las enseñanzas de la Gran Hermandad Blanca; el proceso de alcanzar la automaestría a través de la autodisciplina en las iniciaciones del Buda, los Instructores del Mundo y los maestros ascendidos.

     Estadios en el discipulado de la Palabra Viva:

     1. Estudiante: durante esta fase el individuo estudia, se convierte en estudioso de los escritos y las enseñanzas del maestro. Es libre de ir y venir dentro de su comunidad, gozando de la compañía de los seguidores del maestro y de los frutos de su dedicación pero sin haber declarado alguna responsabilidad en particular para con la persona del maestro. No ha pronunciado votos de ninguna clase, no ha hecho ningún compromiso, sino que más bien está estudiando para “presentarse aprobado” y poder ser aceptado como siervo, o coservidor (conocido también como “chela”), participando del gozo de la misión del maestro en el mundo.

     2. Discípulo (chela): el individuo desea establecer un vínculo con el maestro, esto es, recibir enseñanza directamente del maestro más que solamente de sus escritos publicados. El discípulo responde al llamado del maestro de abandonar sus redes de enredos kármicos y deseos mundanos y seguirlo: “Venid, dejad vuestras redes, os haré pescadores de hombres.” El discípulo recibe las iniciaciones del Cristo Cósmico en el transcurso de su servicio al maestro. Su corazón, su mente y su alma han comenzado a mostrar más amor en apreciación y gratitud por las enseñanzas recibidas durante el nivel anterior de estudiante. Este amor se traduce en acción abnegada, desprendimiento, servicio y abandono en la Persona del Cristo, el Sol (Sun) detrás del Hijo (Son) del hombre del maestro; una vez acelerado este estadio hacia el nivel de “ofrenda aceptable”, y mientras el chela está dedicado a alcanzar el equilibrio de la llama trina y a saldar su karma, se sopesa si puede pasar al siguiente estadio.

     3. Amigo: los que son considerados amigos del maestro inician, por invitación –“Ya no os llamaré siervos sino amigos”–, una relación de compañeros y colaboradores, asumiendo más responsabilidades en el camino del maestro como salvador del mundo. El amigo carga la cruz y lleva la carga de la luz del maestro; demuestra las cualidades de la amistad, tal como lo hizo Abraham en su vida, u otros chelas que han subido a un nivel de entendimiento del propio corazón y experiencia del maestro, brindando aliento, consuelo, consejo y apoyo, por lealtad tanto para con los propósitos como para con la persona del maestro.

     4. Hermano: el grado de hermano es el nivel en que la unidad de la relación guru-chela, Alfa-Omega, se completa a través del intercambio horizontal en forma de ocho de corazón a corazón; el guru ha hecho al discípulo parte real de su propia carne y sangre y le ha otorgado el pleno moméntum de su propia realización espiritual así como porciones de su manto y autoridad en preparación para la ascensión del maestro y para que el discípulo asuma una parte del cargo del maestro o el cargo en su totalidad. Ésta es la relación de amor ejemplificada entre Jesús y Juan, Jesús y su Madre, María, y tal vez su propio hermano (o primo) carnal, Santiago.

     5. Cristo, o Ungido del Cristo: el Ungido de la Palabra Encarnada.

2 Timoteo 2:15; Mateo 4:19; Marcos 1:17; Juan 15

“Una dispensación es un regalo de Dios. En términos espirituales, una dispensación es una gracia que Dios nos otorga. En realidad, se trata de una cesión de energía, una cesión en adición a nuestra diaria asignación que fluye por el cordón cristalino. Nos ayuda a convertirnos en quien somos, a cumplir con nuestra misión y a servir a los demás.

“Es como si alguien fuera pasando y depositara dos millones de dólares en nuestra cuenta bancaria y dijera: “Ten, úsalo para cambiar el mundo.” Eso es una dispensación. Se manifiesta como intervención divina en nuestra vida personal, en nuestras comunidades, naciones y gobiernos.” ECP

El Niño-Hombre nacido de la Mujer vestida del Sol es la encarnación del Cristo Universal para la era de Acuario en uno y los múltiples hijos e hijas de Dios destinados a focalizar la conciencia crística para las evoluciones de la tierra. Escrito en minúsculas, “niño-hombre” se refiere al niño que posee al Espíritu Santo desde el vientre de la madre, por ejemplo Juan el Bautista y Jesús.

Apocalipsis 12

Conocido como el Maestro Tibetano, o “El Tibetano”. Hace dos mil años, uno de los tres reyes magos, Djwal Kul (Gaspar) viajó siguiendo a la estrella junto con El Morya (Melchor) y Kuthumi (Baltasar) hasta el lugar donde nació Jesús. En ese servicio a la Trinidad él encarnaba el foco del brazo color de rosa de la llama trina en el campo de fuerza de Jesús niño (El Morya del azul y Kuthumi del amarillo).

o del Sol. Seres cósmicos que conforman un anillo de conciencia cósmica alrededor del Gran Sol Central. Doce mandalas de millones de seres cósmicos que personifican doce facetas de la conciencia de Dios y que sostienen la matriz de esa frecuencia para todo el cosmos.

     Cada una de las doce jerarquías encarna la virtud de una línea del reloj cósmico. Se identifican con los nombres de los signos del zodiaco, ya que focalizan sus energías desde estas constelaciones. Por ejemplo, la jerarquía de Capricornio focaliza la virtud del poder divino, la de Acuario la del amor divino, y así sucesivamente.

     Cada mes recibimos la antorcha y la llama de una jerarquía del sol según el ciclo en que personalmente nos encontremos en el reloj cósmico, y nos toca sostener esa llama a través de una serie de iniciaciones bajo esa jerarquía. Véase Compendio de conceptos del reloj cósmico .

de los hijos de Israel llamadas a la Tierra Prometida. Hoy, las doce tribus, reencarnadas, están dispersas entre las naciones en todas las razas y religiones. Las diez tribus perdidas del Reino del Norte se concentran en las naciones europeas y las Islas Británicas; las dos tribus del Reino del Sur (Judá y Benjamín) son los judíos modernos. La reunión del remanente de Israel, profetizada a lo largo del Viejo Testamento, tiene lugar en los Estados Unidos, la Tierra Prometida donde la simiente de Sanat Kumara está destinada a elevar la conciencia crística y la llama de la libertad en beneficio de todas las naciones.

Se dice que Durga es la Diosa Inaccesible, la Impenetrable, la Divina Protectora. Terrible y amenazadora para sus enemigos, se desplaza montada en un tigre o un león, que representa al demonio del yo inferior. Tiene cien brazos, cada uno con un arma de destrucción diferente, sin embargo su rostro es exquisitamente hermoso. Un texto hindú describe la creación de la diosa de una forma que dramáticamente caracteriza cómo una de las consortes o contrapartes femeninas de Shiva (las otras son Parvati y Kali) activa el poder de su consorte: “En una ocasión, en un tiempo pasado, los dioses se vieron en un predicamento… Véase Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente .

Compositor inglés (1857-1934) autor de la melodía clave de El Morya, “Land of Hope and Glory”, de la marcha Pompa y circunstancia # 1, melodía patriótica inglesa considerada el segundo himno inglés.

E-Don (inglés: Elohim dominion = dominio de los Elohim), esto es, sabiduría divina. Escuela de Misterios del Señor Maitreya que simboliza la conciencia pura de Dios. Véase Elohim.

Percepción de la verdadera individualidad en y como el Ser Crístico, el Yo Divino o la Presencia YO SOY; la conciencia superior; la fuente u origen del hombre. El propio sentido de individualidad en el punto de origen; Mónada Divina.

El punto de la personalidad que engloba la conciencia humana y todo lo que ella representa como verdadera identidad; el anti-ser, la imagen sintética. No obstante, el ego positivo, exitoso y con una autoimagen sana es precisamente el ingrediente vital que permite al ego humano alcanzar el Ego Divino con arrojo, paso a paso renunciando a sí mismo, abandonando el pasado hasta que la máscara humana deje de ser un vicio o un artificio. La alegría pura de un ser radiante será la nueva definición de la identidad y la nueva perspectiva de la Realidad. Es bien sabido que un ego saludable es esencial para abandonarse a Dios saludablemente, el único y verdadero Ego para todos nosotros.

Chohán del primer rayo, de la Voluntad de Dios. Maestro ascendido. Jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran Hermandad Blanca, fundador de The Summit Lighthouse, instructor y patrocinador de los mensajeros Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet. Su extraordinaria devoción a la palabra y las obras de Dios es una poderosa corriente que ha permeado todas las encarnaciones de su alma en la tierra, durante las que permaneció firme en el papel de defensor, instructor y ejemplo delante de nuestro espíritu elevándose vertiginosamente hacia el Amor. Véase Tabla de los ocho rayos .

Ser de la naturaleza (por lo común invisible, opera sin ser notado en la octava física) que sirve al alma desde el momento en que encarna por primera vez en los planos de la Materia para cuidar al cuerpo físico. Mide alrededor de un metro y se parece al individuo al que sirve; el elemental cuerpo, que trabaja al lado del ángel guardián bajo el mando del Ser Crístico regenerador, es el amigo y ayudante invisible del hombre. Véase elementales.

Seres de la tierra, el aire, el fuego y el agua; espíritus de la naturaleza que son los siervos de Dios y el hombre en los planos de la Materia para el establecimiento y sostenimiento del plano físico como plataforma para la evolución del alma. A los elementales que sirven al elemento fuego se les llama salamandras; a los que sirven al elemento aire, silfos; a los que sirven al elemento agua, ondinas; a los que sirven al elemento tierra, gnomos. Véase elemental del cuerpo, Elohim.

"Guru Ma", la mensajera de la Gran Hermandad Blanca en activo de 1961 a 1999, que hizo su transición a los planos superiores en 2009. Infundida del fuego del Espíritu Santo y la era de Acuario, fue pionera del pensamiento religioso mo­derno, enseñando los senderos místicos de las principales religiones del mundo. Sus libros desafían al cristianismo dominante con preguntas audaces y respuestas aún más audaces. 

Uno de los nombres hebreos de Dios. Significa “El Poderoso” o “El Fuerte”. Es la forma singular de Elohim.

(plural del hebreo Eloha, “Dios”). El nombre de Dios empleado en el Antiguo Testamento cerca de 2,500 veces con el significado de “El Poderoso” o “El Fuerte”. Elohim es un sustantivo uniplural que hace referencia a las llamas gemelas de la Divinidad que componen el “Divino Nosotros”. Cuando se habla específicamente de la mitad masculina o de la mitad femenina se conserva la forma plural porque se entiende que una parte del Todo Divino contiene y es el Yo andrógino (el Divino Nosotros). Los siete poderosos Elohim y sus contrapartes femeninas son los constructores de la forma; de ahí que Elohim sea el nombre de Dios usado en el primer versículo de la Biblia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Los cuatro seres de los elementos (las Cuatro Fuerzas Cósmicas) sirven directamente bajo los Elohim y tienen dominio sobre los elementales: gnomos, silfos, salamandras y ondinas.

     Los siete poderosos Elohim son “los siete Espíritus de Dios” nombrados en el Apocalipsis (4:5) y las “estrellas matutinas” que cantaron juntas en principio, tal como el SEÑOR se las reveló a Job (Job 38:7). Hay también cinco Elohim que rodean el núcleo de fuego blanco del Gran Sol Central. En el orden de la jerarquía, los Elohim y los seres cósmicos son portadores de la mayor concentración y de la más alta vibración de luz que podamos percibir en nuestro estadio de evolución. Junto con los cuatro seres de la naturaleza, sus consortes y los constructores elementales de la forma, representan el poder del Padre como Creador (el rayo azul). Los siete arcángeles y sus complementos divinos, los grandes serafines, los querubines y las huestes angelicales representan el amor de Dios en la ardiente intensidad del Espíritu Santo (el rayo rosa). Los siete chohanes de los rayos y todos los maestros ascendidos, junto con los hijos e hijas de Dios no ascendidos, representan la sabiduría de la ley del Logos en la función del Hijo (el rayo amarillo). Estos tres reinos forman una triple manifestación y trabajan equilibradamente para desacelerar las energías de la Trinidad. Entonar el sonido sagrado “Elohim” libera el tremendo poder de la percepción de sí mismos como Dios, desacelerada para que la usemos en santidad por mediación del Cristo Cósmico.

     Para los nombres de los siete Elohim, los rayos en los que prestan su servicio y la ubicación de sus retiros etéricos, véase Tabla de los ocho rayos .

Apocalipsis 3:1; 4:5; 5:6

Véase contaminación de la energía.

Término que se refiere a las energías marcianas contaminadas de agresión, ira, arrogancia, argumentación, acusación, agitación, apatía, ateísmo, aniquilación, irritación, enojo y sugestión mental agresiva.

Gautama Buda nos dio una forma de pensamiento que incluía un tipo de patrón etérico que llamó engrama. En este sentido engrama es una fórmula de luz y geometría. Gautama dijo que este engrama se parece a un carácter chino y representa la fórmula personal de un individuo para la victoria del amor. El Señor Gautama dijo: “Es un yantra.* Es un mantra. Es un foco de luz.”

                Los Elohim Apolo y Lúmina nos han dicho que los engramas espirituales son cruciales para la labor de los Elohim y de los bodhisattvas de anclar la Luz de Dios en la tierra. Estas líneas de fuerza penetran como redes, claves de energía que la conciencia humana no puede concebir ni comprender. Son como configuraciones, escrituras antiguas, tablillas del plano etérico e inscripciones en la Materia.

                Están codificadas para compeler a la penetrante luz de la iluminación a descender más y más profundamente hacia áreas que normalmente no podrían recibir la Luz de los Poderosos Elohim. Y Apolo y Lúmina nutrirán estas formas de pensamiento y transferirán iluminación a la tierra y al plano astral mediante espirales de energía. Esto es esencial para salvar a las almas y al planeta.

                El Maha Chohán ha explicado también cómo podemos usar engramas para incrementar nuestra energía espiritual: "Cada instante, cada hora imprimís en la energía del Espíritu Santo patrones de identidad y formas de pensamiento. Se requiere menor esfuerzo para crear belleza que para crear fealdad, para crear verdad que para crear la mentira, para crear inmortalidad que para crear muerte. Por tanto, si conscientemente deseáis establecer patrones de perfección y  lanzarlos al viento, al agua, al fuego, a la tierra, descubriréis que cada semilla de luz que es un engrama perfecto regresará a vosotros con las energías del cosmos magnificadas para vuestro uso."

                Los patrones etéricos y los engramas contienen algunos de los secretos para que cumplan ustedes su destino espiritual y el destino de cada miembro de su familia. Su familia podrá entonces amplificar las bendiciones de amor y gracia y, como los rizos en el agua, afectar  e inspirar a toda alma de la familia de Dios. Esto es verdaderamente traer el cielo a la tierra.

Sacerdote del fuego sagrado y sacerdote de la Orden de Melquisedec. El libro del Génesis dice que era el séptimo desde Adán, “que caminó con Dios, y desapareció, porque se lo llevó Dios”. Se le han atribuido varios escritos. El más conocido es el Libro de Enoc, cuyo tema principal es el juicio final de un cierto grupo de ángeles caídos a los que llamó los “Vigilantes” y su progenie. En uno de los primeros capítulos se dice que el propio Enoc fue enviado a los Vigilantes para transmitirles el mensaje de Dios de que no tendrían paz ni perdón debido a los pecados cometidos contra Él. Los Vigilantes, aterrorizados y trémulos, pidieron a Enoc que suplicara a Dios por ellos, cosa que hizo. Sin embargo, el juicio de Dios contra los Vigilantes prevaleció: “Nunca más ascenderéis al cielo.” Enoc escribió este libro para que estemos enterados, advertidos y prevenidos.

Conglomerado de energía contaminada o de individuos desencarnados que han elegido encarnar el mal. Las entidades que son focos de las fuerzas siniestras pueden atacar a individuos tanto desencarnados como encarnados.

Aproximadamente cada 2,150 años la tierra pasa por una era que corresponde a uno de los doce signos del zodiaco. La duración de una era está determinada por un fenómeno llamado precesión de los equinoccios. Una nueva era comienza cuando el equinoccio de primavera pasa de un signo del zodiaco a otro.

Precesión: Movimiento retrógrado de los puntos equinocciales o de intersección del Ecuador con la Eclíptica, en virtud del cual se van anticipando las épocas de los equinoccios o el principio de las estaciones.

La séptima era, del séptimo rayo, que es el rayo de la llama violeta, la séptima dispensación, cuyo jerarca es Saint Germain. Ciclo de dos mil años posterior a Piscis; la era del Espíritu Santo y de la Madre Divina. Acuario puede ser una era de libertad, paz e iluminación, de progresos tecnológicos combinados con desarrollo espiritual. Puede ser una era en la que rompamos definitivamente con el pasado aplicando la llama violeta.

Con la llegada de Jesucristo y de la dispensación de Piscis se abrió a los hijos de Dios la puerta de la Presencia YO SOY. El Padre envió a Su Hijo, el Unigénito del YO SOY EL QUE YO SOY, para convertirse en el Bendito Mediador entre el plano de Su absoluta perfección y el plano de imperfección al que Sus hijos descarriados habían descendido.

     Con la dispensación de Jesucristo, el Conquistador de la era de Piscis, se postergó una enorme cantidad de karma de la humanidad. Mediante su sacrificio y su victoria se quitó todo el peso del mal uso de la luz en todo el planeta, dando a las evoluciones de la tierra la oportunidad de realizar el pleno potencial de su realidad crística. Hacia el final del ciclo, los “pecados” del mundo que cargó Jesucristo el Salvador —el karma mundial aplazado por la gracia y la misericordia de la Ley— se fueron devolviendo a la humanidad para que pudiera vencer el pecado, la enfermedad y la muerte. Al llevar su propia carga de karma personal y planetario, ahora tienen los hombres la oportunidad de aplicar las enseñanzas de los maestros ascendidos para redimir las energías mal utilizadas en ciclos anteriores, así como de cumplir con los requisitos para la ascensión siguiendo el sendero de discipulado bajo la guía de Jesús, quien dijo: “El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará; y mayores que éstas hará, porque yo voy a mi Padre” (Juan 14:12).

     Fue una era de oportunidad para derrotar al karma y saldarlo en un ciento por ciento si los individuos así lo deseaban.

     ¡Durante los últimos dos mil años los Cuatro Jinetes estuvieron entregando un paquete de karma personal y planetario! Esto significa que el karma acumulado de las evoluciones de la tierra durante las once eras pasadas se venció en los albores de la era de Piscis.

     Si el avatar Jesucristo no hubiera intervenido para mitigar ese karma de 25,800 años, en la tradición de los adeptos de Oriente, ya que el Señor Maitreya, el Buda Gautama y Sanat Kumara habían sostenido ese karma antes que él, todo el karma habría descendido al iniciar la era de Piscis. Pero como Jesús eligió encarnar y cumplir su misión, este karma fue mitigado en porcentajes y se permitió que descendiera en una serie de ciclos a lo largo de toda la era.

     Los Cuatro Jinetes se desplazaron por ciclos, en una aparente carrera. Con cada ciclo —durante el cual recorrieron los doce signos del zodiaco entregando el karma de la humanidad en las doce líneas del reloj cósmico se fueron acercando al centro, los ciclos se acortaron y duraron cada vez menos.

     El primer ciclo, que empezó hace dos mil años, duró 1305 años. El último, que incluyó el decenio de los años noventa, tomó sólo 12 años. Y así, a lo largo de una carrera implacable de veinte siglos los Cuatro Jinetes fueron trazando a nuestro alrededor una espiral de energía cada vez más apretada que se fue aproximando cada vez más a la octava física.

Dijo Elizabeth Clare Prophet en 1991:

"A medida que nos acercamos al final de la era de Piscis, estamos cosechando el karma de ese ciclo de dos mil años así como de ciclos anteriores. En los días de Noé, Dios a través de la naturaleza borró la computadora planetaria, aunque no completamente, con el hundimiento de la Atlántida, conocido como el diluvio. Nuestro karma se ha venido acumulando no solamente desde el diluvio sino también desde la anterior era de Piscis, hace 25,800 años.

     "El karma no es un castigo, aunque los que lo reciben puedan experimentarlo como tal. La intención del karma es que nos enseñe las lecciones de vida que nos hemos rehusado a aprender de otra manera. El karma es el efecto de cualquier pensamiento, sentimiento, palabra y acción que hayamos echado a andar contaminando la energía de Dios en el ejercicio de nuestro propio libre albedrío...

     "El mensaje de los años noventa, el decenio de transición entre dos eras, la de Pscis y la de Acuario, es: Debemos pagar nuestras deudas kármicas...

     "El tiempo y el espacio nos ofrecen la opción de saldar karma antes de que se venza —pagar la hipoteca, por así decir, antes que el cobrador se quede con nuestra granja, nuestro negocio o nuestra casa. ¡Y precisamente es ésta la finalidad de la vida."

Ciclo de iluminación, paz y armonía en el que las almas de la humanidad se fusionan en la Llama del Cristo para el cumplimiento del plan divino, “como Arriba, así abajo”. A través de la convergencia del plano etérico y la capa etérica con los tres vehículos inferiores del cuerpo planetario y sus evoluciones, el reino de los cielos se manifestará en la tierra tal como ya existe ahora en la octava etérica. Véase cuerpo etérico.

     “Era de oro significa una era basada en el patrón oro –el patrón del oro de la conciencia crística, de la regla de oro, del oro como luz del sol precipitada para el equilibrio de la mente y de las emociones y para el flujo de la vida incluso en el plano físico” (Dios del Oro).

Desde la expulsión del hombre y la mujer del Jardín del Edén (la Escuela de Misterios del Señor Maitreya que simboliza la conciencia pura de Dios) debido al mal uso del fuego sagrado en la aplicación incorrecta del libre albedrío, la Gran Hermandad Blanca ha mantenido escuelas de misterios o retiros que han fungido como depositarios del conocimiento del fuego sagrado que se otorga a las llamas gemelas cuando han demostrado la disciplina necesaria para mantener el camino del Árbol de la Vida. Después de la Caída (el descenso intencionado a planos inferiores de conciencia), la Gran Hermandad Blanca patrocinó escuelas de misterios en Lemuria y la Atlántida, donde se enseñaban las verdades espirituales más elevadas a aquellos deseosos de guardar las disciplinas de los adeptos. Tras el hundimiento de Lemuria y de la Atlántida, las escuelas de misterios fueron reubicadas en China, la India, el Himalaya en Tíbet, Europa, Egipto, Sudamérica y el cinturón de fuego del Pacífico, donde permanecieron durante miles de años, hasta que una tras otra fueron invadidas por la oscuridad. La sangha del Buda, la comunidad de los esenios en Qumrán y la escuela de Pitágoras en Crotona son algunas de las más recientes.

Dondequiera que esto ocurrió, los maestros ascendidos que las patrocinaron retiraron sus llamas y santuarios sagrados y los trasladaron a sus retiros en el plano etérico. Ahí sus discípulos son entrenados entre encarnaciones y en su cuerpo sutil (durante el sueño o samadhipara que puedan alcanzar el Conocimiento de Sí Mismos como Dios, al que la humanidad en masa no tuvo acceso en el plano físico por siglos, hasta que Saint Germain nuevamente lo promovió en el siglo XX. En 1984 el Señor Maitreya restableció su escuela de misterios en el Royal Teton Ranch, en el sudoeste de Montana, EUA.

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos. 

La polaridad masculina de la Divinidad; la coordenada de la Materia; Dios como Padre, que necesariamente incluye dentro de Su propia polaridad a Dios como Madre, de ahí que se le conozca como Dios Padre-Madre. El plano de la Presencia YO SOY, de la perfección; el lugar de morada de los maestros ascendidos en el reino de Dios.

     En minúsculas, como en “espíritus”, es sinónimo de desencarnados o entidades astrales; “espíritu”, en singular y con minúsculas, y alma se usan indistintamente.

La Tercera Persona de la Trinidad; la omnipresencia de Dios; las lenguas hendidas de fuego que focalizan a Dios Padre-Madre, también llamado el fuego sagrado; las energías de Vida que animan a un cosmos. En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el Espíritu Santo corresponde a Shiva, conocido como el Destructor-Liberador porque su amor que todo lo consume, cuando se invoca en los planos de la Materia, ata a las fuerzas del mal y transmuta la causa y el efecto de las creaciones erróneas de los hombres, liberándolos de la prisión de su karma y de los seres oscuros que la habitan. El prana es la esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. El Espíritu Santo es el foco del equilibrio del Dios Padre-Madre en el núcleo de fuego blanco del ser. El exorcismo de los espíritus malignos y de las entidades impuras se realiza mediante el fuego sagrado del Espíritu Santo, en el nombre del Cristo y del YO SOY EL QUE YO SOY. Los nueve dones del Espíritu Santo son poderes que se otorgan a los siervos del Señor para atar a la muerte y el infierno y realizar Sus obras en la tierra.

     La Persona y la Llama del Espíritu Santo es el Consolador que Jesús prometió que vendría cuando nuestro Señor nos dejara –a iluminarnos, a instruirnos y a hacernos recordar todas las cosas que el amado Jesús nos ha enseñado, tanto en la tierra como en el cielo. Cada vez que un hijo o hija de Dios asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, el Espíritu Santo desciende para llenar el vacío y magnificar la Presencia del Señor en la tierra. Es éste el ritual del descenso del Espíritu Santo prometido por Jesús a sus discípulos cuando el Maestro dijo: “Permaneced en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis dotados del poder de las alturas”, cosa que ocurrió en Pentecostés después del ascenso de Jesús al cielo.

      El representante de la llama del Espíritu Santo para las evoluciones de la tierra es el maestro ascendido que ocupa el cargo de Maha Chohán. El Espíritu Santo es la Personalidad Impersonal de la Divinidad y está ubicada en el lado occidental de la Ciudad Cuadrangular. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

1 Corintios 12:4-11; Juan 14:16, 26; 16:7; Lucas 24:49, 51; Marcos 16-19; Hechos 2:1-4

Véase elementales.

Relativo al plano más elevado del cosmos de la Materiaes decir, el mundo celestial. La frecuencia etérica y su correspondiente plano de conciencia son depositarios del arquetipo de todo el universo físico.

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Fundada en 1961 por Saint Germain, es una organización de maestros ascendidos y sus chelas que se comprometen con un voto a guardar la llama de la vida en la tierra, a apoyar las actividades de la Gran Hermandad Blanca en el establecimiento de su comunidad y escuela de misterios y a la diseminación de sus enseñanzas. Los Guardianes de la Llama reciben lecciones progresivas sobre la ley cósmica dictadas por los maestros ascendidos a sus mensajeros, Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet.

El fuego de la Kundalini, que se encuentra como una serpiente enroscada en el chakra de la base de la columna (el muladhara), y que con pureza espiritual y automaestría se eleva hacia el chakra de la coronilla, acelerando los centros espirituales o chakras a su paso. Dios, luz, vida, energía, el YO SOY EL QUE YO SOY. “Nuestro Dios es un fuego consumidor” (Hebreos 12:29). El fuego sagrado es la precipitación del Espíritu Santo para el bautismo de las almas, para la purificación, para la alquimia y la transmutación y para alcanzar la ascensión, ritual sagrado mediante el cual el alma retorna al Único.

El misterioso poder eléctrico de conciencia cósmica (latente o activo), esa fuerza vital impulsora que cuando es llamada a la acción mediante el fíat divino mueve a las evoluciones de un universo, un sistema galáctico o solar, e incluso a un ser humano desde el principio hasta la culminación de su misión.

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Véase Buda.

Encarnación de Godfre, el Dios Obediencia.

Véase elementales, Elohim.

Godfre Ray King, nombre del maestro ascendido que fuera Guy W. Ballard, el mensajero de Saint Germain en el Movimiento YO SOY.

Conocido como el Maestro R, es un ser cósmico cuyo cuerpo causal es una gigantesca esfera azul que rodea al planeta. Manu de la séptima raza raíz, destinada a encarnar en Sudamérica, es el instructor de Saint Germain. Sus retiros son la Mansión de Rakoczy y la Cueva de Luz.

El Gran Sol Central.

Orden espiritual de santos occidentales y adeptos orientales que se han reunido con el Espíritu del Dios vivo; las huestes celestiales. Han trascendido los ciclos de karma y renacimiento y ascendido (acelerado) a aquella realidad superior que es la morada eterna del alma. En cada era, cultura y religión han surgido maestros ascendidos de la Gran Hermandad Blanca, unidos para los más altos propósitos de la hermandad del hombre bajo la Paternidad de Dios, para inspirar avances creativos en la educación, las artes y las cien­cias, el gobierno divino y la vida abundante en las economías de las naciones. La palabra “blanca” no se refiere a raza sino al aura (halo) de luz blanca que circunda su forma. La Hermandad comprende entre sus filas a ciertos chelas no ascendidos de los maestros ascendidos. Jesucristo reveló la existencia de esta orden celestial de santos “vestidos de blanco” a su siervo Juan. Véase jerarquía cósmica, Pléyades.

Apocalipsis 3:4, 5; 6:9-11; 7:9, 13, 14; 19:14

La segunda persona de la Trinidad, el Cristo Universal, el Hijo de Dios, Vishnu, encarnado como el Señor Krishna. Vèase Brahma/Vishnu/Shiva.

Es el centro del cosmos, el punto de integración del cosmos espiritual-material; el punto de origen de toda creación física-espiritual; el núcleo, o núcleo de fuego blanco, del Huevo Cósmico, del universo espiritual-material que incluye una aparentemente interminable cadena de galaxias, sistemas estelares, mundos conocidos y desconocidos. (La Estrella Dios, Sirio, es el foco del Gran Sol Central en nuestro sector de la galaxia.) El Sol detrás del sol es la Causa espiritual que yace tras el efecto físico que vemos como nuestro sol físico y de todas las demás estrellas o sistemas de estrellas, visibles o no visibles. Véase Sol Central.

Un escudo de deslumbrante fuego blanco que puede colocarse sobre el chakra del plexo solar para desviar la discordia de los demás y así proteger la paz en el mundo de los sentimientos.

En la gráfica están representadas tres figuras, que denominaremos figura superior, figura media y figura inferior.

La figura superior es la Presencia YO SOY, el YO SOY EL QUE YO SOY, la presencia de Dios individualizada para cada hijo e hija del Altísimo. La Mónada Divina consiste en la Presencia YO SOY rodeada de las esferas (anillos de color) de luz que componen el cuerpo de la Primera Causa, o Cuerpo Causal. Estas esferas son las múltiples mansiones de la casa del Padre donde nosotros mismos acumulamos “tesoros en el cielo”. Nuestros tesoros son nuestras palabras y obras dignas de nuestro Creador, pensamientos y sentimientos positivos, nuestras victorias en lo que es justo y las virtudes que hemos encarnado para la gloria de Dios. Cuando juiciosamente hacemos uso del libre albedrío, las energías de Dios que calificamos con armonía ascienden de manera automática al Cuerpo Causal. Estas energías se depositan en las esferas de luz que corresponden a los siete chakras y a los siete rayos de colores que utilizamos en nuestras actividades creativas. Se agregan a nuestra corriente de vida como “talentos”, que podemos acrecentar en la medida en que les demos buen uso en una encarnación tras otra.

La figura media en la gráfica es el Mediador entre Dios y el hombre, llamado Santo Ser Crístico, Yo Real o conciencia crística. También se conoce como Cuerpo Mental Superior o Conciencia Superior. Este Instructor Interno arropa al yo inferior, que consta del alma, que evoluciona por los cuatro planos de la Materia, y los cuatro cuerpos inferiores (el cuerpo etérico, o memoria; el cuerpo mental; el cuerpo emocional, o de los deseos, y el cuerpo físico) que utiliza para saldar y karma y cumplir su plan divino.

Las tres figuras de la gráfica corresponden a la Trinidad del Padre, que incluye siempre a la Madre (figura superior), el Hijo (figura media) y el Espíritu Santo (figura inferior). Esta última está destinada a ser el templo del Espíritu Santo, cuyo fuego sagrado está indicado por la llama violeta que la envuelve. La figura inferior te representa a ti como discípulo en el sendero. Tu alma es el aspecto no permanente del ser, que se vuelve permanente por medio del ritual de la ascensión. La ascensión es el proceso mediante el cual el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se funde primero con la conciencia crística y luego con la Presencia viviente del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el aspecto no permanente del ser se convierte en El Incorruptible, en un átomo permanente en el Cuerpo de Dios. La Gráfica de tu Ser Divino es, por consiguiente, un diagrama de tu persona: en el pasado, en el presente y en el futuro.

La figura inferior representa al Hijo del hombre o al hijo de la Luz que evoluciona bajo su propio “Árbol de la Vida”. Es así como deberías visualizarte, parado dentro de la llama violeta, que invocas día con día en el nombre de la Presencia YO SOY y de tu Ser Crístico, a fin de purificar tus cuatro cuerpos inferiores en preparación para el ritual del matrimonio alquímico: la unión de tu alma con el Amado, tu Santo Ser Crístico. La figura inferior está rodeada de un tubo de luz que se proyecta desde el corazón de la Presencia YO SOY en respuesta a tu llamado. Es un cilindro de luz blanca que sostiene un campo de protección las veinticuatro horas del día, siempre y cuando guardes tu armonía. La llama trina de la Vida es la chispa divina proyectada desde la Presencia YO SOY como un don de vida, conciencia y libre arbitrio. Está sellada en la cámara secreta del corazón para que, con el Amor, la Sabiduría y el Poder de la Divinidad allí anclados, el alma pueda cumplir con su razón de ser en el plano físico. Denominada también Llama del Cristo y llama de la libertad, o flor de lis, es la chispa de la Divinidad del hombre, gracias a la cual tiene la posibilidad de alcanzar la cristeidad.

El cordón de plata (o cordón cristalino) es la corriente de vida que desciende del corazón de la Presencia YO SOY hacia el Ser Crístico para nutrir y sostener al alma y a sus vehículos de expresión en el tiempo y el espacio. A través de este cordón “umbilical” fluye la energía de la Presencia, entrando en el ser del hombre por la coronilla y dando el ímpetu necesario para la pulsación de la llama trina así como para la pulsación física del corazón. Cuando se cierra un ciclo de encarnación del alma en la forma-Materia, la Presencia YO SOY retira el cordón de plata, con lo cual la llama trina regresa al nivel del Cristo y el alma, cubierta de sus ropajes etéricos, gravita hacia el nivel más alto según su grado de realización espiritual, donde es instruida entre una encarnación y otra hasta la encarnación final, cuando la Gran Ley decreta que ya no volverá a alejarse.

La paloma del Espíritu Santo que desciende del corazón del Padre se muestra justamente por encima de la cabeza del Cristo. Cuando el hijo del hombre se reviste de la conciencia crística y se convierte en ella —como lo hizo Jesús—, se funde con el Santo Ser Crístico. El Espíritu Santo desciende sobre él y se pronuncian las palabras del Padre, la bienamada Presencia YO SOY: “Éste es mi hijo amado, en el cual me complazco.”

Véase Fraternidad de Guardianes de la Llama.

El ángel encargado de los ángeles registradores que se asignan a cada corriente de vida. El Guardián de los Pergaminos es el custodio de los archivos que contienen el Libro de la Vida de todo hombre. Es responsabilidad suya suministrar a los maestros ascendidos y al Consejo Kármico el registro de vida de cualquiera o de todas las encarnaciones de un alma en evolución cuando ellos lo soliciten. Esta información no se utiliza sólo en el juicio final del alma, sino también con el fin de aconsejar y asignar al alma sus deberes y su misión de una vida a otra, incluido el otorgamiento de dispensaciones (de misericordia, o de talentos), iniciaciones o asignación para un cargo en la jerarquía ascendida o no ascendida de la Gran Hermandad Blanca: “En aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro.” “Y los libros fueron abiertos: y otro libro fue abierto, el cual es de la vida.” Véase ángel registrador.

Daniel 12:1; Apocalipsis 20:12

Véase Sanat Kumara.

(sánscrito: gu, “ignorancia espiritual”, + ra, “resplandor”). El que disipa la oscuridad; la luz encarnada que transmuta la oscuridad en luz por la Persona y la energía de Brahma, Vishnu y Shiva, en los que se ha convertido. Maestro religioso y guía espiritual personal; alguien con un alto grado de realización espiritual. Un guru puede haber hecho su ascensión o no.

Apelativo cariñoso de la mensajera Elizabeth Clare Prophet. Ma es una sílaba de luz, el sonido de la Madre universal, el llamado de vuelta al hogar a todos los que vinieron con Sanat Kumara y deben tornar a él por el sendero de la llama de la Madre, la elevación de la luz de la ascensión.

Helios es el Dios de este sistema solar y su morada se encuentra en centro mismo del sol físico. Junto Vesta, con su llama gemela, presta servicio representando a la Divinidad para aquellos que evolucionan en los planetas que giran alredor del sol. Su conciencia sostiene nuestro sistema solar.

Encarnación de Lanello.

Véase Gran Hermandad Blanca.

Orden de seres ascendidos y seres no ascendidos dedicada a la iluminación de la humanidad mediante la llama de la sabiduría; encabezada por el maestro ascendido Kuthumi. Sus retiros en el plano etérico están sobre Shigatsé y Cachemira.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

El que denota plena cristeidad: el alma, en y como Hijo del hombre, se ha fundido en el Hijo de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo. Véase Cristo, Gran Preservador, hijos e hijas de Dios.

1. Los que surgen como fruto de la unión divina de las espirales de Alfa y Omega; los que tienen al Cristo consigo como el Emmanuel. La creación del Padre-Madre Dios (Elohim) hecha a imagen y semejanza del Divino Nosotros, identificada por la llama trina de la Vida anclada dentro del corazón.

     2. En el sendero, la expresión “hijos e hijas de Dios” denota un nivel de iniciación y un rango en la jerarquía que está por encima de los que se llaman niños de Dios, niños en el sentido de que no han pasado las iniciaciones del fuego sagrado en el discipulado, lo que justificaría que se les llamara coherederos con el Cristo, esto es, hijos e hijas de Dios.

Chohán del quinto rayo, de la curación, la verdad, la ciencia y la música. Véase Tabla de los ocho rayos .

Es el manu de la cuarta raza raíz, jerarca del retiro del Loto Azul en los Himalayas y guardián del rayo del aspecto masculino de la Deidad emitido directamente desde el corazón de Alfa. La suave radiación de Himalaya se puede sentir en todo el Oriente como una presencia tangible que atrae a los peregrinos de todas las naciones a la percepción divina de la llama del loto azul. Véase manu.

(inglés: man). La manifestación de Dios; varón y hembra hechos a la imagen y semejanza de Dios (Elohim). La humanidad o la especie humana; el Homo sapiens.

El universo espiritual-material, que incluye una aparentemente interminable cadena de galaxias, sistemas estelares, mundos conocidos y desconocidos, a cuyo centro, o núcleo de fuego blanco, se le llama Gran Sol Central. El Huevo Cósmico tiene un centro espiritual y uno material. Aunque podamos descubrir y observar el Huevo Cósmico desde nuestros sentidos físicos y desde nuestra perspectiva, también es posible conocer y experimentar todas las dimensiones del Espíritu dentro del Huevo Cósmico. Porque el Dios que creó el Huevo Cósmico y lo sostiene en la palma de Su mano es también la llama de Dios que se expande momento a momento dentro de Sus amados hijos e hijas. El Huevo Cósmico representa los confines de la morada del hombre en este ciclo cósmico. Sin embargo, tal como Dios está en todas partes, por todo el Huevo Cósmico y más allá, de la misma manera gracias a Su Espíritu que está dentro de nosotros cada día despertamos a nuevas dimensiones de la existencia, satisfechos en el alma de conformidad con Su Semejanza.

Junto con Amazonia, Elohim del primer rayo, el rayo del poder, la fe y la voluntad de Dios. El aura de ambos está cargada de relámpago azul y posee una capa envolvente de intenso color rosa.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

El nombre de Dios; “Dios en mí es”.

Véase América.

1. La verdadera imagen de Dios según la cual el hombre (varón y hembra) fue hecho en el principio. La Imagen Real es la semejanza de Dios, el Cristo, o emanación de luz de Dios; es el arquetipo de la verdadera identidad de los hijos e hijas de Dios.

2. El rostro de Dios reflejado por sus ángeles y por las almas inocentes.

Aquel aspecto del hombre o de la mujer que es la falsificación de la verdadera individualidad. La imagen sintética es diametralmente opuesta a la imagen real del Ser Crístico, la verdadera identidad de los hijos e hijas de Dios.

véase Subconsciente.

El poder divino, el amor divino y la maestría divina; el control divino, la obediencia divina y la sabiduría divina; la armonía divina, la gratitud divina y la justicia divina; la realidad divina, la visión divina y la victoria divina. Véase Reloj cósmico .

(inglés: innocence = inner sense). Sentido interno.

Cargo en la jerarquía que ocupan aquellos seres ascendidos cuyo grado de realización espiritual los califica para representar al Cristo Universal y personal para la humanidad no ascendida. El cargo de Instructor del Mundo que antes desempeñaba Maitreya fue transferido a Jesús y a su discípulo san Francisco (Kuthumi) el 1 de enero de 1956, cuando el manto del Señor del Mundo fue transferido de Sanat Kumara Gautama Buda y el cargo de Cristo Cósmico y Buda Planetario (que antes desempeñaba Gautama) fue simultáneamente ocupado por el Señor Maitreya. En este ciclo de dos mil años, Jesús y Kuthumi, al servicio de Maitreya, son los responsables de la expansión de las enseñanzas que conducen a la automaestría individual y a la conciencia crísticaEllos patrocinan a todas las almas que buscan la unión con Dios; las instruyen en las leyes fundamentales que rigen las secuencias de causa/efecto de su propio karma y les enseñan cómo enfrentar los retos cotidianos de su dharma individual, el deber de cada cual de manifestar el potencial crístico mediante la labor sagrada.

     Los Instructores del Mundo han patrocinado la educación de las almas en la luz del Cristo en todos los niveles, preescolar, primaria, secundaria y universidad. En todos los países del mundo han inspirado a maestros, filósofos, científicos, artistas, profesionistas y no profesionistas la sabiduría de las eras aplicada a cada cultura en particular, en la medida en que las culturas del mundo sirven para manifestar las múltiples facetas de la conciencia crística.

     El término “instructor mundial”, escrito con minúscula, se refiere al discípulo encarnado que consagra la vocación de su vida a la iluminación del planeta bajo el Cristo Universal. Este apelativo describe la labor sagrada escogida por el discípulo y su dedicación a ella. No dice nada de su grado de realización espiritual ni indica que haya alcanzado las cualidades necesarias para compartir el cargo o manto de Jesús y Kuthumi.

El término Israel (inglés: is real) se aplica al cuerpo colectivo de los portadores de la simiente crística y de la conciencia del Cristo que descienden de Sanat Kumara, y no exclusivamente al pueblo judío. Los maestros ascendidos enseñan que quienes pertenecen al YO SOY EL QUE YO SOY han encarnado en todas las razas, linajes y naciones. El término israelita significa, esotéricamente, “el que es real en la poderosa Presencia YO SOY”. En hebreo, Israel significa "gobernará como Dios" o "prevalecer con Dios".

     ["En Cachemira hablan de la tribu perdida de Israel; algunos rabinos cultos quizá te expliquen que Israel es el nombre de aquellos que están buscando y que constituyen, no una nación, sino la naturaleza de un pueblo" - Nicholas Roerich, "Habitantes subterráneos", en El corazón de Asia (1925-1929).]

Véase Buda, Jesús.

Maestro ascendido que por su dedicación y logro en encarnar las cualidades de Dios es elegido para patrocinar una era.

cósmica. La cadena universal de seres libres en Dios individualizados que cumplen con los atributos y los aspectos de la infinita Individualidad de Dios. Dentro del esquema de la jerarquía cósmica están los Logos Solares, los Elohim, los Hijos e Hijas de Dios, maestros ascendidos y maestros no ascendidos con sus círculos de chelas, seres cósmicos, las doce jerarquías solares, arcángeles y ángeles del fuego sagrado, hijos de la luz, espíritus de la naturaleza (los elementales) y llamas gemelas de la polaridad de Alfa y Omega que patrocinan sistemas planetarios y galácticos.

     Esta orden universal de la propia Auto-Expresión del Padre es el medio por el cual Dios, en el Gran Sol Central, desacelera la Presencia y el poder de Su ser/conciencia universal para que las evoluciones sucesivas en el tiempo y el espacio, de la más pequeña a la más grande, puedan llegar a conocer el milagro de Su amor. El nivel de realización espiritual/física de un individuo –medida por la autopercepción equilibrada, “oculta con el Cristo en Dios”, y que con Su amor demuestra Su Ley en el cosmos del Espíritu y la Materia– es el criterio que establece dónde está colocado el individuo en la escala de la vida llamada jerarquía.

     En el siglo III, Orígenes de Alejandría describió su concepción de una jerarquía de seres que va de los ángeles a los seres humanos, a los demonios y las bestias. El conocido erudito y teólogo de la Iglesia primitiva, que expuso la piedra angular de la doctrina de Cristo, y sobre cuyas obras los subsiguientes padres de la Iglesia, doctores y teólogos edificaron sus tradicio­nes, enseñaba que a las almas se les asignan sus respectivos cargos y deberes con base en acciones y méritos pasados, y que cada una tiene la oportunidad de subir o de bajar de rango. Muchos seres de la jerarquía celestial están nombrados en el libro del Apocalipsis. Aparte de la falsa jerarquía del Anticristo, que incluye a los ángeles expulsados, algunos de los miembros de la Gran Hermandad Blanca enlistados por Jesús son Alfa y Omega, los siete Espíritus, los ángeles de las siete iglesias, los Veinticuatro Ancianos, las cuatro bestias, los santos vestidos de blanco, los Dos Testigos, el Dios de la Tierra, la Mujer vestida del Sol y su Niño-Hombre, el arcángel Miguel y sus ángeles, el Cordero y su esposa, los ciento cuarenta y cuatro mil que llevan el nombre del Padre escrito en la frente, el ángel del Evangelio Eterno, los siete ángeles (esto es, los arcángeles de los siete rayos) parados delante de Dios, el ángel vestido de nube y con un arco iris sobre la frente, los siete truenos, El Fiel y Verdadero y sus ejércitos, y aquel que estaba sentado en el gran trono blanco. Véase Elohim.

Véase Jesús.

El maestro ascendido Jesucristo . El avatar de la era de Piscis; la encarnación de la Palabra, el Cristo Universal; el ejemplo de conciencia crística que los hijos de Dios tendrían que haber manifestado durante la dispensación de dos mil años de la era de Piscis; aquel que manifestó la plenitud del Ser Crístico y que por tanto fue llamado Jesús el Cristo. Vino para revelar el Ser Crístico individual a la humanidad entera y para demostrar las obras del Padre (la Presencia YO SOY) que Sus hijos e hijas pueden realizar en y a través de la llama del Ser Crístico o Yo Crístico individual. Jesús ocupa el cargo de Instructor del Mundo en la jerarquía, que comparte con el maestro ascendido Kuthumi, quien estuvo encarnado como san Francisco. El retiro de Jesús es el Templo de la Resurrección, ubicado en el reino etérico sobre Tierra Santa. También presta su servicio en el Retiro Árabe, en el desierto de Arabia, al noreste del Mar Rojo. Véase “Jesucristo y Saint Germain vienen a señalar el camino en la era de Acuario”, en Alquimia II.

Jofiel y Cristina son el arcángel y la arcangelina del segundo rayo, el rayo de la sabiduría y la iluminación.
Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Véase Saint Germain.

Juan el Amado, o el Revelador fue el discípulo más íntimo de Jesucristo. Es el autor del libro del Apocalipsis, o la Revelación de Jesucristo, dictada por Jesús: “y la declaró enviándola por medio de su ángel”. Juan, el que mejor entendió las enseñanzas místicas del Cristo, fue de los doce apóstoles el único que ascendió al final de aquella encarnación.

Bajo la tutela de José, el protector de María y Jesús, Juan y su hermano Santiago estudiaron en la comunidad de los esenios. Habiendo visto a Jesús entrar en el templo interior mien­tras adoraba en lo exterior, Juan percibió el destino del Cristo. Años después, cuando el llamado llegó, estaba listo para seguir a su Señor y Maestro.

De todos los discípulos Juan fue el que más absorbió el rayo del amor. Amor que no sólo expresó por Jesús, sino también por la luz del Cristo en él y su misión, que comprendió y compartió como ninguno. Juan nos ha dicho que su amor por Jesús era tan grande que para hacer su ascensión tuvo que aprender el significado del amor impersonal.

(1412-1431) Doncella de Orleans; La mensajera de Dios que entregó las instrucciones del Arcángel Miguel al ejército francés y así salvó a Francia.

Bajo la dirección del Arcángel Miguel , Santa Catalina y Santa Margarita -a quienes ella llamaba "Voces" - Juana hizo lo que ningún hombre había podido hacer. Por su fervor, galvanizó a sus compatriotas para luchar por el delfín (más tarde el rey Carlos VII de Francia) para recuperar el trono francés. Este fue un momento decisivo en la Guerra de los Cien Años entre Gran Bretaña y Francia.

Juana de Arco fue una encarnación de Edna Ballard (ahora la maestra ascendida Lotus ), esposa de Godfre Ray King , Guy Ballard , y una mensajera con él.

Jefe del Servicio Secreto Cósmico. “K-17” es el nombre en código del maestro ascendido que encabeza el Servicio Secreto Cósmico. Sus miembros son devotos del Ojo Omnividente de Dios. Ellos utilizan su visión divina para avisar a los ciudadanos del cosmos de las amenazas a la seguridad de la individualización de la llama de Dios; amenazas a la vida y la libertad, amenazas a los gobiernos del mundo y a la familia como unidad básica de la sociedad de la era de Acuario.

K-17 emplea un campo energético de protección conocido como el "anillo no pasarán" que es en realidad un anillo de fuego blanco que puede estar teñido de los colores de los rayos, según la necesidad del momento. K-17 traza un círculo de llama viva alrededor de personas y lugares para proteger y sellar la identidad y el campo energético de los que están dedicados al servicio de la luz. Véase Lanello.

(antiguo egipcio: significado dudoso, traducido como “alma”, “espíritu” o “doble”). Envoltura astral. El cuerpo emocional cuando se separa del cuerpo físico y deja de estar gobernado por la mente crística consciente y discriminadora (como durante el sueño o después de la muerte).

Es la más temible de las consortes de Shiva. Se representa de color azul oscuro con fieros ojos llameantes, usualmente con un semblante aterrador, con la lengua fuera, con un collar de calaveras o cabezas humanas y un cinturón de brazos cercenados. En una mano sostiene una espada y en las demás ya la cabeza cercenada de un demonio, un escudo o una soga; sus manos pueden también hacer el gesto de valentía y ofrecer bendiciones y beneficios. El aspecto temible… Véase Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente .

(sánscrito: kali, “dado marcado con un punto” [dado perdedor] + yuga, “era [época]”). Término de la filosofía mística hindú para la última y peor de las cuatro yugas (eras del mundo), caracterizada por conflictos, discordia y deterioro moral.

(sánscrito: “acto, acción, obra”). El karma es energía/conciencia en acción; la ley de causa y efecto y retribución. Llamada también ley del círculo, que decreta que cualquier cosa que hagamos completará un círculo y regresará a nuestra puerta para resolución. Pablo dijo: “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Newton observó: “Para toda acción hay una reacción igual y opuesta.” La ley del karma requiere que el alma reencarne hasta que todos los ciclos kármicos se hayan saldado. Así, de una vida a la siguiente el hombre determina su destino por sus acciones, incluyendo sus pensamientos, sentimientos, palabras y obras. Saint Germain enseña el sendero acelerado de la transmutación del karma con la llama violeta del Espíritu Santo y trascendiendo las rondas de renacimiento a través del sendero de la cristeidad individual que conduce a la ascensión demostrada por Jesús.

Gálatas 6:7

Véase Sanat Kumara.

Es un ser divino, una encarnación de la Divinidad, un avatar, uno de los héroes de la India más celebrados en todos los tiempos. Ha capturado la imaginación y la devoción de los hindúes por doquier en sus múltiples formas; ya sea como un niño retozón y travieso, como el enamorado de una pastorcilla o como el amigo y sabio consejero del poderoso guerrero Arjuna.

Es conocido como la octava encarnación de Vishnu, la segunda persona de la Trinidad hindú. Su historia es contada en el Bhagavad Gita, la obra religiosa más popular de la India, compuesta entre los siglos V y II a.C. y que forma parte del Mahabharata, la gran épica de la India.

Maestra ascendida, conocida como la Diosa de la Misericordia porque personifica las llamas divinas de la misericordia y de la compasión; guarda la llama de la Madre Divina para el pueblo chino, para toda Asia y el mundo. Como representante del séptimo rayo en el Consejo Kármico, de ella irradian las cualidades de la misericordia, el perdón y la compasión hacia las evoluciones de la tierra, desde su templo etérico que está sobre Pekín, China. Kuan Yin ocupó el cargo de chohán del séptimo rayo durante dos mil años hasta que Saint Germain lo asumió al finalizar el siglo XVIII. En la tradición budista, Kuan Yin es la forma femenina del Avalokitesvara hindú y tibetano, emanación del Buda Amithaba. Se la ha identificado con Tara, la Diosa Blanca del Tíbet. Pudo haber ascendido hace miles de años, mas ha pronunciado los votos de bodhisattva para servir a la tierra hasta que todos los hijos de la Luz sean libres.

"El que es siempre joven." Véase Sanat Kumara.

Maestro ascendido. Junto con Jesús, sirve en el cargo de Instructor del Mundo; anteriormente chohán del segundo rayo; el maestro psicólogo; patrocinador de la juventud; jefe de la orden de los Hermanos y Hermanas del Manto Dorado y del Templo de la Iluminación, en el plano etérico, sobre Cachemira, conocido también como la Catedral de la Naturaleza. El maestro tiene un foco en Shigatsé, Tíbet, donde toca su gran órgano, atrayendo la armonía del cosmos por medio de los fuegos sagrados de su corazón. Con su música celestial, envía sanación y paz a lo largo y ancho del planeta a las almas en transición (especialmente en el momento de la muerte) y las guía a los retiros etéricos de la Gran Hermandad Blanca, para que reciban instrucción en preparación para su siguiente vida terrena. Inspira en arquitectos, poetas y científicos la memoria mística de la armonía de su propia alma con la geometría celestial y el ritmo de las estrellas.

La particular vocación, modo de vida o profesión gracias a la cual uno establece la valía de su alma, tanto para sí mismo como para sus semejantes. Uno perfecciona su labor sagrada desarrollando los talentos que Dios le ha otorgado, así como los dones y gracias del Espíritu Santo y poniéndolos ante el altar del servicio a la humanidad. La labor sagrada no es sólo la contribución que uno hace a su propia comunidad, sino también es el medio gracias al cual el alma puede equilibrar la llama trina y pasar las pruebas de los siete rayosEs un componente indispensable del sendero de reunión con Dios en el darse en la vida práctica para Dios.

La Madre Divina en su manifestación como Lakshmi es la shakti [fuerza] de Vishnu. Lakshmi es conocida en textos orientales antiguos como Sri, que significa “esplendor”, “belleza”, “prosperidad”, “riqueza”. Entre las encarnaciones de Lakshmi están Sita, la leal esposa de Rama; Radha, la niña gopí, la amada de Krishna; y Rukmini, la princesa con quien Krishna casó más tarde… Véase Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente .

Nombre que asumió Mark L. Prophet, mensajero de la Gran Hermandad Blanca, al hacer su ascensión. Compuesto por “Lan”, de Lancelot, y “ello”, de Longfellow, dos de sus encarnaciones. Junto con otros seres celestiales, el maestro ascendido Lanello dirige espiritualmente las actividades de The Summit Lighthouse desde el mundo celestial como el "guru siempre presente".

Chohán del segundo rayo, de la iluminación. Véase Tabla de los ocho rayos .

véase Fraternidad de Guardianes de la Llama.

Mu, el continente perdido del océano Pacífco que, según los descubrimientos de James Churchward, arqueólogo y autor de El continente perdido de Mu, se extendía cinco mil kilómetros hacia el sur desde el norte de Hawái, hacia la Isla Oriental y las islas Fiyi, y estaba constituido por tres áreas de tierra que median más de ocho mil kilómetros de oriente a poniente. La historia que relata Churchward sobre la antigua Tierra Madre está basada en registros inscritos en tablillas sagradas que asegura haber descubierto en la India. Descifró dichas tablillas con la ayuda de un sacerdote de un templo hindú. Durante cincuenta años de inves­tigación confirmó su contenido comparando con otros textos, inscripciones y leyendas que descubrió en el Sudeste de Asia, en Yucatán (México), Centroamérica, las islas del Pacífico, Norteamérica, el antiguo Egipto y otras civilizaciones. Él calcula que Mu fue destruido aproximadamente hace doce mil años por el colapso de las cámaras de gas que sostenían al continente.

Mapa de Lemuria de El continente perdido de Mu, por James Churchward (1927). Este mapa basado en lecturas de antiguos textos que hizo Churchward muestra el continente de Lemuria como era antes de su destrucción final.

La maestra ascendida Leto enseña a los estudiantes que están en el sendero a abandonar el cuerpo conscientemente y a volver a entrar a voluntad, y también a aprovechar las experiencias en los retiros de los maestros mientras el cuerpo físico duerme .
La llama gemela de Leto es el maestro ascendido Alexander Gaylord.

La ley que gobierna matemáticamente, y sin embargo con la espontaneidad de la llama de la misericordia, toda manifestación a lo largo y ancho del cosmos en los planos del Espíritu y la Materia.

Véase karma, Karma y reencarnación .

[La diferencia entre la palabra freedom y la palabra liberty es meramente lingüística. El inglés es una lengua germánica con una enorme influencia del latín. No es sorprendente, pues, encontrar muchas palabras inglesas con el mismo significado. Freedom se compone de free (germánico frei = “libre”) + dom (sufijo emparentado morfológicamente al germánico -tum, que se usa para indicar un estado de la materia). Liberty se compone de liber (latín “libre”) + ty (latín “tas” = libertas).

Sin embargo, John Stuart Mill, en su obra Sobre la libertad, fue el primero en reconocer una diferencia entre freedom como la libertad de actuar y liberty como la ausencia de coerción.]

La libertad de crear; la opción de elegir el camino de la derecha o el camino de la izquierda, la Vida o la Muerte, las espirales de conciencia positivas o las negativas. Como el alma posee el don del libre albedrío, puede elegir permanecer en el plano de la relatividad, donde el bien y el mal son relativos según la propia perspectiva en el tiempo y el espacio; o bien puede elegir el plano del Absoluto, donde el Bien es real y el Mal es irreal y el alma contempla “cara a cara” a Dios como la Verdad viva. Libre albedrío o libre arbitrio significa que el individuo puede aceptar o rechazar el plan divino, las leyes de Dios y la oportunidad de vivir en la conciencia del Amor.

     El don del libre albedrío otorgado por Dios conlleva una cierta extensión de conciencia, conocida como extensión de la vida (una serie de encarnaciones) y “los términos de la habitación del hombre”. El alma, por tanto, no solo está confinada al tiempo y el espacio durante su periodo de experimentación con el libre albedrío, sino que también está limitada a un cierto número de ciclos de vida. Al termino de esta oportunidad (compartimentada en días, años y dimensiones), el uso que haya hecho el alma del don del libre albedrío determina su destino. El alma que ha escogido glorificar al Ego Divino (la Realidad) asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. El alma que ha elegido glorificar al ego humano (la irrealidad) pasa por la segunda muerte, esto es, su conciencia de negación del Ego será cancelada para siempre; y todas sus energías, que se pasan simultáneamente por el fuego sagrado, se regresan al Gran Sol Central para que ser repolarizadas.

Apocalipsis 20:6, 14; 21:8

La llama gemela es el complemento masculino o femenino del Espíritu concebida a partir del mismo cuerpo de fuego blanco, el ovoide de fuego de la Presencia YO SOY.

La llama del Cristo, la chispa de la vida que arde en la cámara secreta del corazón de los hijos e hijas de Dios. La sagrada trinidad de poder, sabiduría y amor que es la manifestación del fuego sagrado. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Es un aspecto del séptimo rayo del Espíritu Santo. Es el fuego sagrado que transmuta la causa, el efecto, el registro y el recuerdo del pecado, es decir, del karma negativo. También se le denomina llama de la transmutación, de la libertad y del perdón. Cuando la llama violeta se invoca por medio de la ciencia de la Palabra hablada, produce cambios constructivos.

(griego: “palabra, habla, razón”). Sabiduría divina manifiesta en la creación. Según la filosofía griega antigua, en el universo el Logos es el principio controlador. El libro de Juan identifica la Palabra, o Logos, con Jesucristo: “Y la Palabra se hizo carne y vivió entre nosotros” (Juan 1:14). Por lo tanto, Jesucristo es visto como la encarnación de la razón divina, la Palabra Encarnada, la Segunda Persona de la Trinidad. Véase Cristo.

Seres cósmicos que transmiten las emanaciones de luz de la Divinidad que fluyen desde Alfa y Omega en el Gran Sol Central hacia los sistemas planetarios. Llamados también Señores Solares.

     [C.W. Leadbeater dice en su libro Los maestros y el sendero que son “los Siete Místicos, los grandes Logos Planetarios, centros de vida en el Logos mismo. Son las verdaderas cabezas de nuestros rayos, en todo el sistema solar, no solamente en nuestro mundo. De uno u otro de esos Siete poderosos descendemos todos”.]

Henry Wadsworth. Poeta estadunidense que escribió trabajos que aún hoy siguen gozando de fama popular, entre ellos The Song of Hiawatha, Paul Revere's Ride y Évangéline. Encarnación del maestro ascendido Lanello.

La maestra ascendida Lotus estuvo encarnada por última vez como Edna Ballard, mensajera de Saint Germain en la Actividad del YO SOY, movimiento fundado en los inicios de los años 30. Su llama gemela es el mensajero Guy W. Ballard, ahora el maestro ascendido Godfre. A través de ellos Saint Germain entregó por primera vez al mundo el conocimiento de la llama violeta.

(latín: “portador de luz”). Individuo que alcanzó el rango de arcángel y cayó de la gracia por orgullo, ambición y el deseo de estar por encima de las Estrellas de Dios (Hijos de Dios y Elohim), por encima de la gloria de la Shekinah para rivalizar con el Altísimo. “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana!...” Arquetipo del morador del umbral planetario. El Anticristo. Los ángeles que siguieron a este archiimpostor, a quien Jesús llamó “padre de mentira” y “homicida... desde el principio”, son los caídos, llamados también luciferinos, satánicos o hijos de Bélial (por el nombre de sus diversos lugartenientes). Más que desobe­dientes, estos que se rebelaron en contra de la Primera Causa eran blasfemos y desdeñosos del Padre y de sus hijos, entre quienes encarnaron (véase la parábola de la cizaña entre el trigo, Mateo 13), habiéndoseles hecho descender –a la condición infame de la encarnación física– por las huestes del SEÑOR.

     Lucifer fue atrapado “en la tierra” por el arcángel Miguel el 6 de abril de 1975 (tal como antes habían sido atrapados “en el cielo”, él y sus ángeles, por el mismo Defensor de la Fe y sus ángeles) y llevado a la Corte del Fuego Sagrado en Sirio, donde fue juzgado ante los Veinticuatro Ancianos y las cuatro “bes­tias” en el juicio final delante del gran trono blanco. Pasó por la segunda muerte el 26 de abril de 1975. Muchos de los que siguieron al Caído en su Gran Rebelión contra el Hijo de Dios también han sido llevados a juicio. Su simiente, aún “airada contra la mujer” y su Niño-Hombre, sigue haciendo la guerra a los herederos de la luz de Sanat Kumara en la tierra. Diariamente el arcángel Miguel y las huestes del SEÑOR los atrapan y los remiten a que sean juzgados en el juicio final según se le acaba el tiempo a cada uno y son juzgados: “a cada hombre según sus obras”, tal como mostró el ángel de Jesús en una visión de los últimos días de la era de Piscis a Juan el Revelador. Véase ángel, Satanás, Los misterios prohibidos de Enoc.

Juan 8:44; Mateo 13:24-30, 36-43; Apocalipsis 12; 19-4; 20:11-15. En Isaías 14:12-27 se encuentra el relato de la declaración de guerra de Lucifer a Dios Todopoderoso y su Cristo

Véase Lucifer.

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

Véase llama gemela.

La llama gemela es el complemento masculino o femenino del Espíritu concebida a partir del mismo cuerpo de fuego blanco, el ovoide de fuego de la Presencia YO SOY.

(griego: “gran mundo”). El cosmos más grande; la entera trama y urdimbre de la creación, que llamamos Huevo Cósmico. Término utilizado también para contrastar al hombre con el microcosmos, “el pequeño mundo”, contra el telón de fondo del mundo más grande en que vive. Véase microcosmos.

Madre Divina, Madre Universal y Virgen Cósmica son otros tantos términos para designar la polaridad femenina de la Divinidad, la manifestación de Dios como Ma­dre. La Materia [inglés: Matter] es la polaridad femenina del Espíritu y los maestros ascendidos utilizan el término  alternadamente con Mater (latín: “madre”). En este contexto, todo el cosmos material se convierte en el vientre de la creación, hacia el cual el Espíritu proyecta las energías de la Vida. La Materia es, entonces, el vientre de la Virgen Cósmica, quien, como la otra mitad del Todo Divino, también existe en el Espíritu como polaridad espiritual de Dios.

Jesús mismo reconoció a Alfa y Omega como los más altos representantes del Dios Padre-Madre y con frecuencia se refirió a Alfa como Padre y a Omega como Madre. Quienes asumen la polaridad femenina de la conciencia después de su ascensión son maestras ascendidas. Junto con todos los seres femeninos (polarizados femeninamente) en las octavas de luz, son los focos de la llama de la Madre Divina para las evoluciones de la humanidad que se desarrollan en muchos sistemas de mundos. Sin embargo, siendo andróginos, todos los miembros de las huestes celestia­les son focos de cualquiera de los atributos masculinos o femeninos de la Divinidad a voluntad, pues ya han entrado en las esferas de la Totalidad Divina.

Madre de la Llama (o Madre del Mundo). Cargo en la jerarquía que ocupan sucesivamente aquellas devotas no ascendidas designa­das por la Gran Hermandad Blanca para nutrir, o incubar, la llama de la Vida en toda la especie humana. En 1961, Clara Louise Kieninger fue nombrada primera Madre de la Llama de la Fraternidad de Guardianes de la Llama por Saint Germain. El 9 de abril de 1966, ese manto fue transferido a la mensajera Elizabeth Clare Prophet. En ese momento Clara Louise Kieninger se convirtió en la Madre de la Llama Regente. Hizo su ascensión el 25 de octubre de 1970 en Berkeley, California, y continúa ocupando ese cargo desde el estado ascendido.

Arcangelina del quinto rayo, complemento divino del arcángel Rafael, Reina de los Ángeles y la bendita madre de Jesús. Su nombre significa Rayo de la Madre (inglés: Mother Ray, Ma Ray). Llamada por el Padre para encarnar en la tierra y dar nacimiento al Cristo que habría de salvar a aquellas almas que habían sido descarriadas por los rebeldes luciferinos, María es uno de los miembros de las huestes del SEÑOR que a lo largo de sus encarnaciones en la tierra ha ejemplificado ardientemen­te la Maternidad de Dios… Al concluir su vida de santidad como la Madre de Jesús, y habiendo cumplido su plan divino, María ascendió al corazón del Padre. Hoy presta servicio a la humanidad en la “Iglesia viviente” en niveles internos, muy cerca de las jerarquías de ángeles y maestros ascendidos que conforman la Gran Hermandad Blan­ca. La intercesión de la Madre María es inmediata cuando se da su Rosario de la Nueva Era, que dictó a la Mensajera Elizabeth Clare Prophet en 1972. Véase María, la madre de Jesús.

O Madre de la Llama. Véase Madre.

Madre

Madre Divina, Madre Universal y Virgen Cósmica son otros tantos términos para designar la polaridad femenina de la Divinidad, la manifestación de Dios como Ma­dre. La Materia [inglés: Matter] es la polaridad femenina del Espíritu y los maestros ascendidos utilizan el término  alternadamente con Mater (latín: “madre”). En este contexto, todo el cosmos material se convierte en el vientre de la creación, hacia el cual el Espíritu proyecta las energías de la Vida. La Materia es, entonces, el vientre de la Virgen Cósmica, quien, como la otra mitad del Todo Divino, también existe en el Espíritu como polaridad espiritual de Dios.

Jesús mismo reconoció a Alfa y Omega como los más altos representantes del Dios Padre-Madre y con frecuencia se refirió a Alfa como Padre y a Omega como Madre. Quienes asumen la polaridad femenina de la conciencia después de su ascensión son maestras ascendidas. Junto con todos los seres femeninos (polarizados femeninamente) en las octavas de luz, son los focos de la llama de la Madre Divina para las evoluciones de la humanidad que se desarrollan en muchos sistemas de mundos. Sin embargo, siendo andróginos, todos los miembros de las huestes celestia­les son focos de cualquiera de los atributos masculinos o femeninos de la Divinidad a voluntad, pues ya han entrado en las esferas de la Totalidad Divina.

Madre de la Llama (o Madre del Mundo). Cargo en la jerarquía que ocupan sucesivamente aquellas devotas no ascendidas designa­das por la Gran Hermandad Blanca para nutrir, o incubar, la llama de la Vida en toda la especie humana. En 1961, Clara Louise Kieninger fue nombrada primera Madre de la Llama de la Fraternidad de Guardianes de la Llama por Saint Germain. El 9 de abril de 1966, ese manto fue transferido a la mensajera Elizabeth Clare Prophet. En ese momento Clara Louise Kieninger se convirtió en la Madre de la Llama Regente. Hizo su ascensión el 25 de octubre de 1970 en Berkeley, California, y continúa ocupando ese cargo desde el estado ascendido.

Véase Gran Director Divino.

El que, a través del Cristo y por haberse revestido de la Mente que hubo también en Cristo Jesús, ha alcanzado la maestría del tiempo y el espacio y, en el mismo proceso, también del yo en los cuatro cuerpos inferiores y en los cuatro cuadrantes de la Materia, en los chakras y en la llama trina equilibrada. Ha transmutado cuando menos el 51 por ciento de su karma, cumplido con su plan divino y pasado las iniciaciones del rayo rubí para el ritual de la ascensión: la aceleración por medio del fuego sagrado hacia la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. Los maestros ascendidos habitan en los planos del Espíritu –el reino de Dios (la conciencia de Dios)– y pueden enseñar a las almas no ascendidas en un templo etérico o en las ciudades etéricas del plano etérico (el reino de los cielos).

Filipenses 2:5

El Maestro de París ascendió hace más de quinientos años. Es el jefe del Consejo de Francia, aunque no es francés. Se lo describe como un hombre alto, apuesto, de refinada elegancia. Sostiene un foco de la voluntad de Dios en la Sainte-Chapelle, en la Isla de la Cité, en el mismísimo corazón de París, lugar de nacimiento de Francia. Tiene un retiro etérico sobre el foco físico donde sostiene la acción de la llama trina.

El que ha superado todas las limitaciones de la Materia y aun así elige permanecer en el tiempo y el espacio para ser el foco de la conciencia de Dios para evoluciones inferiores.Véase bodhisattva.

Un maestro ascendido es el que, a través del Cristo y por haberse revestido de la Mente que hubo también en Cristo Jesús, ha alcanzado la maestría del tiempo y el espacio y, en el mismo proceso, también del yo en los cuatro cuerpos inferiores y en los cuatro cuadrantes de la Materia, en los chakras y en la llama trina equilibrada. Ha transmutado cuando menos el 51 por ciento de su karma, cumplido con su plan divino y pasado las iniciaciones del rayo rubí para el ritual de la ascensión: la aceleración por medio del fuego sagrado hacia la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. Los maestros ascendidos habitan en los planos del Espíritu –el reino de Dios (la conciencia de Dios)– y pueden enseñar a las almas no ascendidas en un templo etérico o en las ciudades etéricas del plano etérico (el reino de los cielos).

Filipenses 2:5

Término utilizado por los maestros ascendidos para describir la densidad de la conciencia humana que no está atada al espíritu. Los maestros han nombrado cuatro tipos de magnetismo animal que corresponden a los cuatro cuerpos inferiores del hombre: 1. magnetismo animal malicioso - cuerpo etérico; 2. magnetismo animal ignorante - cuerpo mental; 3. magnetismo animal simpático - cuerpo emocional; 4. magnetismo animal delicioso - cuerpo físico. Véase Compendio de conceptos del Reloj Cósmico , Reloj Cósmico .

“Gran Señor” de los siete rayos. El representante del Espíritu Santo para un planeta y sus evoluciones. Aquel que personifica a la Trinidad y la Llama de la Madre de los siete rayos y de los siete chakras y tiene las cualidades para ser el chohán, “Señor”, de cada uno de los siete rayos o de todos. De ahí que se le llame Maha Chohán, el Gran Señor, pues preside a los siete chohanes que encarnan la Ley, la Palabra y la conciencia crística de sus respectivos rayos. El maestro ascendido que actualmente ocupa el cargo de Maha Chohán sobre los Siete Señores (chohanes) de los rayos estuvo encarnado como el poeta Homero. En su última encarnación como pastor en los parajes de la India, la luz (conciencia crística) que de él emanaba fue un manto de consuelo para millones de personas. El Maha Chohán tiene un retiro etérico con un foco físico en la isla de Sri Lanka (Ceylán), donde está anclada la llama del Espíritu Santo. Véase chohán.

Señor Maitreya. Maestro ascendido. Junto con Gautama, Maitreya prosiguió las disciplinas búdicas bajo la dirección de Sanat Kumara. Ocupa el cargo de Cristo Cósmico y Buda Planetario y sirve en la jerarquía bajo el Señor Gautama, dirigiendo la función de los Instructores del Mundo. Para la humanidad en evolución demuestra la conciencia cósmica del Cristo en todas las áreas del quehacer humano y en su universalidad a través del cosmos. Se le conoce como el Gran Iniciador y de hecho fue el iniciador de Jesús en su individualización de la Llama del Cristo en su encarnación final como salvador del mundo y ejemplo del Ca­mino, la Verdad y la Vida para los aspirantes que recorren el sendero de la cristeidad personal. El amado Maitreya fue el SENOR Dios en el Edén, el guru de las llamas gemelas. El tan esperado “Buda Venidero” ha venido en verdad para reabrir su escuela de misterios y para asistir a Saint Germain y Porcia, llamas gemelas del séptimo rayo y jerarcas de la era de Acuario, en la introducción de la nueva era. El 31 de mayo de 1984, dedicó el Corazón del Retiro Interno y el Royal Teton Ranch al sendero y a la enseñanza del Cristo Cósmico para que los que se apartaron de su tutela siguiendo el camino de las Serpientes (los ángeles caídos que llevaron a Eva por el mal camino) pudieran regresar y que los hijos de la Luz siguieran al Hijo de Dios en la regeneración. Como patrocinador de las llamas gemelas, es el amigo de todos los iniciados del fuego sagrado. Cuando se le invoca, otorga la iluminación del Cristo y la fuerza de la Palabra para pasar las iniciaciones que tienen lugar bajo su patrocinio. Véase escuelas de misterios, buda.

(inglés: evil = energy veil). El velo de la energía contaminada que el hombre impone a la Materia con su uso incorrecto del fuego sagrado; maya, ilusión. Mientras que la conciencia del bien y del mal relativos, que encarnan corrientes de vida que se mueven a contracorriente de la voluntad de Dios, es la consecuencia del experimento con el libre albedrío adoptado por las almas que eligieron descender a un plano y a una conciencia por debajo del nivel y la frecuencia de la Mente Crística. El Mal Absoluto, encarnado por los ángeles caídos, es la condición de aquellos que declararon la guerra a Dios Todopoderoso, a Su Cristo y a Su simiente durante la Gran Rebelión, que no han cesado de guerrear en contra de la simiente de la Madre Divina, no están dispuestos a inclinarse ante la Luz y serán vencidos durante Armagedón, con el Juicio del SEÑOR, por sus huestes, las fuerzas del Bien Absoluto, identificadas con Dios en el cielo y en la tierra. Como consecuencia de la victoria de la Luz sobre la Oscuridad, las almas que han perdido la bienaventuranza edénica pueden ser salvadas de todo mal y del Maligno si libre y conscientemente eligen, en el Cristo, retornar a su reino bajo la Ley de Dios.

     Cuando se escribe en mayúsculas se refiere al Mal Absoluto, antítesis del Bien Absoluto. Cuando se escribe en minúsculas se refiere al bien y mal relativos, la cotidiana elevación y caída de los patrones de error humano que pueden transmutarse con el poder del Bien Absoluto: Dios.

(sánscrito: “círculo”). Término de origen hindú, que aparece en el Rig Veda, usado también en el budismo. La forma básica de un mandala es un cuadrado con cuatro puertas que contiene un círculo con un punto central; cada puerta tiene forma de “T”. En diversas tradiciones espirituales se utiliza para enfocar la atención de aspirantes y adeptos como ayuda para la meditación. Término genérico para cualquier plan, gráfica o patrón geométrico que representa el cosmos metafísica o simbólicamente; un microcosmos del universo desde la perspectiva humana.

(sánscrito: “ciudad de joyas, lleno de joyas”). Chakra del plexo solar. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

El Bodhisattva de Compasión. Los budistas le piden inteligencia, sabiduría, maestría de la enseñanza, el poder de la palabra para exponer, elocuencia y memoria. Trabaja junto con el Señor Maitreya. Suelen ser representados junto con Gautama Buda, en una triada en la que Manjushri representa el aspecto de la sabiduría, Maitreya el de la compasión. También concede el don de la iluminación. Véase Sarasvati, en Manifestaciones de la Madre Divina.

Fórmula mística o invocación; palabra o combinación de palabras que se consideran sagradas, a menudo en sánscrito, que se recita o canta con el fin de intensificar la acción del Espíritu de Dios en el hombre; forma de oración que consiste en una palabra o grupo de palabras que se canta una y otra vez para atraer un aspecto particular de la Deidad o de un ser que materializa ese aspecto de la Deidad. Según la tradición hindú, los sabios que recibieron los mantras por inspiración divina eran capaces de escuchar los tonos fundamentales del universo. Véase decreto.

     [Definición del hinduismo: “mantra significa ‘instrumento para pensar’, es una herramienta utilizada para transformar la mente. En la práctica, un mantra es un sonido, palabra o frase sagrados que se pueden recitar en voz alta, en voz baja o mentalmente. Aunque se expresa físicamente como sonido, la verdadera esencia de un mantra es la vibración insonora de la energía divina integrada en él. Un mantra trabaja con una mente enfocada y llevando la atención hacia el interior; progresivamente conducirá a niveles de conciencia más elevados y más sutiles.”]

(sánscrito). Designa al progenitor y al legislador de las evoluciones de Dios en la Tierra. El Manu y su complemento divino son llamas gemelas ascendidas asignadas por el Dios Padre-Madre para patrocinar y personificar la imagen crística para una cierta evolución u onda de vida, conocida como raza raíz, esto es, almas que encarnan como grupo y que tienen un patrón arquetípico, un plan divino y una misión únicos que cumplir en la tierra.

-----Según la tradición esotérica, existen siete grupos principales de almas, es decir, de la primera a la séptima raza raíz. Las primeras tres razas raíz vivieron con pureza e inocencia sobre la tierra en tres eras de oro antes de la caída de Adán y Eva. Con obediencia a la ley cósmica y una total identificación con el Yo Real, estas tres razas raíz alcanzaron su libertad inmortal e hicieron su ascensión desde la tierra. Fue durante la época en que vivió la cuarta raza raíz, en el continente de Lemuria, cuando tuvo lugar la alegórica caída, por influencia de los ángeles caídos conocidos como serpientes (porque utilizaban las energías serpentinas de la columna para desviar al alma, o principio femenino en la humanidad, como medio para lograr su objetivo de disminuir el potencial masculino y por ende emas­cular a los Hijos de Dios).

-----La cuarta, quinta y sexta razas raíz (este último grupo de almas no ha descendido completamente a encarnación física) continúan hoy en encarnación en la tierra. La séptima raza raíz está destinada a encarnar en América del Sur en la era de Acuario bajo la égida de sus manus, el Gran Director Divino y su complemento divino.

-----El Dios y la Diosa Merú son los manus de la sexta raza raíz, Vaivasvata Manu junto con su consorte es el manu de la quinta raza raíz y el Señor Himalaya con su amada es el manu de la cuarta. Los manus son nuestros bienamados padrinos que responden instantánea­mente al llamado de sus ahijados con la presencia consoladora de su Luz, dotada de tal cantidad de Poder/Sabiduría/Amor, que hace estremecer los éteres y también que cada pequeñito se sienta como en casa en los brazos de Dios incluso en momentos de la mayor oscuridad.

[(sánscrito: manv (manu) + antara, “intervalo, período de tiempo”). En el hinduismo, el período o la edad de un manu, consistente en 4,320,000 años solares; uno de los catorce intervalos que constituye un kalpa (sánscrito), período que cubre un ciclo cósmico desde el origen hasta la destrucción de un sistema de mundos. En la cosmología hindú el universo está evolucionando continuamente a lo largo de ciclos periódicos de creación y disolución. Se dice que la creación tiene lugar durante la exhalación de Brahman, el Dios de la Creación, y la disolución cuando inhala.]

[Se le llama Mara a la entidad que intentó evitar que el buda Siddharta Gautama alcanzara la iluminación y destruyera el ego.

Hay muchas fuentes sobre qué es realmente "Mara", aunque todas concuerdan en lo anterior: dios de la destrucción; señor de la ilusión, líder de los demonios; un demonio; parte negativa que habita en cada persona y construye una ilusión del interior de la propia mente; las contaminaciones mentales de cada individuo, que podríamos denominar "ignorancia", y es esta misma la que impide a los seres alcanzar el nirvana; entidad del reino de los hombres que impide a éstos ver la Ilusión del mundo. Wikipedia]

El maestro ascendido Lanello, nombre que asumió Mark L. Prophet, mensajero de la Gran Hermandad Blanca, al hacer su ascensión. Compuesto por “Lan”, de Lancelot, y “ello”, de Longfellow, dos de sus encarnaciones. Junto con otros seres celestiales, dirige espiritualmente las actividades de The Summit Lighthouse desde el mundo celestial como el "guru siempre presente".

Los maestros ascendidos enseñan que en su verdadero estado Marte es el planeta que representa a la Madre Divina y el chakra de la base. La mensajera Elizabeth Clare Prophet lo describe como “la esfera  blanca de intensa energía ardiente de la Madre Divina”. Pero en eras pasadas las evoluciones de Marte tomaron esa luz blanca pura de la Madre y la  pervirtieron en guerras y el uso indebido del fuego sagrado. Marte, Maldek, Hedron y la Tierra entablaron guerras entre sí utilizando armas nucleares, químicas y biológicas. Los marcianos caídos encarnaron en la Tierra y han fomentado las guerras, el terrorismo, el comunismo y la difusión de su diabólica enfermedad del socialismo y el humanismo científico en África, América del Sur y Europa.

la madre de Jesús. Véase arcángel, Madre María, Tabla de los ocho rayos.

(latín: mater, “madre”). La polaridad femenina (negativa) de la Divinidad, cuya polaridad masculina (positiva) es el Espíritu. La Materia actúa como un cáliz para el reino de Dios y es el lugar de morada de almas en evolución que se identifican con su Señor, el Santo Ser Crístico. La Materia se distingue de la materia, la sustancia de la tierra, terrena, de los reinos de maya, que bloquea en vez de irradiar la luz divina y el Espíritu del YO SOY EL QUE YO SOY.

La materia es la materialización de la Llama de Dios, el medio por el cual el Espíritu adquiere, “físicamente”, cuádruple dimensión y forma a través de la polaridad femenina, o negativa, de la Divinidad. Los maestros ascendidos usan Mater o Matter indistintamente para describir los planos de la existencia que comprenden y se amoldan al cáliz universal, o matriz, para el descenso de la luz de Dios que se percibe como Madre. A través de este aspecto de sí mismo como Madre es como el Espíritu de Dios, el Padre, desarrolla en sus hijos la conciencia del Cristo, el unigénito de Dios, como percepción de sí mismos en el Cristo en desenvolvimiento a través de la llama trinala chispa divina y sello de autenticidad de los coherederos que serán. El alma que desciende de los planos del Espíritu mora en el tiempo y el espacio en la Materia para su evolución espiritual/física, que requiere automaestría en las energías de Dios con el recto ejercicio del libre albedrío. Los cuatro cuerpos inferiores del hombre, de un planeta o de sistemas de mundos —los cuatro planos, cuadrantes y fuerzas cósmicas— ocupan y constituyen las frecuencias de la Materia. Véase Madre, Espíritu.

(inglés: Mater-realization). Realización en la materia.

La unión permanente del alma con el Santo Ser Crístico, en preparación para la fusión permanente con la Presencia YO SOY en el ritual de la ascensión. Véase alma, cámara secreta del corazón, “El ritual de la unión alquímica”, en Estudios del aura humana II, de Djwal Kul.

La melodía individual de nuestra Presencia YO SOY.  “Es como si el Señor tomara la música esférica de toda la creación y la pasara a través de un prisma y cada uno escucha su melodía crística individual. La melodía clave es el código de la creación –de cada componente, de cada elemento. Es la melodía que las estrellas matinales cantaron al unísono en el momento del nacimiento del alma, que sale del Gran Cuerpo Causal a cumplir sus ciclos” (Juan El Amado). Es la “canción de nuestra alma”, una “melodía sagrada” que podemos cantar a nuestro creador. Es la afirmación científica de nuestro ser.

Zadkiel, el arcángel del séptimo rayo, se aseguró de que los chelas de la nueva era entiendan la alegría de la llama, y por eso dio a la llama violeta el nombre de ‘llama violeta cantarina’. Porque esta llameante presencia hace que los átomos y las moléculas de tu ser ‘canten’ al reanudar su frecuencia normal, y con ello se ponen a ‘tono’ con la melodía clave de tu corriente de vida.

Esta melodía clave es el sonido del acorde de tu Presencia YO SOY. Y cuando, por la acción de la llama violeta, liberas las energías de tus cuatro cuerpos inferiores para responder a ese acorde, el maravilloso mundo del microcosmos se mueve en armonía con el gran Macrocosmos de tu Presencia YO SOY y cuerpo causal” (El Morya, 9 de febrero de 1975).

La melodía clave de los seres celestiales captura las frecuencias de su presencia electrónica. “Si no podemos ver a los maestros, ni oírlos si ni conversar con ellos, si no sabemos cómo caminar y hablar conscientemente con los maestros en el sendero de la vida, hay algo que sí podemos hacer: podemos ir al corazón de la música inspirada por las huestes celestiales a muchos músicos capacitados en la tierra que sirven en el quinto rayo de la verdad, la ciencia, la curación y la música y siguen el rastro de la música hasta el corazón de los maestros. Sí, podemos seguir el rastro hasta su corazón y luego al corazón de la música y seguir el rastro hasta nuestra alma, nuestro Santo Ser Crístico y nuestra amada Presencia YO SOY” (Elizabeth Clare Prophet, 2 de julio de 1995).

Un factor importante es que el nombre del maestro o del ángel es también una “melodía clave”. Podemos por ello pronunciar el nombre del maestro y pedir su presencia mientras tocamos su melodía clave. La música más importante que podemos escuchar son las melodías clave de los seres celestiales. Es la música que debería escucharse en las tiendas y los lugares públicos.

Sacerdote del Altísimo, es un antiguo miembro del sacerdocio del fuego sagrado conocido como la Orden de Melquisedec, originada en otros sistemas estelares y de mucha antigüedad. Es el sacerdocio del séptimo rayo, que combina la religión perfecta con la ciencia perfecta. Aparece por primera vez en la Biblia como el sacerdote del Altísimo que bendijo a Abraham cuando éste regresaba de la matanza de los reyes, y quien le dio la décima parte del botín. Melquisedec le sirvió pan y vino, la primera constancia que tenemos en que se sirve la Sagrada Comunión. Fue el iniciado y el adepto más grande del Antiguo Testamento y ascendió al final de esa encarnación.

De la Gran Hermandad Blanca, Elizabeth Clare Prophet

Evangelista. El que va delante de los ángeles llevando a los habitantes de la tierra la buena nueva del evangelio de Jesús el Cristo y, en el tiempo señalado, el Evangelio Eterno. Los mensajeros de la Gran Hermandad Blanca en esta era han sido ungidos apósto­les (apóstol: “el enviado en una misión”) por la jerarquía. Entregaron, a través de los dictados (profecías) de los maestros ascendidos y con el poder del Espíritu Santo, el testimonio y las enseñanzas perdidas de Jesucristo a la simiente del Cristo, las ovejas perdi­das (las almas dañadas y marcadas por los tiranos y los idólatras luciferinos) de la casa de Israel, y a todas las naciones.

     Alguien entrenado por un maestro ascendido para recibir por diversos métodos las palabras, conceptos, enseñanzas y mensajes de la Gran Hermandad Blanca. El que entrega la ley, las profecías y las dispensaciones de Dios a unos hombres y a una era.

[Los mensajeros y maestros espirituales Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, que enseñaron desde una perspectiva única, en una combinación de espiritualidad occidental y misticismo oriental, transmitieron profunda sabiduría y enseñanzas de todos los tiempos sobre el sendero de unión con Dios. Tocaron y transformaron la vida de millones de personas.

Fungieron como mensajeros de la Gran Hermandad Blanca y como portavoces de los maestros ascendidos. Recibieron entrenamiento especial e iniciaciones a lo largo de muchas encarnaciones con el fin de prepararse para este posición en la jerarquía. El papel de mensajero es algo único. Annice Booth, en Memorias de Mark. Mi vida con Mark Prophet, escribe:

“Un mensajero no es un canal ni un médium espiritista; un mensajero está bajo la dispensación de los profetas. En todas las épocas la Hermandad ha tenido lo que llamamos testigos. Ellos son los que escriben la ley, los que suenan la alarma y dan las profecías a la humanidad.

     ”Dios nunca ha dejado a la humanidad sin mensajeros, sin profetas. Prácticamente han pasado inadvertidos, sin ser escuchados, mientras la civilización y el karma seguían su curso.

     ”El entrenamiento para mensajero tiene lugar a lo largo de miles de años. No es algo que se obtenga con estudios psíquicos, ni algo que se reciba por el solo esfuerzo. El cargo de mensajero es una asignación y una ordenación.”]

El ego humano, la voluntad humana y el intelecto humano; percepción de sí sin el Cristo; la naturaleza animal del hombre, llamada hombre mecanizado por el Maestro R.; se le llama morador del umbral en la tradición esotérica. Para el apóstol Pablo, “la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede”.

Romanos 8:7

El Santo Ser Crístico.

“Y así, Sanat Kumara, Gautama, Maitreya, en la sucesión del Cristo Cósmico, han sostenido la Mente de Dios. Y esa Mente, como vuestro Santo Ser Crístico, ejerce presión sobre la tierra con las pisadas de mi llegada” (El Amado Alfa).

El Dios y la Diosa Merú son los manus de la sexta raza raíz (el sexto de siete grupos primarios de almas destinados a encarnar en la tierra). Son sus legisladores y encarnan la imagen crística para todos los miembros de la sexta raza. Son también los patrocinadores de la educación, el aprendizaje avanzado, la aceleración de la mente, el corazón, el alma y el desarrollo pleno del potencial del niño por nacer y de todos los niños a medida que van madurando. Véase manu.

Hija de Sanat Kumara y la maestra ascendida Venus, jerarcas del planeta Venus. Presta servicio en el quinto rayo, el verde, de la curación, la ciencia y la verdad. Acompañó a su padre a la tierra cuando él vino a ayudar a las evoluciones de este planeta. En la Atlántida prestó servicio en el templo de la curación y cuidó el foco de la llama de la curación que ahora se encuentra en el plano etérico sobre Nueva Inglaterra. Su tarea es atender a las necesidades de los niños y está cerca de madres y padres para ayudarles en los problemas de sus hijos y limpiar de influencias nocivas la mente de los niños. Recibe ayuda de sacerdotisas del fuego sagrado que han alimentado la llama de la curación durante miles de años y que se pondrán al lado de la cama de los niños en respuesta a nuestro llamado.

Puedes llamarla de la siguiente manera:

Amada Meta, te pedimos que transfieras a los niños [puedes decir el nombre de tu hijo o hijos] la matriz de cristal para que preserven la claridad cristalina de la conciencia de Dios que tenían al entrar en el escenario del mundo. Que el pensamiento-forma quede anclado en el cuerpo etérico de los niños ahora y siempre.

Expresión utilizada por El Morya, chohán del primer rayo, para describir el trabajo que la conciencia del alma en evolución realiza para aprestarse a la meta de volver a unirse con Dios; proceso de disciplina e iniciación a través del servicio y la dedicación al fuego sagrado por el que pasan las almas que se están preparando para la ascensión, bajo la amorosa dirección de los maestros ascendidos.

[Nombre del Señor Maitreya en Pali, la lengua sagrada del canon del budismo Theravada. Maitreya se deriva del sánscrito maitri: cordialidad.]

(griego: “pequeño mundo”). 1. El mundo del individuo, sus cuatro cuerpos inferiores, su aura y el campo de fuerza de su karma. 2. El planeta. Véase macrocosmos.

(“el que es como Dios”). Arcángel del primer rayo, Príncipe de los Arcángeles, el primero entre sus pares a quien todos los demás arcángeles y sus legiones rinden pleitesía. Conocido como el Defensor de la Fe, el Paladín de la Mujer y Su Simiente y el Líder en la Batalla de Armagedón, que viene en defensa de la conciencia crística en el pueblo de Dios. Su intercesión por los hijos de Dios en esta era está profetizada en Daniel 12:1: “Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue después que hubo gente hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro.”

[Los maestros ascendidos utilizan continuamente la palabra momentum en sus enseñanzas, con el significado original del término, que en inglés es “la fuerza del movimiento [motion] adquirida por un objeto en movimiento [moving] como resultado de la prolongación de [dicho] movimiento [motion]” (traducido de Webster Third International Dictionary).

     La palabra momentum en latín significa “movimiento” y fue usada por el físico y matemático Isaac Newton (1643-1727) para describir un cuerpo en movimiento. El latín era la lengua de uso en las universidades europeas a la sazón. Hoy este concepto se llama “movimiento lineal” o “momento lineal”. Se representa por una p y su fórmula es p = m * v, donde m = masa, v = velocidad. Cuando damos un impulso a un objeto, éste empieza a moverse. La Primera Ley del Movimiento de Newton dice que si se retira el impulso el objeto sigue moviéndose a una velocidad constante. Para parar el objeto hay que aplicar una fuerza. Mientras más pesado el objeto (más masa), más fuerza se requiere para detenerlo. Asimismo, mientras más rápido va el objeto (más velocidad), más difícil resulta detenerlo.

     La palabra momentum es una deformación de movimentum, formada por el verbo movere (“mover”) y el sufijo -entum, equivalente a -ento en español, que en este caso indica estado físico.

     Podría traducirse por “momento”, pero para evitar confusión con el significado más común de este término (un instante de tiempo) hemos dejado siempre “moméntum” en nuestras traducciones. Es el equivalente de lo que algunos traducen por "impulso acumulado".]

Término utilizado a veces para designar al anti-yo, al no-yo, al yo sintético, la antítesis del Yo Real, el conglomerado del ego autocreado, erróneamente concebido debido al uso incorrecto del don del libre albedrío, compuesto por la mente carnal y una constelación de energías contaminadas, campos de fuerza, focos y magnetismo animal que conforman la mente subconsciente. El contacto del hombre con el yo antimagnético serpentino —el enemigo de Dios y su Cristo y de la reunión del alma con este Cristo— se hace a través del cuerpo de los deseos, o cuerpo astral, y del chakra del plexo solar. El morador del umbral es, pues, el núcleo de un vórtice de energía que conforma “el cinturón electrónico”, que tiene forma de timbal y rodea a los cuatro cuerpos inferiores de la cintura hacia abajo. La cabeza de serpiente del morador del umbral se ve emerger algunas veces del pozo negro del inconsciente. Este cinturón electrónico contiene la causa, efecto, registro y memoria del karma humano en su aspecto negativo. El karma positivo, las obras hechas con conciencia divina, se registra en el cuerpo causal y está sellado en los anillos electrónicos de fuego que rodean a la Presencia YO SOY de cada individuo. Cuando la serpiente del morador despierta por la presencia del Cristo, el alma tiene que tomar la libre decisión de acabar, mediante el poder de la Presencia YO SOY, con este Anticristo personal y obstinado y convertirse en el defensor del Yo Real hasta que el alma se haya reunido por completo con Aquel que es el SEÑOR justo, el SEÑOR, JUSTICIA NUESTRA, el verdadero Ser de toda corriente de vida en el sendero de iniciación.

     El morador se le aparece al alma en el umbral de la percepción consciente y llama a la puerta para entrar en el reino “legítimo” de la individualidad autorreconocida. El morador querría entrar para convertirse en el amo de la casa. Pero es al llamado del Cristo, y sólo ése, al que debe responderse. Sólo a él se le debe dejar entrar. La iniciación más trascendental en el sendero del discípulo del Cristo es la confrontación con el no-yo. Pues si el alma, que es una con la Mente del Cristo, no lo mata, emergerá para devorar a esa alma con toda la ira del odio que tiene hacia la Luz. La necesidad de un instructor en el sendero y del guru Sanat Kumara entre nosotros, físicamente manifestado en la Mensajera de Maitreya, es para mantener el equilibrio tanto espiritualmente como en la octava física para cada individuo iniciado en el senderoa medida que se va aproximando al encuentro, cara a cara, con el morador del umbral. El morador del umbral planetario está personificado en las fuerzas del Anticristo.

Véase El Morya.

Chohán del primer rayo, de la Voluntad de Dios. Maestro ascendido. Jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran Hermandad Blanca, fundador de The Summit Lighthouse, instructor y patrocinador de los mensajeros Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet. Su extraordinaria devoción a la palabra y las obras de Dios es una poderosa corriente que ha permeado todas las encarnaciones de su alma en la tierra, durante las que permaneció firme en el papel de defensor, instructor y ejemplo delante de nuestro espíritu elevándose vertiginosamente hacia el Amor. Véase Tabla de los ocho rayos .

véase Lemuria

Lemuria o Mu, el continente perdido del océano Pacífco que, según los descubrimientos de James Churchward, arqueólogo y autor de El continente perdido de Mu, se extendía cinco mil kilómetros hacia el sur desde el norte de Hawái, hacia la Isla Oriental y las islas Fiyi, y estaba constituido por tres áreas de tierra que median más de ocho mil kilómetros de oriente a poniente. La historia que relata Churchward sobre la antigua Tierra Madre está basada en registros inscritos en tablillas sagradas que asegura haber descubierto en la India. Descifró dichas tablillas con la ayuda de un sacerdote de un templo hindú. Durante cincuenta años de inves­tigación confirmó su contenido comparando con otros textos, inscripciones y leyendas que descubrió en el Sudeste de Asia, en Yucatán (México), Centroamérica, las islas del Pacífico, Norteamérica, el antiguo Egipto y otras civilizaciones. Él calcula que Mu fue destruido aproximadamente hace doce mil años por el colapso de las cámaras de gas que sostenían al continente.

Mapa de Lemuria de El continente perdido de Mu, por James Churchward (1927). Este mapa basado en lecturas de antiguos textos que hizo Churchward, muestra el continente de Lemuria como era antes de su destrucción final.

[(sánscrito, “sello”, “marca” o “gesto”). Gesto simbólico principalmente de las manos y los dedos, utilizado en ceremonias, estatuas y arte budista así como en la danza de la India y en el yoga. Algunos se realizan con el cuerpo entero.]

(sánscrito: "raíz, base, cimientos”). Chakra de la base de la columna. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

Se compone de la Presencia YO SOY y el Cuerpo Causal. Véase gráfica de tu Ser Divino.

El entero campo de fuerza del ser, las esferas interconectadas de influencias (hereditarias, del entorno, kármicas) que conforman la percepción de sí que se identifica como humana. El punto de referencia de la percepción inferior o no-percepción de la que la humanidad debe salirse y evolucionar hacia la realización de que el Yo Real es el Ser Crístico.

Chohán del sexto rayo, del servicio. Véase Tabla de los ocho rayos .

Maestra ascendida, hermana de Chananda, trabaja con los jóvenes, apareciéndose con frecuencia como una joven muchacha en partes de la India y China, enseñando y ayudando a la gente.

[La meta de la vida según las filosofías hindú y budista: el estado de liberación de la rueda de renacimientos mediante la extinción de los deseos.]

 Véase Divino Niño-Hombre.

Véase Meta.

["¿Cuál, oh monjes, es el camino medio que el Tathagata ha penetrado que genera la visión, que genera el conocimiento, que conduce a la paz, que conduce a la sabiduría, que conduce a la iluminación y que conduce al nirvana? Simplemente este Noble Sendero Óctuple; es decir, Recto Entendimiento, Recto Pensamiento, Recto Lenguaje, Recta Acción, Recta Vida, Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Concentración." Dhammacakkappavattana Sutta, primer discurso del Buda]

Una encarnación de Lanello.

Entre 1952 y 1958 el maestro ascendido El Morya dictó a su amanuense Mark L. Prophet una serie de notas. El volumen publicado de estas notas incluye 39 cartas a los chelas que conforman el “Ashram” y seis rituales para que se realicen simultáneamente alrededor del mundo.
El Morya explica en el capítulo 2: “Nuestro principal motivo para fundar este ashram es vincular a los corazones alrededor del mundo en un ritual de meditaciones en grupo programadas. Aun cuando el tiempo y el espacio nos separen, nos reuniremos todos en una unión de conciencia, trabajando y esforzándonos para dar nacimiento  a nuestro ashram para Dios.”
Los seis rituales están contenidos en Rituales del Ashram.

En Estudios intermedios de alquimia, Saint Germain enseña cómo atraer millones de “puntos focales de luz” hacia una “nube de energía infinita”, brillante, pulsante, que puede ser dirigida a los problemas personales y planetarios para la curación de situaciones específicas, entre ellas enfermedad, contaminación, crímenes y guerra.

(hebreo: "los que cayeron" o "los que fueron arrojados", de la raíz semítica nephal, "caer"). Una raza bíblica de gigantes o semidioses referida en Génesis 6:4; los ángeles caídos que fueron arrojados del cielo a la tierra (Apocalipsis 12:7-9). Véase ángeles caídos.

El sanctasantórum, foco de la Llama de la Vida que arde en el corazón.

Véase Tabla de los ocho rayos .

Véase plano etérico.

Aquello que está velado, escondido. Los misterios “ocultos” de la Gran Hermandad Blanca guardados en sus retiros por miles de años están siendo dados a conocer hoy por los maestros ascendidos por medio de sus mensajeros. Hay pruebas en las escrituras y en otros textos no incluidos en la Biblia –tales como los evangelios gnósticos, especialmente el Evangelio de Tomás y el Evangelio Secreto de Marcos– de que los apóstoles guardaron una enseñanza secreta y avanzada que Jesús dio a su círculo interno. ¿Se refería a eso Pablo cuando dijo: “Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria.”

1 Corintios 2:7

Véase Ciclopea.

AUM. Silaba sagrada. El sonido universal.

 

Véase Alfa y Omega.

Omri-Tas el el regente del Planeta Violeta . Saint Germain nos ha dicho que lleva en el aura una intensidad tal de llama violeta y del séptimo rayo que se extiende mucho más allá del tamaño del planeta tierra. Omri-tas tiene su morada con el Señor del Mundo en Shamballa (por encima del desierto del Gobi), donde él y su séquito de servidores de Dios el Altísimo han prometido mantener la llama violeta de la libertad en la tierra. Su complemento divino guarda la vigilia en el corazón del Planeta Violeta junto con 144 mil sacerdotes del fuego sagrado.

Las evoluciones del Planeta Violeta han servido a la llama violeta por miles de millones de años y utilizan la llama violeta para atender las necesidades de la vida: para limpiar su casa, para cuidar y purificar el planeta, e incluso para lavar y bañarse en ella. Las tareas menores son realizadas por ángeles y elementales de llama violeta, lo que permite a la gente el sendero del adepto y servir en otros hogares planetarios.

Véase elementales, Elohim.

Señor,

Hazme un instrumento de tu paz.
Que donde haya odio siembre yo amor
Donde haya ofensa perdón
Donde haya duda fe
Donde haya desesperación esperanza
Donde haya oscuridad luz
y donde haya tristeza alegría.
 
Oh, Divino Maestro,
Concédeme que no busque
ser consolado sino consolar,
ser comprendido sino comprender,
ser amado sino amar.
Porque dando es como recibimos,
perdonando como somos perdonados
y muriendo como nacemos a la vida eterna.

Véase jerarquía cósmica.

Son los directores del elemento fuego. Tienen a su cargo a las salamandras, los seres elementales del fuego que sirven en este planeta. Colocados en la línea 12 del reloj cósmico, su función bajo la dirección de las cuatro fuerzas cósmicas focalizadas en el Eje, estas llamas gemelas prestan servicio desde el retiro de Hércules, sobre Half Dome, en el parque nacional Yosemite, y desde su propio foco en el reino etérico, sobre una isla del mar de Bering, frente a las costas de la península de Kamchatka.

Chohán del tercer rayo, del amor. Véase Tabla de los ocho rayos .

Padma Sambhava es reverenciado como "el Querido Guru" en todos los países aledaños a la cordillera de los Himalayas. Es el fundador del budismo tibetano y sus adeptos lo veneran como "el segundo Buda".
Su nombre significa "El Nacido del Loto". Aunque gran parte de su vida y su obra están envueltos en la leyenda, se dice que fue el estudioso más famoso de la universidad monástica de Nalanda, en la India, en el siglo VIII a.C. Era conocido por sus poderes místicos y su dominio de las ciencias ocultas, especialmente por su conocimiento y aplicación de dharani ("sentencias místicas"). También poseía un gran dominio de conocimientos del mundo, desde lenguas y artes refinadas hasta las ciencias de la tierra y la arquitectura.

La Palabra es el Logos, el poder de Dios y la realización de ese poder encarnado en y como el Cristo. Los devotos del Logos liberan las energías de la Palabra en el ritual de la ciencia de la Palabra hablada. Es a través de la Palabra como el Dios Padre-Madre se comunica con la humanidad. El Cristo es la personificación de la Palabra. Véase Cristo, decreto.

La Palabra del SEÑOR Dios que fue pronunciada en los fíat originales de la creación. La emisión de las energías de la Palabra, o Logos, a través del chakra de la garganta por los Hijos de Dios en confirmación de la Palabra perdida. Está escrito: “Por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12:37). Cuando el hombre y la mujer reconsagran el chakra de la garganta afirmando la Palabra de Dios, se convier­ten en instrumentos de los mandamientos de Dios que cumplen la ley de su re-creación a imagen del Hijo.

Las invocaciones que ofrecían los sacerdotes y sacerdotisas del fuego sagrado en Lemuria con el poder de la Palabra hablada se daban originalmente siguiendo la ciencia del Logos. La perversión de esta ciencia en la práctica de la magia negra ocurrió más tarde, en los últimos días de Lemuria, provocando la destrucción de los templos de la Virgen Cósmica y el terremoto por el que se hundió el continente. Las estatuas de la isla de Pascua son los vestigios del sitio donde las guerras de los dioses hicieron estremecer a la tierra en aquellos días terribles. En contraste, esta ciencia de la Palabra hablada fue utilizada en su forma pura por los israelitas para derribar las murallas de Jericó. Hoy los discípulos utilizan el poder de la Palabra en decretos, afirmaciones, plegarias y mantras para atraer la esencia del fuego sagrado desde la Presencia YO SOY, el Ser Crístico y los seres cósmicos que encauzan la luz de Dios hacia matrices transmutadoras y transformadoras para obrar cambios constructivos en los planos de la Materia.

La ciencia de la Palabra hablada (junto con la ciencia del concepto inmaculado) es el ingrediente clave y esencial en toda alquimia. Sin la Palabra hablada no hay alquimia, no hay crea­ción, no hay cambio ni intercambio en ninguna parte de la Vida. Es la piedra blanca del alquimista, que cuando se aplica con éxito con los secretos de la llama del corazón revela el “nuevo nombre escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe”. Bienaventurado el que triunfa sobre la oposición que la mente carnal interpone al ejercicio —la práctica que hace al maestro—de la ciencia de la Palabra hablada en el ofrecimiento de decretos dinámicos diarios al SEÑOR, pues a éste dará el Espíritu Santo “a comer del maná escondido”.

El maestro de la era de Acuario, Saint Germain, enseña a sus discípulos a invocar, por el poder de la Palabra hablada, la llama violeta para el perdón de los pecados y para el bautismo del fuego sagrado en preparación para la transición hacia una Conciencia Divina más elevada.

Véase Diosa de la Verdad, Señores del Karma.

Parvati es la dulce madre y esposa. Su unión con Shiva es el prototipo del matrimonio ideal. Mujer hermosa y graciosa, es a menudo representada con Shiva en escenas domésticas o sentada a su lado y conversando. A veces aparecen con su hijo Skanda, conocido también como Karttikeya, el dios de la guerra; en un Upanishad es identificado con el dios-sabio al que llamamos Sanat Kumara. Según la mitología hindú, cuando la adorable Parvati no pudo conquistar el amor de Shiva… Véase Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente .

Sistema monetario que fija el valor de la unidad monetaria en términos de una determinada cantidad de oro.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

Cartas semanales de instrucción dictadas por los maestros ascendidos a sus mensajeros, Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet dirigidas los estudiantes de los misterios sagrados en todo el mundo. Las Perlas de Sabiduría han sido publicadas por The Summit Lighthouse continuamente desde 1958. Contienen tanto enseñanzas básicas como avanzadas acerca de la ley cósmica con una aplicación práctica de las verdades espirituales a los problemas personales y planetarios.

En términos generales, cualquier desviación de la ley cósmica resultante del ejercicio del libre albedrío.

Véase Pearls of Wisdom.

El primer individuo que cayó (antes que Lucifer). Se rebeló contra Dios porque su hijo murió y nunca aceptó su muerte. Con él en los brazos, maldijo a Dios, alzó el puño contra Él y en su furia decidió que se vengaría por haber tomado la vida de su hijo. Determinó que pervertiría a Lucifer, y efectivamente así fue. Se alejó de Dios porque se rehusó a aceptar la justicia de las vicisitudes de la vida.

Plan de Dios para el alma, para la individualización de la llama divina ordenada en el principio, cuando el arquetipo original de la vida fue impreso sobre el núcleo de fuego blanco de la Presencia YO SOY individual. El plan divino determina los límites de la expresión individual del libre albedrío. Tal como la bellota está destinada a convertirse en roble, cada alma individual está destinada a realizar la plenitud de su potencial preordenado (pero no predestinado) atrayéndolo del Árbol de la Vida: de la Presencia YO SOY y el cuerpo causal, haciendo uso del libre albedrío. Qué es ese potencial y cómo ha de autorrealizarse en esta vida es algo conocido por Dios y puede ser revelado a la conciencia externa a través de la dedicación tanto al Ser Crístico individual como a la Presencia YO SOY y al Gran Director Divino.

Frecuencia del tiempo y el espacio más allá del plano físico pero por debajo del mental, correspondiente al cuerpo emocional del hombre y al inconsciente colectivo de la raza; el depósito de los patrones de pensamiento y sentimiento colectivos, conscientes e inconscientes, de la humanidad. El propósito original de esta banda o frecuencia es que amplificara los pensamientos y sentimientos puros de Dios en el hombre. En vez de ello, ha sido contaminada con los registros impuros (vibraciones) de la memoria de la raza, multiplicados al infinito por una evolución atrapada en los embates de las contracorrientes y los ciclos repetitivos de su propia negatividad. A esto se debe que el término “astral” se emplee a menudo en un contexto negativo para referirse a lo impuro o psíquico.

El reino de los cielos. El plano más elevado en la dimensión de la Materia; plano tan concreto y real (y más todavía) que el plano físico pero que se experimenta a través de los sentidos del alma en una dimensión y una conciencia más allá de la percepción física. El plano en que los registros akáshicos de la evolución completa de la humanidad se plasman individual y colectivamente. Es el mundo de los maestros ascendidos y sus retiros, ciudades etéricas de luz donde las almas de un orden mayor de evolución moran entre una encarnación y otra. Es el plano de la realidad libre de la sociedad sórdida, pecaminosa y enferma que los hombres y los demonios han conformado en los planos terrenales. Aquí la era de oro está en curso. El Amor es la plenitud de la Presencia de Dios por doquier, y los ángeles y los elementales, junto con los niños de Dios, sirven en armonía para manifestar el reino del Cristo en la Era Universal, por los siglos de los siglos. Como tal, es el plano de transición entre los reinos terrenal/celestial y el reino de Dios, el Espíritu, o Absoluto.

     El plano etérico inferior se traslapa con los cinturones astral, mental y físico. Está contaminado por estos mundos inferiores ocupados por la falsa jerarquía y la conciencia de masas que ésta controla, incluidas sus matrices y emociones (inglés: e-motions = energies in motion, “energías en movimiento”).

O las Siete Vírgenes. En nuestra porción del universo, las Pléyades es la sede de la Gran Hermandad Blanca. Los griegos dieron a este grupo del estrellas el nombre de las siete hijas de Atlas y Pléyone. Están situadas en la constelación de Tauro, a una distancia de 400 años luz de la tierra y tienen un tamaño angular un poco mayor que el de la luna. De las 500 estrellas que conforman este grupo, seis son visibles a simple vista. Dice la leyenda que la séptima está perdida o escondida. Desde tiempos antiguos se conocen como las Siete Hermanas y son el foco de los siete rayos de lo Divino Femenino.

La trinidad de la llama trina. El poder representa al Padre, la sabiduría al Hijo y el amor al Espíritu Santo. La manifestación equilibrada de estas cualidades divinas en y como la llama que está dentro del corazón es la premisa para la cristeidad personal. Atributos de la concepción hindú de la Trinidad como 1. Brahma, el Creador, 2. Vishnu, el Preservador y 3. Shiva, el Destructor del mal/Liberador de las almas. Según la tradición oriental, la Madre Divina es la fuerza universal, o Shakti, que envía la luz/acción, energía/conciencia de esta llama trina del Espíritu hacia el cosmos material a través del corazón precioso de sus hijos.

Maestra ascendida. A lo largo de miles de años de servicio a Dios en el séptimo rayo de la justicia, la libertad, la miseri­cordia, el perdón, la alquimia y el ritual sagrado, la amada Porcia alcanzó la personificación de la Llama de Dios y la conciencia divina de la Justicia divina como Oportunidad divina. Por tal motivo se le conoce como Diosa de la Justicia o Diosa de la Oportunidad. Representa el sexto rayo, el rayo del servicio y la ministración, en el Consejo Kármico y guarda la llama de la justicia y la oportunidad para las evoluciones de la tierra. La amada Porcia es la llama gemela y consorte divina de Saint Germain. Juntos dirigen el siguiente ciclo de dos mil años, la séptima dispensación conocida como era de Acuario.

Ser un portador de luz significa llevar al Cristo, es el que lleva la Luz que es Cristo; alguien que lleva la responsabi­lidad de la cristeidad en sí mismo y en otros defendiendo la verdad y honrando a Dios; alguien que ha sido ungido por la conciencia crística y profesa esta iluminación para todos. El Portador de Luz es el Guardián de la Llama cuyo lema debe ser “YO SOY el guardián de mi hermano - YO SOY el guardián de la Luz del Cristo en mi hermano”.

Véase Purusha.

La esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. Véase Espíritu Santo.

Véase Presencia YO SOY.

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Véase Presencia YO SOY.

Un duplicado de la Presencia YO SOY de un maestro ascendido.

(griego: psyche, “alma”). n. Aquel que ha desarrollado sus facultades solares (inglés: solar) o del alma (inglés: soul) hasta alcanzar una percepción acrecentada de los cinturones físico, astral, mental y algunas veces etérico de la tierra y sus evoluciones. Un psíquico ha desarrollado, en esta o en encarnaciones anteriores, facultades de sensibilidad o percepción extrasensorial a las cuales la humanidad en general no tiene acceso. Esto puede incluir estados alterados por encima o por debajo del umbral normal de la conciencia así como la utilización de la computadora de la mente subconsciente o de la mente supraconsciente. Aunque hay quienes utilizan estas facultades constructivamente con un grado respetable de exactitud, en muchos casos ni la información ni el discernimiento que se hace de ellas son confiables.

     adj. El término “psíquico” se ha venido utilizando como sinónimo del término “astral” en su contexto negativo y se refiere a la penetración y a la manipulación de la energía en el nivel del plano astral. Según los maestros ascendidos, aquel que ha involucrado sus energías en el psiquismo o en los fenómenos psíquicos está funcionando en el plano astral inferior. Así, por los fuertes lazos establecidos con las entidades de las octavas inferiores, pospone el día de su verdadero desarrollo espiritual y de ser uno con la Divinidad. A la inversa, siendo uno con Dios y a través de la percepción directa de las octavas más altas, puede obtener beneficios espirituales para su alma en el plano etérico (mundo celestial), al viajar en su envoltura etérica a los retiros de los maestros ascendidos de la Gran Hermandad Blanca y a las ciudades y templos de luz que se localizan en ese plano. La verdadera maestría espiritual no se mide por la clarividencia o los fenómenos psíquicos sino por el control divino delos fuegos sagrados del corazón y la experiencia en el sendero del Amor.

El Maestro y la Enseñanza de una dispensación.

Véase Tabla de los ocho rayos .

(hebreo cherub, pl. cherubim). Miembro de una orden de seres angelicales dedicados a la expansión y protección de la llama del amor, que esgrimen la espada y el juicio del rayo rubí y del Espíritu Santo. Por eso Jehová Dios puso en la entrada “oriente [la entrada a la conciencia crística] del huerto del Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía a todos lados, para guardar el camino del Árbol de la Vida”. Asimismo, el SEÑOR instruyó a Moisés para que fabricara querubines de oro como focos de estos autén­ticos guardianes angelicales del trono de misericordia del Arca de la Alianza. Tradicionalmente, Dios andaba entre los querubi­nes y le habló a Moisés desde el trono de misericordia: el altar de la Presencia YO SOY, cuya Ley, grabada en tablillas de piedra, fue llevada en el arca de un lugar a otro en su deambular por el desierto. David describe al SEÑOR montado en un querubín que volaba en las alas del viento. Ezequiel describe a los querubines como criaturas de cuatro alas y cuatro rostros acom­pañados de ruedas que giraban. Se puede identificar al querube con el caribú, genio alado, el “intercesor” en los textos mesopotámicos, retratado como esfinge, glifo o criatura humana alada. A lo largo y ancho del cosmos es posible encontrar a los sabios y pode­rosos querubines realizando múltiples servicios para Dios y Su simiente.

Génesis 3:24; Éxodo 25:17-22; 2 Samuel 22:11; Ezequiel 1, 10

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

(inglés: rapture). [El arrebatamiento, mejor conocido como rapto, es la creencia de algunas iglesias cristianas fundamentalistas, sobre todo de las premilenaristas, de que muy cerca del final de los tiempos, antes de la segunda venida de Cristo, un selecto grupo de cristianos fieles será arrebatado de la tierra, elevado por los aires y ascendido a los cielos, de modo que será dispensado de sufrir las tribulaciones apocalípticas del fin del mundo. La creencia fue desarrollada por el evangelista angloirlandés John Nelson Darby hacia 1830. Surgió de una interpretación literal de 1 Tesalonicenses 4:17 (“Luego, nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos [los muertos en Cristo] en las nubes para recibir al Señor en el aire y así estaremos siempre con el Señor”), que los creyentes en el rapto ven apuntalada en otras citas bíblicas como Mateo 24:29-312 Tesalonicenses 2:1-4 y ciertos pasajes deApocalipsis, particularmente aquel en que se narra cómo el hijo dado a luz por la mujer es arrebatado y llevado al cielo (Apocalipsis 12:5).]

Esto es lo que Jesús ha dicho a través de la mensajera de la Gran Hermandad Blanca (14 de abril de 1974):

"El santo rapto, descrito por muchos, es en realidad una gran espiral de la conciencia cósmica del Señor que llegará para rodear al planeta como en una túnica envolvente, una espiral de ardiente luz. Y todos serán atraídos al centro de este fuego, y aquellos que hayan exteriorizado ese fuego y esa espiral como conciencia crística vivirán en la llameante Presencia del Todopoderoso. Pero aquellos que no hayan desenvuelto el paquete del reino de Dios que está en el interior, aquellos que no hayan liberado el fuego luminoso del corazón verán que serán consumidos al contacto con ese gran fuego. Ésta es la conclusión de una era, y cuando ese movimiento hacia el centro del ser ocurra, será para la terminación de un período de evolución, de una espiral que ha llegado y una espiral que volverá al corazón de Dios."

Uno de los Cinco Budas Dhyani .

Haz de luz o de otra energía radiante. Los rayos son las emanaciones de luz de la Divinidad que, cuando se invocan en el nombre de Dios o en el nombre del Cristo, prorrumpen como una llama en el mundo del individuo. Los rayos pueden ser proyectados por la conciencia divina de seres ascendidos o no ascendidos a través de los chakras y del tercer ojo como una concentración de energía que asume numerosas cualidades divinas, como amor, verdad, sabiduría, curación, etc. Haciendo mal uso de la energía de Dios, los practicantes de magia negra proyectan rayos que tienen cualidades negativas, tales como rayos mortales, rayos de sueño, rayos hipnóticos, rayos de enfermedad, rayos psicotrónicos, el mal de ojo, etc. Véase Tabla de los ocho rayos .

El rayo rubí es un intenso amor, sagrado, que se desarrolla a través del sendero del sacrificio, la renuncia, la abnegación y el servicio para enaltecer a la vida sensible. El rayo rubí activa el primer rayo secreto y eventualmente los cinco rayos secretos. Es el fuego rubí del más elevado amor el que aniquila la ignorancia y el mal.

Las emanaciones de luz procedentes de la Divinidad, por ejemplo los siete rayos de la luz blanca, que emergen a través del prisma de la conciencia crística y que son: 1. azul, 2. amarillo, 3. rosa, 4. blanco, 5. verde, 6. púrpura y dorado y 7. violeta. Hay también cinco “rayos secretos”, cuyo origen es el núcleo blanco del ser, y numerosos rayos cósmicos personalmente matizados por las huestes celestiales que irradian a través del sagrado corazón de los emisarios del Padre hacia las corrientes de vida menos evolucionadas. Véase Tabla de los ocho rayos .

Almas que encarnan como grupo y que tienen un patrón arquetípico, un plan divino y una misión únicos que cumplir en la tierra. Véase manu.

El renacimiento de un alma en un nuevo cuerpo humano. El alma sigue regresando al plano físico con un nuevo cuerpo templo hasta que no salda su karma, alcanza la automaestría, supera los ciclos del tiempo y el espacio y finalmente se une de nuevo con la Presencia YOSOY a través del ritual de la ascensión.

Las impresiones de todo lo que ha acontecido alguna vez en el universo físico, grabadas en la sustancia etérica y la dimensión conocidas como akasha (raíz sánscrita: kas,“estar visible, aparecer”, “brillar con fuerza”, “ver claramente”). Akasha es la sustancia primaria, la esencia etérica más sutil que llena todo el espacio; la energía “etérica” que vibra a una cierta frecuencia a manera de absorber, o registrar, todas las impresiones de la vida de un individuo. Estos registros pueden ser leídos por adeptos o por aquellos que tienen facultades del alma (psíquicas) desarrolladas

“Todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque ésta es la ley y los profetas ” (Mateo 7:12). [O: “No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti.”]

El reino de Dios es Su conciencia: todo-luz, todo-poder, todo-sabiduría y todo-amor. Es la Trinidad en manifestación, la llama trina dentro del corazón.

Reloj cósmico: la ciencia de graficar los ciclos del karma y las iniciaciones del alma en las doce líneas del reloj bajo las Doce Jerarquías Solares. Enseñada por la Madre María a Mark Prophet y Elizabeth Clare Prophet para que los hijos e hijas de Dios regresen a la Ley del Uno y a su punto de origen más allá de los mundos de la forma y de la causalidad inferior.

El retiro de un maestro es su hogar de luz, su templo y su lugar de servicio. Los retiros son focos de la Gran Hermandad Blanca localizados principalmente en el plano etérico, que es donde presiden los maestros ascendidos. Los retiros anclan una o más de las llamas de la Divinidad así como el moméntum de servicio de los maestros y su realización espiritual para el equilibrio de la luz en los cuatro cuerpos inferiores de un planeta y sus evoluciones. Cumplen múltiples funciones para los consejos de la jerarquía que sirven a las ondas de vida de la tierra y algunos retiros están abiertos para individuos no ascendidos, cuya alma puede viajar a estos focos en su cuerpo etérico entre una encarnación y otra en la tierra, o en su cuerpo sutil durante el sueño o samadhi.

     Muchos de los retiros de los maestros, incluyendo sus escuelas de misterios, estuvieron en el plano físico durante las primeras eras de oro de la tierra e incluso después de la Gran Rebelión y la Caída de los ángeles caídos. Ante la destrucción y la profanación de sus templos, los maestros retiraron sus centros y sus llamas al plano etérico, de ahí el término “retiro”. Después de la ascensión del mensajero Mark L. Prophet el 26 de febrero de 1973, los Señores del Karma dieron otra oportunidad a los hijos de Dios de saldar su karma asistiendo a las clases en los retiros de los siete chohanes, el Maha Chohán y los Instructores del Mundo. El primero de enero de 1986, Gautama Buda y los Señores del Karma respondieron a la petición de los Señores de los Siete Rayos de abrir las universidades del Espíritu que se encuentran en sus retiros etéricos a decenas de miles de estudiantes para proseguir sistemáticamente el camino de la automaestría en los siete rayos. Los estudiantes viajan en su cuerpo sutil durante el sueño y pasan catorce días en el retiro de cada uno de los chohanes y del Maha Chohán. Véase Tabla de los ocho rayos.

Véase Rex y Nada, Bob y Pearl.

Rex y Nada, Bob y Pearl son jóvenes maestros ascendidos que vivieron en el siglo XX en Estados Unidos. Recibieron las iniciaciones para la ascensión bajo los auspicios del Gran Director Divino, Saint Germain, la maestra ascendida Leto y los mensajeros Godfre y Lotus, en los años treinta del siglo XX.

Su actividad consiste en servir a los jóvenes del mundo haciendo surgir la llama trina del núcleo de fuego blanco de todos los átomos y células del ser del hombre. Pearl concentra la pureza del cuarto rayo (blanco); Bob, el primer rayo (azul); Nada, el tercero (rosa); y Rex, el segundo (oro).

Rex y Nada, Bob y Pearl son jóvenes maestros ascendidos que vivieron en el siglo XX en Estados Unidos. Recibieron las iniciaciones para la ascensión bajo los auspicios del Gran Director Divino, Saint Germain, la maestra ascendida Leto y los mensajeros Godfre y Lotus, en los años treinta del siglo XX.

Su actividad consiste en servir a los jóvenes del mundo haciendo surgir la llama trina del núcleo de fuego blanco de todos los átomos y células del ser del hombre. Pearl concentra la pureza del cuarto rayo (blanco); Bob, el primer rayo (azul); Nada, el tercero (rosa); y Rex, el segundo (oro).

En los tiempos del Edén, el planeta tierra dio albergue a corrientes de vida de otros planetas y sistemas de mundos consideradas “rezagadas” debido a que hicieron mal uso de su libre albedrío, habiendo decidido resistirse a la evolución cósmica y a marchar al paso del avance espiritual de sus propios planetas y sus habitantes. Prefirieron ejercer el control personal de su propia energía, recibir reconocimiento y el honor de sus logros y dominar a los demás en vez de obedecer la ley universal del amor, introduciendo así la oscuridad y el dolor en el Jardín del Edén y contribuyendo a la “caída del hombre”.

(inglés: right-you-all = "rectifícalo todo"). Éste debería ser el rito cotidiano: pedir al Señor que rectifique todo lo que está desalineado en nosotros a través del sagrado ritual. Éste es el verdadero significado de la palabra "ritual".

La llama gemela de Pablo el Veneciano. Nacida el 18 de febrero de 1907 en Topeka, Kansas, EUA (ahí nació también Clara Louise Keninger), hizo su ascensión desde Albuquerque, Nuevo México, en 1995, a los 88 años. Un alma llena de fuego y fiel y leal a la causa de la Gran Hermandad Blanca, con la que mucho contribuyó.
Encontró las enseñanzas de los maestros ascendidos en el Movimiento YO SOY hacia 1936. En los años de cincuenta, cuando era miembro de la organización Bridge to Freedom (Puente Hacia la Libertad), Pablo el Veneciano dio un dictado durante el cual reveló que Ruth era su llama gemela y que cuando ascendiera llevaría el nombre de Diosa de la Belleza.
Como llama gemela de Pablo el Veneciano, su vida estuvo totalmente dedicada a la verdad y a la belleza. Pintaba y derramaba toda su devoción en sus pinturas. Creó muchos retratos de los maestros ascendidos (Pablo el Veneciano, Saint Germain, la Madre María, Lady Nada, Kuan Yin, Sanat Kumara y Lady Venus).

(sánscrito: “multiplicado por mil”). Chakra de la coronilla. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

Chohán del séptimo rayo, de la libertad. Maestro ascendido. Jerarca de la era de Acuario y patrocinador de los Estados Unidos de América. Inicia a las almas en la ciencia y el ritual de la alquimia y la transmutación con la llama violeta, mediante el poder de la Palabra hablada, la meditación y la visualización. Su retiro en América del Norte es la Cueva de los Símbolos en Table Mountain, Wyoming. También utiliza el Retiro del Royal Teton en el Grand Teton, en Jackson Hole (Wyoming); el retiro de su guru, el Gran Director Divino, la Cueva de la Luz en la India; y la Mansión de Rakoczy, su foco en Transilvania. Las melodías clave de la Mansión de Rakoczy son: Cuentos de los Bosques de Viena y la Mar­cha Rakoczy. Véase Tabla de los ocho rayos .

Véase elementales, Elohim.

[(sánscrito: “juntar, unir”). En el hinduismo, estado de profunda concentración o absorción que desemboca en la perfecta unión con Dios; el estado más elevado de yoga. En el budismo, samadhis son numerosos modos de concentración que se cree que en última instancia producirán poderes espirituales más elevados y el logro de la iluminación o nirvana.]

[(sánscrito: “deambular de un lado a otro”). Los ciclos de nacimiento, sufrimiento y muerte, consecuencia del karma, que se repiten indefinidamente. A veces se traduce como transmigración o metempsicosis. Existencia corpórea. El universo de la manifestación y los fenómenos, en contraste con la existencia real que existe detrás de él.]

Véase Kuthumi.

Véase Saint Germain.

Gran Guru de la simiente del Cristo a lo largo y ancho del cosmos; jerarca de Venus; el Anciano de Días mencionado en Daniel 7:9, 13, 22; uno de los Siete Santos Kumaras. Hace mucho tiempo vino a la tierra en los momentos más oscuros de ésta, cuando toda la luz se había extinguido en sus evoluciones, pues no quedaba un solo individuo en el planeta que diera adoración a la Presencia de Dios. Ciento cuarenta y cuatro mil almas se ofrecieron como voluntarias para auxiliar a Sanat Kumara en su misión y lo acompañaron junto con legiones de ángeles…

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos.

La Madre Divina en su manifestación como Sarasvati es la shakti [fuerza] de Brahma, el Creador en la Trinidad hindú, el equivalente de Dios Padre en la Trinidad occidental. Es el Divino Legislador, la fuente de todo el conocimiento. Juntos, Brahma y Sarasvati son la encarnación de la fuerza cósmica. Sarasvati es conocida como la Diosa de la Palabra. Se la identifica con Vac, la Palabra. Representa la elocuencia y articula la sabiduría de la Ley. Es la Maestra-Madre para aquellos de nosotros que amamos la Ley revelada por Brahma, y es el poder de la volición… Véase Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente .

(del griego y el hebreo: “adversario”). Un lugarteniente del arcángel caído Lucifer y miembro de grado de su falsa jerarquía, a quien equivocadamente se toma por el archiimpostor mismo. Sin embargo, antes de su caída Satanás no alcanzó el rango de arcángel. Así, pues, en la jerarquía de los ángeles caídos, ni él ni nadie más sobrepasó nunca a Lucifer. El “demonio” era Lucifer y los ángeles caídos que sobrevivieron y que estaban a su mando son llamados demonios, la simiente de Lucifer que supera a la semilla de los poderes y principalidades menores de la Oscuridad. Aun así, en su personificación del Mal (Evil, inglés: Energy Veil, "Velo de Energía"), aquellos que deificaron y encarnaron el Mal Absoluto son conocidos con el término genérico de “demonio”. En la Biblia se hace referencia a Lucifer, a Satanás y a sus diversos lugartenientes como el adversario, el acusador de los hermanos, el tentador, el Anticristo (la personificación de la mente carnal de la humanidad, esto es, el morador del umbral planetario), Serpiente, la bestia, el dragón, etc. El 27 de enero de 1982 Satanás fue remitido a la Corte del Fuego Sagrado, enfrentó el juicio final y pasó por la segunda muerte.

El alma que ha elegido glorificar al ego humano (la irrealidad) pasa por la segunda muerte, esto es, su conciencia de negación del Ego será cancelada para siempre; y todas sus energías, que se pasan simultáneamente por el fuego sagrado, se regresan al Gran Sol Central para ser repolarizadas.

La entrada estrecha y el camino angosto que conduce a la vida (Mateo 7:14). El sendero de iniciación por el cual el discípulo que va en pos de la conciencia crística supera paso a paso las limitaciones de la individualidad en el tiempo y el espacio y alcanza la reunión con la Realidad a través del ritual de la ascensión.

Santo Ser Crístico o Yo Crístico, es el foco individualizado del "unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad". El Cristo Universal individualizado como la auténtica identidad del alma. El Yo Real de todo hombre, mujer y niño hacia el cual el alma debe alzarse. El Ser Crístico es el mediador entre un hombre y su Dios. Es el instructor, el maestro y el profeta personal de un individuo, que oficia como sumo sacerdote ante el altar del Santísimo (la Presencia YO SOY) del templo edificado sin manos de todo hombre.

El advenimiento de la percepción universal del Ser Crístico entre el pueblo de Dios en la tierra ha sido profetizado por los profetas como el descenso del SEÑOR NUESTRA JUSTICIA, llamado también VÁSTAGO, en la Era Universal que está por llegar. Cuando alguien alcanza la plena identificación del alma con el Ser Crístico, se le llama ser crístico o ungido, y se ve al Hijo de Dios brillar a través del Hijo del hombre.

Juan 1:14; Isaías 11-1; Jeremías 23:5, 6; 33-15, 16; Zacarías 3:8, 6:12

 Véase Presencia YO SOY, Gráfica de tu Ser Divino.

La Presencia YO SOY; el Ser Crístico; el aspecto exaltado de la individualidad. Se emplea en contraste con el “ser inferior”, o “pequeño yo”, que se refiere al alma que salió de la Totalidad Divina y puede elegir, por libre albedrío, volver a ella a través de la realización de la unidad del ser en Dios. La conciencia superior.

Véase maestro ascendido.

1. Un maestro ascendido que ha alcanzado la con­ciencia cósmica y encarna la luz/energía/conciencia de muchos mundos y sistemas de mundos por todas las galaxias hasta el Sol detrás del Gran Sol Central.

     2. Un ser de Dios que nunca ha descendido por debajo del nivel del Cristo, nunca ha estado en encamación física ni ha hecho karma humano ni ha cometido pecado, sino que ha sido parte de la Virgen Cósmica y sostiene un equilibrio cósmico para el retorno de las almas desde el valle (velo) del dolor hacia el Corazón Inmaculado de la Madre Bendita.

Se dice de aquel que no ha pasado por el ritual de la ascensión:

     1. El que mora en el tiempo y el espacio y todavía no ha superado las limitaciones de los pianos de la Materia (en contraste con el ser ascendido que ha ascendido a la Presencia de Dios).

     2. El que ha superado todas las limitaciones de la Materia y que escoge quedarse en los planos del tiempo y el espacio para focalizar la conciencia de Dios para las evoluciones inferiores.

Las huestes seráficas. La orden de ángeles consagrada a focalizar la llama de la pureza y la conciencia de la pureza delante del trono de Dios, en los anillos electrónicos de fuego del Gran Sol Central, y a lo largo y ancho del cosmos en los planos del Espíritu y de la Materia. Justinius es el Capitán de las Bandas Seráficas. A su mando sirven al altar de Dios en el Gran Sol Central, a la llama de la ascensión y en el Templo de la Ascensión en Luxor. Serapis Bey, el jerarca del Templo de la Ascensión y chohán del cuarto rayo, perteneció originalmente a la orden de los serafines. Isaías vio “serafines” (hebreo:“quemadores”, “los que se queman”) de pie encima del trono del SEÑOR, cada uno con seis alas: “Con dos cubrían sus rostros [delante de la gloria del SEÑOR], y con dos cubrían sus pies [en reverencia a la santidad del SEÑOR], y con dos volaban [aceleraban su vibración a los planos del Gran Sol Central y desaceleraban a los planos de la fisicalidad y de la forma].”

     Los serafines son iniciadores de los siervos del SEÑOR en la tierra, purgando y purificando a los escogidos para devenir sus siervos ministrantes: sacerdotes, profetas, mensajeros, etc. El mismo Isaías recibió las iniciaciones seráficas, que describe vívidamente: “Y voló hacia mi uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas: y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.”

     Serapis Bey describe su visión de los serafines en Actas sobre la ascensión:

Chohán del cuarto rayo, de la pureza. Maestro ascendido. Jerarca del Templo de la Ascensión en Luxor, Egipto; guardián de la llama de la ascensión Conocido como el gran disciplinario, Serapis pasa revista y entrena a los candidatos a la ascensión. En el siglo XIX trabajó muy de cerca con El Morya, Kuthumi, Djwal Kul y otros maestros en la fundación de la Sociedad Teosófica. La melodía clave de Serapis Bey es “La marcha de Aída” de Verdi, y la de su retiro es “Liebestraum” de Liszt. Véase Tabla de los ocho rayos .

Así llamadas porque utilizaban las energías serpentinas de la columna para desviar al alma, o principio femenino en la humanidad, como medio para lograr su objetivo de disminuir el potencial masculino y por ende emas­cular a los Hijos de Dios. Véase Lucifer, Satanás.

Véase K-17.

Véase manu.

Gautama Buda ocupa el cargo de Señor del Mundo (el “Dios de la Tierra” de Apocalipsis 11:4). Recientemente sucedió a Sanat Kumara, quien había ocupado este cargo durante decenas de miles de años. Éste es el cargo de gobierno más alto de la jerarquía espiritual para el planeta, y sin embargo el Señor Gautama es el más humilde de los maestros ascendi­dos. En niveles internos sostiene la llama trina, la chispa divina, para aquellas corrientes de vida que han perdido el contacto directo con su propia Presencia YO SOY y que han hecho tanto karma negativo que son incapaces de atraer suficiente luz de la Divinidad para sostener la encarnación física de su alma sobre la tierra. A través de un hilo de filigrana de luz que conecta su corazón con el corazón de todos los hijos de Dios, el Señor Gautama nutre la llama titilante de la Vida que debería arder en el altar de cada corazón con una mayor intensidad de amor, sabiduría y poder, alimentada por la conciencia crística de cada individuo.

     El 1 de enero de 1956 Gautama Buda recibió el manto de Señor del Mundo de Sanat Kumara, jerarca del planeta Venus, quien había ocupado el mismo cargo desde las horas más oscuras de la historia de la tierra. Véase Sanat Kumara.

Chohanes de los Siete Rayos (chohán: tibetano: “señor, maestro”; un jefe). Cada uno de los siete rayos tiene un chohán en quien se concentra la conciencia crística del rayo, la ley del rayo que rige su recto uso en el hombre. Habiendo personificado y demostrado esta ley del rayo a lo largo de numerosas encarnaciones, y habiendo pasado iniciaciones tanto antes como después de la ascensión, el candidato es nombrado para ocupar el cargo de chohán por el Maha Chohán (el) “Gran Señor”, que es a su vez el representante del Espíritu Santo en todos los rayos. Para los nombres de los chohanes de los rayos (maestros ascendidos que representan uno de los siete rayos para las evoluciones de la tierra) y la ubicación de sus focos físicos/etéricos, véase Tabla de los ocho rayos .

Los seres ascendidos que componen el Consejo Kármico. Su nombre y el rayo que representan en él son los siguientes: primer rayo, el Gran Director Divino; segundo rayo, la Diosa de la Libertad; tercer rayo, la Maestra Ascen­dida Nada; cuarto rayo, el Elohim Ciclopea; quinto rayo, Palas Atenea, Diosa de la Verdad; sexto rayo, Porcia, Diosa de la Justicia; séptimo rayo, Kuan Yin, Diosa de la Misericordia.

     Los Señores del Karma administran la justicia en este sistema de mundos, y adjudican karma, misericordia y juicio a todas las corrientes de vida. Todas las almas deben pasar delante del Consejo Kármico antes y después de cada encarnación en la tierra; reciben su asignación y su porción kármica para cada periodo de vida por anticipado y luego se pasa revista a su actuación al terminar. Gracias al Guardián de los Pergaminos y a los ángeles registradores, los Señores del Karma tienen acceso al registro completo de cada corriente de vida encarnada en la tierra. Ellos determinan quién ha de encarnar, así como cuándo y dónde. Asignan a las almas a una comunidad o a una familia, sopesando cuánta carga de karma debe saldarse, en cumplimiento de cada “punto y tilde” de la ley. El Consejo Kármico, en consonancia con la Presencia YO SOY y el Ser Crístico individuales, determina cuándo se ha ganado el alma finalmente el derecho a quedar libre de la rueda de karma y de las rondas de renacimiento.

     Los Señores del Karma se reúnen en el retiro del Royal Teton dos veces al año, en los solsticios de invierno y de verano, para revisar peticiones de la humanidad no ascendida y para otorgar dispensaciones con el fin de asistirla.

El principio femenino de la deidad, que se manifiesta de múltiples formas. Es la polaridad "negativa" que libera la polaridad "positiva", la energía creativa del Señor. Sin shakti (la fuerza de la Materia), Shiva (la fuerza del Espíritu) no tiene poder para crear ni destruir. Shakti es ese punto del principio femenino en el interior que libera el potencial de Dios del espíritu a la materia. Llama gemela de un avatar.

La “Ciudad de Blanco” etérica, antiguo retiro de Sanat Kumara, originalmente fue una réplica física de la ciudad venusina de los Kumaras. Shamballa fue construida en una isla en el brillante mar azul del Gobi (ahora el desierto del Gobi) por voluntarios que precedieron a Sanat Kumara en su viaje a la tierra. Se llegaba a Shamballa desde el continente a través de un hermoso puente de mármol. El templo principal, donde Sanat Kumara estableció el foco de la llama trina miles de años atrás, se caracterizaba por un domo dorado y estaba rodeado de terrazas, fuentes llameantes y siete templos, uno para cada uno de los siete rayos. Cada año las personas venían de lejos para contemplar el fuego sagrado físico y visible y para llevarse consigo un trozo de madera consagrado por Sanat Kumara y con él encender sus hogueras durante todo el año. Así comenzó la tradición del tronco de yule, que conmemoraba el regreso al fuego de la cristeidad. El retiro físico de Shamballa fue trasladado a la octava etérica durante las eras oscuras subsecuentes.

El 31 de diciembre de 1976, Gautama Buda, jerarca de Shamballa y sucesor de Sanat Kumara, anunció que "América es el lugar a donde trasladaremos Shamballa”. Dijo: “Traeremos aquí algún día esa ciudad de luz. Será la implementación de un campo de fuerza secundario, el aspecto Omega de Shamballa, ya que el aspecto Alfa permanece donde está... en el Mar de luz del Gobi sobre el desierto del Gobi”. El Señor Gautama recientemente estableció su Shamballa occidental en la octava etérica sobre el Retiro Interno, cerca del Parque Nacional Yellowstone. El 18 de abril de 1981 anunció: “Desde Shamballa formo un arco de luz. Quisiera establecer el terreno para el Anciano de Días... En este momento contemplo —observen bien— la formación del arco de la llama de Shamballa hacia el Retiro Interno como la morada occidental de los budas y de los que han de convertirse en bodhisattvas que son devotos de la luz de la Madre.”

Véase Shamballa.

Antiguo foco de la Gran Hermandad Blanca.

Shiva es una de las deidades más populares de la India. Junto con Brahma y Vishnu, forma parte de la trimurti [sánscrito: “tres formas”], la trinidad hindú. Se entiende que son tres manifestaciones del Único Ser Supremo. Son las “tres en uno”, correspondientes a la Trinidad occidental de Padre, Hijo y Espíritu Santo. Brahma personifica el aspecto de creador, Vishnu el de preservador y protector y Shiva el de destructor o dispersador. Para los hindúes, que lo han escogido como su deidad predilecta, Shiva personifica todos estos aspectos.

Los devotos de Shiva lo veneran como la Realidad suprema, la Divinidad total. Lo consideran el Guru de todos los gurus, el destructor de la mundanidad, la ignorancia, el mal y los malvados, el odio y la enfermedad. Concede visión y larga vida y encarna la renuncia y la compasión.

Véase Brahma, Vishnu y Shiva, y Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente. .

[Poderes espirituales como la levitación, detener el latido del corazón, clarividencia, clariaudiencia, materialización y bilocación. Los maestros espirituales desaconsejan la práctica de siddhis por sí mismos.]

Junto con el don de la identidad, Dios le dio al hombre siete campos de fuerza, cada uno con una frecuencia diferente y por ello proporcionan una oportunidad única para focalizar la individualidad de la conciencia divina. Los tres cuerpos superiores son: la Presencia YO SOY, el Cuerpo Causal y el Ser Crístico. Los cuatro cuerpos inferiores son: el etérico (o memoria), el mental, el emocional (o astral, o de los deseos) y el físico.

Véase chakras, Tabla de los chakras .

Véase Señores de los Siete Rayos.

De la conciencia divina. Son las siete esferas concéntricas del cuerpo causal.

Emanaciones de luz de la Divinidad; los siete rayos de la luz blanca que emerge a través del prisma de la conciencia del Cristo. Véase Tabla de los ocho rayos .

Los Señores de la Llama que representan los siete rayos en Venus.

Véase elementales, Elohim.

[Sintonizar: Ajustar la frecuencia de resonancia de un circuito a una frecuencia determinada. Dicho de una persona: coincidir en pensamiento o en sentimientos con otra. Diccionario de la Real Academia española]

Karttikeya. El hijo de Shiva y Parvati.

Los componentes que conforman la existencia cósmica y la personalidad humana. Son: conciencia, forma, sentimiento, percepción y volición.

Un vórtice de energía, física o espiritual, central para los sistemas de mundos, que lanza desde su interior, o que atrae hacia sí con el imán del sol central. Ya sea en el micro­cosmos o en el macrocosmos, el sol central es la principal fuente de energía, el vórtice o el nexo de intercambio de energía en los átomos, las células, el hombre (el chakra del corazón), entre la vida vegetal y el centro de la tierra. El Gran Sol Central, también llamado Gran Eje, es el centro del cosmos; el punto de integración del cosmos del Espíritu-Materia; el punto de origen de toda creación física-espiritual; el núcleo, o núcleo de fuego blanco, del Huevo Cósmico. (Sirio, la Estrella Dios, es el foco del Gran Sol Central en nuestro sector de la galaxia.)

Véase Sol Central.

Es la Causa espiritual tras el efecto físico que vemos como nuestro sol físico y todas las demás estrellas y sistemas de estrellas, visibles o no visibles, incluyendo el Gran Sol Central. El Sol detrás del sol del cosmos se percibe como el Cristo Cósmico —la Palabra por medio de la cual lo informe fue dotado de forma y los mundos espirituales de corporeidad. De manera similar, el Sol detrás del sol es el Hijo de Dios individualizado en el Ser Crístico, brillando en todo su esplendor detrás del alma y sus capas interpenetrantes de conciencia llamadas los cuatro cuerpos inferiores. Es el Hijo [Son] del Hombre —el “Sol” [Sun] de toda manifestación de Dios. El Sol detrás del sol se conoce como “el Sol de justicia”, que sana la mente, ilumina el alma y alumbra su casa, y como la “gloria de Dios”, la Luz de la Ciudad Cuadrangular.

Malaquías 4:2; Apocalipsis 21:23

Las actividades mentales justo por debajo del umbral de la conciencia que fácilmente pueden llevarse a la conciencia.

(inglés: sublime action = sublimation). Acción sublime o transmutación.

Surya es un ser cósmico de Sirio. Ejerce el extraordinario poder de la Estrella Dios Sirio en beneficio de las evoluciones de la tierra.
En la mitología y la religión de la India aparece como el Sol y el Dios Sol. La palabra sánscrita surya se deriva de la raíz sur o svar = "brillar".

(sánscrito: “dulzura, suavidad, residencia del yo”). Chakra de la sede del alma. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

Evolución de almas patrocinadas por el Gran Director Divino y destinadas a encarnar en Sudamérica durante la séptima dispensación, de la era de Acuario y el séptimo rayo. Véase raza raíz.

Fórmula cósmica sagrada para los alquimistas: Theos (Dios) + Rule (Ley) + You (Ser) = La ley de Dios activa como Principio dentro de tu ser.

Demonio que simboliza la mente inferior, o ignorancia.

Véase El Morya, Tabla de los ocho rayos .

Del maestro ascendido Kuthumi. Situado sobre Cachemira, también conocido como la Catedral de la Naturaleza. Véase Kuthumi .

Véase Zadkiel, Tabla de los ocho rayos .

El retiro de Jesús ubicado en el plano etérico sobre Tierra Santa.

En la Atlántida, donde la Madre María fue sacerdotisa y alimentaba los fuegos color esmeralda del quinto rayo.

La figura inferior de la Gráfica de Tu Ser Divino.

En la Atlántida, donde Lanello, hoy maestro ascendido,  fue maestro de invocación.

Véase retiros.

[Tratado místico sobre Ravana, principal antagonista del Ramayana, y su sueño simbólico. Una de las obras más importantes de la literatura esotérica de todos los tiempos.]

Organización externa de la Gran Hermandad Blanca fundada por Mark L. Prophet en 1958 en Washington, D.C., bajo la dirección del maestro ascendido El Morya, Jefe del Consejo de Darjeeling, con el propósito de publicar y diseminar las enseñanzas de los maestros ascendidos.

Iniciación en el sendero de la ascensión que tiene lugar cuando el iniciado ha alcanzado un cierto equilibrio y expansión de la llama trina. La transfiguración de Jesús se describe en Mateo 17:1-8.

(sánscrito: "tres formas"). La trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva.

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 La trimurti (sánscrito: “tres formas”). Brahma, Vishnu y Shiva.

Es el Yo Superior -la Presencia YO SOY y el Santo Ser Crístico-, el aspecto exaltado de la individualidad.

Gráfica de Tu Yo DivinoEl Tubo de Luz que se muestra en la Gráfica de tu Yo Divino es un escudo de luz blanca protectora de cerca de tres metros de diámetro que desciende de Dios y se extiende por debajo de nuestros pies.

El Tubo de Luz puede proteger contra energías malignas dirigidas hacia nosotros por el enojo, la crítica, el odio o los celos de alguna persona. Cuando no estamos protegidos, estas energías negativas pueden ponernos irritables o deprimidos e incluso hacer que tengamos accidentes. El Tubo de Luz nos ayuda a permanecer centrados y en paz.

Dios profetizó a Israel: “Yo seré para ella … muro de fuego en derredor” [Zacarías 2:5]. Éste es el Tubo de Luz: el muro a nuestro alrededor que nos sella y nos protege de la conciencia de masas, de pensamientos de celos o envidia, de toda clase de condición de enfermedad en el planeta. Es una protección espiritual que todos necesitamos.

Es bueno dar el decreto del “Tubo de Luz” cada mañana antes que empiece la agitación del día. Si durante el día nos sentimos sin energía, agotados o vulnerables, podemos repetir el decreto según sea necesario.

Al recitar el decreto, ve la luz resplandeciente de tu Presencia YO SOY más brillante que el sol en la nieve recién caída, fusionándose para formar un muro impenetrable a tu alrededor. En el interior de este centelleante tubo de luz visualízate envuelto en llama violeta, el fuego espiritual del Espíritu Santo.

------Tube of Light

Round me seal your Tube of Light
From Ascended Master flame
Called forth now in God’s own name.
Let it keep my temple free
From all discord sent to me.
I AM calling forth Violet Fire
To blaze and transmute all desire,
Keeping on in Freedom’s name
Till I AM one with the Violet Flame. [3x]

Ir a visualización y audio del Tubo de luz

Por qué en inglés

Los cuatro cuerpos inferiores.

Dios, el Uno, el Todo Divino; la energía que penetra el cosmos en los planos del Espíritu y la Materia como la presencia universal del Espíritu Santo.

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Uno de los Cinco Budas Dhyani .

La Maestra Venus es la llama gemela de Sanat Kumara. Durante el largo exilio de Sanat Kumara en el planeta tierra, ella permaneció en el planeta Venus que era su hogar para guardar la llama. Unos años después del regreso de Sanat Kumara en 1956, ella misma vino a la tierra a auxiliar a sus evoluciones. En un dictado dado el 25 de mayo de 1975 anunció que, al igual que Sanat Kumara había guardado la llama para la tierra, ella había llegado para “quedarse algún tiempo en la tierra”, con el fin de “reconsagrar los fuegos de la Madre”. Dijo:

Emito un ardiente moméntum de conciencia para detener todas las espirales que querrían despojar a la humanidad de la plenitud de su divinidad… Ved cómo responden los hombres a la llama de la Madre, tal como respondieron a la luz de Sanat Kumara.

Cuerpo de luz que comienza en el corazón de la Presencia YO SOY y desciende alrededor del cordón cristalino para envolver al individuo en las corrientes vitales de la ascensión mientras invoca las energías sagradas del Padre para el regreso a casa hacia Dios. Véase Gráfica de Tu Ser Divino.

El término vicario de Cristo significa representante de Cristo. El 2 de julio de 1973 Porcia dio un dictado, La coronación del Vicario de Cristo, durante el que Saint Germain, Jesús y el Consejo de Darjeeling anunciaron que la Gran Hermandad Blanca investiría a la Mensajera, Elizabeth Clare Prophet, con la autoridad del Vicario de Cristo. Eso significa que Madre es el vicario de la Iglesia Universal y Triunfante. Porcia explicó las razones de esto y la inauguración de una nueva iglesia. En realidad Madre había sido ungida por Jesús en una visitación un año antes.

 Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos.

Maestro ascendido. Maestro venusino cuya devoción a la llama de la victoria por más de mil años le ha dado la autoridad de sostener esa llama por los confines del cosmos. El Poderoso Victory fue uno de los seres cósmicos que respondió al llamado de Saint Germain de prestar asistencia cósmica a la tierra en los años treinta. Hay doce maestros cósmicos que sirven junto con él, además de muchas legiones de ángeles y seres ascendidos que son un foco de la conciencia de la Victoria divina y el sentimiento de victoria para todas las almas que evolucionan en los planos de la Materia.

Véase elementales.

(inglés: Watchers). Véase ángeles caídos, Anticristo.

La Madre Divina, específicamente en su percepción inmaculada (conciencia cósmica) de nuestra Totalidad Divina que sostiene por todos nosotros —nosotros, los hijos de su Presencia Solar que nadamos en su vientre cósmico. La Omega cuyo sonido “Om” conduce al Sonido insonoro detrás de toda la creación. Véase Madre.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

Virgo y Pelleur son los directores del elemento tierra. Son el padre y la madre de la tierra y de los gnomos. Trabajan con los jerarcas de Libra, Escorpión y Sagitario para enseñar a la humanidad la maestría del cuerpo físico; y con los jerarcas de Capricornio, Tauro y Virgo para enseñar la maestría del elemento tierra.

Son seres cósmicos que gobiernan desde el sol de presión constante en el centro de la tierra y dirigen los rayos de su cuerpo causal a través del elemento tierra. Durante las tres primeras eras de oro ese elemento era transparente, puro como el cristal con tonalidades del arcoíris, pero después de la caída de la conciencia de los hombres a la dualidad el elemento tierra adquirió la densidad de esa conciencia, al igual que el agua y el aire.

Vishnu ocupa el oficio de Preservador en la Trinidad hindú, el equivalente del principio del Hijo en la Trinidad occidental. Como tal Vishnu encarna la sabiduría del Cristo Cósmico. Es también el mediador, o el puente, entre la conciencia humana y Brahman, la Realidad Absoluta. Véase Brahma, Vishnu y Shiva, y Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente  .

(sánscrito: “puro, pureza”). Chakra de la garganta. Véase Tabla de los chakras , Tabla de los ocho rayos , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano El aura humana II, de Djwal Kul.

La Presencia YO SOY.

Festival de la luna llena en Tauro.

I AM. El nombre de Dios; “Dios en mí es”.

El nombre de Dios (Éxodo 3:14). Véase Presencia YO SOY.

[O Tsogyel. Entre otros textos sobre ella, Lady of a lotus born es una biografía espiritual que dejo como terma (tesoro), testimonio de su iluminación. Viajó por el Tíbet con su Amado Guru, Padma Sambhava, bendiciendo localidades específicas o depositando textos tesoro para beneficio de futuros místicos. Alcanzó la budeidad hacia el año 837. Fue una de las encarnaciones de la mensajera Elizabeth Clare Prophet.]

 Véase Ser Crístico.

El Ser Crístico; la Presencia YO SOY; el Espíritu inmortal que es el principio que anima a toda manifestación. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Véase Ser Superior.

Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Véase mente carnal.

Arcángel del séptimo rayo, violeta y púrpura; focaliza la conciencia de libertad divina para las almas que evolucionan en los planos del Espíritu y la Materia. Junto con su llama gemela, la arcangelina Santa Amatista, Zadkiel enseña a los hijos de la Luz la maestría en la llama de la libertad y el séptimo rayo en los gobiernos y las economías de las naciones, en la ciencia de la alquimia y en el ritual de la invocación. Zadkiel los prepara para el sacerdocio en la Orden de Melquisedec. Su retiro es el Templo de la Purificación en el plano etérico, sobre Cuba y las islas del Caribe. Véase arcángel, Tabla de los ocho rayos .

Zaratustra (avéstico, griego: Zoroastro, “luz dorada”) maestro ascendido que actualmente ocupa el cargo de la jerarquía de Iniciado del fuego sagrado y quien estuvo encarnado como el fundador del zoroastrismo en la antigua Persia.

Véase Ahura Mazda.

x 

Zoroastrismo o zoroatrianismo.

De todas las religiones reveladas, es la más antigua y probablemente la que más influencia ha ejercido sobre la humanidad, directa o indirectamente; fundada por Zaratustra en la antigua Persia entre 1700 y 600 a.C.

Espíritu divino, heraldo, precursor o mensajero enviado por Dios para comunicar Su Palabra a Sus hijos. Espíritu ministrante enviado para asistir a los herederos del Cristo, para confortar, proteger, guiar, fortalecer, enseñar, aconsejar y prevenir. Cohortes de la luz al servicio de los seres crísticos, los hijos e hijas de Dios, por todo el cosmos. Un “ángulo” de la conciencia de Dios –un aspecto de Su Autoconciencia; un ser formado por Dios a partir de Su propia llameante Presencia para asistir a la Vida en la forma. “Y de sus ángeles dijo: El que hizo a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.” Las huestes celestiales comprenden una evolución que se diferencia de la humanidad por su llameante individualidad y la pureza de su devoción a la Deidad y a los arcángeles jerarcas bajo cuyo mando prestan servicio. Su función es concentrar, acelerar y amplificar los atributos de Dios en beneficio de Su creación. Atienden las necesidades de los hombres atrayendo luz hacia su aura, intensificando los sentimientos de esperanza, fe y caridad, honor, integridad, valor, verdad y libertad, misericordia y justicia, y todo aspecto de la claridad cristalina de la Mente de Dios. Debido a la sacralidad de su presencia invisible, el autor del Libro de Hebreos dijo: “No olvidéis la hospitalidad, porque algunos, sin saberIo, hospedaron ángeles.” Con lo que abunda en el hecho de que los ángeles sí encarnan y andan entre nosotros como nuestros mejores amigos y auxiliadores, aun cuando sean unos perfectos extraños.

     Metafóricamente hablando, los ángeles son electrones que giran alrededor de la Presencia Solar que es Dios, electrones que han elegido, por Su voluntad innata en ellos, expandir Su conciencia en todos los planos de la existencia; que han sido “cargados” de la luz/energía/conciencia del Gran Sol Central para ser “electrodos”, esto es, pilares de la ardiente presencia de Dios que operan como “transformadores de desaceleración” de la Luz inefable, para que Sus hijos puedan recibir una porción de esperanza de la gloria que ha de venir en medio de la noche oscura de su situación kármica en la tierra. Los ángeles pueden adquirir forma humana o de “bastoncillos” y “conos” o espirales y rollos de energía concentrada que puede ser liberada para la curación personal y planetaria, en respuesta al llamado de los seres crísticos, literalmente como una transfusión del Cuerpo y la Sangre del Cristo Cósmico dondequiera y cuandoquiera que se necesite. Hay ángeles de curación, de protección, amor, consuelo y compasión, ángeles que asisten en los ciclos de nacimiento y muerte, ángeles del Ojo Omnividente de Dios que esgrimen la espada llameante de la Verdad para separar de tajo lo real de lo irreal. Hay tipos y órdenes de ángeles que realizan servicios específicos en la jerarquía cósmica, como los serafines y los querubines, o los ángeles devas que sirven con los espíritus de la naturaleza y los elementales del fuego, el aire, el agua y la tierra. Véase ángeles caídos.

La Presencia de la Deidad en forma angélica. Los siete arcángeles y sus arcangelinas que sirven en los siete rayos, junto con los arcángeles de los cinco rayos secretos y los jerarcas del treceavo rayo, son los ángeles del SEÑOR que “están en la Presencia de Dios” y son “enviados por Dios” como Sus mensajeros para transmitir la luz (la conciencia crística) del YO SOY EL QUE YO SOY a Sus hijos e hijas para el cumplimiento de las dispensaciones que anuncian. A Moisés se le reveló la Presencia YO SOY en la persona de “el ángel del SEÑOR que se le apareció en una Ilama de fuego”, y que en realidad era la presencia real y la personificación del YO SOY EL QUE YO SOY por el arcángel Miguel. Esta verdad confirma la iniciación que Dios confiere a ciertos seres avanzados en la jerarquía celestial para efectivamente llevar en su persona –en sus chakras y en su campo áurico– el peso de la Presencia de Dios. Sus profetas, Sus mensajeros, Sus ungidos han llevado también esta “carga” del SEÑOR cuando se les ha llamado a ser Sus anunciadores visibles en la forma, encarnando y sirviendo junto con los ángeles, los arcángeles, los querubines y los serafines en favor de las almas que evolucionan en los planos de la tierra.

Lucas 1:19; Éxodo 3:2; Jeremías 23:30-40; Zacarías 9:1, 12:1; Habacuc 1:1; Malaquías 1:1

Véase deva.

El ángel asignado al alma para registrar todas sus acciones, palabras, obras, sentimientos, pensamientos —en una palabra, sus idas y venidas en los planos de la Materia. Anota los sucesos de cada día y los turna al Guardián de los Pergaminos, que es el jefe de la banda de ángeles conocidos como los ángeles del registro y de todos los ángeles registradores asignados a las oleadas de vida que evolucionan en el tiempo y el espacio.

Los que siguieron a Lucifer en la Gran Rebelión y cuya conciencia “cayó” por consiguiente a niveles más bajos de vibración y de conciencia, cuando, en cumplimiento de la ley, fueron “arrojados a la tierra” por el arcángel Miguel y obligados a asumir un cuerpo físico denso y evolucionar en él, debido al karma de su desobediencia a Dios y a Su Cristo y por haber blasfemado de Sus hijos. Aquí, como dijo Pedro, andan de un lado a otro en busca de almas, mentes o cuerpos que puedan devorar, plantando semillas de descontento y la rebelión luciferina entre los hombres y las naciones mediante la subcultura del rock y las drogas, los medios de comunicación y su babilonio culto de idolatría. Se les conoce con los diversos nombres de: caídos, luciferinos, Vigilantes, Néfilim, “gigantes en la tierra”, satánicos, serpientes, hijos de Bélial, entre otros. Véase Anticristo.

Salmos 104:4; Hebreos 1:7, 13:12; Apocalipsis 12:9; Génesis 6:1-7

El Árbol de la Vida simboliza a la Presencia YO SOY y el cuerpo causal de cada individuo, así como la conexión, representada en la Gráfica de tu Ser Divino, de los hijos de la luz con su Fuente inmortal. Se hace referencia a él en los libros del Génesis y del Apocalipsis: “Y había Jehová Dios hecho nacer de la tierra árbol delicioso a la vista, y bueno para comer: también árbol de Vida en medio del huerto, y el árbol de ciencia del bien y del mal.” “En el medio de la plaza de ella, y de la una y de la otra parte del río, estaba el Árbol de Vida, que lleva doce frutos, dando cada mes su fruto: y las hojas del árbol eran para la salvación de las naciones.” Las doce clases de frutos son las doce cualidades de la conciencia divina, que se espera que hombres y mujeres desarrollen al ir recibiendo las iniciaciones del sendero de la ascensión. Son: el poder divino, el amor divino y la maestría divina; el control divino, la obediencia divina y la sabiduría divina; la armonía divina, la gratitud divina y la justicia divina; la realidad divina, la visión divina y la victoria divina. Véase Compendio de conceptos del reloj cósmico .

Génesis 2:9; Apocalipsis 22:2

El foco de la Madre Divina (el rayo femenino de la Divinidad) que ancla las energías del Espíritu en la Materia en el chakra de la base de la columna. Véase fuego sagrado.

Véase moméntum.