↑ Volver a Quién es quien

♦ Gran Director Divino, manu de la séptima raza raíz

 

El Gran Director Divino es un ser cósmico que nos ha dicho:

Se me conoce como el Gran Director Divino porque he fusionado mi conciencia con los ciclos cósmicos del plan divino de Dios para incontables universos de luz.

Su cuerpo causal es una gigantesca esfera azul que rodea a todo el planeta. Dentro de ella hay redes y campos energéticos a través de los cuales pasará la distribución del juicio.

Hace largo tiempo el Gran Director Divino pasó las iniciaciones que lo colocaron en niveles cósmicos de servicio y lo capacitaron  para convertirse en el manu de la séptima raza raíz. El manu de una raza raíz es el legislador que establece el plan divino de toda una evolución y encarna el arquetipo de toda una oleada de almas que habrán de encarnar en la tierra en cierto período: la Divina Imagen a cuya semejanza son creadas y el patrón de su destino. La séptima raza raíz está destinada a encarnar primero en Sudamérica, a cargo del Gran Director Divino.

Antes del hundimiento de la Atlántida, mientras Noé construía su arca y advertía a la gente del gran diluvio que se avecinaba, el Gran Director Divino llamó a Saint Germain y a unos cuantos fieles sacerdotes para que transportaran la llama de la libertad desde el Templo de la Purificación a un lugar seguro en las laderas de los Cárpatos, en Transilvania. Allí llevaron a cabo el ritual sagrado de expandir los fuegos de la libertad al mismo tiempo que el karma de la humanidad estaba siendo exigido por decreto divino.

En encarnaciones posteriores, Saint Germain y sus seguidores, dirigidos por el Gran Director Divino, redescubrieron la llama y continuaron protegiendo el santuario. Después, el Gran Director Divino, asistido por su discípulo, estableció un retiro ahí donde se ubicaba la llama y fundó la Casa de Rakoczy, la casa real de Hungría. Debido a su asociación con la Casa de Rakoczy recibe el apelativo de Maestro R, por Rakoczy. Todavía tiene en la Mansión Rakoczy de Transilvania un foco de la libertad para Europa oriental y occidental. Inicialmente el retiro fue físico pero ahora se encuentra en el plano etérico.

El Morya nos dice que el Gran director Divino ha patrocinado a Europa durante miles de años. Es el instructor de Saint Germain y muchos otros maestros, como Jesús y El Morya. Además de la Mansión Rakoczy, tiene un foco en la Cueva de la Luz, en la India, donde hace uso de su autoridad para purificar el remanente de karma en los cuatro cuerpos inferiores de iniciados avanzados y para dotarlos de vehículos purificados para que presten servicio cósmico en el mundo de la forma antes de ascender.

El Gran Director Divino es miembro del Consejo de Darjeeling y también del Consejo Kármico, y en este último grupo sirve en el primer rayo, de la voluntad de Dios. También ocupa la línea de las doce entre las doce jerarquías solares para las evoluciones de este sistema solar, sirviendo con la jerarquía de Capricornio para ayudar a la humanidad a superar su creación humana.

Con frecuencia se le representa con un cinturón azul ancho, adornado con deslumbrantes joyas azules, y con deslumbrantes rayos de luz que emanan de su corazón, garganta y cabeza. Estos rayos de luz son muy poderosos. Cuando hacemos el decreto al Gran Director Divino podemos conectarnos con esos rayos de luz y con su protección. Él colocará su cinturón azul alrededor de nosotros en el plano etérico para proteger nuestros chakras y ayudarnos a llevar a cabo nuestro plan divino.

Divine Director, Come!

——–Divine Director, Come!

Divine Director, come,
Seal me in thy ray
Guide me to my Home
By thy Love I pray!

Refrain:
Thy blue belt protect my world,
Thy dazzling jewels so rare
Surround my form and adorn
With essence of thy prayer!

Make us one, guard each hour
Like the sun’s radiant power
Let me be, ever free
Now and for eternity!

Blessed Master R,
You are near, not far
Flood with Light, God’s own might
Radiant like a star!

Divine Director dear,
Give me Wisdom pure
Thy Power ever near
Helps me to endure!

Shed thy Light on me,
Come, make me whole
Banner of the free,
Mold and shape my soul!

 

——–Director Divino, ¡ven!

Director Divino, ven,
séllame en tu rayo.
Guíame a mi Hogar,
¡por tu amor lo pido!

Refrán:
Que tu cinturón azul proteja mi mundo,
que tus deslumbrantes joyas tan singulares
rodeen mi forma y adornen
con la esencia de tu plegaria.

Haznos uno, guárdanos a toda hora
como el radiante poder del sol.
¡Haz que sea siempre libre,
ahora y por la eternidad!

Bendito Maestro R,
estás cerca, no lejos.
¡Satúranos de Luz, de la fuerza de Dios,
radiante como lucero!

Director Divino querido,
dame Sabiduría pura
¡Tu poder siempre cercano
me ayuda a resistir!

Derrama tu Luz sobre mí,
ven, hazme íntegro.
Estandarte de los libres,
¡moldea y da forma a mi alma!

Divine Director, Come! 3x

El Gran Director Divino administra el uso del Disco de Luz que concentra la acción giratoria de la llama violeta. Al girar el disco de fuego a la velocidad de la luz en el sentido de las manecillas del reloj, atrae hacia su centro la sustancia contaminada alojada en el cinturón electrónico y en los cuatro cuerpos inferiores. Podemos visualizar este disco de luz como una gigantesca máquina de lijar eléctrica que emite chispas de luz al girar y que crea un vórtice que atrae hacia sí toda la sustancia que necesita ser transmutada.

La dirección divina es un estado de conciencia en Dios. Es la perfecta percepción de Su plan para todo cuanto tiene vida. En última instancia, esta percepción contiene en sí no sólo la dirección, sino su conclusión lógica en la acción-realización. Hace mucho, antes que nuestras almas concibieran siquiera ser Dios, un iniciado de los Señores Solares percibió la necesidad de que las oleadas de vidas aquí abajo conocieran el plan y procedieran con dirección inequívoca desde la Estrella Polar del Ser para completar el plan como una matriz arquetípica, como pensamiento conceptualizado, como motivación y disposición que engendraran moméntum hasta el final, como materialización [Mater-realization], realización física, el cumplimiento de un ciclo. Su nombre también se convirtió en secundario de la llama que adoraba.

Y así, el ser sin nombre que adoraba a Dios como ley de dirección infalible llegó a ser conocido como el Gran Director Divino, porque, mediante la adoración, se convirtió en el adorado y luego en el adorable. Después, el cargo en la jerarquía cósmica, Gran Director Divino, se convirtió en su identidad divina.

El Gran Director Divino es autor de una serie de Perlas de Sabiduría llamada The mechanization concept (El concepto mecanizado), para ayudarnos a comprender los desafíos de Armagedón. La “Marcha Rakoczy” de Franz Liszt fue inspirada desde su cuerpo causal.

Rakoczy March

© Church Universal and Triumphant

2525 Total vistas 2 Vistas hoy