↑ Volver a Para saber más

♦ Apariciones de Nuestra Señora en Zeitún, Cairo

APARICIONES DE LA BENDITA SANTA MARÍA

ANTE MILLONES DE PERSONAS SOBRE LA IGLESIA COPTA ORTODOXA,

EN ZEITÚN, CAIRO, 1968-1970

Según consta, a partir de la noche del martes 2 de abril de 1968 y hasta 1970, Nuestra Señora se apareció en Zeitún, en el Cairo (Egipto), sobre la cúpula de la iglesia copta de San Marcos.

La iglesia está dedicada a la Sagrada Familia, que, según la tradición, se hospedó en ese sitio durante su estancia en Egipto.

Durante tres años Nuestra Señora se apareció en múltiples ocasiones, sobre todo por la noche, a veces acompañada por palomas blancas que revoloteaban a su alrededor. Durante los dos primeros años se apareció de dos a tres veces a la semana, atrayendo a miles de personas, a veces hasta 250 mil en una noche.

Sus apariciones fueron fotografiadas, filmadas y transmitidas por la televisión egipcia. Se estima que la vieron cerca de 40 millones de personas: ortodoxos, católicos, protestantes, musulmanes judíos y laicos de todos los ámbitos de la vida. Los enfermos sanaron y los ciegos recuperaron la vista.


RELATO DE CATHOLIC.NET

La aparición dio inicio en 1968, el año de la muerte de Padre Pío de Pietrelcina, época de avance del comunismo ateo en el mundo, según advirtió María en Fátima en 1917, y de fuertes tensiones bélicas en Medio Oriente .

El fenómeno místico se extendió por más de un año. María se aparecía varias noches a la semana, variando los horarios, en algunos casos duraba minutos y en otros muchas horas.

Los testigos

Inicialmente, la noche del 2 de abril de 1968 unas pocas personas se admiraron de ver a una mujer rodeada de un halo de luz flotando sobre la cúpula circular de la iglesia: unos trabajadores que estaban cerca del lugar y paseantes circunstanciales. Rápidamente, a medida que pasaban los días y se repetía el fenómeno, comenzó a acumularse una multitud creciente de católicos, musulmanes, gentes de todos los credos y razas. Llegó un momento en que se agolpaban multitudes, hasta un cuarto de millón de personas por noche, que admiradas veían a nuestra Madre Celestial flotar sobre el techo de la Iglesia.

Transmisiones televisivas y fotografías que recorrieron los diarios de todo el mundo en aquella época dieron testimonio de semejante obsequio celestial.

¿Qué ocurría allí frente a esas multitudes?

Muchas veces precedida por el vuelo de palomas blancas, iluminadas, otras veces por destellos de luz, se producía la aparición de María, envuelta en luz, posada, flotando o caminando por encima de la cúpula circular de la Iglesia. Muchas veces se la veía en postura de oración, otras veces bendecía a los asistentes, y en varias oportunidades se presentó con el Niño Jesús en los brazos.

La multitud permanecía extasiada, no pudiendo reaccionar frente a semejante belleza. Las palomas describían círculos por encima de María, o formaban cruces en el cielo permaneciendo en posición estática, sin mover las alas, y desapareciendo instantáneamente, del mismo modo que aparecían.

Muchas veces descendía una bruma sobre los asistentes, mientras que en otras oportunidades todo el lugar era invadido por un masivo perfume a incienso, descrito como si miles de incensarios se encendieran frente a la iglesia de culto ortodoxo, instantáneamente.

También otros fenómenos luminosos se producían durante las apariciones, como la iluminación de la cruz de la iglesia, o la presencia de una cruz de luz sobre María durante su aparición.

¿Por qué la Iglesia de Zeitún?

La tradición indica que en ese lugar se detuvo a descansar la Sagrada Familia, durante su huida a Egipto frente a la persecución desatada en Galilea contra los hijos primogénitos de aquellas épocas, persecución hecha contra el Niño Jesús y advertida por un llamado celestial a María y José. Más allá de ello, María elige distintos lugares del mundo para sus apariciones, remarcando que todos somos hijos de Dios y de su Madre.

771 Total vistas 1 Vistas hoy