↑ Volver a Altar

♦ El Altar, foco de Luz

Altar_web Kuthumi, el maestro psicólogo Jesús el Cristo, avatar de la era de Piscis Saint Germain, jerarca de la era de Acuario El Morya, chohán del 1er. rayo Gráfica de tu Ser Divino

 

Si deseas poner un altar en tu casa o en un sitio donde te reúnas con otros a , puedes usar una mesa cubierta con una tela apropiada, de preferencia de lino blanco. Coloca la en el centro, ya sea en la pared o sobre la mesa. En este altar portátil están, a la izquierda, las imágenes de y y a la derecha las imágenes de y . Coloca también una copa o cáliz y cuando no estés usando el altar cúbrela con una servilleta blanca para que no le caiga polvo. Coloca una vela de cada lado del altar, en el centro.

El Jesús es Jesucristo el Salvador, iniciador de las s en el de la , de la y puerta abierta para la individualizada (el Reino de Dios en tu interior). El maestro ascendido Kuthumi, san Francisco de Asís en una de sus encarnaciones y cofundador de la teosofía, es el maestro psicólogo patrocinador de la juventud. Jesús y Kuthumi juntos ocupan el cargo de . El maestro ascendido Saint Germain, conocido como el Señor o del Séptimo Rayo, es el patrocinador de la , una nueva era de libertad, de oportunidad y de transmutación mediante la del . El maestro ascendido El Morya, fundador de la teosofía y de , en una de sus encarnaciones fue santo Tomás Moro y ahora es el maestro del sendero de iniciación y Jefe del , de la Gran Hermandad Blanca, en el etérico situado sobre Darjeeling, en la India.
 

La Ley es que dondequiera que haya una imagen de un maestro ascendido ahí enfoca éste su . La imagen no es sólo papel y tinta: se convierte en la frecuencia vibratoria del maestro ascendido.


En la parte superior de la Gráfica de tu Ser Divino está representada la , el YO SOY EL QUE YO SOY, la Presencia de Dios individualizada para cada uno de sus hijos e hijas. Está rodeada de unas esferas de color que componen el ; éste contiene tus “tesoros acumulados en el cielo”. La figura del centro representa al Mediador entre Dios y el hombre, llamado Santo , el Ser Real o la Conciencia Superior. Asesora al alma que está representada en la figura inferior y que evoluciona a través de los para saldar y realizar su . El alma es el aspecto no permanente del ser que se hace permanente a través del ritual de la ascensión. La misma figura inferior está destinada a convertirse en templo del Espíritu Santo, indicado por la llama violeta del fuego sagrado que la envuelve.

En el altar se pueden poner otras imágenes o estatuillas de la , el arcángel u otros maestros ascendidos a los que se les tenga una devoción especial, como Santa Teresita del Niño Jesús. Uno o más floreros (con flores naturales o artificiales) o una planta en floración; una base para quemar incienso, una Biblia, piezas de cuarzo o amatista.

Tu altar es un lugar sagrado hacia el cual descenderá la cuando hagas tus s. Cuida de tocarlo con devoción y manténlo siempre impecable.

Del corazón de la Presencia YO SOY se proyecta el cuando es invocado; es un campo de protección para sellar la individualidad del discípulo o .

© Summit University Press

 

------------Holy Christ Flame 

Thou Holy Christ Flame within my heart
Help me to manifest all thou art
Teach me to see thyself in all
Help me to show men how to call
All of thy glory from the Sun
'Til earth's great victory is won
I AM we love thee, thou art our all!
I AM we love thee, hear our call!

I hear thy call, my children dear
I AM thy heart, so never fear
I AM your mind, your body, too
I AM in every cell of you.
I AM thy earth and sea and sky
And not one soul shall I pass by
I AM in thee, thou art in me
I AM, I AM thy victory.

-------------Bendita llama de Cristo

Oh bendita Llama de Cristo dentro de mi corazón
ayúdame a manifestar todo lo que tú eres
enséñame a verte en todos
ayúdame a mostrar a los hombres cómo invocar
toda tu gloria desde el Sol
hasta que la gran victoria de la tierra se haya ganado
YO SOY, te amamos, ¡tú eres todo para nosotros!
YO SOY, te amamos, ¡escucha nuestro clamor!

Escucho vuestro clamor, hijos míos queridos
YO SOY vuestro corazón, así que no tengáis nunca temor
YO SOY vuestra mente, vuestro cuerpo también
YO SOY en todas vuestras células.
YO SOY vuestra tierra y mar y cielo
Y a ningún alma omitiré
YO SOY en vosotros, vosotros en mí
YO SOY, YO SOY vuestra victoria.

© The Summit Lighthouse

Holy Christ Flame

 

3530 Total vistas 4 Vistas hoy

Decidir, declarar, determinar u ordenar; mandar o conminar; invocar la presencia de Dios, Su luz/energía/conciencia, Su poder y protección, pureza y perfección. Está escrito en el Libro de Job: “Decretarás una cosa y te será establecida, y sobre tus caminos resplandecerá luz.” Hacer decretos dinámicos.

En la gráfica están representadas tres figuras, que denominaremos figura superior, figura media y figura inferior.

La figura superior es la Presencia YO SOY, el YO SOY EL QUE YO SOY, la presencia de Dios individualizada para cada hijo e hija del Altísimo. La Mónada Divina consiste en la Presencia YO SOY rodeada de las esferas (anillos de color) de luz que componen el cuerpo de la Primera Causa, o Cuerpo Causal. Estas esferas son las múltiples mansiones de la casa del Padre donde nosotros mismos acumulamos “tesoros en el cielo”. Nuestros tesoros son nuestras palabras y obras dignas de nuestro Creador, pensamientos y sentimientos positivos, nuestras victorias en lo que es justo y las virtudes que hemos encarnado para la gloria de Dios. Cuando juiciosamente hacemos uso del libre albedrío, las energías de Dios que calificamos con armonía ascienden de manera automática al Cuerpo Causal. Estas energías se depositan en las esferas de luz que corresponden a los siete chakras y a los siete rayos de colores que utilizamos en nuestras actividades creativas. Se agregan a nuestra corriente de vida como “talentos”, que podemos acrecentar en la medida en que les demos buen uso en una encarnación tras otra.

La figura media en la gráfica es el Mediador entre Dios y el hombre, llamado Santo Ser Crístico, Yo Real o conciencia crística. También se conoce como Cuerpo Mental Superior o Conciencia Superior. Este Instructor Interno arropa al yo inferior, que consta del alma, que evoluciona por los cuatro planos de la Materia, y los cuatro cuerpos inferiores (el cuerpo etérico, o memoria; el cuerpo mental; el cuerpo emocional, o de los deseos, y el cuerpo físico) que utiliza para saldar y karma y cumplir su plan divino.

Las tres figuras de la gráfica corresponden a la Trinidad del Padre, que incluye siempre a la Madre (figura superior), el Hijo (figura media) y el Espíritu Santo (figura inferior). Esta última está destinada a ser el templo del Espíritu Santo, cuyo fuego sagrado está indicado por la llama violeta que la envuelve. La figura inferior te representa a ti como discípulo en el sendero. Tu alma es el aspecto no permanente del ser, que se vuelve permanente por medio del ritual de la ascensión. La ascensión es el proceso mediante el cual el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se funde primero con la conciencia crística y luego con la Presencia viviente del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el aspecto no permanente del ser se convierte en El Incorruptible, en un átomo permanente en el Cuerpo de Dios. La Gráfica de tu Ser Divino es, por consiguiente, un diagrama de tu persona: en el pasado, en el presente y en el futuro.

La figura inferior representa al Hijo del hombre o al hijo de la Luz que evoluciona bajo su propio “Árbol de la Vida”. Es así como deberías visualizarte, parado dentro de la llama violeta, que invocas día con día en el nombre de la Presencia YO SOY y de tu Ser Crístico, a fin de purificar tus cuatro cuerpos inferiores en preparación para el ritual del matrimonio alquímico: la unión de tu alma con el Amado, tu Santo Ser Crístico. La figura inferior está rodeada de un tubo de luz que se proyecta desde el corazón de la Presencia YO SOY en respuesta a tu llamado. Es un cilindro de luz blanca que sostiene un campo de protección las veinticuatro horas del día, siempre y cuando guardes tu armonía. La llama trina de la Vida es la chispa divina proyectada desde la Presencia YO SOY como un don de vida, conciencia y libre arbitrio. Está sellada en la cámara secreta del corazón para que, con el Amor, la Sabiduría y el Poder de la Divinidad allí anclados, el alma pueda cumplir con su razón de ser en el plano físico. Denominada también Llama del Cristo y llama de la libertad, o flor de lis, es la chispa de la Divinidad del hombre, gracias a la cual tiene la posibilidad de alcanzar la cristeidad.

El cordón de plata (o cordón cristalino) es la corriente de vida que desciende del corazón de la Presencia YO SOY hacia el Ser Crístico para nutrir y sostener al alma y a sus vehículos de expresión en el tiempo y el espacio. A través de este cordón “umbilical” fluye la energía de la Presencia, entrando en el ser del hombre por la coronilla y dando el ímpetu necesario para la pulsación de la llama trina así como para la pulsación física del corazón. Cuando se cierra un ciclo de encarnación del alma en la forma-Materia, la Presencia YO SOY retira el cordón de plata, con lo cual la llama trina regresa al nivel del Cristo y el alma, cubierta de sus ropajes etéricos, gravita hacia el nivel más alto según su grado de realización espiritual, donde es instruida entre una encarnación y otra hasta la encarnación final, cuando la Gran Ley decreta que ya no volverá a alejarse.

La paloma del Espíritu Santo que desciende del corazón del Padre se muestra justamente por encima de la cabeza del Cristo. Cuando el hijo del hombre se reviste de la conciencia crística y se convierte en ella —como lo hizo Jesús—, se funde con el Santo Ser Crístico. El Espíritu Santo desciende sobre él y se pronuncian las palabras del Padre, la bienamada Presencia YO SOY: “Éste es mi hijo amado, en el cual me complazco.”

El maestro ascendido Jesucristo . El avatar de la era de Piscis; la encarnación de la Palabra, el Cristo Universal; el ejemplo de conciencia crística que los hijos de Dios tendrían que haber manifestado durante la dispensación de dos mil años de la era de Piscis; aquel que manifestó la plenitud del Ser Crístico y que por tanto fue llamado Jesús el Cristo. Vino para revelar el Ser Crístico individual a la humanidad entera y para demostrar las obras del Padre (la Presencia YO SOY) que Sus hijos e hijas pueden realizar en y a través de la llama del Ser Crístico o Yo Crístico individual. Jesús ocupa el cargo de Instructor del Mundo en la jerarquía, que comparte con el maestro ascendido Kuthumi, quien estuvo encarnado como san Francisco. El retiro de Jesús es el Templo de la Resurrección, ubicado en el reino etérico sobre Tierra Santa. También presta su servicio en el Retiro Árabe, en el desierto de Arabia, al noreste del Mar Rojo. Véase “Jesucristo y Saint Germain vienen a señalar el camino en la era de Acuario”, en Alquimia II.

Maestro ascendido. Junto con Jesús, sirve en el cargo de Instructor del Mundo; anteriormente chohán del segundo rayo; el maestro psicólogo; patrocinador de la juventud; jefe de la orden de los Hermanos y Hermanas del Manto Dorado y del Templo de la Iluminación, en el plano etérico, sobre Cachemira, conocido también como la Catedral de la Naturaleza. El maestro tiene un foco en Shigatsé, Tíbet, donde toca su gran órgano, atrayendo la armonía del cosmos por medio de los fuegos sagrados de su corazón. Con su música celestial, envía sanación y paz a lo largo y ancho del planeta a las almas en transición (especialmente en el momento de la muerte) y las guía a los retiros etéricos de la Gran Hermandad Blanca, para que reciban instrucción en preparación para su siguiente vida terrena. Inspira en arquitectos, poetas y científicos la memoria mística de la armonía de su propia alma con la geometría celestial y el ritmo de las estrellas.

Chohán del séptimo rayo, de la libertad. Maestro ascendido. Jerarca de la era de Acuario y patrocinador de los Estados Unidos de América. Inicia a las almas en la ciencia y el ritual de la alquimia y la transmutación con la llama violeta, mediante el poder de la Palabra hablada, la meditación y la visualización. Su retiro en América del Norte es la Cueva de los Símbolos en Table Mountain, Wyoming. También utiliza el Retiro del Royal Teton en el Grand Teton, en Jackson Hole (Wyoming); el retiro de su guru, el Gran Director Divino, la Cueva de la Luz en la India; y la Mansión de Rakoczy, su foco en Transilvania. Las melodías clave de la Mansión de Rakoczy son: Cuentos de los Bosques de Viena y la Mar­cha Rakoczy. Véase Tabla de los ocho rayos .

Chohán del primer rayo, de la Voluntad de Dios. Maestro ascendido. Jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran Hermandad Blanca, fundador de The Summit Lighthouse, instructor y patrocinador de los mensajeros Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet. Su extraordinaria devoción a la palabra y las obras de Dios es una poderosa corriente que ha permeado todas las encarnaciones de su alma en la tierra, durante las que permaneció firme en el papel de defensor, instructor y ejemplo delante de nuestro espíritu elevándose vertiginosamente hacia el Amor. Véase Tabla de los ocho rayos .

El que, a través del Cristo y por haberse revestido de la Mente que hubo también en Cristo Jesús, ha alcanzado la maestría del tiempo y el espacio y, en el mismo proceso, también del yo en los cuatro cuerpos inferiores y en los cuatro cuadrantes de la Materia, en los chakras y en la llama trina equilibrada. Ha transmutado cuando menos el 51 por ciento de su karma, cumplido con su plan divino y pasado las iniciaciones del rayo rubí para el ritual de la ascensión: la aceleración por medio del fuego sagrado hacia la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. Los maestros ascendidos habitan en los planos del Espíritu –el reino de Dios (la conciencia de Dios)– y pueden enseñar a las almas no ascendidas en un templo etérico o en las ciudades etéricas del plano etérico (el reino de los cielos).

Filipenses 2:5

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial vivo de Dios. La petición de libre albedrío que el alma hizo  y su consiguiente separación de Dios tuvieron como consecuencia el descenso de este potencial al estado carnal inferior. Sembrada en deshonor, el alma está destinada a elevarse con honores a la plenitud de ese estado divino que es el Espíritu único de toda Vida. El alma puede perderse; el Espíritu no puede morir.

     El alma permanece como un potencial que ha caído a niveles más bajos de vibración y de conciencia, y debe ser imbuida de la realidad del Espíritu, purificada por medio de la oración y la súplica y devuelta a la gloria de la cual descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y lo convierte en uno con la Verdad inmortal. Cumplido este ritual, el Ser superior se corona Señor de la Vida y se descubre que el potencial de Dios realizado en el hombre es el Todo-en-todo.

La entrada estrecha y el camino angosto que conduce a la vida (Mateo 7:14). El sendero de iniciación por el cual el discípulo que va en pos de la conciencia crística supera paso a paso las limitaciones de la individualidad en el tiempo y el espacio y alcanza la reunión con la Realidad a través del ritual de la ascensión.

El ritual en el que el alma se reúne con el Espíritu del Dios vivo, la Presencia YO SOY. Es la culminación de la estadía divinamente victoriosa del alma en el tiempo y el espacio. Es la recompensa del justo, el regalo de Dios tras el juicio final delante del gran trono blanco, durante el cual todo hombre es juzgado “según sus obras”.

     Enoc, de quien se dice que “caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”, pasó por la ascensión; también Elías, quien subió al cielo en un torbellino; y Jesús, aun cuando su ascensión no tuvo lugar en la ocasión en que las escrituras dicen que fue llevado al cielo en una nube. El Morya, maestro ascendido, ha revelado que Jesús vivió muchos años después de estos hechos e hizo su ascensión después de su fallecimiento en Cachemira, a los 81 años, en el año 77 d.C.

     La reunión con Dios en la ascensión, esto es, el término de las rondas de karma y renacimiento y el regreso a la gloria del SEÑOR, es la meta de la vida para los hijos e hijas de Dios. Jesús dijo: “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, incluso el Hijo del hombre.” Por medio de la salvación (inglés: salvation), la “autoelevación” (inglés: Self-elevation), o sea, la elevación consciente del Hijo de Dios dentro de su templo, el alma se pone el vestido de bodas para realizar la función del Hijo (inglés: Son, o Sun [sol], o luzde la manifestación (inglés: man: hombre): el Hijo del hombre. Siguiendo el sendero iniciático de Jesús, el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se fusiona con la conciencia crística y después con la presencia viva del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el alma, el aspecto corruptible del ser, se convierte en el incorruptible, un átomo en el Cuerpo de Dios. Véase matrimonio alquímico.

Apocalipsis 20:12-13; Génesis 5:24; 2 Reyes 2:11; Lucas 24:50-51; Hechos 1:9-11; Juan 3:13

(sánscrito: avatara, “descenso”; de avatarati, “él desciende”; de ava-, “desde” + tarati, “él cruza sobre”). La encarnación de la Palabra; el descenso o cruce del Cristo Universal del plano del Espíritu al plano de la MateriaEl avatar de una era es el Cristo (encarnación del hijo de Dios [Vishnu], la Segunda Persona de la Trinidad), quien, junto con su complemento divino, Shakti, o llama gemela, “prefigura” y “desempeña”, en conciencia y en los cuatro cuerpos inferiores, la matriz arquetípica de Dios Padre/Madre para la evolución de las almas durante un ciclo de dos mil años. Los avatares principales de una era son dos: los prototipos masculino y femenino que encarnan o muestran con el ejemplo el sendero de iniciación designado por las jerarquías solares responsables de las ondas de vida que avanzan hacia el centro del Cristo Cósmico a través de la Puerta Abierta (el Maestro y la Enseñanza) de esa dispensación de dos mil años. Según el karma de la humanidad, el statu quo evolutivo de los hijos de Dios (el progreso o la falta de progreso del alma durante dispensaciones pasadas) y los requisitos del Logos, los manus pueden designar a muchos seres crísticos —a aquellos que están dotados de extraordinaria luz— para que se presenten como instructores del mundo y guías. Los seres crísticos demuestran, en una época dada, la ley del Logos, desacelerada por el manu o los manus y el avatar o los avatares, hasta que se haga carne mediante su propia palabra y obra: hasta que alcance su victoria última en su cumplimiento en todas las almas de luz enviadas a conquistar el tiempo y el espacio en esa era.

Con la llegada de Jesucristo y de la dispensación de Piscis se abrió a los hijos de Dios la puerta de la Presencia YO SOY. El Padre envió a Su Hijo, el Unigénito del YO SOY EL QUE YO SOY, para convertirse en el Bendito Mediador entre el plano de Su absoluta perfección y el plano de imperfección al que Sus hijos descarriados habían descendido.

     Con la dispensación de Jesucristo, el Conquistador de la era de Piscis, se postergó una enorme cantidad de karma de la humanidad. Mediante su sacrificio y su victoria se quitó todo el peso del mal uso de la luz en todo el planeta, dando a las evoluciones de la tierra la oportunidad de realizar el pleno potencial de su realidad crística. Hacia el final del ciclo, los “pecados” del mundo que cargó Jesucristo el Salvador —el karma mundial aplazado por la gracia y la misericordia de la Ley— se fueron devolviendo a la humanidad para que pudiera vencer el pecado, la enfermedad y la muerte. Al llevar su propia carga de karma personal y planetario, ahora tienen los hombres la oportunidad de aplicar las enseñanzas de los maestros ascendidos para redimir las energías mal utilizadas en ciclos anteriores, así como de cumplir con los requisitos para la ascensión siguiendo el sendero de discipulado bajo la guía de Jesús, quien dijo: “El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará; y mayores que éstas hará, porque yo voy a mi Padre” (Juan 14:12).

     Fue una era de oportunidad para derrotar al karma y saldarlo en un ciento por ciento si los individuos así lo deseaban.

     ¡Durante los últimos dos mil años los Cuatro Jinetes estuvieron entregando un paquete de karma personal y planetario! Esto significa que el karma acumulado de las evoluciones de la tierra durante las once eras pasadas se venció en los albores de la era de Piscis.

     Si el avatar Jesucristo no hubiera intervenido para mitigar ese karma de 25,800 años, en la tradición de los adeptos de Oriente, ya que el Señor Maitreya, el Buda Gautama y Sanat Kumara habían sostenido ese karma antes que él, todo el karma habría descendido al iniciar la era de Piscis. Pero como Jesús eligió encarnar y cumplir su misión, este karma fue mitigado en porcentajes y se permitió que descendiera en una serie de ciclos a lo largo de toda la era.

     Los Cuatro Jinetes se desplazaron por ciclos, en una aparente carrera. Con cada ciclo —durante el cual recorrieron los doce signos del zodiaco entregando el karma de la humanidad en las doce líneas del reloj cósmico se fueron acercando al centro, los ciclos se acortaron y duraron cada vez menos.

     El primer ciclo, que empezó hace dos mil años, duró 1305 años. El último, que incluyó el decenio de los años noventa, tomó sólo 12 años. Y así, a lo largo de una carrera implacable de veinte siglos los Cuatro Jinetes fueron trazando a nuestro alrededor una espiral de energía cada vez más apretada que se fue aproximando cada vez más a la octava física.

Dijo Elizabeth Clare Prophet en 1991:

"A medida que nos acercamos al final de la era de Piscis, estamos cosechando el karma de ese ciclo de dos mil años así como de ciclos anteriores. En los días de Noé, Dios a través de la naturaleza borró la computadora planetaria, aunque no completamente, con el hundimiento de la Atlántida, conocido como el diluvio. Nuestro karma se ha venido acumulando no solamente desde el diluvio sino también desde la anterior era de Piscis, hace 25,800 años.

     "El karma no es un castigo, aunque los que lo reciben puedan experimentarlo como tal. La intención del karma es que nos enseñe las lecciones de vida que nos hemos rehusado a aprender de otra manera. El karma es el efecto de cualquier pensamiento, sentimiento, palabra y acción que hayamos echado a andar contaminando la energía de Dios en el ejercicio de nuestro propio libre albedrío...

     "El mensaje de los años noventa, el decenio de transición entre dos eras, la de Pscis y la de Acuario, es: Debemos pagar nuestras deudas kármicas...

     "El tiempo y el espacio nos ofrecen la opción de saldar karma antes de que se venza —pagar la hipoteca, por así decir, antes que el cobrador se quede con nuestra granja, nuestro negocio o nuestra casa. ¡Y precisamente es ésta la finalidad de la vida."

La conciencia o percepción de uno mismo en y como el Cristo; alcanzar un nivel de conciencia conmensurable con el que alcanzó Jesús, el Cristo. La conciencia crística es la culminación dentro del alma de esa Mente que estaba en Cristo Jesús. Es alcanzar la acción equilibrada de poder, sabiduría y amor del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y la pureza de la Madre mediante una llama trina del corazón equilibrada. Es la Fe perfeccionada en el deseo de hacer la Voluntad de Dios, la Esperanza en la salvación de Cristo Jesús gracias al sendero de su justicia realizado en nosotros y la excelencia de la Caridad en el más puro amor de dar y recibir en el SEÑOR.

Filipenses 2:5

Cargo en la jerarquía que ocupan aquellos seres ascendidos cuyo grado de realización espiritual los califica para representar al Cristo Universal y personal para la humanidad no ascendida. El cargo de Instructor del Mundo que antes desempeñaba Maitreya fue transferido a Jesús y a su discípulo san Francisco (Kuthumi) el 1 de enero de 1956, cuando el manto del Señor del Mundo fue transferido de Sanat Kumara Gautama Buda y el cargo de Cristo Cósmico y Buda Planetario (que antes desempeñaba Gautama) fue simultáneamente ocupado por el Señor Maitreya. En este ciclo de dos mil años, Jesús y Kuthumi, al servicio de Maitreya, son los responsables de la expansión de las enseñanzas que conducen a la automaestría individual y a la conciencia crísticaEllos patrocinan a todas las almas que buscan la unión con Dios; las instruyen en las leyes fundamentales que rigen las secuencias de causa/efecto de su propio karma y les enseñan cómo enfrentar los retos cotidianos de su dharma individual, el deber de cada cual de manifestar el potencial crístico mediante la labor sagrada.

     Los Instructores del Mundo han patrocinado la educación de las almas en la luz del Cristo en todos los niveles, preescolar, primaria, secundaria y universidad. En todos los países del mundo han inspirado a maestros, filósofos, científicos, artistas, profesionistas y no profesionistas la sabiduría de las eras aplicada a cada cultura en particular, en la medida en que las culturas del mundo sirven para manifestar las múltiples facetas de la conciencia crística.

     El término “instructor mundial”, escrito con minúscula, se refiere al discípulo encarnado que consagra la vocación de su vida a la iluminación del planeta bajo el Cristo Universal. Este apelativo describe la labor sagrada escogida por el discípulo y su dedicación a ella. No dice nada de su grado de realización espiritual ni indica que haya alcanzado las cualidades necesarias para compartir el cargo o manto de Jesús y Kuthumi.

(tibetano: “señor, maestro”; un jefe). Cada uno de los siete rayos tiene un chohán en quien se concentra la conciencia crística del rayo, la ley del rayo que rige su recto uso en el hombre. Habiendo personificado y demostrado esta ley del rayo a lo largo de numerosas encarnaciones, y habiendo pasado iniciaciones tanto antes como después de la ascensión, el candidato es nombrado para ocupar el cargo de chohán por el Maha Chohán (el) “Gran Señor”, que es a su vez el representante del Espíritu Santo en todos los rayos. Para los nombres de los chohanes de los rayos (maestros ascendidos que representan uno de los siete rayos para las evoluciones de la tierra) y la ubicación de sus focos físicos/etéricos, véase Tabla de los ocho rayos .

La séptima era, del séptimo rayo, que es el rayo de la llama violeta, la séptima dispensación, cuyo jerarca es Saint Germain. Ciclo de dos mil años posterior a Piscis; la era del Espíritu Santo y de la Madre Divina. Acuario puede ser una era de libertad, paz e iluminación, de progresos tecnológicos combinados con desarrollo espiritual. Puede ser una era en la que rompamos definitivamente con el pasado aplicando la llama violeta.

Es un aspecto del séptimo rayo del Espíritu Santo. Es el fuego sagrado que transmuta la causa, el efecto, el registro y el recuerdo del pecado, es decir, del karma negativo. También se le denomina llama de la transmutación, de la libertad y del perdón. Cuando la llama violeta se invoca por medio de la ciencia de la Palabra hablada, produce cambios constructivos.

La Tercera Persona de la Trinidad; la omnipresencia de Dios; las lenguas hendidas de fuego que focalizan a Dios Padre-Madre, también llamado el fuego sagrado; las energías de Vida que animan a un cosmos. En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el Espíritu Santo corresponde a Shiva, conocido como el Destructor-Liberador porque su amor que todo lo consume, cuando se invoca en los planos de la Materia, ata a las fuerzas del mal y transmuta la causa y el efecto de las creaciones erróneas de los hombres, liberándolos de la prisión de su karma y de los seres oscuros que la habitan. El prana es la esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. El Espíritu Santo es el foco del equilibrio del Dios Padre-Madre en el núcleo de fuego blanco del ser. El exorcismo de los espíritus malignos y de las entidades impuras se realiza mediante el fuego sagrado del Espíritu Santo, en el nombre del Cristo y del YO SOY EL QUE YO SOY. Los nueve dones del Espíritu Santo son poderes que se otorgan a los siervos del Señor para atar a la muerte y el infierno y realizar Sus obras en la tierra.

     La Persona y la Llama del Espíritu Santo es el Consolador que Jesús prometió que vendría cuando nuestro Señor nos dejara –a iluminarnos, a instruirnos y a hacernos recordar todas las cosas que el amado Jesús nos ha enseñado, tanto en la tierra como en el cielo. Cada vez que un hijo o hija de Dios asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, el Espíritu Santo desciende para llenar el vacío y magnificar la Presencia del Señor en la tierra. Es éste el ritual del descenso del Espíritu Santo prometido por Jesús a sus discípulos cuando el Maestro dijo: “Permaneced en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis dotados del poder de las alturas”, cosa que ocurrió en Pentecostés después del ascenso de Jesús al cielo.

      El representante de la llama del Espíritu Santo para las evoluciones de la tierra es el maestro ascendido que ocupa el cargo de Maha Chohán. El Espíritu Santo es la Personalidad Impersonal de la Divinidad y está ubicada en el lado occidental de la Ciudad Cuadrangular. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

1 Corintios 12:4-11; Juan 14:16, 26; 16:7; Lucas 24:49, 51; Marcos 16-19; Hechos 2:1-4

Organización externa de la Gran Hermandad Blanca fundada por Mark L. Prophet en 1958 en Washington, D.C., bajo la dirección del maestro ascendido El Morya, Jefe del Consejo de Darjeeling, con el propósito de publicar y diseminar las enseñanzas de los maestros ascendidos.

Un consejo de la Gran Hermandad Blanca compuesto por maestros ascendidos y chelas no ascendidos, encabezado por El Morya, su jefe. Su sede está en Darjeeling, India, en el retiro etérico del maestro. Entre sus miembros están la Madre María, Kuan Yin, el arcángel Miguel, el Gran Director Divino, Serapis Bey, Kuthumi, Djwal Kul y muchos otros; su objetivo es entrenar a las almas para servir al mundo en el gobierno divino y la economía a través de las relaciones internacionales y el establecimiento del Cristo interno como cimiento de las religiones, la educación y el regreso a la cultura de la música y de las artes existentes en las eras de oro.

El retiro de un maestro es su hogar de luz, su templo y su lugar de servicio. Los retiros son focos de la Gran Hermandad Blanca localizados principalmente en el plano etérico, que es donde presiden los maestros ascendidos. Los retiros anclan una o más de las llamas de la Divinidad así como el moméntum de servicio de los maestros y su realización espiritual para el equilibrio de la luz en los cuatro cuerpos inferiores de un planeta y sus evoluciones. Cumplen múltiples funciones para los consejos de la jerarquía que sirven a las ondas de vida de la tierra y algunos retiros están abiertos para individuos no ascendidos, cuya alma puede viajar a estos focos en su cuerpo etérico entre una encarnación y otra en la tierra, o en su cuerpo sutil durante el sueño o samadhi.

     Muchos de los retiros de los maestros, incluyendo sus escuelas de misterios, estuvieron en el plano físico durante las primeras eras de oro de la tierra e incluso después de la Gran Rebelión y la Caída de los ángeles caídos. Ante la destrucción y la profanación de sus templos, los maestros retiraron sus centros y sus llamas al plano etérico, de ahí el término “retiro”. Después de la ascensión del mensajero Mark L. Prophet el 26 de febrero de 1973, los Señores del Karma dieron otra oportunidad a los hijos de Dios de saldar su karma asistiendo a las clases en los retiros de los siete chohanes, el Maha Chohán y los Instructores del Mundo. El primero de enero de 1986, Gautama Buda y los Señores del Karma respondieron a la petición de los Señores de los Siete Rayos de abrir las universidades del Espíritu que se encuentran en sus retiros etéricos a decenas de miles de estudiantes para proseguir sistemáticamente el camino de la automaestría en los siete rayos. Los estudiantes viajan en su cuerpo sutil durante el sueño y pasan catorce días en el retiro de cada uno de los chohanes y del Maha Chohán. Véase Tabla de los ocho rayos.

Un duplicado de la Presencia YO SOY de un maestro ascendido.

"Guru Ma", la mensajera de la Gran Hermandad Blanca en activo de 1961 a 1999, que hizo su transición a los planos superiores en 2009. Infundida del fuego del Espíritu Santo y la era de Acuario, fue pionera del pensamiento religioso mo­derno, enseñando los senderos místicos de las principales religiones del mundo. Sus libros desafían al cristianismo dominante con preguntas audaces y respuestas aún más audaces. 

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

El cuerpo de la Primera Causa; siete esferas concéntricas de luz y conciencia que se interpenetran y que rodean a la Presencia YO SOY en los planos más altos del Espíritu, cuyo moméntum, incrementado  por las palabras y las obras buenas del SEÑOR manifestadas por el alma en todas sus vidas pasadas, es accesible hoy en todo momento, según lo necesitemos. Nuestros recursos espirituales y nuestra creatividad ­—talentos, gracias, dones y genio, almacenados debido a un servicio ejemplar en los siete rayos pueden ser atraídos desde el cuerpo causal con invocaciones a la Presencia YO SOY en el nombre del Ser Crístico. Además de ser el lugar donde nos “hacemos tesoros en el cielo” —el almacén de toda cosa buena y perfecta que forma parte de nuestra verdadera identidad—, las grandes esferas del cuerpo causal son el lugar de morada de Dios el Altísimo al que Jesús se refirió cuando dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy, pues, a preparar lugar para vosotros… Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy [ahí donde YO, el Cristo encarnado, SOY en la Presencia YO SOY] vosotros también estéis.” El cuerpo causal es la mansión, o morada, del Espíritu del YO SOY EL QUE YO SOY al cual el alma retorna a través de Cristo Jesús y el Ser Crístico individual en el ritual de la ascensión. Pablo se refería al cuerpo causal como la estrella de la individualización de la Llama de Dios de todo hombre cuando dijo: “porque una estrella es diferente de otra en gloria”. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Mateo 6:19-21; Juan 14:2; 3:1; 1 Corintios 15:41

Santo Ser Crístico o Yo Crístico, es el foco individualizado del "unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad". El Cristo Universal individualizado como la auténtica identidad del alma. El Yo Real de todo hombre, mujer y niño hacia el cual el alma debe alzarse. El Ser Crístico es el mediador entre un hombre y su Dios. Es el instructor, el maestro y el profeta personal de un individuo, que oficia como sumo sacerdote ante el altar del Santísimo (la Presencia YO SOY) del templo edificado sin manos de todo hombre.

El advenimiento de la percepción universal del Ser Crístico entre el pueblo de Dios en la tierra ha sido profetizado por los profetas como el descenso del SEÑOR NUESTRA JUSTICIA, llamado también VÁSTAGO, en la Era Universal que está por llegar. Cuando alguien alcanza la plena identificación del alma con el Ser Crístico, se le llama ser crístico o ungido, y se ve al Hijo de Dios brillar a través del Hijo del hombre.

Juan 1:14; Isaías 11-1; Jeremías 23:5, 6; 33-15, 16; Zacarías 3:8, 6:12

Fuego, aire, agua y tierra. Véase Materia, plano astral, plano etérico.

(sánscrito: “acto, acción, obra”). El karma es energía/conciencia en acción; la ley de causa y efecto y retribución. Llamada también ley del círculo, que decreta que cualquier cosa que hagamos completará un círculo y regresará a nuestra puerta para resolución. Pablo dijo: “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Newton observó: “Para toda acción hay una reacción igual y opuesta.” La ley del karma requiere que el alma reencarne hasta que todos los ciclos kármicos se hayan saldado. Así, de una vida a la siguiente el hombre determina su destino por sus acciones, incluyendo sus pensamientos, sentimientos, palabras y obras. Saint Germain enseña el sendero acelerado de la transmutación del karma con la llama violeta del Espíritu Santo y trascendiendo las rondas de renacimiento a través del sendero de la cristeidad individual que conduce a la ascensión demostrada por Jesús.

Gálatas 6:7

Plan de Dios para el alma, para la individualización de la llama divina ordenada en el principio, cuando el arquetipo original de la vida fue impreso sobre el núcleo de fuego blanco de la Presencia YO SOY individual. El plan divino determina los límites de la expresión individual del libre albedrío. Tal como la bellota está destinada a convertirse en roble, cada alma individual está destinada a realizar la plenitud de su potencial preordenado (pero no predestinado) atrayéndolo del Árbol de la Vida: de la Presencia YO SOY y el cuerpo causal, haciendo uso del libre albedrío. Qué es ese potencial y cómo ha de autorrealizarse en esta vida es algo conocido por Dios y puede ser revelado a la conciencia externa a través de la dedicación tanto al Ser Crístico individual como a la Presencia YO SOY y al Gran Director Divino.

Arcangelina del quinto rayo, complemento divino del arcángel Rafael, Reina de los Ángeles y la bendita madre de Jesús. Su nombre significa Rayo de la Madre (inglés: Mother Ray, Ma Ray). Llamada por el Padre para encarnar en la tierra y dar nacimiento al Cristo que habría de salvar a aquellas almas que habían sido descarriadas por los rebeldes luciferinos, María es uno de los miembros de las huestes del SEÑOR que a lo largo de sus encarnaciones en la tierra ha ejemplificado ardientemen­te la Maternidad de Dios… Al concluir su vida de santidad como la Madre de Jesús, y habiendo cumplido su plan divino, María ascendió al corazón del Padre. Hoy presta servicio a la humanidad en la “Iglesia viviente” en niveles internos, muy cerca de las jerarquías de ángeles y maestros ascendidos que conforman la Gran Hermandad Blan­ca. La intercesión de la Madre María es inmediata cuando se da su Rosario de la Nueva Era, que dictó a la Mensajera Elizabeth Clare Prophet en 1972. Véase María, la madre de Jesús.

(“el que es como Dios”). Arcángel del primer rayo, Príncipe de los Arcángeles, el primero entre sus pares a quien todos los demás arcángeles y sus legiones rinden pleitesía. Conocido como el Defensor de la Fe, el Paladín de la Mujer y Su Simiente y el Líder en la Batalla de Armagedón, que viene en defensa de la conciencia crística en el pueblo de Dios. Su intercesión por los hijos de Dios en esta era está profetizada en Daniel 12:1: “Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue después que hubo gente hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro.”

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

Una voluntad predeterminada, un edicto o un fíat, una decisión o declaración de la autoridad, una ley, una ordenanza o regla religiosa; una orden o mandato. El decreto es la más poderosa de todas las peticiones a la Divinidad. Es el “Mandadme” de Isaías 45:11, el mandato original a la luz, el “Lux fiat”, que es un derecho de nacimiento de los hijos e hijas de DiosVéase decretos dinámicos.

Gráfica de Tu Yo DivinoEl Tubo de Luz que se muestra en la Gráfica de tu Yo Divino es un escudo de luz blanca protectora de cerca de tres metros de diámetro que desciende de Dios y se extiende por debajo de nuestros pies.

El Tubo de Luz puede proteger contra energías malignas dirigidas hacia nosotros por el enojo, la crítica, el odio o los celos de alguna persona. Cuando no estamos protegidos, estas energías negativas pueden ponernos irritables o deprimidos e incluso hacer que tengamos accidentes. El Tubo de Luz nos ayuda a permanecer centrados y en paz.

Dios profetizó a Israel: “Yo seré para ella … muro de fuego en derredor” [Zacarías 2:5]. Éste es el Tubo de Luz: el muro a nuestro alrededor que nos sella y nos protege de la conciencia de masas, de pensamientos de celos o envidia, de toda clase de condición de enfermedad en el planeta. Es una protección espiritual que todos necesitamos.

Es bueno dar el decreto del “Tubo de Luz” cada mañana antes que empiece la agitación del día. Si durante el día nos sentimos sin energía, agotados o vulnerables, podemos repetir el decreto según sea necesario.

Al recitar el decreto, ve la luz resplandeciente de tu Presencia YO SOY más brillante que el sol en la nieve recién caída, fusionándose para formar un muro impenetrable a tu alrededor. En el interior de este centelleante tubo de luz visualízate envuelto en llama violeta, el fuego espiritual del Espíritu Santo.

------Tube of Light

Round me seal your Tube of Light
From Ascended Master flame
Called forth now in God’s own name.
Let it keep my temple free
From all discord sent to me.
I AM calling forth Violet Fire
To blaze and transmute all desire,
Keeping on in Freedom’s name
Till I AM one with the Violet Flame. [3x]

Ir a visualización y audio del Tubo de luz

Por qué en inglés

(hindi: cela, del sánscrito: ceta, “esclavo”, esto es, “sirviente”). En la India, discípulo de un maestro religioso o guru. Término utilizado generalmente para hacer referencia a un estudiante de los maestros ascendidos y sus enseñanzas. Específicamente, estudiante disciplinado y devoto más allá de lo ordinario, iniciado por un maestro ascendido y que sirve a la causa de la Gran Hermandad Blanca. Véase discipulado.