↑ Volver a Quién es quien

♦ Miguel y Fe, arcángeles del 1er. rayo

archangel-michael-robbia-andrea-della 

Miguel es el del primer , de la protección, la fe y la voluntad de Dios. Es el Príncipe de los Arcángeles y de las Huestes Angelicales, el Defensor de la Fe, el Ángel de la Liberación. El libro de Daniel lo llama “el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo”. [Daniel 12:1] Su complemento divino es la arcangelina Fe.

jacob-wrestling-with-the-angel-dore-detailAnanías-Azarías-MisaelEl arcángel Miguel ha figurado como el más grande y más reverenciado de los ángeles en las escrituras y tradiciones judía, cristiana y musulmana. En la tradición popular musulmana es el de la naturaleza que provee al hombre tanto de alimento como de conocimiento. En la tradición mística judía el arcángel Miguel se identifica con el ángel que luchó con Jacob, destruyó los ejércitos de Senaquerib y salvó a los tres muchachos hebreos del horno de fuego. El arcángel Miguel fue el ángel que se le presentó a Josué cuando éste se preparaba para liderar a los israelitas en la batalla de Jericó.

El apóstol Juan habla del arcángel Miguel en el libro del Apocalipsis, donde narra que fue Miguel quien arrojó al y sus ángeles del cielo a la tierra. Gracias a esto sabemos que los ángeles caídos han encarnado y que los enemigos del están en el mundo de la forma. Por tanto, son el arcángel Miguel y las legiones del relámpago azul que sirven con él quienes defienden a los hijos de Dios del enemigo, el .

El arcángel Miguel y sus legiones descienden todos los días al completamente ataviados con su poderosa armadura azul y llevando sus escudos y espadas de llama azul. Allí liberan a quienes han abandonado la pantalla de la vida y están imposibilitados para elevarse hacia las octavas superiores de servicio y hacia los s de los maestros. Miguel y sus ángeles de la liberación trabajan las veinticuatro horas del día en estos planos, rescatando almas de la acumulación de su propia creación humana a lo largo de los siglos y también de las proyecciones de los seres oscuros. Han prestado servicio ahí durante muchas eras; Miguel dice que está decidido a no rendirse nunca hasta que el último hijo de la en este planeta se haya elevado hasta la Fuente Divina en el ritual de la .

Miguel-Arcángel-200Para ayudar en la liberación de los portadores de luz de las ataduras es, el arcángel Miguel tiene una espada de llama azul que ha sido confeccionada a partir de sustancia de luz pura. Esta espada de llama azul es una vara de poder de llama azul que ha utilizado para la protección de la humanidad desde el descenso de los y los s al plano de la tierra. Miguel nos dice que esta espada es una espada de Dios. Proviene del , un regalo del corazón de Dios mismo, que le fue transferida por el poderoso . Cuando esta espada de llama azul dirige su resplandor sobre una manifestación negativa, no hay nada que se le oponga.

Tú también puedes pedir esta espada de llama azul. Visualízala de un color azul eléctrico chispeante como el de la llama azul de una estufa de gas. Tómala con la mano derecha. Pásala a tu alrededor todos los días mientras haces tus para ser liberado de todo lo que te ata y te impide conseguir tu victoria. Luego maximiza tus decretos e incluye llamados por la libertad de todos en el planeta y también por la salvación del planeta. Los llamados diarios pidiendo la protección del arcángel Miguel y su de fe y devoción a la voluntad de Dios asegurarán la protección de quienes en su nombre y servicio marchan como defensores de la fe.

Los estudiantes también pueden pedir al arcángel Miguel el manto de invisibilidad, invencibilidad e invulnerabilidad, así como su poderosa armadura azul cuando participan en la batalla contra las fuerzas del mal. El arcángel Miguel forma parte de la fraternidad de conocida como “Escudo”, cuyos miembros sirven las veinticuatro horas del día para proteger la imagen del Cristo en todo hombre, mujer y niño encarnados en este planeta.

El arcángel Miguel es un ángel muy especial para nosotros. Junto con sus legiones de luz, se ha dedicado durante miles y miles de años al resguardo, la seguridad y el perfeccionamiento de nuestra y a nuestra protección; cuidándonos, patrocinándonos, reprendiéndonos, enseñándonos el camino de la santa voluntad de Dios, haciéndonos entender que todos tenemos un arquetipo original en la vida, que tenemos un . El amor de Dios por nosotros es tan solícito y está tan presente, y Él nos lo hace saber especialmente de la manera más personal por medio de sus ángeles.

Dice la :

El arcángel Miguel está a vuestro lado y responde a vuestro llamado, y lo hace mejor cuando mantenéis un moméntum cotidiano [de oraciones a él]. Vuestro llamado de ayuda recibirá respuesta instantáneamente cuando hayáis construido este momémtum.”

El arcángel Miguel se ha comprometido con todos y cada uno de nosotros a que un ángel esté a nuestro lado hasta la hora de nuestra victoria si hacemos sus decretos y cantamos las canciones dedicadas a él durante veinte minutos al día.

El arcángel Miguel también nos ofrece su moméntum de fe, como él mismo dice:

Dadme vuestras dudas. Dadme vuestros cuestionamientos. Yo os daré efectivamente mi fe. Y mi fe es un poder para transformar y dirigir hacia el mundo el gran amor de relámpago azul del Padre infinito de todas las cosas. Este poder y esta fe son reales."

Algunas veces lo único que hace falta para que pasemos con éxito por un momento difícil de prueba es saber que tenemos amigos de luz que nos apoyan y oran por nuestra superación. Sin embargo, cuando un arcángel ofrece su fe a la humanidad, es responsabilidad nuestra aceptar su regalo, invocar su llama y su intercesión, y hacer que ello forme parte de nuestra vida.

Cuando se obtiene la visión —dice Miguel—, ¿qué necesidad hay de fe? Por tanto, no soy yo quien necesita fe (excepto para regalarla), sino vosotros quienes la necesitáis."

En la mayoría de los casos, la batalla de la vida no se gana con decisiones trascendentales, sino en las pequeñas experiencias del día a día con las cuales, cuando dirigimos el corazón hacia Dios con fe y confianza, recibimos la gracia que nos libera de los aspectos negativos de la vida en los que nuestra conciencia ha quedado momentáneamente atrapada. Podemos visualizar el sendero de fe como una

poderoso y reluciente listón de sustancia de luz que conecta al individuo con su divina  ."

A veces una simple forma de pensamiento como ésta es todo lo que se necesita para liberarnos de las facetas negativas de la vida. El arcángel Miguel nos ha ofrecido otro gran regalo de su amoroso corazón, una dispensación dada en Boston, el 22 de abril de 1961: 

michael_tiffany-200Benditos y amados míos, algunos de vosotros estáis avanzados en años y dentro de no mucho tiempo abandonaréis vuestro cuerpo templo. Algunos lo harán mediante la ascensión y otros entrarán en los reinos de nuestro mundo de la otra forma, llamada muerte... Os voy a hacer una promesa: si me llamáis en lo secreto de vuestro corazón y me pedís que venga en ese momento, yo, Miguel, me materializaré ante vosotros en el momento en que hagáis vuestra transición y me veréis como . Y os prometo que os ayudaré a liberaros de las partes restantes de vuestro y os ayudaré a entrar en los reinos de luz con menos dolor de lo que normalmente produce el miedo humano al fallecer.

Éste es un privilegio y un regalo que os doy desde mi corazón. Lo vierto sobre toda las personas... del mundo que tengan la fe de aceptar y comprender que Dios camina y habla con los hombres hoy de la misma forma en que lo hacía antaño. YO SOY Miguel, Príncipe de los Arcángeles, prestando a la tierra un servicio cósmico."

El retiro etérico del arcángel Miguel se encuentra en las Montañas Rocallosas canadienses en Banff, cerca del lago Louise. También tiene un foco de luz sobre Europa central. Su melodía clave es el himno de la Marina de los Estados Unidos (“Eternal Father, Strong to Save”). La música de la “Marcha nupcial” de Lohengrin también se puede usar para invocar la radiación de los arcángeles y las huestes angelicales. El arcángel Miguel es el patrocinador de los departamentos de policía y las agencias dedicadas a hacer cumplir la ley en todo el mundo.

Eternal Father, Strong to Save

Canción 'El Salmo más dulce'

The Sweetest Psalm

----THE SWEETEST PSALM

The sweetest psalm I ever knew
Directed to the God I view
"Obedience"—I AM to thee
Ο Law of Beauty, keep me free
Command me now thyself to see
Command me now thyself to be.

I AM, Ο Shepherd, so divine
Abide within this heart of mine
Pulsate, arise, Ο mighty fire
Make every facet now all thine
Command me now and set me free
Thy perfect image now to be.

Ο Freedom's song will fill my soul
For Freedom is thy highest goal
Thy way is love and great delight
To steer my course to heaven's height
Command me now to shed thy Light
Effulgence of thy wonder bright.

Obedience is not bondage chain
Obedience will secure great gain
Thy laws of Truth produce good fruit
A holy science that is proof
A heav'nly vision faith-inspired
Of victory to free our youth.

Now sweep thy beams around the world
Command thy Light to ever shine
Thy holy rays to bathe the earth
In Light divine, thy comfort blaze
E'er pouring forth God-energy
Expand thy love, great God I AM.

 

------EL SALMO MÁS DULCE

El salmo más dulce que he conocido
Dirigido al Dios que yo veo
“Obediencia” —YO SOY Tuyo
¡Oh! Ley de la Belleza, manténme libre
Ordéname ahora que Te vea
Ordéname ahora que Tú sea.

YO SOY, ¡oh, Pastor! tan divino
Mora dentro del corazón mío
Vibra, elévate, ¡oh, poderoso fuego
Que toda faceta Tuya sea
Ordéname ahora y libérame
Para ser ahora Tu perfecta imagen.

¡Oh! el canto de la Libertad llenará mi alma
Porque Libertad es Tu meta más alta
Tu camino es amor y gran deleite
Que gobierna mi curso hacia las alturas del Cielo
Ordéname ahora Tu Luz esparcir
Refulgencia de Tu brillante prodigio.

La obediencia no es cadena que esclaviza
La obediencia garantiza gran victoria
Tus leyes de Verdad producen buen fruto
Ciencia sagrada que es la prueba
Visión celestial inspirada en la fe
De la victoria para liberar a la juventud.

Derrama ahora Tus rayos por el mundo
Ordena a Tu Luz que siempre brille
Para que Tus santos rayos bailen la Tierra
En Luz divina, para que Tu consuelo resplandezca
Siempre virtiendo energía, divina
Extiende Tu amor, gran Dios YO SOY.

Lago-Louise-Retiro-Arcangel-Miguel-474

Marcha nupcial. Lohengrin. R. Wagner

2612 Total vistas 5 Vistas hoy

Jerarca de las huestes angelicales; el rango más alto entre las órdenes de ángeles. Para cada uno de los siete rayos hay un arcángel que lo preside y que personifica, junto con una arcangelina (su complemento divino), la conciencia divina del rayo y dirige a las bandas de ángeles que bajo su mando prestan servicio en ese rayo. Para sus nombres, rayos y ubicación de sus retiros véase Tabla de los ocho rayos .

Haz de luz o de otra energía radiante. Los rayos son las emanaciones de luz de la Divinidad que, cuando se invocan en el nombre de Dios o en el nombre del Cristo, prorrumpen como una llama en el mundo del individuo. Los rayos pueden ser proyectados por la conciencia divina de seres ascendidos o no ascendidos a través de los chakras y del tercer ojo como una concentración de energía que asume numerosas cualidades divinas, como amor, verdad, sabiduría, curación, etc. Haciendo mal uso de la energía de Dios, los practicantes de magia negra proyectan rayos que tienen cualidades negativas, tales como rayos mortales, rayos de sueño, rayos hipnóticos, rayos de enfermedad, rayos psicotrónicos, el mal de ojo, etc. Véase Tabla de los ocho rayos .

Espíritu divino, heraldo, precursor o mensajero enviado por Dios para comunicar Su Palabra a Sus hijos. Espíritu ministrante enviado para asistir a los herederos del Cristo, para confortar, proteger, guiar, fortalecer, enseñar, aconsejar y prevenir. Cohortes de la luz al servicio de los seres crísticos, los hijos e hijas de Dios, por todo el cosmos. Un “ángulo” de la conciencia de Dios –un aspecto de Su Autoconciencia; un ser formado por Dios a partir de Su propia llameante Presencia para asistir a la Vida en la forma. “Y de sus ángeles dijo: El que hizo a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.” Las huestes celestiales comprenden una evolución que se diferencia de la humanidad por su llameante individualidad y la pureza de su devoción a la Deidad y a los arcángeles jerarcas bajo cuyo mando prestan servicio. Su función es concentrar, acelerar y amplificar los atributos de Dios en beneficio de Su creación. Atienden las necesidades de los hombres atrayendo luz hacia su aura, intensificando los sentimientos de esperanza, fe y caridad, honor, integridad, valor, verdad y libertad, misericordia y justicia, y todo aspecto de la claridad cristalina de la Mente de Dios. Debido a la sacralidad de su presencia invisible, el autor del Libro de Hebreos dijo: “No olvidéis la hospitalidad, porque algunos, sin saberIo, hospedaron ángeles.” Con lo que abunda en el hecho de que los ángeles sí encarnan y andan entre nosotros como nuestros mejores amigos y auxiliadores, aun cuando sean unos perfectos extraños.

     Metafóricamente hablando, los ángeles son electrones que giran alrededor de la Presencia Solar que es Dios, electrones que han elegido, por Su voluntad innata en ellos, expandir Su conciencia en todos los planos de la existencia; que han sido “cargados” de la luz/energía/conciencia del Gran Sol Central para ser “electrodos”, esto es, pilares de la ardiente presencia de Dios que operan como “transformadores de desaceleración” de la Luz inefable, para que Sus hijos puedan recibir una porción de esperanza de la gloria que ha de venir en medio de la noche oscura de su situación kármica en la tierra. Los ángeles pueden adquirir forma humana o de “bastoncillos” y “conos” o espirales y rollos de energía concentrada que puede ser liberada para la curación personal y planetaria, en respuesta al llamado de los seres crísticos, literalmente como una transfusión del Cuerpo y la Sangre del Cristo Cósmico dondequiera y cuandoquiera que se necesite. Hay ángeles de curación, de protección, amor, consuelo y compasión, ángeles que asisten en los ciclos de nacimiento y muerte, ángeles del Ojo Omnividente de Dios que esgrimen la espada llameante de la Verdad para separar de tajo lo real de lo irreal. Hay tipos y órdenes de ángeles que realizan servicios específicos en la jerarquía cósmica, como los serafines y los querubines, o los ángeles devas que sirven con los espíritus de la naturaleza y los elementales del fuego, el aire, el agua y la tierra. Véase ángeles caídos.

(inglés: Devil = deified evil). El mal deificado.

(griego: Christos, “ungido”). Mesías (hebreo y arameo: “ungido”); “el Ungido”, aquel que es investido e infundido o ungido de la luz (el Hijo) de Dios. La Palabra, el Logos, la Segunda Persona de la Trinidad: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad… Aquél era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene al mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él y el mundo no le conoció.” En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el término “Cristo” corresponde a la encarnación de Vishnu, el Preservador; avatara, hombre Dios, el que despeja la oscuridad, guru.

     El Cristo Universal es el mediador entre los planos del Espíritu y los planos de la Materia; personificado como el Santo Ser Crístico, es el mediador entre el Espíritu de Dios y el alma del hombre. El Cristo Universal sostiene el nexo (el flujo en forma de ocho) de la conciencia a través del cual las energías del Padre (Espíritu) pasan a sus hijos para la cristalización (inglés: Christ-realization: realización crística) de la Llama de Dios por el esfuerzo de su alma en el vientre cósmico (la matriz) de la Madre (Materia). A este proceso se le llama materialización (inglés: Mater-realization: realización en la Materia), “El Descenso”. El proceso por el cual las energías de la Madre aglutinadas en el alma pasan a través del nexo de la conciencia crística hacia el Padre es la aceleración llamada espiritualización (inglés: Spirit-realization: realización en el Espíritu), “El Ascenso”. Otro nombre que se le da al proceso mediante el cual la energía del alma regresa de la Materia al Espíritu es sublimación (inglés: sublimation: sublime action: acción sublime) o transmutación. Siendo ya una con el Hijo, el alma experimenta la consumación de este proceso como la ascensión, la unión con el Espíritu de la Presencia YO SOY, el Padre. La ascensión es el cumplimiento en el cielo de la promesa de Jesús en la tierra: “En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.”

     La fusión de las energías de la polaridad positiva y negativa de la Divinidad en la creación ocurre a través del Cristo Universal, el Logos sin el cual “nada de lo que es fue hecho”. El flujo de luz del macrocosmos hacia el microcosmos, del Espíritu (la Presencia YO SOY) al alma y de regreso siguiendo la espiral en forma de ocho, se cumple a través de este bendito Mediador que es Cristo, el SEÑOR, la verdadera encarnación del YO SOY EL QUE YO SOY. Ya que Jesús es esa Palabra encarnada, puede decir: “El YO SOY es [el YO SOY en mí es] la Puerta Abierta [al cielo y a la tierra] que ningún hombre puede cerrar”, y “Todo el Poder me es dado [a través del YO SOY en mí] en el cielo y en la tierra”, y también “He aquí, YO SOY [el YO SOY en mí está] vivo por siempre –como Arriba, así abajo– y tiene las llaves del reino de los cielos y las llaves de la muerte y el infierno, y a quienquiera que el Padre quiera yo se las doy, y son dadas en su nombre”. Esto que aún hoy afirma el maestro ascendido Jesucristo también lo afirma para nosotros nuestro Santo Ser Crístico. Así, el Cristo Universal del Hijo único y de los muchos efectivamente mediatiza la Presencia del YO SOY hacia nosotros a través de nuestro propio y amado Santo Ser Crístico. Ésta es la verdadera comunión con el Cristo Cósmico cuyo Cuerpo (Conciencia) fue “partido”, compartido, individualizado para cada hijo del corazón del Padre. Los Hijos de Dios son depositarios de la Máxima Luz para los que aún son criaturitas en Cristo.

     El término “Cristo” o “ungido del Cristo” también denota un cargo en la jerarquía que ocupan los que han alcanzado la automaestría en los siete rayos y los siete chakras del Espíritu Santo. La maestría crística incluye equilibrar la llama trina (los atributos divinos de poder, sabiduría y amor) para la armonización de la conciencia y la implementación de la maestría de los siete rayos en los chakras y en los cuatro cuerpos inferiores mediante la Llama de la Madre (la kundalini elevada). En la hora designada para la ascensión, el alma así ungida eleva la espiral de la llama trina desde abajo de los pies, pasando por toda la forma, para la transmutación de todo átomo y célula de su ser, conciencia y mundo. La saturación y la aceleración de los cuatro cuerpos inferiores y el alma mediante esta luz transfiguradora de la llama crística ocurre en parte durante la iniciación de la transfiguración, se incrementa con la resurrección y adquiere plena intensidad durante el ritual de la ascensión.

     El Ser Crístico individual, el Cristo personal, es el iniciador de toda alma viviente. Cuando el individuo pasa estas diversas iniciaciones en el sendero de la cristeidad, incluyendo “dar muerte al morador del umbral”, se gana el derecho a que se le llame ungido del Cristo así como hijo o hija de Dios. Hay quienes, en eras pasadas, se ganaron semejante título y comprometieron esa culminación o no lograron manifestarla en encarnaciones subsiguientes. En esta era el Logos los requiere para que manifiesten su maestría divina interna y la perfeccionen en el plano físico mientras están en encarnación física. Por lo tanto, para asistir a los hijos e hijas de Dios en hacer que su manifestación sea conmensurable con su luz interior, los maestros de la Gran Hermandad Blanca han dado sus enseñanzas a través de los maestros ascendidos y de sus mensajeros en este siglo [XX]. Y Saint Germain fundó la Fraternidad de Guardianes de la Llama, a través de la cual envía lecciones mensuales graduadas a los miembros de esta orden, dedicada a guardar la llama de la Vida en todo el mundo. Antes de pasar con éxito las iniciaciones del discipulado, se hace referencia al individuo como hijito de Dios, en contraste con el término “Hijo de Dios”, que denota la plena cristeidad, en la cual el alma, en y como Hijo del hombre, se ha fundido en el Hijo de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo.

     Con la expansión de la conciencia crística, el ungido del Cristo avanza para alcanzar la realización de la conciencia crística en el nivel planetario y es capaz de sostener el equilibrio de la llama crística para las evoluciones del planeta. Cuando logra esto, asiste a los miembros de la jerarquía celestial que prestan su servicio en el cargo de Instructores del Mundo y al Cristo planetario. Véase Gráfica de tu Ser Divino, Jesús.

Juan 1:1-4; 14:20, 23. Cf. Apocalipsis 3:8; Mateo 28:18; Apocalipsis 1:18

Cuando se usa en mayúsculas, la encarnación específica del Mal Absoluto, del Maligno. El morador del umbral planetario. “Hijitos, ya es el último tiempo: y como vosotros habéis oído que el Anticristo ha de venir, así también al presente han comenzado a ser muchos anticristos; por lo cual sabemos que es el último tiempo.” El término se aplica también a Lucifer, a Satanás, a los Vigilantes, a los Néfilim y a otros ángeles caídos que “no guardaron su dignidad” y que se oponen al Bien Absoluto. Estos traidores de la Palabra han jurado lealtad a las potencias de la Muerte y el Infierno y han jurado destruir al Dios encarnado en Su iglesia, Sus santos y Sus hijitos. Cuando se usa en minúsculas, persona o potencia antagonista del Cristo, o luz, en Jesús y los suyos.

1 Juan 2:18, 22; 4:3; 2 Juan 7; Génesis 6:1-7; Judas 6

Frecuencia del tiempo y el espacio más allá del plano físico pero por debajo del mental, correspondiente al cuerpo emocional del hombre y al inconsciente colectivo de la raza; el depósito de los patrones de pensamiento y sentimiento colectivos, conscientes e inconscientes, de la humanidad. El propósito original de esta banda o frecuencia es que amplificara los pensamientos y sentimientos puros de Dios en el hombre. En vez de ello, ha sido contaminada con los registros impuros (vibraciones) de la memoria de la raza, multiplicados al infinito por una evolución atrapada en los embates de las contracorrientes y los ciclos repetitivos de su propia negatividad. A esto se debe que el término “astral” se emplee a menudo en un contexto negativo para referirse a lo impuro o psíquico.

El retiro de un maestro es su hogar de luz, su templo y su lugar de servicio. Los retiros son focos de la Gran Hermandad Blanca localizados principalmente en el plano etérico, que es donde presiden los maestros ascendidos. Los retiros anclan una o más de las llamas de la Divinidad así como el moméntum de servicio de los maestros y su realización espiritual para el equilibrio de la luz en los cuatro cuerpos inferiores de un planeta y sus evoluciones. Cumplen múltiples funciones para los consejos de la jerarquía que sirven a las ondas de vida de la tierra y algunos retiros están abiertos para individuos no ascendidos, cuya alma puede viajar a estos focos en su cuerpo etérico entre una encarnación y otra en la tierra, o en su cuerpo sutil durante el sueño o samadhi.

     Muchos de los retiros de los maestros, incluyendo sus escuelas de misterios, estuvieron en el plano físico durante las primeras eras de oro de la tierra e incluso después de la Gran Rebelión y la Caída de los ángeles caídos. Ante la destrucción y la profanación de sus templos, los maestros retiraron sus centros y sus llamas al plano etérico, de ahí el término “retiro”. Después de la ascensión del mensajero Mark L. Prophet el 26 de febrero de 1973, los Señores del Karma dieron otra oportunidad a los hijos de Dios de saldar su karma asistiendo a las clases en los retiros de los siete chohanes, el Maha Chohán y los Instructores del Mundo. El primero de enero de 1986, Gautama Buda y los Señores del Karma respondieron a la petición de los Señores de los Siete Rayos de abrir las universidades del Espíritu que se encuentran en sus retiros etéricos a decenas de miles de estudiantes para proseguir sistemáticamente el camino de la automaestría en los siete rayos. Los estudiantes viajan en su cuerpo sutil durante el sueño y pasan catorce días en el retiro de cada uno de los chohanes y del Maha Chohán. Véase Tabla de los ocho rayos.

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

El ritual en el que el alma se reúne con el Espíritu del Dios vivo, la Presencia YO SOY. Es la culminación de la estadía divinamente victoriosa del alma en el tiempo y el espacio. Es la recompensa del justo, el regalo de Dios tras el juicio final delante del gran trono blanco, durante el cual todo hombre es juzgado “según sus obras”.

     Enoc, de quien se dice que “caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”, pasó por la ascensión; también Elías, quien subió al cielo en un torbellino; y Jesús, aun cuando su ascensión no tuvo lugar en la ocasión en que las escrituras dicen que fue llevado al cielo en una nube. El Morya, maestro ascendido, ha revelado que Jesús vivió muchos años después de estos hechos e hizo su ascensión después de su fallecimiento en Cachemira, a los 81 años, en el año 77 d.C.

     La reunión con Dios en la ascensión, esto es, el término de las rondas de karma y renacimiento y el regreso a la gloria del SEÑOR, es la meta de la vida para los hijos e hijas de Dios. Jesús dijo: “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, incluso el Hijo del hombre.” Por medio de la salvación (inglés: salvation), la “autoelevación” (inglés: Self-elevation), o sea, la elevación consciente del Hijo de Dios dentro de su templo, el alma se pone el vestido de bodas para realizar la función del Hijo (inglés: Son, o Sun [sol], o luzde la manifestación (inglés: man: hombre): el Hijo del hombre. Siguiendo el sendero iniciático de Jesús, el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se fusiona con la conciencia crística y después con la presencia viva del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el alma, el aspecto corruptible del ser, se convierte en el incorruptible, un átomo en el Cuerpo de Dios. Véase matrimonio alquímico.

Apocalipsis 20:12-13; Génesis 5:24; 2 Reyes 2:11; Lucas 24:50-51; Hechos 1:9-11; Juan 3:13

adj. Que tiene o porta las características del plano astral. n. Frecuencia del tiempo y el espacio más allá del físico, pero por debajo del mental, que corresponde al cuerpo emocional del hombre y al inconsciente colectivo de la raza. Debido a que el plano astral ha sido enturbiado por pensamientos y sentimientos impuros, el término “astral” también se utiliza en un contexto negativo para referirse a aquello que es impuro o “psíquico”. Véase psíquico.

En los tiempos del Edén, el planeta tierra dio albergue a corrientes de vida de otros planetas y sistemas de mundos consideradas “rezagadas” debido a que hicieron mal uso de su libre albedrío, habiendo decidido resistirse a la evolución cósmica y a marchar al paso del avance espiritual de sus propios planetas y sus habitantes. Prefirieron ejercer el control personal de su propia energía, recibir reconocimiento y el honor de sus logros y dominar a los demás en vez de obedecer la ley universal del amor, introduciendo así la oscuridad y el dolor en el Jardín del Edén y contribuyendo a la “caída del hombre”.

Véase Lucifer.

Es el centro del cosmos, el punto de integración del cosmos espiritual-material; el punto de origen de toda creación física-espiritual; el núcleo, o núcleo de fuego blanco, del Huevo Cósmico, del universo espiritual-material que incluye una aparentemente interminable cadena de galaxias, sistemas estelares, mundos conocidos y desconocidos. (La Estrella Dios, Sirio, es el foco del Gran Sol Central en nuestro sector de la galaxia.) El Sol detrás del sol es la Causa espiritual que yace tras el efecto físico que vemos como nuestro sol físico y de todas las demás estrellas o sistemas de estrellas, visibles o no visibles. Véase Sol Central.

(plural del hebreo Eloha, “Dios”). El nombre de Dios empleado en el Antiguo Testamento cerca de 2,500 veces con el significado de “El Poderoso” o “El Fuerte”. Elohim es un sustantivo uniplural que hace referencia a las llamas gemelas de la Divinidad que componen el “Divino Nosotros”. Cuando se habla específicamente de la mitad masculina o de la mitad femenina se conserva la forma plural porque se entiende que una parte del Todo Divino contiene y es el Yo andrógino (el Divino Nosotros). Los siete poderosos Elohim y sus contrapartes femeninas son los constructores de la forma; de ahí que Elohim sea el nombre de Dios usado en el primer versículo de la Biblia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Los cuatro seres de los elementos (las Cuatro Fuerzas Cósmicas) sirven directamente bajo los Elohim y tienen dominio sobre los elementales: gnomos, silfos, salamandras y ondinas.

     Los siete poderosos Elohim son “los siete Espíritus de Dios” nombrados en el Apocalipsis (4:5) y las “estrellas matutinas” que cantaron juntas en principio, tal como el SEÑOR se las reveló a Job (Job 38:7). Hay también cinco Elohim que rodean el núcleo de fuego blanco del Gran Sol Central. En el orden de la jerarquía, los Elohim y los seres cósmicos son portadores de la mayor concentración y de la más alta vibración de luz que podamos percibir en nuestro estadio de evolución. Junto con los cuatro seres de la naturaleza, sus consortes y los constructores elementales de la forma, representan el poder del Padre como Creador (el rayo azul). Los siete arcángeles y sus complementos divinos, los grandes serafines, los querubines y las huestes angelicales representan el amor de Dios en la ardiente intensidad del Espíritu Santo (el rayo rosa). Los siete chohanes de los rayos y todos los maestros ascendidos, junto con los hijos e hijas de Dios no ascendidos, representan la sabiduría de la ley del Logos en la función del Hijo (el rayo amarillo). Estos tres reinos forman una triple manifestación y trabajan equilibradamente para desacelerar las energías de la Trinidad. Entonar el sonido sagrado “Elohim” libera el tremendo poder de la percepción de sí mismos como Dios, desacelerada para que la usemos en santidad por mediación del Cristo Cósmico.

     Para los nombres de los siete Elohim, los rayos en los que prestan su servicio y la ubicación de sus retiros etéricos, véase Tabla de los ocho rayos .

Apocalipsis 3:1; 4:5; 5:6

Junto con Amazonia, Elohim del primer rayo, el rayo del poder, la fe y la voluntad de Dios. El aura de ambos está cargada de relámpago azul y posee una capa envolvente de intenso color rosa.

Véase Elohim, Tabla de los ocho rayos .

Forma dinámica de oración hablada que usan los estudiantes de los maestros ascendidos para dirigir la luz de Dios hacia circunstancias individuales y mundiales a fin de producir cambios constructivos. Generalmente enmarcan al cuerpo del decreto un preámbulo y un cierre o aceptación. Es la Palabra de autoridad de Dios pronunciada por el hombre, en el nombre de la Presencia YO SOY y del Cristo vivo, para provocar cambios en la tierra mediante la voluntad de Dios y Su conciencia presente, en la tierra como en el cielo, en manifestación abajo como Arriba. El decreto dinámico que se ofrece en alabanza y petición a Dios el SEÑOR con el uso de la ciencia de la Palabra hablada es la “oración del justo, que obrando eficazmente, puede mucho”. El decreto dinámico es el medio gracias al cual el suplicante se identifica con la Palabra de Dios, con el fíat original del Creador: “Sea la luz: y fue la luz” (Génesis 1:13).

     Los decretos dinámicos fueron dados por los maestros ascendidos en inglés, lengua con que se alcanza una vibración más elevada, parecida a la de los ángeles. Detrás de los decretos hay fórmulas matemáticas que producen siempre el mismo efecto.

     El decreto es la herramienta y la técnica del alquimista para la transmutación personal y planetaria y para la autotrascendencia.

[Los maestros ascendidos utilizan continuamente la palabra momentum en sus enseñanzas, con el significado original del término, que en inglés es “la fuerza del movimiento [motion] adquirida por un objeto en movimiento [moving] como resultado de la prolongación de [dicho] movimiento [motion]” (traducido de Webster Third International Dictionary).

     La palabra momentum en latín significa “movimiento” y fue usada por el físico y matemático Isaac Newton (1643-1727) para describir un cuerpo en movimiento. El latín era la lengua de uso en las universidades europeas a la sazón. Hoy este concepto se llama “movimiento lineal” o “momento lineal”. Se representa por una p y su fórmula es p = m * v, donde m = masa, v = velocidad. Cuando damos un impulso a un objeto, éste empieza a moverse. La Primera Ley del Movimiento de Newton dice que si se retira el impulso el objeto sigue moviéndose a una velocidad constante. Para parar el objeto hay que aplicar una fuerza. Mientras más pesado el objeto (más masa), más fuerza se requiere para detenerlo. Asimismo, mientras más rápido va el objeto (más velocidad), más difícil resulta detenerlo.

     La palabra momentum es una deformación de movimentum, formada por el verbo movere (“mover”) y el sufijo -entum, equivalente a -ento en español, que en este caso indica estado físico.

     Podría traducirse por “momento”, pero para evitar confusión con el significado más común de este término (un instante de tiempo) hemos dejado siempre “moméntum” en nuestras traducciones. Es el equivalente de lo que algunos traducen por "impulso acumulado".]

Ser un portador de luz significa llevar al Cristo, es el que lleva la Luz que es Cristo; alguien que lleva la responsabi­lidad de la cristeidad en sí mismo y en otros defendiendo la verdad y honrando a Dios; alguien que ha sido ungido por la conciencia crística y profesa esta iluminación para todos. El Portador de Luz es el Guardián de la Llama cuyo lema debe ser “YO SOY el guardián de mi hermano - YO SOY el guardián de la Luz del Cristo en mi hermano”.

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial vivo de Dios. La petición de libre albedrío que el alma hizo  y su consiguiente separación de Dios tuvieron como consecuencia el descenso de este potencial al estado carnal inferior. Sembrada en deshonor, el alma está destinada a elevarse con honores a la plenitud de ese estado divino que es el Espíritu único de toda Vida. El alma puede perderse; el Espíritu no puede morir.

     El alma permanece como un potencial que ha caído a niveles más bajos de vibración y de conciencia, y debe ser imbuida de la realidad del Espíritu, purificada por medio de la oración y la súplica y devuelta a la gloria de la cual descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y lo convierte en uno con la Verdad inmortal. Cumplido este ritual, el Ser superior se corona Señor de la Vida y se descubre que el potencial de Dios realizado en el hombre es el Todo-en-todo.

Plan de Dios para el alma, para la individualización de la llama divina ordenada en el principio, cuando el arquetipo original de la vida fue impreso sobre el núcleo de fuego blanco de la Presencia YO SOY individual. El plan divino determina los límites de la expresión individual del libre albedrío. Tal como la bellota está destinada a convertirse en roble, cada alma individual está destinada a realizar la plenitud de su potencial preordenado (pero no predestinado) atrayéndolo del Árbol de la Vida: de la Presencia YO SOY y el cuerpo causal, haciendo uso del libre albedrío. Qué es ese potencial y cómo ha de autorrealizarse en esta vida es algo conocido por Dios y puede ser revelado a la conciencia externa a través de la dedicación tanto al Ser Crístico individual como a la Presencia YO SOY y al Gran Director Divino.

Maestra ascendida que guarda la conciencia divina de la libertad para la tierra. Mientras estuvo encarnada en la Atlántida erigió el Templo del Sol en lo que ahora es la isla de Manhattan. Con el hundimiento de la Atlántida el templo físico se destruyó, pero su contraparte etérica sigue estando en el plano etérico, donde ella sigue siendo el foco de la llama de la libertad en el altar central, rodeado por doce santuarios dedicados a las doce jerarquías solares. La Diosa de la Libertad (llamada así por su completa y entusiasta identificación con la llama divina de la libertad, su conciencia divina de la libertad) es la portavoz del Consejo Kármico y representa el segundo rayo en dicho consejo. Su estatua en la isla de la Libertad (antes isla de Bedloe) en el puerto de Nueva York representa la figura de la “Dama con una lámpara”, del poeta Longfellow, de quien éste predijo que “ocupará un lugar en la gran historia de nuestro país, noble tipo de femineidad digno y heroico”. Encarna el arquetipo de la Mujer vestida del Sol y de la mujer de la nueva era, que inspira a las naciones a la acción con la antorcha de la iluminación y el Libro de la Ley. Véase Tabla de los ocho rayos .

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

I AM. El nombre de Dios; “Dios en mí es”.

(sánscrito: “acto, acción, obra”). El karma es energía/conciencia en acción; la ley de causa y efecto y retribución. Llamada también ley del círculo, que decreta que cualquier cosa que hagamos completará un círculo y regresará a nuestra puerta para resolución. Pablo dijo: “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Newton observó: “Para toda acción hay una reacción igual y opuesta.” La ley del karma requiere que el alma reencarne hasta que todos los ciclos kármicos se hayan saldado. Así, de una vida a la siguiente el hombre determina su destino por sus acciones, incluyendo sus pensamientos, sentimientos, palabras y obras. Saint Germain enseña el sendero acelerado de la transmutación del karma con la llama violeta del Espíritu Santo y trascendiendo las rondas de renacimiento a través del sendero de la cristeidad individual que conduce a la ascensión demostrada por Jesús.

Gálatas 6:7