↑ Volver a Quién es quien

♦ Lanello, el Guru Siempre Presente

Mark-L-Prophet-SL

Recientemente el maestro ascendido Lanello estuvo en encarnación en la tierra como Mark L. Prophet, el místico y mensajero del siglo XX para los . En esta y en muchas encarnaciones anteriores él y su , la mensajera , han prestado servicio a la revelando las verdaderas enseñanzas de .

Hace miles de años, cuando el vino de Venus con objeto de guardar la llama de la vida en la tierra, Lanello y su llama gemela, junto otras evoluciones de de los planetas de este sistema solar, se encontraban entre los que lo acompañaron. La histo­ria de la misión de Lanello es la historia de un cautivada por una pasión: el amor a Dios.

♦ En la fue sacerdote del y maestro de invo­cación en el Templo del Logos.

♦ Como el profeta Noé, recibió la profecía del diluvio e instó a la gente durante más de cien años.

♦ Encarnó a Lot, el “hijo del hermano de Abram”, en el siglo XX a.C., el hombre de Dios en las abyectas ciudades de la llanura, Sodoma y Gomorra.

Ikhnaton♦ Hace 3 300 años, como el faraón egipcio Akenatón, terminó con la tradición idólatra, desafió al falso sacerdocio y estableció un monoteísmo basado en la adoración a Atón, Dios del Sol. Durante su reinado Egipto disfrutó de una de arte, poesía y música.

♦ Como Esopo, fue un esclavo griego del siglo VI a.C. que alcanzó su libertad por su maestría en contar historias y fábulas didácticas, aunque fue asesinado por los habitantes de la localidad a los que aspiraba a servir.

♦ Más tarde, como Marcos el Evangelista, escribió el relato de las obras de  —el Evangelio de los Hechos— tal como le fueron confiadas por el após­tol Pedro. Entre las mujeres discípulas, su madre fue una de las más devotas, y Marcos recordaba cuando, de niño, Jesús celebró la Última Cena en la Cámara Alta. Fue criado como esenio y debido a su educación fue elegido discípulo principal y secretario por Pedro, y llevado a Antioquía para ayudar a Pablo. Llegó a ser un exponente de los misterios más pro­fundos del cristianismo y fundó la iglesia de Alejandría, donde más tarde sería martirizado.

♦ Como Orígenes de Alejandría, regresó en el siglo II a la ciudad que había conocido como san Marcos para ser uno de los teólogos más distinguidos de la iglesia primitiva, exponiendo las verdaderas enseñanzas de Jesucristo sobre la y la . A los dieciocho años fue nombrado para encabezar la escuela catequística, la pri­mera institución donde los cristianos podían ser instruidos tanto en las ciencias griegas como en las doctrinas de las santas escrituras. Vivió como asceta, trabajando día y noche con las multitudes, impartiendo clases y ofreciendo consultas personales. Hizo un concienzudo estudio de Platón, Pitágoras y los estoicos y aprendió hebreo para interpretar las escrituras correctamente. Pero a las mentes mundanas y superficiales les pareció que su profunda comprensión era estrafalaria y herética.

A pesar de haber sido expulsado de Egipto, Orígenes llegó a ser un respetado instructor en Cesárea Palestina, donde estableció una escuela, famosa por todo Oriente. Durante la persecución de Decio fue encarcelado y torturado, muriendo después. Orígenes dejó tras de sí una inmensa cantidad de escritos, cerca de mil títulos. Sus libros se utili­zaron ampliamente durante más de un siglo, pero no sin duras críticas. En el siglo V Rufino de Aquilea tradujo la obra de Orígenes, haciendo importantes alteraciones, y Jerónimo condenó su enseñanza por herética. En el siglo VI el emperador Justiniano redactó una lista de quince anatemas en el Quinto Consejo Ecuménico, cuya consecuencia fue la destrucción física de sus escritos, de los cuales pocos quedan hoy día.

♦ En tiempos del rey Arturo el alma de Lanello llegó de Francia como Lancelot du Lac. Según la leyenda, el niño Lancelot fue depositado junto a un lago y la Señora del Lago lo llevó a su reino de diez mil donce­llas donde ningún hombre podía entrar. Allí maduró con gran honor y pureza, y así fue conocido como Lancelot du Lac (Lanzarote del Lago). Llegó a ser el amigo más íntimo de Arturo, siendo su relación al nivel del alma la de y , y el defensor de la reina Ginebra, su llama gemela. Los celos, las intrigas y las hechicerías de Mordred y Morgana La Fey pusieron en jaque el profundo amor mutuo de la “trinidad” de Cámelot, sembrando la desconfianza entre el rey y la reina, el caballero defensor y los demás caballeros de la Mesa Redonda, culminando en la muerte de Arturo y de la mayoría de los caballeros así como en la reclusión de Ginebra y Lancelot en sendos papeles de renunciantes de la Iglesia.

♦ Como Bodhidharma, fue el fundador de la escuela zen de budismo chino y japonés. Nacido brahmán hacia 440 d.C. en el sur de la India, se convirtió al budismo y viajó a China para diseminar las enseñanzas del . La esencia del mensaje de Bodhidharma es que no podemos comprender la verdad suprema o alcanzar nuestra budeidad mediante pala­bras y letras; debemos descubrir por nosotros mismos nuestra verdadera naturaleza, nuestra naturaleza búdica.

♦ Como Clovis, estableció la monarquía francesa en el siglo VI. Se casó con su llama gemela, la entonces la princesa borgoñona Clotilde, que era cristiana, y fue bautizado tras desafiar exitosamente al Dios de ella para que le diera la victoria en la batalla. Se convirtió en un devoto representante de la Iglesia, y Clovis y Clotilde se convirtieron en santos patronos de Francia como fundadores de la nación, y en patrono y patrona de los pobres.

saladino_dore♦ Después, como Saladino, el gran líder musulmán del siglo XII, conquistó y unió a todo el mundo mahometano. Aun cuando fue un poderoso general, Saladino es recordado por su generosidad, amabilidad, honestidad y jus­ticia para con árabes y cristianos por igual.

♦ Vivió como san Buenaventura (1221­-1274), teólogo y místico franciscano. A la edad de cuatro años, Buenaventura cayó gravemente enfermo. Su madre suplicó a san Francisco que intercediera por la vida de su hijo. Gracias a sus oraciones el niño se curó y se dice que Francisco exclamó en profético embelesamiento: “O buona ventura!” (“¡Oh, bienaventurado!”), de donde se cree que Buenaven­tura recibió su nombre. Agradecida por la curación de Buenaventura, su madre consagró la vida de su hijo a Dios: llegó a ser cardenal de la Iglesia romana y consejero del papa, célebre por sus aptitudes académicas y de predicador. Fue declarado doctor de la Iglesia en 1587, y se le dio el título de doctor seráfico. Junto con el dominico Tomás de Aquino, Buenaventura jugó un importante papel en defensa de las órdenes mendicantes del siglo XIII.

♦ También fue Luis XIV, rey de Francia de 1643 a 1715 (el reinado más largo del que se tiene constancia en la historia de Europa), conocido como “le Roi Soleil” (el Rey Sol). Con el palacio y los magníficos jardines de Versalles pretendió representar el recuerdo de la cultura de Venus.

♦ Como Henry Wadsworth Longfellow (1807-1882), llegó a ser el más popular de los poetas estadunidenses del siglo XIX. Fue un excelente profesor, primero en Bowdoin y después presidiendo el programa de lenguas modernas en Harvard durante die­ciocho años. Sin embargo, anhelando la libertad literaria, abandonó su puesto y comenzó a escribir la poesía que capturó el espíritu y el cora­zón de los Estados Unidos así como la permanente llama de su guru, . Longfellow escribió acerca de su propia alma en el poema narrativo de Hiawatha, el legendario jefe iroqués.

♦ Al amanecer del siglo XX, Lanello encarnó en Rusia como Alexis, hijo del zar y heredero al trono Romanov. Sin embargo, Nicolás II, su padre, abdicó en su nombre, negándole la oportunidad de que su llama fuera la luz de Rusia. La revolución rusa estalló poco después, seguida de la ejecución del zar y toda su familia.

♦ Como Mark L. Prophet, el maestro del siglo XX, nació en Chippewa Falls (Wisconsin), en 1918, único hijo de Thomas y Mabel Prophet. Su padre falleció cuando él tenía nueve años y él y su madre soportaron las privaciones de los años de la depresión. Cuando era un mucha­cho de unos dieciocho años, mientras trabajaba en los ferrocarriles Soo Line Railroad, fue contactado por el maestro ascendido El Morya, llamándolo a su misión.

mark-l-prophet-in-uniformDurante la segunda guerra mundial prestó servicio en la fuerza aérea estadunidense y su prepara­ción con el maestro continuó. En 1958 El Morya le encomendó que fundara en la capital de la nación. El propio Mark mecanografió los primeros s dados por  los maestros ascendidos, llamados Ashram Notes (Notas del Ashram). En 1961 se le unió Elizabeth, su llama gemela, y juntos cumplieron la profecía de Jesús anunciada por de que ocuparían el cargo de los “Dos Tes­tigos” y de los “Otros Dos” en estos tiempos.

Mark falleció el 26 de febrero de 1973 y su alma ascendió al plano de la para continuar su labor con los maestros ascendi­dos y contactar con sus chelas no ascendidos. Como el maestro ascendido Lanello, el “Guru Siempre Presente”, continúa dirigiendo las actividades de The Summit Lighthouse y ha dicho:

El nuestro ha de ser un mensaje de amor infinito y debemos demostrar ese amor al mundo.

El primer dictado público de Lanello fue dado el 20 de abril de 1973, justo dos meses después de su ascensión:

Mark-L-Prophet-on-boatTras pensar esta noche en los muchos temas que podía elegir para hablar, he llegado a la conclusión de que siempre lo más oportuno es hablar de cosas prácticas, aun cuando el corazón quisiera cantar a las cadencias poéticas de la música de las esferas, pues lo que me interesa es que llevéis mi manto, aquellos de vosotros a quienes he conocido desde hace tanto, en tantas encarnaciones. Y, por tanto, he solicitado el servicio de mis es en estas últimas semanas, pen­sando en qué podría hacer para traeros mi alegría; y he pedido a mis ángeles que os confeccionen una réplica de mi capa, la capa azul que he llevado incluso en la octava física. Y he pedido a mis ángeles que os pongan esa capa sobre los hombros esta noche, y bien puede ocurrir que hasta sintáis el material de la capa cuando os roce los tobillos y los brazos.

Sí, he elaborado una capa azul para cada uno de vosotros; es decir, mi ángeles. Ellos han emprendido la elaboración que yo les he pedido y han diseñado una vestidura de lo más honorable, con todo y capucha, como los monjes de antaño. Y así, antes de que termine este servicio, estos ánge­les colocarán mi capa sobre vosotros para que también podáis andar de un lado a otro con el de mi victoria en muchas encarnaciones anteriores, que he tomado de mi como un moméntum de luz que daros...

Yo os digo que todos sois candidatos a la si decidís serlo. Y si lo decidís esta noche y en las semanas que vienen, entonces os patro­cinaré y le encomendaré a la que también ella os patrocine. No hay necesidad de quedarse donde estáis; no hay necesidad de volver a los caminos trillados de la . ¡Os digo que vuestra percepción ungida por el Cristo, vuestro Ser ungido por el Cristo, es la resplandeciente Realidad de vuestra conciencia! ¡Es el nuevo día que amanece en vosotros! ¡Es vuestra victoria en potencia! ¡Es vuestra pureza aquí y ahora!

Y os digo que no tenéis por qué esperar a que la evolu­cione, porque la mente carnal nunca evolucionará, queridos corazones; jamás se convertirá en el Cristo. ¡Hay que despojarse de ella y arrojarla a la llama! Debéis entregar el modelo antiguo para cambiarlo por el nuevo. ¿Cuánto tiempo seguiréis con ese viejo modelo? Algunos de vosotros sois más tole­rantes con vuestro antiguo yo que con vuestros automóviles, que cambiáis cada año, ¡pero olvidáis cambiar la mente carnal por la , que es la última moda en las cortes del cielo!

Y así, queridos corazones, os digo que de todas las advertencias y todas las profecías que pudiera hacer esta noche, lo que puede daros la victoria final es esta única clave de la , y la salvación mediante la cristeidad. Y lo que nos interesa son las victo­rias finales, no las escaramuzas que se pierden o se ganan cada hora y cada día; sin embargo, éstas cuentan cuando el pone su marca en el Libro de la Vida. Pero os digo que algunas veces perder en el combate sirve como una lección que había que aprender. Y una pérdida temporal puede significar la victoria final, porque la lección que se aprende es una medida hacia la perfección.

Y por tanto os digo: contad las experiencias por las que habéis atravesado como el pasado que es el prólogo; y ahora escribid el capítulo, el primero del libro Mi cristeidad. Llevad un diario que se llame Mi cristeidad, y escribid cada día cómo va apareciendo la flor del Cristo en vuestra vida. Y cuando sepáis que habéis hecho un acto en la conciencia del Cristo, escribidlo y dejad constancia de ello para que en los momentos de oscuridad o de tribulación, cuando olvidáis y no podéis recordar una sola cosa buena que hayáis hecho alguna vez porque los demonios os ator­mentan con sus mentiras, entonces leeréis en el libro Mi cristeidad cómo habéis conquistado el error y cómo lo habéis superado.

Os digo que la saga de vuestra vida —de muchos de vosotros— es algo hermoso de contemplar; porque verdaderamente habéis ganado en formas pequeñas y grandes. Y hasta que no se haga el último recuento, nunca sabéis cómo considera el Señor el equilibrio de poder en vosotros. Así que seguid pugnando por la luz, pugnando por lo que está bien; y sabed que yo, Lanello, camino con vosotros a cada paso del camino.

Estoy tan cerca como el aliento que respiráis. Y no hay lugar a donde vayáis donde yo no esté, porque he proyectado una presencia electró­nica de mí mismo a cada uno de los que desee recibirme entre vosotros. Como escribió Jesús, ‘el que recibe a un profeta por ser profeta, recompensa de profeta recibirá’. [Mateo 10:41]  ¡Mi recompensa es la ascensión! ¡Mi recompensa es la luz! Y si me recibís como profeta de vuestra ascensión, entonces podéis tener mi caminando a vuestro lado, y llevaré mi capa azul. Y la gente dirá: ‘Mira esos gemelos caminando por la calle.’ Pues vosotros tendréis mi apariencia y yo la vuestra, ¿y quién podrá decir quién es el que está ascendido y quién el que no lo está? Porque ¿no tuvieron ellos dificultad en discernir la diferencia entre Jesús y sus discípulos? [Mateo 26:48]

Así que no sabrán quién es quien. Y me atrevo a decir que cuando las fuerzas muevan sus piezas sobre el tablero de ajedrez de la vida para ata­car vuestra , ¡bien podrían lanzar esas flechas de mala fortuna hacia ! ¡Y entonces tendrán la recompensa de atacar a un maes­tro ascendido! ¿Qué os parece? Y así caminaremos ambos de la mano; y a cualquier hora del día o de la noche, cuando extendáis la mano para dármela, yo la tomaré…

Os digo que cualquier cosa que hayáis hecho en el pasado, ¡olvidad el pasado! ¡Dejadlo atrás! Y que la luz de la misericordia triunfe en vosotros, porque nuestro Dios es un Dios de misericordia y su misericordia es eterna. [Salmo 136] Por tanto, dad un paso adelante esta noche; y considerad que al hacerlo estáis saliendo de las pieles del viejo hombre hacia el atavío del Cristo. Y cuando deis ese paso a la manera en que lo señalaré al final de mi discurso, os habréis puesto mi capa, mi caperuza.

El de Lanello se encuentra en Bingen, sobre el río Rin, en Ale­mania. Presta servicio en el primer y su es “Greensleeves” . Ha trabajado con durante muchos cientos de años y continúa hacién­dolo desde la octava ascendida. Lo llaman el Guru Siempre Presente por­que siempre se aparece a sus chelas y habla con ellos.

 

To Our Beloved Lanello

-----TO OUR BELOVED LANELLO

What blazing Light on yonder heights
What glory our eyes beholding!
What heav'nly bliss, enthralling sight
Within our hearts now infolding!

Behold, the Son of Heaven stands
Now holding wide the portal!
Behold, the everlasting Light
Streams forth to raise each mortal!

Chorus :
---Alleluia, he is risen!
---Sing, ye angels, of Heaven's Son
---Alleluia, he is risen!
---Is risen, Love's victory won.

And like a gossamer veil atremble
With the thunder of the sun
Ο beauteous doorway of forever
Swing wide for ev'ryone!

What wondrous music heard on high
What songs the angels singing
What great rejoicing time is nigh
What glorious bells I hear ringing!

(Repeat chorus)

Our own beloved Lanello
Thy footprints guiding us ever
And now at last the torch is passed—
We pledge our love forever!

(Repeat chorus, then sing last line of chorus again)

--------A NUESTRO AMADO LANELLO

¡Qué Luz tan resplandeciente en aquellas alturas!
¡Qué gloria nuestros ojos contemplan!
¡Qué celestial bendición, visión embelesadora
se revela en nuestro corazón ahora!

Mirad, el Hijo del Cielo de pie
ahora abriendo de par en par el portal!
¡Mirad, la Luz perpetua
sale a raudales para elevar a todos los mortales!

Coro:
---¡Aleluya, él ha ascendido!
---Canten, oh ángeles, del Hijo de Dios.
---¡Aleluya, él ha ascendido!
---Ha ascendido, ganada la victoria del Amor.

Y como un delicado velo tembloroso
con el estruendo del sol
¡oh, hermosa entrada a la eternidad,
ábrete de par en par a cada uno!

¡Qué maravillosa música se oye en las alturas,
qué canciones los ángeles cantan,
qué gran regocijo, el tiempo está cerca,
qué gloriosas campanas escucho tocar!

(Se repite el coro)

Nuestro querido Lanello,
tus pisadas nos guían siempre.
Y ahora al fin pasada la antorcha−
¡empeñamos nuestro amor eternamente!

(Se repite el coro, cantar dos veces la última línea)

© Church Universal and Triumphant

2910 Total vistas 1 Vistas hoy

Un maestro ascendido es el que, a través del Cristo y por haberse revestido de la Mente que hubo también en Cristo Jesús, ha alcanzado la maestría del tiempo y el espacio y, en el mismo proceso, también del yo en los cuatro cuerpos inferiores y en los cuatro cuadrantes de la Materia, en los chakras y en la llama trina equilibrada. Ha transmutado cuando menos el 51 por ciento de su karma, cumplido con su plan divino y pasado las iniciaciones del rayo rubí para el ritual de la ascensión: la aceleración por medio del fuego sagrado hacia la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. Los maestros ascendidos habitan en los planos del Espíritu –el reino de Dios (la conciencia de Dios)– y pueden enseñar a las almas no ascendidas en un templo etérico o en las ciudades etéricas del plano etérico (el reino de los cielos).

Filipenses 2:5

La llama gemela es el complemento masculino o femenino del Espíritu concebida a partir del mismo cuerpo de fuego blanco, el ovoide de fuego de la Presencia YO SOY.

"Guru Ma", la mensajera de la Gran Hermandad Blanca en activo de 1961 a 1999, que hizo su transición a los planos superiores en 2009. Infundida del fuego del Espíritu Santo y la era de Acuario, fue pionera del pensamiento religioso mo­derno, enseñando los senderos místicos de las principales religiones del mundo. Sus libros desafían al cristianismo dominante con preguntas audaces y respuestas aún más audaces. 

Orden espiritual de santos occidentales y adeptos orientales que se han reunido con el Espíritu del Dios vivo; las huestes celestiales. Han trascendido los ciclos de karma y renacimiento y ascendido (acelerado) a aquella realidad superior que es la morada eterna del alma. En cada era, cultura y religión han surgido maestros ascendidos de la Gran Hermandad Blanca, unidos para los más altos propósitos de la hermandad del hombre bajo la Paternidad de Dios, para inspirar avances creativos en la educación, las artes y las cien­cias, el gobierno divino y la vida abundante en las economías de las naciones. La palabra “blanca” no se refiere a raza sino al aura (halo) de luz blanca que circunda su forma. La Hermandad comprende entre sus filas a ciertos chelas no ascendidos de los maestros ascendidos. Jesucristo reveló la existencia de esta orden celestial de santos “vestidos de blanco” a su siervo Juan. Véase jerarquía cósmica, Pléyades.

Apocalipsis 3:4, 5; 6:9-11; 7:9, 13, 14; 19:14

(griego: Christos, “ungido”). Mesías (hebreo y arameo: “ungido”); “el Ungido”, aquel que es investido e infundido o ungido de la luz (el Hijo) de Dios. La Palabra, el Logos, la Segunda Persona de la Trinidad: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad… Aquél era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene al mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él y el mundo no le conoció.” En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el término “Cristo” corresponde a la encarnación de Vishnu, el Preservador; avatara, hombre Dios, el que despeja la oscuridad, guru.

     El Cristo Universal es el mediador entre los planos del Espíritu y los planos de la Materia; personificado como el Santo Ser Crístico, es el mediador entre el Espíritu de Dios y el alma del hombre. El Cristo Universal sostiene el nexo (el flujo en forma de ocho) de la conciencia a través del cual las energías del Padre (Espíritu) pasan a sus hijos para la cristalización (inglés: Christ-realization: realización crística) de la Llama de Dios por el esfuerzo de su alma en el vientre cósmico (la matriz) de la Madre (Materia). A este proceso se le llama materialización (inglés: Mater-realization: realización en la Materia), “El Descenso”. El proceso por el cual las energías de la Madre aglutinadas en el alma pasan a través del nexo de la conciencia crística hacia el Padre es la aceleración llamada espiritualización (inglés: Spirit-realization: realización en el Espíritu), “El Ascenso”. Otro nombre que se le da al proceso mediante el cual la energía del alma regresa de la Materia al Espíritu es sublimación (inglés: sublimation: sublime action: acción sublime) o transmutación. Siendo ya una con el Hijo, el alma experimenta la consumación de este proceso como la ascensión, la unión con el Espíritu de la Presencia YO SOY, el Padre. La ascensión es el cumplimiento en el cielo de la promesa de Jesús en la tierra: “En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.”

     La fusión de las energías de la polaridad positiva y negativa de la Divinidad en la creación ocurre a través del Cristo Universal, el Logos sin el cual “nada de lo que es fue hecho”. El flujo de luz del macrocosmos hacia el microcosmos, del Espíritu (la Presencia YO SOY) al alma y de regreso siguiendo la espiral en forma de ocho, se cumple a través de este bendito Mediador que es Cristo, el SEÑOR, la verdadera encarnación del YO SOY EL QUE YO SOY. Ya que Jesús es esa Palabra encarnada, puede decir: “El YO SOY es [el YO SOY en mí es] la Puerta Abierta [al cielo y a la tierra] que ningún hombre puede cerrar”, y “Todo el Poder me es dado [a través del YO SOY en mí] en el cielo y en la tierra”, y también “He aquí, YO SOY [el YO SOY en mí está] vivo por siempre –como Arriba, así abajo– y tiene las llaves del reino de los cielos y las llaves de la muerte y el infierno, y a quienquiera que el Padre quiera yo se las doy, y son dadas en su nombre”. Esto que aún hoy afirma el maestro ascendido Jesucristo también lo afirma para nosotros nuestro Santo Ser Crístico. Así, el Cristo Universal del Hijo único y de los muchos efectivamente mediatiza la Presencia del YO SOY hacia nosotros a través de nuestro propio y amado Santo Ser Crístico. Ésta es la verdadera comunión con el Cristo Cósmico cuyo Cuerpo (Conciencia) fue “partido”, compartido, individualizado para cada hijo del corazón del Padre. Los Hijos de Dios son depositarios de la Máxima Luz para los que aún son criaturitas en Cristo.

     El término “Cristo” o “ungido del Cristo” también denota un cargo en la jerarquía que ocupan los que han alcanzado la automaestría en los siete rayos y los siete chakras del Espíritu Santo. La maestría crística incluye equilibrar la llama trina (los atributos divinos de poder, sabiduría y amor) para la armonización de la conciencia y la implementación de la maestría de los siete rayos en los chakras y en los cuatro cuerpos inferiores mediante la Llama de la Madre (la kundalini elevada). En la hora designada para la ascensión, el alma así ungida eleva la espiral de la llama trina desde abajo de los pies, pasando por toda la forma, para la transmutación de todo átomo y célula de su ser, conciencia y mundo. La saturación y la aceleración de los cuatro cuerpos inferiores y el alma mediante esta luz transfiguradora de la llama crística ocurre en parte durante la iniciación de la transfiguración, se incrementa con la resurrección y adquiere plena intensidad durante el ritual de la ascensión.

     El Ser Crístico individual, el Cristo personal, es el iniciador de toda alma viviente. Cuando el individuo pasa estas diversas iniciaciones en el sendero de la cristeidad, incluyendo “dar muerte al morador del umbral”, se gana el derecho a que se le llame ungido del Cristo así como hijo o hija de Dios. Hay quienes, en eras pasadas, se ganaron semejante título y comprometieron esa culminación o no lograron manifestarla en encarnaciones subsiguientes. En esta era el Logos los requiere para que manifiesten su maestría divina interna y la perfeccionen en el plano físico mientras están en encarnación física. Por lo tanto, para asistir a los hijos e hijas de Dios en hacer que su manifestación sea conmensurable con su luz interior, los maestros de la Gran Hermandad Blanca han dado sus enseñanzas a través de los maestros ascendidos y de sus mensajeros en este siglo [XX]. Y Saint Germain fundó la Fraternidad de Guardianes de la Llama, a través de la cual envía lecciones mensuales graduadas a los miembros de esta orden, dedicada a guardar la llama de la Vida en todo el mundo. Antes de pasar con éxito las iniciaciones del discipulado, se hace referencia al individuo como hijito de Dios, en contraste con el término “Hijo de Dios”, que denota la plena cristeidad, en la cual el alma, en y como Hijo del hombre, se ha fundido en el Hijo de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo.

     Con la expansión de la conciencia crística, el ungido del Cristo avanza para alcanzar la realización de la conciencia crística en el nivel planetario y es capaz de sostener el equilibrio de la llama crística para las evoluciones del planeta. Cuando logra esto, asiste a los miembros de la jerarquía celestial que prestan su servicio en el cargo de Instructores del Mundo y al Cristo planetario. Véase Gráfica de tu Ser Divino, Jesús.

Juan 1:1-4; 14:20, 23. Cf. Apocalipsis 3:8; Mateo 28:18; Apocalipsis 1:18

(sánscrito: “ser de bodhi o iluminación”). Un ser destinado a la iluminación, o cuya energía y poder están dirigidos a la iluminación. Un bodhisattva está destinado a convertirse en un buda pero ha pospuesto la bendición del nirvana por su voto de salvar a todos los hijos de Dios en la Tierra. Un maestro ascendido o un maestro no ascendido pueden ser bodhisattvas. En la escuela del budismo Mahayana, convertirse en bodhisattva es la meta del sendero de iniciación.

     El sendero del bodhisattva se divide generalmente en diez etapas, llamadas bhumis. El bodhisattva se esfuerza para progresar de una etapa a la siguiente hasta que obtiene la iluminación.

Gran Guru de la simiente del Cristo a lo largo y ancho del cosmos; jerarca de Venus; el Anciano de Días mencionado en Daniel 7:9, 13, 22; uno de los Siete Santos Kumaras. Hace mucho tiempo vino a la tierra en los momentos más oscuros de ésta, cuando toda la luz se había extinguido en sus evoluciones, pues no quedaba un solo individuo en el planeta que diera adoración a la Presencia de Dios. Ciento cuarenta y cuatro mil almas se ofrecieron como voluntarias para auxiliar a Sanat Kumara en su misión y lo acompañaron junto con legiones de ángeles…

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

1. Los que surgen como fruto de la unión divina de las espirales de Alfa y Omega; los que tienen al Cristo consigo como el Emmanuel. La creación del Padre-Madre Dios (Elohim) hecha a imagen y semejanza del Divino Nosotros, identificada por la llama trina de la Vida anclada dentro del corazón.

     2. En el sendero, la expresión “hijos e hijas de Dios” denota un nivel de iniciación y un rango en la jerarquía que está por encima de los que se llaman niños de Dios, niños en el sentido de que no han pasado las iniciaciones del fuego sagrado en el discipulado, lo que justificaría que se les llamara coherederos con el Cristo, esto es, hijos e hijas de Dios.

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial vivo de Dios. La petición de libre albedrío que el alma hizo  y su consiguiente separación de Dios tuvieron como consecuencia el descenso de este potencial al estado carnal inferior. Sembrada en deshonor, el alma está destinada a elevarse con honores a la plenitud de ese estado divino que es el Espíritu único de toda Vida. El alma puede perderse; el Espíritu no puede morir.

     El alma permanece como un potencial que ha caído a niveles más bajos de vibración y de conciencia, y debe ser imbuida de la realidad del Espíritu, purificada por medio de la oración y la súplica y devuelta a la gloria de la cual descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y lo convierte en uno con la Verdad inmortal. Cumplido este ritual, el Ser superior se corona Señor de la Vida y se descubre que el potencial de Dios realizado en el hombre es el Todo-en-todo.

El continente isla que se encontraba donde ahora está el océano Atlántico y que se hundió en el cataclismo conocido como el Diluvio de Noé, hace aproximadamente 11,600 años, según cálculos de James Churchward. Platón la describió vívidamente; Edgar Cayce la “vio” y la describió en sus lecturas; Taylor Caldwell la rememora en algunos pasajes de La leyenda de la Atlántida; Otto Muck, fallecido científico alemán, la exploró científicamente y la autentificó, estableciendo la hora y la fecha de su destrucción (por un asteroide que se impactó en el Triángulo de las Bermudas con una fuerza equivalente a treinta mil bombas de hidrógeno), ¡a las 8 pm del 5 de junio de 8498 a.C.! En sus diálogos Platón cuenta que en “la isla de la Atlántida había un gran y maravilloso imperio” que regía África hasta Egipto, Europa hasta Italia y “partes del continente” (se piensa que es una referencia a América, específicamente a América Central, Perú y el valle del Mississippi). Se ha postulado que la Atlántida y las pequeñas islas que la bordeaban al este y al oeste formaban un puente de tierra continuo que iba de América a Europa y África.

Mapa de la Atlántida de W. Scott-Elliot entre 80,000 A.C.y su hundimiento final.

 

 

El fuego de la Kundalini, que se encuentra como una serpiente enroscada en el chakra de la base de la columna (el muladhara), y que con pureza espiritual y automaestría se eleva hacia el chakra de la coronilla, acelerando los centros espirituales o chakras a su paso. Dios, luz, vida, energía, el YO SOY EL QUE YO SOY. “Nuestro Dios es un fuego consumidor” (Hebreos 12:29). El fuego sagrado es la precipitación del Espíritu Santo para el bautismo de las almas, para la purificación, para la alquimia y la transmutación y para alcanzar la ascensión, ritual sagrado mediante el cual el alma retorna al Único.

Ciclo de iluminación, paz y armonía en el que las almas de la humanidad se fusionan en la Llama del Cristo para el cumplimiento del plan divino, “como Arriba, así abajo”. A través de la convergencia del plano etérico y la capa etérica con los tres vehículos inferiores del cuerpo planetario y sus evoluciones, el reino de los cielos se manifestará en la tierra tal como ya existe ahora en la octava etérica. Véase cuerpo etérico.

     “Era de oro significa una era basada en el patrón oro –el patrón del oro de la conciencia crística, de la regla de oro, del oro como luz del sol precipitada para el equilibrio de la mente y de las emociones y para el flujo de la vida incluso en el plano físico” (Dios del Oro).

El maestro ascendido Jesucristo . El avatar de la era de Piscis; la encarnación de la Palabra, el Cristo Universal; el ejemplo de conciencia crística que los hijos de Dios tendrían que haber manifestado durante la dispensación de dos mil años de la era de Piscis; aquel que manifestó la plenitud del Ser Crístico y que por tanto fue llamado Jesús el Cristo. Vino para revelar el Ser Crístico individual a la humanidad entera y para demostrar las obras del Padre (la Presencia YO SOY) que Sus hijos e hijas pueden realizar en y a través de la llama del Ser Crístico o Yo Crístico individual. Jesús ocupa el cargo de Instructor del Mundo en la jerarquía, que comparte con el maestro ascendido Kuthumi, quien estuvo encarnado como san Francisco. El retiro de Jesús es el Templo de la Resurrección, ubicado en el reino etérico sobre Tierra Santa. También presta su servicio en el Retiro Árabe, en el desierto de Arabia, al noreste del Mar Rojo. Véase “Jesucristo y Saint Germain vienen a señalar el camino en la era de Acuario”, en Alquimia II.

El renacimiento de un alma en un nuevo cuerpo humano. El alma sigue regresando al plano físico con un nuevo cuerpo templo hasta que no salda su karma, alcanza la automaestría, supera los ciclos del tiempo y el espacio y finalmente se une de nuevo con la Presencia YOSOY a través del ritual de la ascensión.

(sánscrito: gu, “ignorancia espiritual”, + ra, “resplandor”). El que disipa la oscuridad; la luz encarnada que transmuta la oscuridad en luz por la Persona y la energía de Brahma, Vishnu y Shiva, en los que se ha convertido. Maestro religioso y guía espiritual personal; alguien con un alto grado de realización espiritual. Un guru puede haber hecho su ascensión o no.

(hindi: cela, del sánscrito: ceta, “esclavo”, esto es, “sirviente”). En la India, discípulo de un maestro religioso o guru. Término utilizado generalmente para hacer referencia a un estudiante de los maestros ascendidos y sus enseñanzas. Específicamente, estudiante disciplinado y devoto más allá de lo ordinario, iniciado por un maestro ascendido y que sirve a la causa de la Gran Hermandad Blanca. Véase discipulado.

(sánscrito: budh, “despertar”, “saber”, “percibir”). Significa “el iluminado”. Denota una función en la jerarquía espiritual de mundos que se alcanza al pasar ciertas iniciaciones del fuego sagrado, entre ellas las de los siete rayos del Espíritu Santo y las de los cinco rayos secretos, la de la elevación del rayo femenino (el fuego sagrado de la Kundalini) y la de la “maestría del siete en los siete multiplicado por diez”.

Gautama alcanzó la iluminación búdica hace 25 siglos, sendero que había proseguido durante múltiples encarnaciones anteriores y que culminó en su meditación de 49 días bajo el árbol bo; de ahí que se le llame Gautama el Buda. Ocupa el cargo de Señor del Mundo, sosteniendo, con su cuerpo causal y su llama trina, la chispa divina y la conciencia de las evoluciones de la tierra que se acercan al sendero de la cristeidad personal. Su aura de amor y sabiduría que cubre al planeta surge de su devoción incomparable a la Madre Divina. Es el jerarca de Shamballa, el retiro original de Sanat Kumara, que ahora está en el plano etérico sobre el desierto del Gobi. El 18 de abril de 1981, el amado Gautama Buda estableció su Shamballa Occidental en el Retiro Interno del Royal Teton Ranch, sobre las tierras vírgenes de América, en los confines septentrionales del parque nacional Yellowstone. Véase Señor del Mundo, Shamballa.

El Señor Maitreya, el Cristo Cósmico, también ha pasado las iniciaciones búdicas. Es el tan esperado Buda Venidero, que ha salido a la luz para enseñar a todos los que se han alejado del camino de Gran Guru Sanat Kumara, de cuyo linaje descienden tanto él como Gautama. En la historia del planeta han existido numerosos budas que han auxiliado a las evoluciones de la humanidad en los pasos y etapas del sendero del bodhisattva. En Oriente se conoce a Jesús como el buda Issa, el Salvador del Mundo por amor y sabiduría de la Divinidad. Véase bodhisattva, Señor Maitreya.

En los años sesenta, nueve corrientes de vida no ascendidas que habían pasado las iniciaciones búdicas se ofrecieron a encarnar para asistir a las evoluciones de la Tierra durante su difícil y peligrosa transición a la era de Acuario. Su servicio mundial será reconocido cuando hayan alcanzado la edad del ejemplo búdico y crístico, de los 33 a los 36 años. El 1 de enero de 1983 Gautama Buda anunció que nueve budas que habían permanecido en el nirvana durante novecientos años estaban descendiendo por el haz de luz para entrar en el corazón de nueve individuos en este planeta y, a través de su presencia electrónica, en el campo de fuerza de miles de corazones dedicados. Gautama también otorgó la dispensación de que a partir de ese momento toda oración, mantra o cántico de los devotos del Cristo y del Buda se multiplicaría por el poder del corazón de Gautama y de los nueve budas.

A fines de 1966 la Diosa de la Pureza dijo que “de la gran llama de pureza cósmica, hace dos años nacieron en la tierra nueve niños, budas del corazón del Padre… La intención era que por el poder del tres veces tres estos niños santos traerían a la humanidad la gran conciencia de la pureza divina que sostiene nuestro amado Señor Gautama. Hoy vengo a vosotros con un mensaje que debería hacer despertar vuestro corazón a la necesidad de más decretos. Desde el nacimiento de estos niños santos uno de ellos salió la pantalla de la vida porque su entorno era tan impuro y carente de la llama de la pureza que no era apropiado para que surgiera la luz de ese corazón, que murió como una flor cortada de su tallo. Y, así, ocho de estos niños santos permanecen en el cuerpo planetario.” El noveno buda volvió a nacer subsecuentemente en Madrás, India.

Chohán del primer rayo, de la Voluntad de Dios. Maestro ascendido. Jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran Hermandad Blanca, fundador de The Summit Lighthouse, instructor y patrocinador de los mensajeros Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet. Su extraordinaria devoción a la palabra y las obras de Dios es una poderosa corriente que ha permeado todas las encarnaciones de su alma en la tierra, durante las que permaneció firme en el papel de defensor, instructor y ejemplo delante de nuestro espíritu elevándose vertiginosamente hacia el Amor. Véase Tabla de los ocho rayos .

Organización externa de la Gran Hermandad Blanca fundada por Mark L. Prophet en 1958 en Washington, D.C., bajo la dirección del maestro ascendido El Morya, Jefe del Consejo de Darjeeling, con el propósito de publicar y diseminar las enseñanzas de los maestros ascendidos.

Mensaje de un maestro ascendido, un arcángel u otro ser espiritual avanzado, dado por medio de la acción del Espíritu Santo a un mensajero de la Gran Hermandad Blanca.

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Espíritu divino, heraldo, precursor o mensajero enviado por Dios para comunicar Su Palabra a Sus hijos. Espíritu ministrante enviado para asistir a los herederos del Cristo, para confortar, proteger, guiar, fortalecer, enseñar, aconsejar y prevenir. Cohortes de la luz al servicio de los seres crísticos, los hijos e hijas de Dios, por todo el cosmos. Un “ángulo” de la conciencia de Dios –un aspecto de Su Autoconciencia; un ser formado por Dios a partir de Su propia llameante Presencia para asistir a la Vida en la forma. “Y de sus ángeles dijo: El que hizo a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.” Las huestes celestiales comprenden una evolución que se diferencia de la humanidad por su llameante individualidad y la pureza de su devoción a la Deidad y a los arcángeles jerarcas bajo cuyo mando prestan servicio. Su función es concentrar, acelerar y amplificar los atributos de Dios en beneficio de Su creación. Atienden las necesidades de los hombres atrayendo luz hacia su aura, intensificando los sentimientos de esperanza, fe y caridad, honor, integridad, valor, verdad y libertad, misericordia y justicia, y todo aspecto de la claridad cristalina de la Mente de Dios. Debido a la sacralidad de su presencia invisible, el autor del Libro de Hebreos dijo: “No olvidéis la hospitalidad, porque algunos, sin saberIo, hospedaron ángeles.” Con lo que abunda en el hecho de que los ángeles sí encarnan y andan entre nosotros como nuestros mejores amigos y auxiliadores, aun cuando sean unos perfectos extraños.

     Metafóricamente hablando, los ángeles son electrones que giran alrededor de la Presencia Solar que es Dios, electrones que han elegido, por Su voluntad innata en ellos, expandir Su conciencia en todos los planos de la existencia; que han sido “cargados” de la luz/energía/conciencia del Gran Sol Central para ser “electrodos”, esto es, pilares de la ardiente presencia de Dios que operan como “transformadores de desaceleración” de la Luz inefable, para que Sus hijos puedan recibir una porción de esperanza de la gloria que ha de venir en medio de la noche oscura de su situación kármica en la tierra. Los ángeles pueden adquirir forma humana o de “bastoncillos” y “conos” o espirales y rollos de energía concentrada que puede ser liberada para la curación personal y planetaria, en respuesta al llamado de los seres crísticos, literalmente como una transfusión del Cuerpo y la Sangre del Cristo Cósmico dondequiera y cuandoquiera que se necesite. Hay ángeles de curación, de protección, amor, consuelo y compasión, ángeles que asisten en los ciclos de nacimiento y muerte, ángeles del Ojo Omnividente de Dios que esgrimen la espada llameante de la Verdad para separar de tajo lo real de lo irreal. Hay tipos y órdenes de ángeles que realizan servicios específicos en la jerarquía cósmica, como los serafines y los querubines, o los ángeles devas que sirven con los espíritus de la naturaleza y los elementales del fuego, el aire, el agua y la tierra. Véase ángeles caídos.

[Los maestros ascendidos utilizan continuamente la palabra momentum en sus enseñanzas, con el significado original del término, que en inglés es “la fuerza del movimiento [motion] adquirida por un objeto en movimiento [moving] como resultado de la prolongación de [dicho] movimiento [motion]” (traducido de Webster Third International Dictionary).

     La palabra momentum en latín significa “movimiento” y fue usada por el físico y matemático Isaac Newton (1643-1727) para describir un cuerpo en movimiento. El latín era la lengua de uso en las universidades europeas a la sazón. Hoy este concepto se llama “movimiento lineal” o “momento lineal”. Se representa por una p y su fórmula es p = m * v, donde m = masa, v = velocidad. Cuando damos un impulso a un objeto, éste empieza a moverse. La Primera Ley del Movimiento de Newton dice que si se retira el impulso el objeto sigue moviéndose a una velocidad constante. Para parar el objeto hay que aplicar una fuerza. Mientras más pesado el objeto (más masa), más fuerza se requiere para detenerlo. Asimismo, mientras más rápido va el objeto (más velocidad), más difícil resulta detenerlo.

     La palabra momentum es una deformación de movimentum, formada por el verbo movere (“mover”) y el sufijo -entum, equivalente a -ento en español, que en este caso indica estado físico.

     Podría traducirse por “momento”, pero para evitar confusión con el significado más común de este término (un instante de tiempo) hemos dejado siempre “moméntum” en nuestras traducciones. Es el equivalente de lo que algunos traducen por "impulso acumulado".]

El cuerpo de la Primera Causa; siete esferas concéntricas de luz y conciencia que se interpenetran y que rodean a la Presencia YO SOY en los planos más altos del Espíritu, cuyo moméntum, incrementado  por las palabras y las obras buenas del SEÑOR manifestadas por el alma en todas sus vidas pasadas, es accesible hoy en todo momento, según lo necesitemos. Nuestros recursos espirituales y nuestra creatividad ­—talentos, gracias, dones y genio, almacenados debido a un servicio ejemplar en los siete rayos pueden ser atraídos desde el cuerpo causal con invocaciones a la Presencia YO SOY en el nombre del Ser Crístico. Además de ser el lugar donde nos “hacemos tesoros en el cielo” —el almacén de toda cosa buena y perfecta que forma parte de nuestra verdadera identidad—, las grandes esferas del cuerpo causal son el lugar de morada de Dios el Altísimo al que Jesús se refirió cuando dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy, pues, a preparar lugar para vosotros… Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy [ahí donde YO, el Cristo encarnado, SOY en la Presencia YO SOY] vosotros también estéis.” El cuerpo causal es la mansión, o morada, del Espíritu del YO SOY EL QUE YO SOY al cual el alma retorna a través de Cristo Jesús y el Ser Crístico individual en el ritual de la ascensión. Pablo se refería al cuerpo causal como la estrella de la individualización de la Llama de Dios de todo hombre cuando dijo: “porque una estrella es diferente de otra en gloria”. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Mateo 6:19-21; Juan 14:2; 3:1; 1 Corintios 15:41

El ritual en el que el alma se reúne con el Espíritu del Dios vivo, la Presencia YO SOY. Es la culminación de la estadía divinamente victoriosa del alma en el tiempo y el espacio. Es la recompensa del justo, el regalo de Dios tras el juicio final delante del gran trono blanco, durante el cual todo hombre es juzgado “según sus obras”.

     Enoc, de quien se dice que “caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”, pasó por la ascensión; también Elías, quien subió al cielo en un torbellino; y Jesús, aun cuando su ascensión no tuvo lugar en la ocasión en que las escrituras dicen que fue llevado al cielo en una nube. El Morya, maestro ascendido, ha revelado que Jesús vivió muchos años después de estos hechos e hizo su ascensión después de su fallecimiento en Cachemira, a los 81 años, en el año 77 d.C.

     La reunión con Dios en la ascensión, esto es, el término de las rondas de karma y renacimiento y el regreso a la gloria del SEÑOR, es la meta de la vida para los hijos e hijas de Dios. Jesús dijo: “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, incluso el Hijo del hombre.” Por medio de la salvación (inglés: salvation), la “autoelevación” (inglés: Self-elevation), o sea, la elevación consciente del Hijo de Dios dentro de su templo, el alma se pone el vestido de bodas para realizar la función del Hijo (inglés: Son, o Sun [sol], o luzde la manifestación (inglés: man: hombre): el Hijo del hombre. Siguiendo el sendero iniciático de Jesús, el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se fusiona con la conciencia crística y después con la presencia viva del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el alma, el aspecto corruptible del ser, se convierte en el incorruptible, un átomo en el Cuerpo de Dios. Véase matrimonio alquímico.

Apocalipsis 20:12-13; Génesis 5:24; 2 Reyes 2:11; Lucas 24:50-51; Hechos 1:9-11; Juan 3:13

La conciencia que percibe al ser como humano: limitado, mortal, caído, pecaminoso, expuesto al error y a las pasiones de los sentidos, y que por tanto declara con el Hijo del hombre: “No puedo yo de mí mismo [humano] hacer nada. Mas el Padre [la Presencio YO SOY] que está en mí, Él hace las obras del SEÑOR.”

Juan 5:30; 14:10

El ego humano, la voluntad humana y el intelecto humano; percepción de sí sin el Cristo; la naturaleza animal del hombre, llamada hombre mecanizado por el Maestro R.; se le llama morador del umbral en la tradición esotérica. Para el apóstol Pablo, “la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede”.

Romanos 8:7

El Santo Ser Crístico.

Véase Cristo.

El ángel encargado de los ángeles registradores que se asignan a cada corriente de vida. El Guardián de los Pergaminos es el custodio de los archivos que contienen el Libro de la Vida de todo hombre. Es responsabilidad suya suministrar a los maestros ascendidos y al Consejo Kármico el registro de vida de cualquiera o de todas las encarnaciones de un alma en evolución cuando ellos lo soliciten. Esta información no se utiliza sólo en el juicio final del alma, sino también con el fin de aconsejar y asignar al alma sus deberes y su misión de una vida a otra, incluido el otorgamiento de dispensaciones (de misericordia, o de talentos), iniciaciones o asignación para un cargo en la jerarquía ascendida o no ascendida de la Gran Hermandad Blanca: “En aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro.” “Y los libros fueron abiertos: y otro libro fue abierto, el cual es de la vida.” Véase ángel registrador.

Daniel 12:1; Apocalipsis 20:12

Un duplicado de la Presencia YO SOY de un maestro ascendido.

La corriente de vida que emana de la Fuente única, de la Presencia YO SOY en los planos del Espíritu, y desciende a los planos de la Materia, donde se manifiesta como la llama trina anclada en el chakra del corazón para sustentar al alma en la Materia y nutrir los cuatro cuerpos inferiores. Término que se utiliza para denotar a las almas que evolucionan como “corrientes de vida” individuales y por ende como sinónimo del término “individuo”. Denota la naturaleza en curso del individuo a través de los ciclos de individualización.

El retiro de un maestro es su hogar de luz, su templo y su lugar de servicio. Los retiros son focos de la Gran Hermandad Blanca localizados principalmente en el plano etérico, que es donde presiden los maestros ascendidos. Los retiros anclan una o más de las llamas de la Divinidad así como el moméntum de servicio de los maestros y su realización espiritual para el equilibrio de la luz en los cuatro cuerpos inferiores de un planeta y sus evoluciones. Cumplen múltiples funciones para los consejos de la jerarquía que sirven a las ondas de vida de la tierra y algunos retiros están abiertos para individuos no ascendidos, cuya alma puede viajar a estos focos en su cuerpo etérico entre una encarnación y otra en la tierra, o en su cuerpo sutil durante el sueño o samadhi.

     Muchos de los retiros de los maestros, incluyendo sus escuelas de misterios, estuvieron en el plano físico durante las primeras eras de oro de la tierra e incluso después de la Gran Rebelión y la Caída de los ángeles caídos. Ante la destrucción y la profanación de sus templos, los maestros retiraron sus centros y sus llamas al plano etérico, de ahí el término “retiro”. Después de la ascensión del mensajero Mark L. Prophet el 26 de febrero de 1973, los Señores del Karma dieron otra oportunidad a los hijos de Dios de saldar su karma asistiendo a las clases en los retiros de los siete chohanes, el Maha Chohán y los Instructores del Mundo. El primero de enero de 1986, Gautama Buda y los Señores del Karma respondieron a la petición de los Señores de los Siete Rayos de abrir las universidades del Espíritu que se encuentran en sus retiros etéricos a decenas de miles de estudiantes para proseguir sistemáticamente el camino de la automaestría en los siete rayos. Los estudiantes viajan en su cuerpo sutil durante el sueño y pasan catorce días en el retiro de cada uno de los chohanes y del Maha Chohán. Véase Tabla de los ocho rayos.

Haz de luz o de otra energía radiante. Los rayos son las emanaciones de luz de la Divinidad que, cuando se invocan en el nombre de Dios o en el nombre del Cristo, prorrumpen como una llama en el mundo del individuo. Los rayos pueden ser proyectados por la conciencia divina de seres ascendidos o no ascendidos a través de los chakras y del tercer ojo como una concentración de energía que asume numerosas cualidades divinas, como amor, verdad, sabiduría, curación, etc. Haciendo mal uso de la energía de Dios, los practicantes de magia negra proyectan rayos que tienen cualidades negativas, tales como rayos mortales, rayos de sueño, rayos hipnóticos, rayos de enfermedad, rayos psicotrónicos, el mal de ojo, etc. Véase Tabla de los ocho rayos .

La melodía individual de nuestra Presencia YO SOY.  “Es como si el Señor tomara la música esférica de toda la creación y la pasara a través de un prisma y cada uno escucha su melodía crística individual. La melodía clave es el código de la creación –de cada componente, de cada elemento. Es la melodía que las estrellas matinales cantaron al unísono en el momento del nacimiento del alma, que sale del Gran Cuerpo Causal a cumplir sus ciclos” (Juan El Amado). Es la “canción de nuestra alma”, una “melodía sagrada” que podemos cantar a nuestro creador. Es la afirmación científica de nuestro ser.

Zadkiel, el arcángel del séptimo rayo, se aseguró de que los chelas de la nueva era entiendan la alegría de la llama, y por eso dio a la llama violeta el nombre de ‘llama violeta cantarina’. Porque esta llameante presencia hace que los átomos y las moléculas de tu ser ‘canten’ al reanudar su frecuencia normal, y con ello se ponen a ‘tono’ con la melodía clave de tu corriente de vida.

Esta melodía clave es el sonido del acorde de tu Presencia YO SOY. Y cuando, por la acción de la llama violeta, liberas las energías de tus cuatro cuerpos inferiores para responder a ese acorde, el maravilloso mundo del microcosmos se mueve en armonía con el gran Macrocosmos de tu Presencia YO SOY y cuerpo causal” (El Morya, 9 de febrero de 1975).

La melodía clave de los seres celestiales captura las frecuencias de su presencia electrónica. “Si no podemos ver a los maestros, ni oírlos si ni conversar con ellos, si no sabemos cómo caminar y hablar conscientemente con los maestros en el sendero de la vida, hay algo que sí podemos hacer: podemos ir al corazón de la música inspirada por las huestes celestiales a muchos músicos capacitados en la tierra que sirven en el quinto rayo de la verdad, la ciencia, la curación y la música y siguen el rastro de la música hasta el corazón de los maestros. Sí, podemos seguir el rastro hasta su corazón y luego al corazón de la música y seguir el rastro hasta nuestra alma, nuestro Santo Ser Crístico y nuestra amada Presencia YO SOY” (Elizabeth Clare Prophet, 2 de julio de 1995).

Un factor importante es que el nombre del maestro o del ángel es también una “melodía clave”. Podemos por ello pronunciar el nombre del maestro y pedir su presencia mientras tocamos su melodía clave. La música más importante que podemos escuchar son las melodías clave de los seres celestiales. Es la música que debería escucharse en las tiendas y los lugares públicos.

Jefe del Servicio Secreto Cósmico. “K-17” es el nombre en código del maestro ascendido que encabeza el Servicio Secreto Cósmico. Sus miembros son devotos del Ojo Omnividente de Dios. Ellos utilizan su visión divina para avisar a los ciudadanos del cosmos de las amenazas a la seguridad de la individualización de la llama de Dios; amenazas a la vida y la libertad, amenazas a los gobiernos del mundo y a la familia como unidad básica de la sociedad de la era de Acuario.

K-17 emplea un campo energético de protección conocido como el "anillo no pasarán" que es en realidad un anillo de fuego blanco que puede estar teñido de los colores de los rayos, según la necesidad del momento. K-17 traza un círculo de llama viva alrededor de personas y lugares para proteger y sellar la identidad y el campo energético de los que están dedicados al servicio de la luz. Véase Lanello.