↑ Volver a Para saber más

♦ La solución del octavo rayo para la economía, de Saint Germain

¿Puede algo o alguien interponerse entre los habitantes de un país y lo que está escrito en la pared?

¿Existe un intercesor que pueda revertir la marea de la Oscuridad e invocar la creciente marea de para devorar el del mal uso de la Vida abundante trazada en las estrellas y en las cuartetas [de Nostradamus] y en el inconsciente colectivo de una nación?

¿Debe necesariamente ocurrir esta profetizada debacle económica, seguida de guerra y de una pesadilla nuclear?

Sí, Sí y No.

Existe un poder de Dios que puede ser convocado por ustedes desde su Poderosa . El Universal en, a través y alrededor de ustedes es capaz de revertir el karma personal y planetario y de consumirlo mediante el –esto si están dispuestos a dar diariamente a la con determinación. (Quince minutos es bueno y básico, 30 es la gran cosa, 45 es magnífico, una hora de decretos de llama violeta ¡es estupendo!)

Este ritual del séptimo es el cimiento para la Solución del Octavo Rayo para las debilitadas economías de las naciones a través del de ocho pétalos: la . Los decretos que aparecen al final de este capítulo [incluidos en la Armadura de Abundancia], recomendados por (dados junto con “Ten for Transmutation”, los decretos de llama violeta favoritos que se encuentran en nuestro libro La Ciencia de la Palabra hablada), cuando son apuntalados por el Rosario del Arcángel Miguel para Armagedón, componen un ritual del octavo rayo [véase la Tabla de los Ocho Rayos].

Cuando se realiza en acción comunitaria, aplicando las enseñanzas de Saint Germain, este ejercicio del poder de la contribuirá con mucho a la solución de los problemas de las economías capitalistas/comunistas señalados por Saint Germain así como por Nostradamus.

El Rosario del Arcángel Miguel para Armagedón me fue dictado por el Defensor de la Fe que se identificó ante Josué como el Capitán de las Huestes del SEÑOR. Es un ritual de oraciones, salmos, invocaciones y decretos dinámicos a los es, a la y al Hijo de Dios para la liberación del pueblo de Dios y para revertir el Mal.

Así pues, la respuesta a la tercera pregunta y el Tercer Jinete es que es Saint Germain, el Señor del Séptimo Rayo y de la , quien puede interceder, y efectivamente lo hace, en las economías de las naciones en respuesta al llamado de ustedes.

Saint Germain y su amada tienen la autoridad para actuar, pero la Ley dice que nosotros debemos practicar la ciencia de la a toda hora, y esto es lo que compele la intercesión de las huestes del Señor, de todo el Espíritu de la , en favor de todo portador de luz en la tierra y de todos los que deseen recibirlos, arrepintiéndose de sus abominables violaciones de la Vida abundante y volviendo a la Ley del Uno.

No, la debacle económica, la guerra y la pesadilla nuclear no tienen necesariamente que ocurrir.

Las profecías de Nostradamus, así como las advertencias de las escrituras y de Fátima han sido dadas para que podamos actuar a tiempo para salirles al encuentro con todo el fuego consumidor de Dios y el mandato a los Siete es para que liberen al pueblo de Dios en estos tiempos turbulentos.

La Intervención Divina es la clave para contrarrestar las ominosas profecías que no son más que una ecuación matemática del karma que nos dice qué pasará si nosotros el pueblo no hacemos nada.

Lo que sigue es lo que Saint Germain tenía que decir sobre la economía de las naciones el 17 de febrero de 1980. Todavía hay tiempo para que la acción concertada detenga la marea mediante La Palabra de Dios.

Elizabeth Clare Prophet

Milicianos y milicianas de Saint Germain, os convoco a considerar que el estado de la economía de los Estados Unidos de América es tan grave que puede arruinar el de libertad no sólo para esta nación sino para toda nación del mundo.

Entre los religiosos del mundo muy pocos han aceptado la realidad de que todo ha venido no para condenar sino para incrementar la conciencia de la Vida abundante. La vida que es abundante es la Vida que se engancha en el libre flujo de la luz entre el núcleo del Átomo del Ser, el Gran YO SOY, y el que con su elige servir en la periferia del Gran Átomo de la Individualidad.

La Vida abundante es la norma del Cristo personal y su , que media entre el y aquel que elige ser la puerta abierta de esa Luz en medio de la tierra y los seres que evolucionan en ella. Los miembros de todas las organizaciones religiosas deberían darse cuenta de que la plataforma de evolución del alma de una vida a otra con toda seguridad se verá amenazada por las estrategias de los caídos que manipulan la ley de la provisión y la demanda y de las economías de las naciones.

Si los líderes religiosos del mundo de cualquier confesión reconocieran su responsabilidad de encarnar la luz crística y de enseñar esta meditación en la Persona de la que mora en el interior, ellos y los miembros de sus iglesias entre el cuerpo de creyentes podrían guardar el equilibrio para el flujo y el reflujo espiritual/material de las mareas de luz, energía, provisión y conciencia divina que se manifiestan como las necesidades cotidianas de la Vida.

Hay tantos individuos que no han percibido nunca la verdadera misión de los avatares de Oriente y Occidente de unir a los hijos de la Luz bajo el Árbol de la Vida, la bendita Presencia YO SOY, cuyos frutos son para nutrir a las almas así como para la iniciación de la conciencia crística  y cuyas hojas son para sanear las economías de las naciones.

YO SOY Saint Germain y convoco a los valientes a considerar la situación crítica de la inflación en los Estados Unidos hoy, junto a la manipulación del libre mercado y la comunidad del .

Muchos de los que expresan hoy sus opiniones sobre la economía están tan poco calificados para administrar la economía como los religionistas mediocres lo están para analizar y predicar los misterios de las sagradas escrituras de Oriente y Occidente. Con unos pocos cursillos sobre economía keynesiana y socialismo marxista, son meros aficionados los que abordan el tema de los sistemas monetarios, un presupuesto balanceado, los impuestos y las cargas financieras de una burocracia federal como si fueran expertos en la ciencia de la provisión.

En vista de que las leyes reales de la economía y las soluciones divinas para la economía internacional no se encuentran en las escuelas más prestigiosas de hoy, ni en la mente de los expertos (que si lo fueran no tendríamos problemas de tan inmensas proporciones), incumbe a los hijos de la Luz estudiar sistemáticamente la enfermedad de la inflación e invocar la solución divina y la ciencia divina para este cáncer de la economía antes de que la fuerza vital misma de los pueblos libres de la tierra sea devorada por sus tentáculos.

Me permito sugerir que, para empezar, se considere que la piedra angular necesaria es un liderazgo honesto y responsable de corazones nobles. Parte del problema, tal como nosotros lo vemos, es que los que están en posición de tirar de los cordeles del monedero de los Estados Unidos suelen ser individuos que ven por sus propios intereses, que carecen de la visión esférica de un problema muy complejo cuya solución se desprendería de una profunda comprensión de las verdades sencillas y los principios básicos que son el fundamento de la ley de la Vida abundante y de la .

El sistema de partidos políticos y frecuentes elecciones, aunque fue designado para preservar la democracia en una forma de gobierno republicana y representativa, ejercen excesivas demandas sobre los que buscan posiciones en él. Para poder ser elegidos deben asegurarse de tener el voto popular.

En la medida en que el control de la inflación y los recortes al gasto gubernamental ciertamente afectan adversamente a vastos segmentos de la población, no es una causa popular predicar la real cura para la inflación, que consiste en el sacrificio de ganancias inmediatas, beneficios inmediatos e incluso una vida de esparcimiento, en pro de la prosperidad con ganancias a largo plazo y la sólida administración del gobierno y los negocios de la nación basada en los reales recursos monetarios y otros disponibles. Por eso los que buscan elegirse no están dispuestos a presentar a un pueblo no educado la gravedad de la cuestión ni las consecuencias que las verdaderas soluciones tendrían sobre todos los habitantes.

Esta generación de norteamericanos y su prosperidad está construida sobre el sistema crediticio. El aumento de la provisión de dinero ha creado un concepto irreal de la Vida abundante. Mientras que algunos se han hecho millonarios gracias a la inflación, otros han sido despojados del fruto de su labor sagrada. Así, el ha levantado su sistema económico sintético, y la ilusión de un materialismo sin Dios y de una mecanización sin la presencia del Espíritu Santo ha producido una conciencia de la Vida abundante completamente irreal.

El hartazgo de la gente con productos del consumidor comprados con dinero poco sólido que no cuenta con el respaldo del patrón oro ha producido una profunda inseguridad entre los norteamericanos, una resistencia subconsciente a asumir las responsabilidades de vivir y trabajar juntos con la llama del honor cósmico para producir la Vida abundante que es el único verdadero fundamento para una civilización de era de oro. Aun cuando es antinatural que los hijos de la Luz esperen algo a cambio de nada, que otros paguen por ellos y regalarse y llenarse de cosas que no son esenciales, esto se ha convertido en la marca no sólo de la civilización occidental sino también de los habitantes de las naciones comunistas y de los países subdesarrollados.

El materialismo es una enfermedad tan debilitante para el espíritu de los hombres como lo es el comunismo. Estos dos productos de la mente de los manipuladores han afectado a millones de portadores de Luz, y su aceptación de la filosofía de las  los ha dejado dentro de una pesadilla eufórica. Su paz psíquica, el producto de su separación psicológica de la Presencia YO SOY, los ha dejado inermes en una era en que están rodeados de las situaciones más amenazadoras para el espíritu humano que hayan existido jamás en la historia moderna y que están presentes en la crisis económica de la década [1980-1990].

Los que siguen durmiendo en su estado de inconsciencia en el que no se sienten amenazados son los mayores enemigos de la gente y del cumplimiento del destino de los Estados Unidos. Estos perpetuadores de la falsa paz que predican su doctrina de “todo está bien” al mismo tiempo que se aplican unas cuantas compresas a las heridas abiertas de la economía de la nación son los falsos pastores que deben ser remplazados, en este momento de urgencia debido a la necesidad del mundo, por los verdaderos pastores que tendrán la humildad de dedicarse primero a Dios y a las leyes de Dios y después a una nueva ciencia económica que nos sea marxista ni keynesiana sino de orientación crística.

En la medida en que todas las leyes de la economía proceden de la labor sagrada del corazón, la cabeza y la mano del pueblo mismo a través de su interacción con el Espíritu Santo y su integración al Dios personal de Israel, convoco a que sean mis discípulos en el campo de la economía a los pescadores, a los granjeros, a los empleados y empleadas de América, a los obreros; a aquellos que son los pilares de una gran sociedad que todavía puede llegar a realizarse si ponen manos al arado del Gran Labrador y tienen respeto por el Buey que apisona la tierra para el maíz al tiempo que es Quien lleva la carga del karma de la economía del mundo.

Que den, pues, un paso adelante los que aún están atados a la realidad del sudor de la frente y del trabajo con las manos, aquellos cuya mente no ha sido tomada por teorías intelectuales que no tienen ninguna pertinencia para el corazón ni para las cosas prácticas de la vida, y comiencen de nuevo en una profunda investigación de la historia y de la ley de los ciclos que han regido las políticas económicas y los concomitantes auge y caída de las naciones.

Mientras tanto, que los que han convertido en religión ciertas filosofías de la economía y a sus proponentes en dioses sean desprogramados del yo sintético con sus sistemas sintéticos que nunca han funcionado y no funcionarán nunca, salvo para destruir a los que las han abrazado.

Partamos del  método científico. Desechemos lo que no ha funcionado y adoptemos lo que sí funciona. El comunismo es el sueño de los caídos que lo que quisieran es evadir las consecuencias de su karma y de su desdén de integrarse a la fuente de toda Vida y abundancia. No es viable porque no es congruente con la ley cósmica, que opera independientemente de las teorías de los hombres o de sus parodias de la justicia divina.

La manipulación del libre mercado y de los gobiernos libres de las naciones por medio del capitalismo monopolista o del socialismo corporativo no funcionará. Destruye la creatividad individual y apaga los fuegos de la esperanza que eternamente descansan en el corazón del individuo, así como el deseo de autosustentarse en Dios.

¿Qué es lo que funcionará? Pues bien, yo digo que os corresponde descubrir esto. Pero os diré lo siguiente: comienza con el principio fundamental: “Lo que un hombre sembrare, eso cosechará”, y su corolario: “Lo que un hombre no sembrare, eso no lo cosechará”.

Hay demasiadas personas en todos los derroteros de la vida que siguen queriendo obtener algo a cambio de nada y que están dispuestas a abrazar cualquier filosofía económica que les dé placeres inmediatos y prosperidad material. Éstos no son corazones nobles sino aquellos cuyo nombre ha pasado a la posteridad como los innobles y los destructores de la Vida abundante del alma.

Que los gobiernos y los individuos aprendan a vivir dentro de sus medios, y que el valor real de los bienes y servicios esté basado en la teoría y la aplicación del todo práctica de la ley de la labor sagrada* realizada para la gloria de Dios, que reside dentro de Su humanidad.

* Este principio espiritual se aparta por completo de la teoría del trabajo de Marx, que es su perversión. [ECP]

Que el valor de la Vida descanse en el que se desprende de la , que es el principio de la economía divina: "No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti." Esta regla de oro se aplica al oro del corazón, la sabiduría de oro que sirve a las necesidades de la comunidad a través del amor: amor aplicado que se convierte en compasión, en caridad y en compartir las alegrías de la Vida abundante con quienes cultivan el sentido de pobreza.

Si me preguntáis por qué la economía de Estados Unidos se encuentra en un estado tan desastroso, os diré que es porque no hay suficientes personas que se ocupen de Dios ni de unos y otros. Ven las soluciones solamente en términos de más dinero y más control gubernamental y la regulación de la Vida. Pero sin corazón y sin sintonía con la de la Vida que es la chispa de la Divinidad de cada uno, la Luz de Dios no fluye para cubrir las necesidades de las personas.

"YO SOY la Luz del Corazón" es mi para sanear la economía de las naciones. Se necesitan muchos corazones para hacer un gran corazón de luz que se convierta en el corazón de una nación, tal como se necesitan muchas gotas de lluvia para formar el poderoso Río de la Vida y muchas almas sirviendo como un sola para manifestar el Cuerpo de Dios en la tierra.

Por ello convoco a las almas dulces y sencillas que han adorado mi ardiente corazón púrpura durante siglos mientras los selectos se excluían de mi círculo, porque el sendero de la simplicidad de corazón ha sido una afronta a su mundana sabiduría. Que esos hijos de mi corazón se reúnan como milicianos y milicianas de la llama de la libertad y tomen mi mantra del corazón como un mantra perpetuo que fluya a través de la mente al tiempo que fluye por las arterias del comercio, los negocios, los bancos y ese sistema de Reserva Federal que es la "no-reserva” del sistema monetario de la nación.

Habéis oído del la oración perpetua del peregrino de Dios. Habéis oído de los gurus indios que recomiendan a sus chelas la recitación de un mantra único cientos de veces al día mientras realizan sus actividades cotidianas. “Orad sin cesar” es la respuesta que yo doy a los que imploran la liberación del peso opresivo de la economía...

Tomad, pues, este mantra, mis nobles de corazón, y alternadlo con ese antiguo favorito a , al centro solar del flujo de la Vida abundante, y veamos qué podemos hacer todavía para detener la inminente destrucción.

Hay economistas en Estados Unidos que han venido viendo el peligro desde hace muchos años. Se preguntan por qué el desplome no ha ocurrido todavía. Yo os lo diré, amados míos. Un poquito de llama violeta va muy, muy lejos. Las legiones de la luz multiplican vuestros llamados a la llama violeta hora tras hora y aplican la alquimia sagrada de la ley de transmutación a los problemas de la economía.

Los ángeles del séptimo rayo y "expertos" en la aplicación de la ley de la cristeidad a los problemas cotidianos de la economía trabajan diligentemente en niveles internos para sanar las heridas en el cuerpo político de las naciones. Así que repetimos que es en el influjo del fuego sagrado en un moméntum acelerado y continuo de la llama violeta invocada por los Guardianes de la Llama, así como en llamados específicos por la economía, donde damos la respuesta.

 Contrariamente a todas las poderosas opiniones de los sofisticados, es en realidad la luz de los devotos de las enseñanzas de los , así como la luz de las oraciones puras de todos los hijos de Dios, lo que mantiene a la economía internacional. Nosotros buscamos traducir esta luz en un plan práctico y efectivo para sentar nuevas bases económicas en los Estados Unidos y en las naciones de la tierra.

 Esto requiere la educación en masa de los individuos, derribar los sistemas predilectos porque no son de Dios, y la reunión de los que ven a través de la simiente de las serpientes que se han dedicado a destruir el alma de los individuos destruyendo su base económica.

  Que los maestros y los estudiantes de Summit University se reúnan… en el Retiro Interno, así como en nuestros centros de enseñanza y hogares de luz para empezar a encarar los problemas más apremiantes. Milicianos y milicianas de la Luz, coloquemos la lupa de la Mente de Dios sobre todos los asuntos financieros. Que se expongan la verdad y el error. Que la gente reciba preparación para que sigan a los candidatos que tienen el valor de decir la verdad acerca de cuál es el necesario curso de acción y cuáles serán las consecuencias desastrosas de la negligencia.

 Y a quienes quisieran oírme disertar sobre temas más placenteros de esoterismo, os digo: ¡Bajad de vuestros cojines de meditación y de vuestras torres de marfil! Habrá muy poco de qué hablar si no aplicáis el corazón a los problemas de la distribución del petróleo, el trigo, los alimentos, la tecnología y el oro.

 YO SOY Saint Germain. Y a todos digo: ¡Despertad! La hora es tardía..."

 Saint Germain cerró su carta dirigida a sus Guardianes de la Llama de todo el mundo:

Vuestro soy para la de la labor sagrada y para atar a los manipuladores de la Vida abundante en la tierra."

 [Luego siguen los decretos incluidos en la Armadura de Abundancia.]

Traducción de “Saint Germain’s 8th ray solution to the economy”,  cap. 8 del libro dos de Saint Germain On Prophecy, “Nostradamus and the Four Horsemen”, Summit University Press, 1986. Este libro tiene la siguiente dedicatoria de Saint Germain: “Con los diligentes y los entendidos que son los constructores de una nueva era y una nueva civilización permanezco comprometido hasta el fin de las profecías de vuestro karma.”



1249 Total vistas 3 Vistas hoy

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

(sánscrito: “acto, acción, obra”). El karma es energía/conciencia en acción; la ley de causa y efecto y retribución. Llamada también ley del círculo, que decreta que cualquier cosa que hagamos completará un círculo y regresará a nuestra puerta para resolución. Pablo dijo: “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Newton observó: “Para toda acción hay una reacción igual y opuesta.” La ley del karma requiere que el alma reencarne hasta que todos los ciclos kármicos se hayan saldado. Así, de una vida a la siguiente el hombre determina su destino por sus acciones, incluyendo sus pensamientos, sentimientos, palabras y obras. Saint Germain enseña el sendero acelerado de la transmutación del karma con la llama violeta del Espíritu Santo y trascendiendo las rondas de renacimiento a través del sendero de la cristeidad individual que conduce a la ascensión demostrada por Jesús.

Gálatas 6:7

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

(griego: Christos, “ungido”). Mesías (hebreo y arameo: “ungido”); “el Ungido”, aquel que es investido e infundido o ungido de la luz (el Hijo) de Dios. La Palabra, el Logos, la Segunda Persona de la Trinidad: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad… Aquél era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene al mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él y el mundo no le conoció.” En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el término “Cristo” corresponde a la encarnación de Vishnu, el Preservador; avatara, hombre Dios, el que despeja la oscuridad, guru.

     El Cristo Universal es el mediador entre los planos del Espíritu y los planos de la Materia; personificado como el Santo Ser Crístico, es el mediador entre el Espíritu de Dios y el alma del hombre. El Cristo Universal sostiene el nexo (el flujo en forma de ocho) de la conciencia a través del cual las energías del Padre (Espíritu) pasan a sus hijos para la cristalización (inglés: Christ-realization: realización crística) de la Llama de Dios por el esfuerzo de su alma en el vientre cósmico (la matriz) de la Madre (Materia). A este proceso se le llama materialización (inglés: Mater-realization: realización en la Materia), “El Descenso”. El proceso por el cual las energías de la Madre aglutinadas en el alma pasan a través del nexo de la conciencia crística hacia el Padre es la aceleración llamada espiritualización (inglés: Spirit-realization: realización en el Espíritu), “El Ascenso”. Otro nombre que se le da al proceso mediante el cual la energía del alma regresa de la Materia al Espíritu es sublimación (inglés: sublimation: sublime action: acción sublime) o transmutación. Siendo ya una con el Hijo, el alma experimenta la consumación de este proceso como la ascensión, la unión con el Espíritu de la Presencia YO SOY, el Padre. La ascensión es el cumplimiento en el cielo de la promesa de Jesús en la tierra: “En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.”

     La fusión de las energías de la polaridad positiva y negativa de la Divinidad en la creación ocurre a través del Cristo Universal, el Logos sin el cual “nada de lo que es fue hecho”. El flujo de luz del macrocosmos hacia el microcosmos, del Espíritu (la Presencia YO SOY) al alma y de regreso siguiendo la espiral en forma de ocho, se cumple a través de este bendito Mediador que es Cristo, el SEÑOR, la verdadera encarnación del YO SOY EL QUE YO SOY. Ya que Jesús es esa Palabra encarnada, puede decir: “El YO SOY es [el YO SOY en mí es] la Puerta Abierta [al cielo y a la tierra] que ningún hombre puede cerrar”, y “Todo el Poder me es dado [a través del YO SOY en mí] en el cielo y en la tierra”, y también “He aquí, YO SOY [el YO SOY en mí está] vivo por siempre –como Arriba, así abajo– y tiene las llaves del reino de los cielos y las llaves de la muerte y el infierno, y a quienquiera que el Padre quiera yo se las doy, y son dadas en su nombre”. Esto que aún hoy afirma el maestro ascendido Jesucristo también lo afirma para nosotros nuestro Santo Ser Crístico. Así, el Cristo Universal del Hijo único y de los muchos efectivamente mediatiza la Presencia del YO SOY hacia nosotros a través de nuestro propio y amado Santo Ser Crístico. Ésta es la verdadera comunión con el Cristo Cósmico cuyo Cuerpo (Conciencia) fue “partido”, compartido, individualizado para cada hijo del corazón del Padre. Los Hijos de Dios son depositarios de la Máxima Luz para los que aún son criaturitas en Cristo.

     El término “Cristo” o “ungido del Cristo” también denota un cargo en la jerarquía que ocupan los que han alcanzado la automaestría en los siete rayos y los siete chakras del Espíritu Santo. La maestría crística incluye equilibrar la llama trina (los atributos divinos de poder, sabiduría y amor) para la armonización de la conciencia y la implementación de la maestría de los siete rayos en los chakras y en los cuatro cuerpos inferiores mediante la Llama de la Madre (la kundalini elevada). En la hora designada para la ascensión, el alma así ungida eleva la espiral de la llama trina desde abajo de los pies, pasando por toda la forma, para la transmutación de todo átomo y célula de su ser, conciencia y mundo. La saturación y la aceleración de los cuatro cuerpos inferiores y el alma mediante esta luz transfiguradora de la llama crística ocurre en parte durante la iniciación de la transfiguración, se incrementa con la resurrección y adquiere plena intensidad durante el ritual de la ascensión.

     El Ser Crístico individual, el Cristo personal, es el iniciador de toda alma viviente. Cuando el individuo pasa estas diversas iniciaciones en el sendero de la cristeidad, incluyendo “dar muerte al morador del umbral”, se gana el derecho a que se le llame ungido del Cristo así como hijo o hija de Dios. Hay quienes, en eras pasadas, se ganaron semejante título y comprometieron esa culminación o no lograron manifestarla en encarnaciones subsiguientes. En esta era el Logos los requiere para que manifiesten su maestría divina interna y la perfeccionen en el plano físico mientras están en encarnación física. Por lo tanto, para asistir a los hijos e hijas de Dios en hacer que su manifestación sea conmensurable con su luz interior, los maestros de la Gran Hermandad Blanca han dado sus enseñanzas a través de los maestros ascendidos y de sus mensajeros en este siglo [XX]. Y Saint Germain fundó la Fraternidad de Guardianes de la Llama, a través de la cual envía lecciones mensuales graduadas a los miembros de esta orden, dedicada a guardar la llama de la Vida en todo el mundo. Antes de pasar con éxito las iniciaciones del discipulado, se hace referencia al individuo como hijito de Dios, en contraste con el término “Hijo de Dios”, que denota la plena cristeidad, en la cual el alma, en y como Hijo del hombre, se ha fundido en el Hijo de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo.

     Con la expansión de la conciencia crística, el ungido del Cristo avanza para alcanzar la realización de la conciencia crística en el nivel planetario y es capaz de sostener el equilibrio de la llama crística para las evoluciones del planeta. Cuando logra esto, asiste a los miembros de la jerarquía celestial que prestan su servicio en el cargo de Instructores del Mundo y al Cristo planetario. Véase Gráfica de tu Ser Divino, Jesús.

Juan 1:1-4; 14:20, 23. Cf. Apocalipsis 3:8; Mateo 28:18; Apocalipsis 1:18

El fuego de la Kundalini, que se encuentra como una serpiente enroscada en el chakra de la base de la columna (el muladhara), y que con pureza espiritual y automaestría se eleva hacia el chakra de la coronilla, acelerando los centros espirituales o chakras a su paso. Dios, luz, vida, energía, el YO SOY EL QUE YO SOY. “Nuestro Dios es un fuego consumidor” (Hebreos 12:29). El fuego sagrado es la precipitación del Espíritu Santo para el bautismo de las almas, para la purificación, para la alquimia y la transmutación y para alcanzar la ascensión, ritual sagrado mediante el cual el alma retorna al Único.

Forma dinámica de oración hablada que usan los estudiantes de los maestros ascendidos para dirigir la luz de Dios hacia circunstancias individuales y mundiales a fin de producir cambios constructivos. Generalmente enmarcan al cuerpo del decreto un preámbulo y un cierre o aceptación. Es la Palabra de autoridad de Dios pronunciada por el hombre, en el nombre de la Presencia YO SOY y del Cristo vivo, para provocar cambios en la tierra mediante la voluntad de Dios y Su conciencia presente, en la tierra como en el cielo, en manifestación abajo como Arriba. El decreto dinámico que se ofrece en alabanza y petición a Dios el SEÑOR con el uso de la ciencia de la Palabra hablada es la “oración del justo, que obrando eficazmente, puede mucho”. El decreto dinámico es el medio gracias al cual el suplicante se identifica con la Palabra de Dios, con el fíat original del Creador: “Sea la luz: y fue la luz” (Génesis 1:13).

     Los decretos dinámicos fueron dados por los maestros ascendidos en inglés, lengua con que se alcanza una vibración más elevada, parecida a la de los ángeles. Detrás de los decretos hay fórmulas matemáticas que producen siempre el mismo efecto.

     El decreto es la herramienta y la técnica del alquimista para la transmutación personal y planetaria y para la autotrascendencia.

Es un aspecto del séptimo rayo del Espíritu Santo. Es el fuego sagrado que transmuta la causa, el efecto, el registro y el recuerdo del pecado, es decir, del karma negativo. También se le denomina llama de la transmutación, de la libertad y del perdón. Cuando la llama violeta se invoca por medio de la ciencia de la Palabra hablada, produce cambios constructivos.

Haz de luz o de otra energía radiante. Los rayos son las emanaciones de luz de la Divinidad que, cuando se invocan en el nombre de Dios o en el nombre del Cristo, prorrumpen como una llama en el mundo del individuo. Los rayos pueden ser proyectados por la conciencia divina de seres ascendidos o no ascendidos a través de los chakras y del tercer ojo como una concentración de energía que asume numerosas cualidades divinas, como amor, verdad, sabiduría, curación, etc. Haciendo mal uso de la energía de Dios, los practicantes de magia negra proyectan rayos que tienen cualidades negativas, tales como rayos mortales, rayos de sueño, rayos hipnóticos, rayos de enfermedad, rayos psicotrónicos, el mal de ojo, etc. Véase Tabla de los ocho rayos .

(sánscrito: “rueda, disco, círculo”). Centros de luz anclados a lo largo de la columna vertebral en el cuerpo etérico; gobiernan el flujo de energía hacia los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sostienen la frecuencia de los siete rayos en ellos. Son siete y corresponden a los siete rayos: 1. primer rayo, garganta, azul; 2. segundo rayo coronilla, amarillo; 3. tercer rayo, corazón, rosa; 4. cuarto rayo, base de la columna, blanco; 5. quinto rayo, tercer ojo, verde; 6. sexto rayo, plexo solar, púrpura y oro; 7. séptimo rayo, sede del alma, violeta).

Hay cinco chakras menores correspondientes a los cinco rayos secretos y un total de 144 centros de luz en el cuerpo del hombre. Véase Tabla de los chakras , El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase la Armadura de los chakras

(sánscrito: ananda-kanda, “raíz de la beatitud”). Chakra del octavo rayo. El santuario de meditación detrás del chakra del corazón, el lugar al que se retira el alma de los portadores de luz. Es el núcleo de la vida donde el individuo se ve cara a cara con el Guru interno, el amado Santo Ser Crístico, y recibe las pruebas para el alma que preceden a la unión alquímica con ese Santo Ser Crístico: el matrimonio del alma con el Cordero.

     Cámara espiritual situada detrás del chakra del corazón y rodeada por una gran luz y protección. Es el punto de conexión del cordón de luz que desciende desde la Presencia YO SOY para sostener el latido del corazón físico, dando vida, propósito e integración cósmica. Es el lugar especial donde se comulga con el Santo Ser Crístico y se aviva el fuego de la llama trinaVéase matrimonio alquímico, Tabla de los chakras , Decretos de Corazón, Cabeza y Mano .

Chohán del séptimo rayo, de la libertad. Maestro ascendido. Jerarca de la era de Acuario y patrocinador de los Estados Unidos de América. Inicia a las almas en la ciencia y el ritual de la alquimia y la transmutación con la llama violeta, mediante el poder de la Palabra hablada, la meditación y la visualización. Su retiro en América del Norte es la Cueva de los Símbolos en Table Mountain, Wyoming. También utiliza el Retiro del Royal Teton en el Grand Teton, en Jackson Hole (Wyoming); el retiro de su guru, el Gran Director Divino, la Cueva de la Luz en la India; y la Mansión de Rakoczy, su foco en Transilvania. Las melodías clave de la Mansión de Rakoczy son: Cuentos de los Bosques de Viena y la Mar­cha Rakoczy. Véase Tabla de los ocho rayos .

La Palabra es el Logos, el poder de Dios y la realización de ese poder encarnado en y como el Cristo. Los devotos del Logos liberan las energías de la Palabra en el ritual de la ciencia de la Palabra hablada. Es a través de la Palabra como el Dios Padre-Madre se comunica con la humanidad. El Cristo es la personificación de la Palabra. Véase Cristo, decreto.

Espíritu divino, heraldo, precursor o mensajero enviado por Dios para comunicar Su Palabra a Sus hijos. Espíritu ministrante enviado para asistir a los herederos del Cristo, para confortar, proteger, guiar, fortalecer, enseñar, aconsejar y prevenir. Cohortes de la luz al servicio de los seres crísticos, los hijos e hijas de Dios, por todo el cosmos. Un “ángulo” de la conciencia de Dios –un aspecto de Su Autoconciencia; un ser formado por Dios a partir de Su propia llameante Presencia para asistir a la Vida en la forma. “Y de sus ángeles dijo: El que hizo a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.” Las huestes celestiales comprenden una evolución que se diferencia de la humanidad por su llameante individualidad y la pureza de su devoción a la Deidad y a los arcángeles jerarcas bajo cuyo mando prestan servicio. Su función es concentrar, acelerar y amplificar los atributos de Dios en beneficio de Su creación. Atienden las necesidades de los hombres atrayendo luz hacia su aura, intensificando los sentimientos de esperanza, fe y caridad, honor, integridad, valor, verdad y libertad, misericordia y justicia, y todo aspecto de la claridad cristalina de la Mente de Dios. Debido a la sacralidad de su presencia invisible, el autor del Libro de Hebreos dijo: “No olvidéis la hospitalidad, porque algunos, sin saberIo, hospedaron ángeles.” Con lo que abunda en el hecho de que los ángeles sí encarnan y andan entre nosotros como nuestros mejores amigos y auxiliadores, aun cuando sean unos perfectos extraños.

     Metafóricamente hablando, los ángeles son electrones que giran alrededor de la Presencia Solar que es Dios, electrones que han elegido, por Su voluntad innata en ellos, expandir Su conciencia en todos los planos de la existencia; que han sido “cargados” de la luz/energía/conciencia del Gran Sol Central para ser “electrodos”, esto es, pilares de la ardiente presencia de Dios que operan como “transformadores de desaceleración” de la Luz inefable, para que Sus hijos puedan recibir una porción de esperanza de la gloria que ha de venir en medio de la noche oscura de su situación kármica en la tierra. Los ángeles pueden adquirir forma humana o de “bastoncillos” y “conos” o espirales y rollos de energía concentrada que puede ser liberada para la curación personal y planetaria, en respuesta al llamado de los seres crísticos, literalmente como una transfusión del Cuerpo y la Sangre del Cristo Cósmico dondequiera y cuandoquiera que se necesite. Hay ángeles de curación, de protección, amor, consuelo y compasión, ángeles que asisten en los ciclos de nacimiento y muerte, ángeles del Ojo Omnividente de Dios que esgrimen la espada llameante de la Verdad para separar de tajo lo real de lo irreal. Hay tipos y órdenes de ángeles que realizan servicios específicos en la jerarquía cósmica, como los serafines y los querubines, o los ángeles devas que sirven con los espíritus de la naturaleza y los elementales del fuego, el aire, el agua y la tierra. Véase ángeles caídos.

Maestro ascendido que por su dedicación y logro en encarnar las cualidades de Dios es elegido para patrocinar una era.

La séptima era, del séptimo rayo, que es el rayo de la llama violeta, la séptima dispensación, cuyo jerarca es Saint Germain. Ciclo de dos mil años posterior a Piscis; la era del Espíritu Santo y de la Madre Divina. Acuario puede ser una era de libertad, paz e iluminación, de progresos tecnológicos combinados con desarrollo espiritual. Puede ser una era en la que rompamos definitivamente con el pasado aplicando la llama violeta.

Maestra ascendida. A lo largo de miles de años de servicio a Dios en el séptimo rayo de la justicia, la libertad, la miseri­cordia, el perdón, la alquimia y el ritual sagrado, la amada Porcia alcanzó la personificación de la Llama de Dios y la conciencia divina de la Justicia divina como Oportunidad divina. Por tal motivo se le conoce como Diosa de la Justicia o Diosa de la Oportunidad. Representa el sexto rayo, el rayo del servicio y la ministración, en el Consejo Kármico y guarda la llama de la justicia y la oportunidad para las evoluciones de la tierra. La amada Porcia es la llama gemela y consorte divina de Saint Germain. Juntos dirigen el siguiente ciclo de dos mil años, la séptima dispensación conocida como era de Acuario.

La Palabra del SEÑOR Dios que fue pronunciada en los fíat originales de la creación. La emisión de las energías de la Palabra, o Logos, a través del chakra de la garganta por los Hijos de Dios en confirmación de la Palabra perdida. Está escrito: “Por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12:37). Cuando el hombre y la mujer reconsagran el chakra de la garganta afirmando la Palabra de Dios, se convier­ten en instrumentos de los mandamientos de Dios que cumplen la ley de su re-creación a imagen del Hijo.

Las invocaciones que ofrecían los sacerdotes y sacerdotisas del fuego sagrado en Lemuria con el poder de la Palabra hablada se daban originalmente siguiendo la ciencia del Logos. La perversión de esta ciencia en la práctica de la magia negra ocurrió más tarde, en los últimos días de Lemuria, provocando la destrucción de los templos de la Virgen Cósmica y el terremoto por el que se hundió el continente. Las estatuas de la isla de Pascua son los vestigios del sitio donde las guerras de los dioses hicieron estremecer a la tierra en aquellos días terribles. En contraste, esta ciencia de la Palabra hablada fue utilizada en su forma pura por los israelitas para derribar las murallas de Jericó. Hoy los discípulos utilizan el poder de la Palabra en decretos, afirmaciones, plegarias y mantras para atraer la esencia del fuego sagrado desde la Presencia YO SOY, el Ser Crístico y los seres cósmicos que encauzan la luz de Dios hacia matrices transmutadoras y transformadoras para obrar cambios constructivos en los planos de la Materia.

La ciencia de la Palabra hablada (junto con la ciencia del concepto inmaculado) es el ingrediente clave y esencial en toda alquimia. Sin la Palabra hablada no hay alquimia, no hay crea­ción, no hay cambio ni intercambio en ninguna parte de la Vida. Es la piedra blanca del alquimista, que cuando se aplica con éxito con los secretos de la llama del corazón revela el “nuevo nombre escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe”. Bienaventurado el que triunfa sobre la oposición que la mente carnal interpone al ejercicio —la práctica que hace al maestro—de la ciencia de la Palabra hablada en el ofrecimiento de decretos dinámicos diarios al SEÑOR, pues a éste dará el Espíritu Santo “a comer del maná escondido”.

El maestro de la era de Acuario, Saint Germain, enseña a sus discípulos a invocar, por el poder de la Palabra hablada, la llama violeta para el perdón de los pecados y para el bautismo del fuego sagrado en preparación para la transición hacia una Conciencia Divina más elevada.

Orden espiritual de santos occidentales y adeptos orientales que se han reunido con el Espíritu del Dios vivo; las huestes celestiales. Han trascendido los ciclos de karma y renacimiento y ascendido (acelerado) a aquella realidad superior que es la morada eterna del alma. En cada era, cultura y religión han surgido maestros ascendidos de la Gran Hermandad Blanca, unidos para los más altos propósitos de la hermandad del hombre bajo la Paternidad de Dios, para inspirar avances creativos en la educación, las artes y las cien­cias, el gobierno divino y la vida abundante en las economías de las naciones. La palabra “blanca” no se refiere a raza sino al aura (halo) de luz blanca que circunda su forma. La Hermandad comprende entre sus filas a ciertos chelas no ascendidos de los maestros ascendidos. Jesucristo reveló la existencia de esta orden celestial de santos “vestidos de blanco” a su siervo Juan. Véase jerarquía cósmica, Pléyades.

Apocalipsis 3:4, 5; 6:9-11; 7:9, 13, 14; 19:14

Jerarca de las huestes angelicales; el rango más alto entre las órdenes de ángeles. Para cada uno de los siete rayos hay un arcángel que lo preside y que personifica, junto con una arcangelina (su complemento divino), la conciencia divina del rayo y dirige a las bandas de ángeles que bajo su mando prestan servicio en ese rayo. Para sus nombres, rayos y ubicación de sus retiros véase Tabla de los ocho rayos .

Plan de Dios para el alma, para la individualización de la llama divina ordenada en el principio, cuando el arquetipo original de la vida fue impreso sobre el núcleo de fuego blanco de la Presencia YO SOY individual. El plan divino determina los límites de la expresión individual del libre albedrío. Tal como la bellota está destinada a convertirse en roble, cada alma individual está destinada a realizar la plenitud de su potencial preordenado (pero no predestinado) atrayéndolo del Árbol de la Vida: de la Presencia YO SOY y el cuerpo causal, haciendo uso del libre albedrío. Qué es ese potencial y cómo ha de autorrealizarse en esta vida es algo conocido por Dios y puede ser revelado a la conciencia externa a través de la dedicación tanto al Ser Crístico individual como a la Presencia YO SOY y al Gran Director Divino.

(sánscrito: avatara, “descenso”; de avatarati, “él desciende”; de ava-, “desde” + tarati, “él cruza sobre”). La encarnación de la Palabra; el descenso o cruce del Cristo Universal del plano del Espíritu al plano de la MateriaEl avatar de una era es el Cristo (encarnación del hijo de Dios [Vishnu], la Segunda Persona de la Trinidad), quien, junto con su complemento divino, Shakti, o llama gemela, “prefigura” y “desempeña”, en conciencia y en los cuatro cuerpos inferiores, la matriz arquetípica de Dios Padre/Madre para la evolución de las almas durante un ciclo de dos mil años. Los avatares principales de una era son dos: los prototipos masculino y femenino que encarnan o muestran con el ejemplo el sendero de iniciación designado por las jerarquías solares responsables de las ondas de vida que avanzan hacia el centro del Cristo Cósmico a través de la Puerta Abierta (el Maestro y la Enseñanza) de esa dispensación de dos mil años. Según el karma de la humanidad, el statu quo evolutivo de los hijos de Dios (el progreso o la falta de progreso del alma durante dispensaciones pasadas) y los requisitos del Logos, los manus pueden designar a muchos seres crísticos —a aquellos que están dotados de extraordinaria luz— para que se presenten como instructores del mundo y guías. Los seres crísticos demuestran, en una época dada, la ley del Logos, desacelerada por el manu o los manus y el avatar o los avatares, hasta que se haga carne mediante su propia palabra y obra: hasta que alcance su victoria última en su cumplimiento en todas las almas de luz enviadas a conquistar el tiempo y el espacio en esa era.

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial vivo de Dios. La petición de libre albedrío que el alma hizo  y su consiguiente separación de Dios tuvieron como consecuencia el descenso de este potencial al estado carnal inferior. Sembrada en deshonor, el alma está destinada a elevarse con honores a la plenitud de ese estado divino que es el Espíritu único de toda Vida. El alma puede perderse; el Espíritu no puede morir.

     El alma permanece como un potencial que ha caído a niveles más bajos de vibración y de conciencia, y debe ser imbuida de la realidad del Espíritu, purificada por medio de la oración y la súplica y devuelta a la gloria de la cual descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y lo convierte en uno con la Verdad inmortal. Cumplido este ritual, el Ser superior se corona Señor de la Vida y se descubre que el potencial de Dios realizado en el hombre es el Todo-en-todo.

La libertad de crear; la opción de elegir el camino de la derecha o el camino de la izquierda, la Vida o la Muerte, las espirales de conciencia positivas o las negativas. Como el alma posee el don del libre albedrío, puede elegir permanecer en el plano de la relatividad, donde el bien y el mal son relativos según la propia perspectiva en el tiempo y el espacio; o bien puede elegir el plano del Absoluto, donde el Bien es real y el Mal es irreal y el alma contempla “cara a cara” a Dios como la Verdad viva. Libre albedrío o libre arbitrio significa que el individuo puede aceptar o rechazar el plan divino, las leyes de Dios y la oportunidad de vivir en la conciencia del Amor.

     El don del libre albedrío otorgado por Dios conlleva una cierta extensión de conciencia, conocida como extensión de la vida (una serie de encarnaciones) y “los términos de la habitación del hombre”. El alma, por tanto, no solo está confinada al tiempo y el espacio durante su periodo de experimentación con el libre albedrío, sino que también está limitada a un cierto número de ciclos de vida. Al termino de esta oportunidad (compartimentada en días, años y dimensiones), el uso que haya hecho el alma del don del libre albedrío determina su destino. El alma que ha escogido glorificar al Ego Divino (la Realidad) asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. El alma que ha elegido glorificar al ego humano (la irrealidad) pasa por la segunda muerte, esto es, su conciencia de negación del Ego será cancelada para siempre; y todas sus energías, que se pasan simultáneamente por el fuego sagrado, se regresan al Gran Sol Central para que ser repolarizadas.

Apocalipsis 20:6, 14; 21:8

La conciencia o percepción de uno mismo en y como el Cristo; alcanzar un nivel de conciencia conmensurable con el que alcanzó Jesús, el Cristo. La conciencia crística es la culminación dentro del alma de esa Mente que estaba en Cristo Jesús. Es alcanzar la acción equilibrada de poder, sabiduría y amor del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y la pureza de la Madre mediante una llama trina del corazón equilibrada. Es la Fe perfeccionada en el deseo de hacer la Voluntad de Dios, la Esperanza en la salvación de Cristo Jesús gracias al sendero de su justicia realizado en nosotros y la excelencia de la Caridad en el más puro amor de dar y recibir en el SEÑOR.

Filipenses 2:5

El sanctasantórum, foco de la Llama de la Vida que arde en el corazón.

La Palabra es el Logos, el poder de Dios y la realización de ese poder encarnado en y como el Cristo. Los devotos del Logos liberan las energías de la Palabra en el ritual de la ciencia de la Palabra hablada. Es a través de la Palabra como el Dios Padre-Madre se comunica con la humanidad. El Cristo es la personificación de la Palabra. Véase Cristo, decreto.

La Tercera Persona de la Trinidad; la omnipresencia de Dios; las lenguas hendidas de fuego que focalizan a Dios Padre-Madre, también llamado el fuego sagrado; las energías de Vida que animan a un cosmos. En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el Espíritu Santo corresponde a Shiva, conocido como el Destructor-Liberador porque su amor que todo lo consume, cuando se invoca en los planos de la Materia, ata a las fuerzas del mal y transmuta la causa y el efecto de las creaciones erróneas de los hombres, liberándolos de la prisión de su karma y de los seres oscuros que la habitan. El prana es la esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. El Espíritu Santo es el foco del equilibrio del Dios Padre-Madre en el núcleo de fuego blanco del ser. El exorcismo de los espíritus malignos y de las entidades impuras se realiza mediante el fuego sagrado del Espíritu Santo, en el nombre del Cristo y del YO SOY EL QUE YO SOY. Los nueve dones del Espíritu Santo son poderes que se otorgan a los siervos del Señor para atar a la muerte y el infierno y realizar Sus obras en la tierra.

     La Persona y la Llama del Espíritu Santo es el Consolador que Jesús prometió que vendría cuando nuestro Señor nos dejara –a iluminarnos, a instruirnos y a hacernos recordar todas las cosas que el amado Jesús nos ha enseñado, tanto en la tierra como en el cielo. Cada vez que un hijo o hija de Dios asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, el Espíritu Santo desciende para llenar el vacío y magnificar la Presencia del Señor en la tierra. Es éste el ritual del descenso del Espíritu Santo prometido por Jesús a sus discípulos cuando el Maestro dijo: “Permaneced en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis dotados del poder de las alturas”, cosa que ocurrió en Pentecostés después del ascenso de Jesús al cielo.

      El representante de la llama del Espíritu Santo para las evoluciones de la tierra es el maestro ascendido que ocupa el cargo de Maha Chohán. El Espíritu Santo es la Personalidad Impersonal de la Divinidad y está ubicada en el lado occidental de la Ciudad Cuadrangular. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

1 Corintios 12:4-11; Juan 14:16, 26; 16:7; Lucas 24:49, 51; Marcos 16-19; Hechos 2:1-4

La particular vocación, modo de vida o profesión gracias a la cual uno establece la valía de su alma, tanto para sí mismo como para sus semejantes. Uno perfecciona su labor sagrada desarrollando los talentos que Dios le ha otorgado, así como los dones y gracias del Espíritu Santo y poniéndolos ante el altar del servicio a la humanidad. La labor sagrada no es sólo la contribución que uno hace a su propia comunidad, sino también es el medio gracias al cual el alma puede equilibrar la llama trina y pasar las pruebas de los siete rayosEs un componente indispensable del sendero de reunión con Dios en el darse en la vida práctica para Dios.

Véase mente carnal.

Así llamadas porque utilizaban las energías serpentinas de la columna para desviar al alma, o principio femenino en la humanidad, como medio para lograr su objetivo de disminuir el potencial masculino y por ende emas­cular a los Hijos de Dios. Véase Lucifer, Satanás.

Sistema monetario que fija el valor de la unidad monetaria en términos de una determinada cantidad de oro.

“Todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque ésta es la ley y los profetas ” (Mateo 7:12). [O: “No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti.”]

La llama del Cristo, la chispa de la vida que arde en la cámara secreta del corazón de los hijos e hijas de Dios. La sagrada trinidad de poder, sabiduría y amor que es la manifestación del fuego sagrado. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Fórmula mística o invocación; palabra o combinación de palabras que se consideran sagradas, a menudo en sánscrito, que se recita o canta con el fin de intensificar la acción del Espíritu de Dios en el hombre; forma de oración que consiste en una palabra o grupo de palabras que se canta una y otra vez para atraer un aspecto particular de la Deidad o de un ser que materializa ese aspecto de la Deidad. Según la tradición hindú, los sabios que recibieron los mantras por inspiración divina eran capaces de escuchar los tonos fundamentales del universo. Véase decreto.

     [Definición del hinduismo: “mantra significa ‘instrumento para pensar’, es una herramienta utilizada para transformar la mente. En la práctica, un mantra es un sonido, palabra o frase sagrados que se pueden recitar en voz alta, en voz baja o mentalmente. Aunque se expresa físicamente como sonido, la verdadera esencia de un mantra es la vibración insonora de la energía divina integrada en él. Un mantra trabaja con una mente enfocada y llevando la atención hacia el interior; progresivamente conducirá a niveles de conciencia más elevados y más sutiles.”]

Helios es el Dios de este sistema solar y su morada se encuentra en centro mismo del sol físico. Junto Vesta, con su llama gemela, presta servicio representando a la Divinidad para aquellos que evolucionan en los planetas que giran alredor del sol. Su conciencia sostiene nuestro sistema solar.

Un maestro ascendido es el que, a través del Cristo y por haberse revestido de la Mente que hubo también en Cristo Jesús, ha alcanzado la maestría del tiempo y el espacio y, en el mismo proceso, también del yo en los cuatro cuerpos inferiores y en los cuatro cuadrantes de la Materia, en los chakras y en la llama trina equilibrada. Ha transmutado cuando menos el 51 por ciento de su karma, cumplido con su plan divino y pasado las iniciaciones del rayo rubí para el ritual de la ascensión: la aceleración por medio del fuego sagrado hacia la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY. Los maestros ascendidos habitan en los planos del Espíritu –el reino de Dios (la conciencia de Dios)– y pueden enseñar a las almas no ascendidas en un templo etérico o en las ciudades etéricas del plano etérico (el reino de los cielos).

Filipenses 2:5

All alchemy”, la química total de Dios, la ciencia de la creación.
           [alchemy (del inglés medio alkamie,  del francés medio alquemie, del latín medieval alchymia o alchimia, del árabe al-kimiya', "la piedra filosofal", de al, "el", + kimiya', del griego tardío chemeia, probable modificación de chymeia, probablemente del griego chyma, "fluido", de chein, "verter".) 

1. Ciencia química y filosofía especulativa medievales cuyo fin era alcanzar la transmutación de los metales básicos en oro, el descubrimiento de una cura universal para la enfermedad, el descubrimiento de un medio de prolongar indefinidamente la vida y el gran poder, o mágico poder, de la transmutación; 2. el poder o el proceso de transformar algo común en algo especial; 3. transmutación inexplicable o misteriosa; 4a. arcaico: aleación de color dorado; 4b. obsoleto: trompeta de color dorado. 

(Webster's Third New International Dictionary, edición de 1971)]