↑ Volver a Quién es quien

♦ Shiva, el auspicioso

Shiva es una de las deidades más populares de la India. Junto con Brahma y Vishnu, forma parte de la trimurti [sánscrito: “tres formas”], la trinidad hindú. Se entiende que son tres manifestaciones del Único Ser Supremo. Son las “tres en uno”, correspondientes a la Trinidad occidental de Padre, Hijo y Espíritu Santo. Brahma personifica el aspecto de creador, Vishnu el de preservador y protector y Shiva el de destructor o dispersador. Para los hindúes, que lo han escogido como su deidad predilecta, Shiva personifica todos estos aspectos.

Los devotos de Shiva lo veneran como la Realidad suprema, la Divinidad total. Lo consideran el Guru de todos los gurus, el destructor de la mundanidad, la ignorancia, el mal y los malvados, el odio y la enfermedad. Concede visión y larga vida y encarna la renuncia y la compasión.

El nombre Shiva se deriva de una palabra sánscrita que significa "auspicioso", "amabla" o "amigable". Los múltiples aspectos y funciones de Shiva están representados en los diversos nombres que se le dan. El ShivaPurana, texto sagrada hindú, da 1,008 nombres para Shiva. Uno de ellos es Shambu, que significa "benevolente" o "que causa felicidad". Otro es Shankara, "dador de alegría" o "que concede el bien". Como Mahadeva es el "gran dios".

Pashupati es otro epíteto, que significa "señor del Ganado". En este papel, Shiva es el vaquero o pastor de almas. Hay representaciones de él montando un toro blanco llamado "gozoso". Según la tradición hindú, había sido uno de los devotos de Shiva que asumió la forma de toro porque el cuerpo humano no era lo suficientemente vigoroso para contener su éxtasis devocional por Shiva. Nandi el toro está representado en casi todos los templos. Suele estar sentado de frente a la figura de Shiva; simboliza el alma del hombre que anhela a Dios; también representa al alma en profunda contemplación de Shiva como Realidad suprema. Shiva nos ayuda a descubrir nuestra Realidad suprema.

mount-kailash-w2El monte Kailash es el trono de Shiva y ahí se ubica su paraíso. Esta majestuosa montaña es la más alta de la cordillera de Kailash en los Himalayas tibetanos. Los hindúes reverencian el monte Kailash como la montaña más sagrada del mundo y realizan peregrinaciones para visitarlo.

Shiva es un estudio de contrastes. Simboliza tanto la contemplación como la acción. Se muestra a menudo como un monje mendicante en profunda meditación. En su papel de Maha Yogi, o gran yogui, es el Rey de los Yoguis, la encarnación suprema del espíritu de ascetismo. También personifica el universo dinámico. En el texto hindi KurmaPurana Shiva dice: "Yo soy el originador, el dios que mora en la suprema bendición. Yo, el yogui, danzo eternamente."

Según creencias hindúes, Shiva realiza una variedad de danzas. Hay una que se llama Tandava, la danza de la creación y la destrucción. Shiva danza para que el universo salga a la existencia, lo sostiene y luego danza para que deje de existir al final de una era. La representación más famosa de Shiva es Nataraja, el Rey de los Danzantes, o Señor de la Danza. El sitio donde tiene lugar esta danza es el vestíbulo dorado en el centro del universo. Este vestíbulo dorado representa el corazón del hombre. Un himno hindú que celebra la danza de Shiva dice que "mientras danza aparece en el loto inmaculado del corazón".

La relación de Shiva con sus devotos es intensamente personal. Aunque reside en el monte Kailash, su hogar favorito es el corazón de sus devotos.

Según la tradición hindú, cuando los dioses decidieron permitir al río Ganges descender del cielo, Shiva recibió todo el impacto del peso masivo del agua que le caía en la cabeza para que el gigantesco torrente no destruyera a la tierra. El cabello enmarañado de Shiva amansó la cascada que se precipitaba. La dividió en siete ríos sagrados, y las aguas descendieron suavemente a la tierra.

Para los hindúes el Ganges representa el río refrescante de la sabiduría espiritual. Según la tradición, cuando los dioses decidieron permitir que el Ganges bajara del cielo, en ese punto del vórtice de luz (la energía que giraba a su alrededor), Shiva era en realidad el equilibrio entre el cielo y la tierra del río que bajó, que era un río de luz y se convirtió en el río de la tierra. Y así los hindúes consideran que el agua del Ganges es mágica, agua sagrada que todo lo purifica. Los maestros ascendidos enseñan que estos siete ríos sagrados representan también los siete rayos del Espíritu Santo que salen de la luz blanca.

El papel de Shiva es equivalente al del Espíritu Santo en la Trinidad occidental. Shiva enseña que la llama trina del corazón es la personificación de Brahma, Vishnu y Shiva:

Podéis vernos personificados en esas tres plumas. Y además podéis hablarnos. No somos un dios de tres cabezas sino el Tres en Uno, pues nosotros poseemos también una llama trina…

Es bueno que durante un tiempo nos visualicéis personalmente, más que simplemente como una llama ardiente impersonal. Meditad en nosotros no como estatuas o dioses paganos sino como el fuego mismo y la réplica de la Divinidad que ha sido colocada en vuestro corazón."

Shiva dice que siempre está disponible para contestar nuestras oraciones.

¡No necesitáis llamarme con voz fuerte y prolongadamente como si estuviera muy lejos! Una simple señal bastará, porque yo soy el genio del rayo rubí. ¡Siempre estoy presto! Haced que vuestra vida gire alrededor de mí, y os enseñaré mi danza cósmica. Y danzaré con vosotros y giraré en la esfera de fuego. Sí, os mostraré cuán inminente es vuestra victoria."

El Señor Shiva nos alienta a intentar un experimento para superar hábitos negativos:

Daos un ciclo para elevaros a un plano de mayor dominio. Tomad una determinación con Dios. Pensad en este momento en alguna situación en la conciencia que sabéis absolutamente que debe desaparecer. Pensad en esa conciencia humana. Pensad en ese problema o hábito que os ha carcomido y os ha impedido alcanzar vuestra salvación eterna.

Ahora, amados míos, os pido: convertíos en un científico de la Nueva Era e intentad este experimento durante las próximas 48 horas. Cada vez que estéis frente a ese moméntum (ese recuerdo, esa conciencia, ese hábito o ese deseo, cualquier cosa que anheléis poner en la llama), cada vez que cruce la línea de la mente, el cuerpo de los deseos o vuestro dedo gordo, cada vez que os venga a la memoria, habladle con toda la ferocidad de vuestra voz: '¡Shiva, Shiva, Shiva, Shiva!'"

En la tradición hindú, todas las personificaciones masculinas de Dios tienen un complemento femenino, o shakti. El poder creador masculino es activado por este principio femenino. De esta manera, la acción de Shiva se cristaliza en el mundo de la forma a través de su contraparte femenina. A través de ella su naturaleza oculta se vuelve visible. La shakti de Shiva aparece en tres formas primarias: como Parvati, como Durga y como Kali.

 

NATARĀJA NATARĀJA
……NARTANA SUNDARA NATARĀJA
ŚIVARĀJA ŚIVARĀJA
……ŚIVAKĀMĪ PRIYA ŚIVARĀJA
CHIDAMBAREŚA NATARĀJA (1x)
PĀRTHI PURĪŚA ŚIVARĀJA (1x)

Señor de la Danza, Señor de la Danza
……danzando, precioso Señor Shiva.
Anhelo al amado Shiva, el rey,
.
Señor de Chidambaram,
Señor de Parthi Puri, Shiva, Señor de la Danza.

Vocabulario:
NAṬARĀJA: Rey de los Danzantes o Señor de la Danza.  NARTANA: danzando.  SUNDARA: precioso, cautivador.  ŚIVARĀJA: Shiva, el rey.  ŚIVAKĀMI: anhelo a Shiva.  PRIYA: amado.  CHIDAMBAREŚA: el Señor de Chidambaram, el mítico centro del universo donde Nataraja danza, que está dentro del corazón; traducido también como el Señor de nuestro propio ser interno.  PĀRTHI PURĪŚA: Señor de Parthi Puri, Señor del Mundo.

 

Nataraja

© Church Universal and Triumphant

2043 Total vistas 1 Vistas hoy