↑ Volver a Quién es quien

♦ Porcia, Diosa de la Justicia y Diosa de la Oportunidad

 

Gracias a miles de años de servicio a Dios en el séptimo rayo, de la justicia, la libertad, la misericordia, el perdón, la alquimia y el ritual sagrado, la amada Porcia logró encarnar la llama de la Deidad y la conciencia de la justicia divina de la Deidad como oportunidad divina. De ahí que se le llame Diosa de la Justicia o Diosa de la Oportunidad.

Representando el sexto rayo, del servicio y la ministración, en el Consejo Kármico, Porcia guarda la llama de la justicia y la oportunidad por las evoluciones de la tierra. Prestando servicio con la jerarquía de Libra (véase Doce jerarquías solares),enseña a la humanidad a sostener el equilibrio de la llama crística en los cuatro cuerpos inferiores mediante la maestría sobre los cuatro elementos. En virtud de que la justicia es el punto crucial entre el pensamiento y el sentimiento, su equilibrio se encuentra entre la polaridad creativa de los rayos masculino y femenino de la Deidad, o entre el yin y el yang de la creación.

La amada Porcia es la llama gemela y la consorte divina de Saint Germain, el chohán del séptimo rayo. El 1 de mayo de 1954, en niveles internos, fueron coronados oficialmente como directores de la séptima dispensación del servicio ordenado. Durante este ciclo de dos mil años, conocido como era de Acuario, se ha ordenado el establecimiento de la nueva y permanente era de oro para la Tierra.

En eras anteriores de belleza, perfección y abundancia, la justicia reinó suprema. Porcia hizo su ascensión en la luz antes de que la discordia comenzara a manifestarse en la tierra. Al distorsionarse el sentido de justicia entre los hombres, provocando un desequilibrio en todo lo que ella emprendía, no pudo hacer otra cosa que envolverse en su manto y permanecer en el Gran Silencio (en reinos superiores de conciencia), pues los maestros ascendidos jamás interfieren en lo que hacen los hombres a menos que sean convocados por su decreto, que se manifiesta como pensamiento, palabra y obra.

Durante esas eras, Saint Germain continuó encarnando en la tierra mientras Porcia permanecía en las octavas de luz. Cuando ascendió desde la Mansión Rakoczy en 1684, Saint Germain también entró en el Gran Silencio, donde su amada llama gemela (cuyo nombre había inscrito en El mercader de Venecia) había estado esperando su regreso desde hacía largo tiempo. No mucho después, los Señores del Karma le otorgaron al amado Sanctus Germanus la dispensación para actuar en el mundo de la forma como un ser ascendido con la apariencia de un ser no ascendido. Por todas las cortes de la Europa del siglo XVIII fue conocido como “le Comte de Saint Germain”. Muchas de sus demostraciones de maestría están descritas en los diarios de Madame d’Adhémar, quien lo conoció durante al menos medio siglo y registró las visitas de Saint Germain a ella misma y a las cortes de Luis XV y Luis XVI, observando en su rostro radiante la apariencia de un hombre de poco más de cuarenta años durante todo ese período. Desafortunadamente sus esfuerzos por conseguir la atención de la corte de Francia y otras coronadas cabezas de Europa no tuvieron éxito.

Saint Germain fue visto por última vez por Madame d’Adhémar en la Plaza de la Revolución el 16 de octubre de 1793, cuando María Antonieta fue guillotinada. El maestro estaba con Porcia bajo la estatua de la Diosa de la Libertad, e inmediatamente después de la ejecución llevaron el alma de María Antonieta a la Cueva de la Luz, el retiro del Gran Director Divino en la India. Tres meses después de que abandonaran esta escena, Porcia se retiró a las octavas de luz, donde permaneció en el nirvana hasta que salió en 1939 para ayudar a Saint Germain con sus actividades en los Estados Unidos.

Mientras estuvo en el nirvana, Porcia sostuvo el equilibrio por las actividades externas de Saint Germain y limpió los registros y el dolor de su (de ambos) experiencia europea. Algún tiempo después de que Porcia entrara en el nirvana, Saint Germain volvió a Europa solo con el fin de patrocinar a Napoleón en el establecimiento de los Estados Unidos de Europa. Cuando fue evidente que Napoleón iba a utilizar el poder del maestro para promover su propia voluntad, Saint Germain le retiró todo patrocinio en 1810. A partir de ese momento Saint Germain permaneció, a falta de un término mejor, “descansando” en la Cueva de la Luz y reorganizando sus fuerzas. Ocasionalmente patrocinó actividades en los Estados Unidos y pasó ciclos calculados en el nirvana.

En ese momento los ciclos de la vida habían exigido que la balanza de la justicia alcanzara un punto de equilibrio en preparación para la era de oro, y, en virtud de que entre los hombres algunos habían comenzado a solicitar que se restableciera la justicia divina, el 9 de abril de 1939 Porcia salió del Gran Silencio para hablar por primera vez desde su ascensión. Incluso durante esta dispensación casi no habló, pero cuando lo hizo su atributo divino del equilibrio perfecto (simbolizado por la balanza) se anclaba en el campo energético de todos los que quiesieran recibirlo.

Porcia habla del equilibrio entre justicia y misericordia, dos cualidades del séptimo rayo:

La humanidad frecuentemente se ve presa de una gran aflicción debido a sus propios actos kármicos y a los registros que se encuentran dentro de su forma porque, como el pajarito recién nacido, las personas se sienten como si estuvieran en las garras de las condiciones externas y no saben que incluso la vida, aquí, tiene el propósito de devolverlas al nido del corazón de Dios y el de la justicia divina.

Los hombres tiemblan, porque tiemblan en ignorancia. Por tanto, dejad que reciban el consuelo de la justicia, y sabed que, aun cuando se me conoce como la Diosa de la Justicia, la Misericordia me lleva siempre de la mano, y siempre lo hará, porque Kuan Yin camina conmigo por dondequiera que voy y derrama su radiación también.

Sobre el círculo de la justicia está estampado el círculo de la misericordia. Y si queréis actuar como yo actúo, ahí donde intentéis o pretendáis administrar justicia a otros a quienes también tengáis a vuestro cargo, impartid misericordia; no con esa condición de desequilibrio que hará que las personas se destruyan unas a otras por vuestra falta de firmeza, sino con aquel equilibrio perfecto de la comprensión espiritual que imparte a todo hombre la porción de misericordia correctamente combinada con justicia que sea la mejor para él.

¿Cómo, entonces, traducirá la libertad, como una llama de la Madre, como la shakti de Saint Germain, la misericordia y la justicia de la Ley en esta era? ¡Oh, amados míos! justicia y misericordia, misericordia y justicia son la interacción del gran caduceo del rayo femenino de la séptima era y séptima dispensación. El séptimo rayo de la luz de Dios que es la llama violeta es un caduceo de fuego, el entrelazado de la misericordia y la justicia como una guirnalda de Alfa y Omega alrededor del altar central de la luz de la libertad.

Porcia ha pedido que utilicemos la música de la “Marcha Rakoczy” de Franz Liszt, para atraer su presencia.

Rakoczy March

Love’s Opportunity

——-LOVE’S OPPORTUNITY
To Portia, the Goddess of Justice

There is a Goddess so precious
Earth’s atmosphere she commands
With gifts of opportune action
Holding in her hopeful hands.

Refrain:
—-Love’s Opportunity
—-Brings all God’s gifts to all men
—-Love’s Opportunity’s calling
—-Calling again and again!

She comes in many disguises
Not always blazing her light
Only vibration apprises
What’s to be done that is right.

Beware the sins of omission
Often more grievous than wrong
And though the sin be forgiven
Yet the full blessing is gone!

Justice is Love’s Opportunity
Holding wide God’s open door
Take from the hands of this Goddess
Blessings of good held in store.

—–LA OPORTUNIDAD DEL AMOR
——-A Porcia, la Diosa de la Justicia

Hay una Diosa preciosa
que reina en la atmósfera de la tierra
con dones de acción oportuna
que lleva en sus manos prometedoras.

Refrán:
—-La Oportunidad del amor
—-imparte todos los dones de Dios a todos los hombres
—-¡La Oportunidad del amor que llama,
—-que llama una y otra vez!

Viene con muchos disfraces
no siempre exhibiendo su luz
Sólo la vibración avisa
lo que hay que hacer que sea correcto.

Cuidado con los pecados de omisión
con frecuencia más dañinos que erróneos
Y aunque el pecado sea perdonado
¡toda la bendición se ha perdido!

La justicia es la Oportunidad del Amor
manteniendo bien abierta la puerta de Dios
Tomad de las manos de esta Diosa
bendiciones de bienventuranza acumuladas.

© The Summit Lighthouse

 


 

Porcia tiene un retiro sobre Ghana, foco de la llama de la justicia. En el continente se encuentra también el retiro de llama violeta de Arcturus y Victoria, foco de la llama de la libertad, al sur de Ghana, en Luanda, Angola. En Accra, la capital de Ghana, hay un monumento conocido como el Arco de la Libertad y la Justicia: las llamas de estos dos retiros. Este arco es un foco externo del retiro interno de Porcia.

© Summit University Press

 

1918 Total vistas 2 Vistas hoy