↑ Volver a Quién es quien

♦ Omri-Tas, Regente del Planeta Violeta

Omri-Tas es el Regente del Planeta Violeta. nos ha dicho que Omri-Tas posee una intensidad tal de y del séptimo en el que ésta es mucho más extensa que el planeta Tierra. Omri-Tas hace su morada con el en (sobre el Gobi), donde él y su séquito de siervos del Altísimo han prometido guardar la llama de la libertad en la Tierra. Su complemento divino guarda la vigilia en el corazón del Planeta Violeta junto con ciento cuarenta y cuatro mil sacerdotes del fuego sagrado.

Las evoluciones del Planeta Violeta han prestado servicio a la llama violeta durante eones y usan esta llama para atender todas las necesidades de la vida diaria: limpiar sus casas, cuidar y purificar el planeta e incluso lavar y bañarse en ella. Las tareas domésticas las realizan es y de llama violeta, algo que permite a la gente seguir el sendero del y prestar servicio en otros hogares planetarios.

Por todo el Planeta Violeta ciento cuarenta y cuatro mil sacerdotes del fuego sagrado cuidan de esta llama día y noche y realizan ceremonias y rituales de llama violeta ante miles de altares. Omri-Tas describe uno de los templos de su planeta:

He aquí, ¡oh, planeta Tierra!, nuestro amor se derrama sobre vosotros desde el corazón del gran Planeta Violeta. Yo, Omri-Tas, me encuentro ahora en el centro del poderoso estanque de luz. Os lo describiré para que conozcáis la hermosura de sus maravillas. Este estanque tiene setenta pies y es circular. El agua es reluciente, magnífica, de color amarillo y destella como chispas eléctricas a través del centro de este estanque. Hay siete escalones circulares que conducen hasta él. Hay siete columnas a su alrededor. Estas son de mármol blanco y se elevan a gran altura en la atmósfera. El pabellón es, naturalmente, circular y de su centro se derrama un hermoso flujo de llamas estrelladas. Este estanque, pues, anidado en el Planeta Violeta, está en el centro de un gran anfiteatro donde los sacerdotes se reúnen cuando hacemos nuestras invocaciones sagradas.

He querido describiros esto para que podáis tener una idea del lugar desde donde hablo y podáis daros cuenta de las maravillas de una civilización que libre de comercialización, de discordia, de desunión y de todas esas concomitantes causas de aflicción...

Parado ahora sobre un pequeño estrado blanco y circular, erigido en el centro de este estanque, veo bajo mis pies esta agua reluciente, hermosa, magnética, de color amarillo, que destella con tal iridiscencia y maravilla que es difícil encontrar palabras en vuestra lengua para describírosla… La plataforma de mármol que se extiende hasta rodear este hermoso templo de luz de bóveda central es de un color naranja pálido, con muchas piedras blancas engastadas y esparcidas por su superficie; es algo magnífico ver el efecto en conjunto . Muchos de los sacerdotes de nuestra hermandad, aquí, en el Planeta Violeta, ahora encienden unos botes… llenos de una forma especial de energía electrónica que emite una corriente de luz violeta de tal forma que resalta todo el cielo y la atmósfera alrededor del templo.

El color del cielo que se ve en nuestro planeta no es violeta en realidad, es azul como el vuestro. Pero para crear la atmósfera adecuada en este escenario al aire libre utilizamos un campo de fuerza especial, electromagnético, que hace que incluso a plena luz del día podamos proyectar desde estos botes, concentrados alrededor de la zona central de nuestro templo, un radiante color violeta que llena toda la atmósfera.

Es algo magnífico contemplar el efecto del violeta reflejado en el cintilante estanque amarillo. Pero hay un fin espiritual que este magnífico símbolo transmite. Porque hay un campo electromagnético especial que vibra desde el agua hasta lo más alto de la torre y ello nos permite amplificar la llama violeta de tal manera que, a lo largo y ancho de nuestro planeta, los hogares de todos los habitantes reciben una carga de fuego violeta de forma muy parecida a como vosotros transmitís vuestra corriente eléctrica por cables conductores. Nuestra gente puede entrar en contacto con este fuego violeta y utilizarlo en instrumentos especiales para peinarse, lavarse y, de otras formas, limpiar sus casas.

Omri-Tas ha revelado que las evoluciones del Planeta Violeta en un tiempo estuvieron muy cerca de una crisis parecida a la que actualmente afrontan los habitantes de la Tierra. En respuesta al llamado de unión de la representante de la Divina, los siervos de Dios fueron galvanizados y revirtieron la marea con la llama violeta. Como dijo Omri-Tas:

Escucharon el llamado de hacer invocaciones en altares por todo el planeta. Hubo una saturación del cuerpo planetario con llama violeta. Esa saturación, por tanto, hizo salir a los ángeles caídos, que entonces pudieron ser atados por las legiones de luz y retirados… Pasamos a una porque hubo unos pocos que respondieron, y hoy el planeta se mantiene en esa era de oro debido a que la gente no ha perdido el recuerdo de aquello que casi fue un holocausto planetario.

Omri-Tas tiene a ciento cuarenta y cuatro mil sacerdotes del fuego sagrado sirviendo a sus órdenes, a quienes podemos llamar en cualquier momento para una intensa y intensa emisión de llama violeta para la humanidad y el reino elemental. A lo largo de los años Omri-Tas ha emitido dispensaciones específicas de llama violeta para ayudar a los chelas de Saint Germain y elevar a la Tierra. Podemos llamar a Omri-Tas para reactivar y multiplicar esas dispensaciones:

Las esferas de llama violeta. Omri-Tas se presentó en la Conferencia de la Libertad de 1963, en la ciudad de Washington, y envió unas esferas de llama violeta a la atmósfera de la Tierra desde el corazón del Planeta Violeta. Los mensajeros y los estudiantes las vieron en el cielo, sobre la ciudad. Podemos llamar a Omri-Tas para que haga rodar las esferas de llama violeta cada vez que una acción concentrada del fuego sagrado sea necesaria a escala planetaria (por ejemplo, para sofocar una sublevación, la guerra o la histeria de masas).

La limpieza del chakra del alma y la purificación de la Costa Oeste de los Estados Unidos con la llama violeta. El 9 de octubre de 1976 Omri-Tas vino para la limpieza del de la sede del alma de Terra, de los Estados Unidos y de toda alma en la Tierra.

Deseamos purificar esta costa —anunció— de los registros de infamia y rebelión, del odio a la Madre y del egoísmo de sus hijos… Estamos dando inicio a una acción de llama violeta aquí, en el corazón de la ciudad de Los Ángeles, y aquí, en el corazón de la Madre y de los devotos que irán alrededor del círculo de fuego, alrededor de toda la frontera de , consumiendo, consumiendo con la luz todopoderosa de la llama violeta transmutadora los registros del abuso de la luz del amor en obediencia divina… Ahora levanto los brazos para emitir el fuego sagrado hacia las profundidades del Pacífico, en ese punto donde los emitieron la llama de la Madre y la acción de elevación. Así, penetramos en los suelos oceánicos del planeta para emitir la llama violeta para el reequilibrio de las energías y las condiciones en la tierra, en el agua, en el aire y por todo el plano etérico.

La inauguración de la era de Acuario. El ciclo Alfa de la llama violeta. El 29 de diciembre de 1976 Omri-Tas vino con legiones de ángeles de llama violeta así como sacerdotes y sacerdotisas del para la inauguración del ciclo de Acuario

mediante la emisión de la llama violeta desde el propio corazón del Planeta Violeta… Venimos a residir en Terra para la y para producir esa era… Haremos nuestra morada en la residencia del Señor del Mundo… y estaremos con Terra hasta el cambio de los ciclos y el cambio de era… Ángeles del Planeta Violeta y sacerdotisas del fuego sagrado, junto con las poderosas huestes, los ciento cuarenta y cuatro mil sacerdotes que aún sostienen el foco en el corazón del Planeta Violeta, han dado comienzo al ritual de saturar el plano de la tierra con la acción de la llama violeta, que tiene como fin la transmutación de millones de años de cualificación de la energía en Terra… Venimos, pues, a introducir la era del ritual, de la ciencia y de la .

Omri-Tas también hizo la siguiente promesa:

Desde el punto de en Shamballa permaneceré, pues, para emitir mi luz hacia el corazón de la Madre, hacia el corazón de todos los que desean ser Madre, hacia el corazón de todos los . Y cada mañana, con el primer rayo del amanecer que acaricia el rostro y el corazón del devoto, enviaré la chispa eléctrica, la corriente del ciclo Alfa de la llama violeta. Y en ese momento podéis atrapar esa chispa y ser y recibir el retorno y, por tanto, ser para mí durante el ciclo de veinticuatro horas la contraparte Omega de las energías concentradas Alfa, que ahora pongo sobre el altar de Shamballa.

La multiplicación de 15 minutos de llama violeta. El 6 de julio de 1984 Omri-Tas anunció una dispensación para la multiplicación de nuestros s a la llama violeta:

Si con toda reverencia, con sintonización interior, un sentido de vosotros mismos en vuestro como sacerdotes y sacerdotisas del fuego sagrado, si con todo vuestro corazón y en lo profundo de vuestro corazón dedicáis, pues, quince minutos al día a hacer invocaciones profundas y llenas de amor a la llama violeta en mi nombre (y, por favor, recordad decir mi nombre, porque esta dispensación proviene de mi ), entonces aceptaremos esa ofrenda, medida a medida según sea devota, según sea profunda y sincera, el mismísimo peso de su poder y luz. Por tanto, por su calidad, calidad por calidad, ¡será multiplicada en vuestra vida diez veces!

El depósito de llama violeta sobre Europa Central. El 26 de febrero de 1988, en un dictado dado en Lisboa (Portugal), Omri-Tas anunció la dispensación de un depósito de llama violeta colocado sobre Europa Central:

Es un depósito muy grande de luz, como un mar; y esta luz, amados míos, está ahí para que la invoquéis como una transfusión directa a todos los portadores de luz de Europa, Europa Oriental y todo el bloque soviético… Cuando invoquéis la llama violeta, ésta sacará la luz de este depósito y también lo maximizará, lo fortificará, lo multiplicará por vuestro amor y devoción. Y así, esa luz fluirá hacia todo portador de luz en esas tierras. Y al fluir hacia ellos los acelerará, los liberará, transmutará, por tanto, su ceguera espiritual y física sobre los acontecimientos que se aproximan… Este depósito es una dispensación segura. Si los Guardianes de la Llama encarnados no hacen los llamados de llama violeta todos los días, entonces este depósito será utilizado en su totalidad, será distribuido entonces entre todos los portadores de luz. Pero si se continúa haciendo el llamado, el depósito será como la llama no alimentada. No fallará. Seguirá lleno y todo lo que salga de él se repondrá multiplicado por vuestro llamado.

El mar de llama violeta. El 1 de mayo de 1991, en Portland (Oregón, EUA), Omri-Tas anunció la dispensación sin precedentes del mar de luz de llama violeta:

Deposito en el corazón de la Tierra una dispensación inmensa de llama violeta concentrada. Es una intercesión del atributo de la misericordia. Es una intercesión concedida a todos aquellos que prestan servicio a la . Y por medio de vuestro Santo Ser Crístico será distribuida como un ungüento, como un elixir. Bebed de ella en las horas de necesidad y en las horas de fortaleza, y mantenedla llena con nuevos llamados a la llama violeta. Es un gigantesco depósito de llama violeta, como un mar de luz palpitante.

Omri-Tas estará presente en la Tierra el tercer día de cada mes. El 14 de octubre de 1991 Omri-Tas anunció una dispensación de treinta y tres días en la cual él permanecería en la Tierra para “darnos un empuje” y multiplicar nuestros decretos de llama violeta. Al final de los treinta y tres días, Omri-Tas concedió otra enorme dispensación. La y sus s habían escrito peticiones solicitando a Omri-Tas que permaneciera más tiempo y ofreciendo promesas de decretos de llama violeta.

Como respuesta, Omri-Tas dijo que estaba profundamente conmovido por nuestra ofrenda pero que no podía quedarse en la Tierra todo el tiempo. Dijo que había muchos otros planetas en una encrucijada parecida a la de la Tierra que tenían una gran necesidad de su presencia. Sin embargo, había quedado tan conmovido con las promesas de decretos diarios de llama violeta que prometió regresar a la Tierra el tercer día de cada mes. Es el día en que muros de llama violeta pueden bajar y podemos estar directamente en la de Omri-Tas.

© Summit University Press

Dear Omri-Tas

 

--------Dear Omri-Tas

---------Querido Omri-Tas

Love to you, dear Omri-Tas
From the Violet Planet
Ruling with such love supreme
Mindful of each dear lifestream
Blazing violet fire from above
Raising earth to heaven.

Amor a ti, querido Omri-Tas
del Planeta Violeta,
que gobiernas con tal amor supremo,
atento a cada querida corriente de vida,
esgrimiendo fuego violeta desde arriba,
elevando a la Tierra hacia el cielo.

Violet Planet's blest Omri-Tas
Teaching all compassion
Symbolizing God's seventh ray
Come to earth to point the^way
Blessings on thee now do we call
Violet fire come free us all.

Del Planeta Violeta bendito Omri-Tas,
enseñando a todos compasión,
simbolizando de Dios el séptimo rayo,
que has venido a la Tierra a señalar el camino,
bendiciones para ti ahora pedimos,
fuego violeta ven libéranos a todos.

Omri-Tas, beloved one
From the radiant Central Sun
High-Priest King of joy and peace
Violet blessings now release
Raising earth to all Christ-peace
Freedom's love fulfilling.

Omri-Tas, amado ser
del radiante Sol Central,
Rey Sumo Sacerdote de alegría y paz,
bendiciones de violeta ahora envía,
elevando a la Tierra, a todos paz crística,
el amor de la libertad cumpliendo.

© The Summit Lighthouse

 

82 Total vistas 1 Vistas hoy

Chohán del séptimo rayo, de la libertad. Maestro ascendido. Jerarca de la era de Acuario y patrocinador de los Estados Unidos de América. Inicia a las almas en la ciencia y el ritual de la alquimia y la transmutación con la llama violeta, mediante el poder de la Palabra hablada, la meditación y la visualización. Su retiro en América del Norte es la Cueva de los Símbolos en Table Mountain, Wyoming. También utiliza el Retiro del Royal Teton en el Grand Teton, en Jackson Hole (Wyoming); el retiro de su guru, el Gran Director Divino, la Cueva de la Luz en la India; y la Mansión de Rakoczy, su foco en Transilvania. Las melodías clave de la Mansión de Rakoczy son: Cuentos de los Bosques de Viena y la Mar­cha Rakoczy. Véase Tabla de los ocho rayos .

Es un aspecto del séptimo rayo del Espíritu Santo. Es el fuego sagrado que transmuta la causa, el efecto, el registro y el recuerdo del pecado, es decir, del karma negativo. También se le denomina llama de la transmutación, de la libertad y del perdón. Cuando la llama violeta se invoca por medio de la ciencia de la Palabra hablada, produce cambios constructivos.

Haz de luz o de otra energía radiante. Los rayos son las emanaciones de luz de la Divinidad que, cuando se invocan en el nombre de Dios o en el nombre del Cristo, prorrumpen como una llama en el mundo del individuo. Los rayos pueden ser proyectados por la conciencia divina de seres ascendidos o no ascendidos a través de los chakras y del tercer ojo como una concentración de energía que asume numerosas cualidades divinas, como amor, verdad, sabiduría, curación, etc. Haciendo mal uso de la energía de Dios, los practicantes de magia negra proyectan rayos que tienen cualidades negativas, tales como rayos mortales, rayos de sueño, rayos hipnóticos, rayos de enfermedad, rayos psicotrónicos, el mal de ojo, etc. Véase Tabla de los ocho rayos .

Emanación luminosa o campo “electromagnético” que rodea al cuerpo físico; equiparada a menudo al cuerpo astral. Halo o nimbo que se asocia a los santos, que se origina en el alma y en el arquetipo original del alma, y que refleja, según el uso del libre albedrío, los patrones celestiales o los patrones terrenales. La radiación característica de la vida sensible y de los objetos inorgánicos captada por la fotografía Kirlian. Aliento o atmósfera que rodea e interpenetra los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sus chakrasen los cuales se registran las impresiones, los pensamientos, los sentimientos, las palabras y las acciones del individuo, incluyendo su karma y los registros de vidas pasadas. El círculo altamente cargado de fuego sagrado que rodea al Cristo, a un maestro ascendido, ángel, Elohim o ser cósmico, que se transfiere como una “gracia” a cualquiera que lo solicite. Corona espiritual. El llamado campo L (inglés: Life-field), capa astral/etérica, que rodea al hombre y a la vida orgánica y que regula y refleja la salud, la vitalidad y la longevidad del cuerpo físico u organismo. Véase El aura humana I, de Kuthumi, y El aura humana II, de Djwal Kul. 

Gautama Buda ocupa el cargo de Señor del Mundo (el “Dios de la Tierra” de Apocalipsis 11:4). Recientemente sucedió a Sanat Kumara, quien había ocupado este cargo durante decenas de miles de años. Éste es el cargo de gobierno más alto de la jerarquía espiritual para el planeta, y sin embargo el Señor Gautama es el más humilde de los maestros ascendi­dos. En niveles internos sostiene la llama trina, la chispa divina, para aquellas corrientes de vida que han perdido el contacto directo con su propia Presencia YO SOY y que han hecho tanto karma negativo que son incapaces de atraer suficiente luz de la Divinidad para sostener la encarnación física de su alma sobre la tierra. A través de un hilo de filigrana de luz que conecta su corazón con el corazón de todos los hijos de Dios, el Señor Gautama nutre la llama titilante de la Vida que debería arder en el altar de cada corazón con una mayor intensidad de amor, sabiduría y poder, alimentada por la conciencia crística de cada individuo.

     El 1 de enero de 1956 Gautama Buda recibió el manto de Señor del Mundo de Sanat Kumara, jerarca del planeta Venus, quien había ocupado el mismo cargo desde las horas más oscuras de la historia de la tierra. Véase Sanat Kumara.

La “Ciudad de Blanco” etérica, antiguo retiro de Sanat Kumara, originalmente fue una réplica física de la ciudad venusina de los Kumaras. Shamballa fue construida en una isla en el brillante mar azul del Gobi (ahora el desierto del Gobi) por voluntarios que precedieron a Sanat Kumara en su viaje a la tierra. Se llegaba a Shamballa desde el continente a través de un hermoso puente de mármol. El templo principal, donde Sanat Kumara estableció el foco de la llama trina miles de años atrás, se caracterizaba por un domo dorado y estaba rodeado de terrazas, fuentes llameantes y siete templos, uno para cada uno de los siete rayos. Cada año las personas venían de lejos para contemplar el fuego sagrado físico y visible y para llevarse consigo un trozo de madera consagrado por Sanat Kumara y con él encender sus hogueras durante todo el año. Así comenzó la tradición del tronco de yule, que conmemoraba el regreso al fuego de la cristeidad. El retiro físico de Shamballa fue trasladado a la octava etérica durante las eras oscuras subsecuentes.

El 31 de diciembre de 1976, Gautama Buda, jerarca de Shamballa y sucesor de Sanat Kumara, anunció que "América es el lugar a donde trasladaremos Shamballa”. Dijo: “Traeremos aquí algún día esa ciudad de luz. Será la implementación de un campo de fuerza secundario, el aspecto Omega de Shamballa, ya que el aspecto Alfa permanece donde está... en el Mar de luz del Gobi sobre el desierto del Gobi”. El Señor Gautama recientemente estableció su Shamballa occidental en la octava etérica sobre el Retiro Interno, cerca del Parque Nacional Yellowstone. El 18 de abril de 1981 anunció: “Desde Shamballa formo un arco de luz. Quisiera establecer el terreno para el Anciano de Días... En este momento contemplo —observen bien— la formación del arco de la llama de Shamballa hacia el Retiro Interno como la morada occidental de los budas y de los que han de convertirse en bodhisattvas que son devotos de la luz de la Madre.”

Espíritu divino, heraldo, precursor o mensajero enviado por Dios para comunicar Su Palabra a Sus hijos. Espíritu ministrante enviado para asistir a los herederos del Cristo, para confortar, proteger, guiar, fortalecer, enseñar, aconsejar y prevenir. Cohortes de la luz al servicio de los seres crísticos, los hijos e hijas de Dios, por todo el cosmos. Un “ángulo” de la conciencia de Dios –un aspecto de Su Autoconciencia; un ser formado por Dios a partir de Su propia llameante Presencia para asistir a la Vida en la forma. “Y de sus ángeles dijo: El que hizo a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.” Las huestes celestiales comprenden una evolución que se diferencia de la humanidad por su llameante individualidad y la pureza de su devoción a la Deidad y a los arcángeles jerarcas bajo cuyo mando prestan servicio. Su función es concentrar, acelerar y amplificar los atributos de Dios en beneficio de Su creación. Atienden las necesidades de los hombres atrayendo luz hacia su aura, intensificando los sentimientos de esperanza, fe y caridad, honor, integridad, valor, verdad y libertad, misericordia y justicia, y todo aspecto de la claridad cristalina de la Mente de Dios. Debido a la sacralidad de su presencia invisible, el autor del Libro de Hebreos dijo: “No olvidéis la hospitalidad, porque algunos, sin saberIo, hospedaron ángeles.” Con lo que abunda en el hecho de que los ángeles sí encarnan y andan entre nosotros como nuestros mejores amigos y auxiliadores, aun cuando sean unos perfectos extraños.

     Metafóricamente hablando, los ángeles son electrones que giran alrededor de la Presencia Solar que es Dios, electrones que han elegido, por Su voluntad innata en ellos, expandir Su conciencia en todos los planos de la existencia; que han sido “cargados” de la luz/energía/conciencia del Gran Sol Central para ser “electrodos”, esto es, pilares de la ardiente presencia de Dios que operan como “transformadores de desaceleración” de la Luz inefable, para que Sus hijos puedan recibir una porción de esperanza de la gloria que ha de venir en medio de la noche oscura de su situación kármica en la tierra. Los ángeles pueden adquirir forma humana o de “bastoncillos” y “conos” o espirales y rollos de energía concentrada que puede ser liberada para la curación personal y planetaria, en respuesta al llamado de los seres crísticos, literalmente como una transfusión del Cuerpo y la Sangre del Cristo Cósmico dondequiera y cuandoquiera que se necesite. Hay ángeles de curación, de protección, amor, consuelo y compasión, ángeles que asisten en los ciclos de nacimiento y muerte, ángeles del Ojo Omnividente de Dios que esgrimen la espada llameante de la Verdad para separar de tajo lo real de lo irreal. Hay tipos y órdenes de ángeles que realizan servicios específicos en la jerarquía cósmica, como los serafines y los querubines, o los ángeles devas que sirven con los espíritus de la naturaleza y los elementales del fuego, el aire, el agua y la tierra. Véase ángeles caídos.

Seres de la tierra, el aire, el fuego y el agua; espíritus de la naturaleza que son los siervos de Dios y el hombre en los planos de la Materia para el establecimiento y sostenimiento del plano físico como plataforma para la evolución del alma. A los elementales que sirven al elemento fuego se les llama salamandras; a los que sirven al elemento aire, silfos; a los que sirven al elemento agua, ondinas; a los que sirven al elemento tierra, gnomos. Véase elemental del cuerpo, Elohim.

Iniciado de la Gran Hermandad Blanca con un alto grado de realización espiritual, especialmente en el control de la Materia, las fuerzas físicas, los espíritus de la naturaleza y las funciones corporales; es en todo punto el alquimista pasando por iniciaciones avanzadas del fuego sagrado en el sendero de la ascensión.

Madre Divina, Madre Universal y Virgen Cósmica son otros tantos términos para designar la polaridad femenina de la Divinidad, la manifestación de Dios como Ma­dre. La Materia [inglés: Matter] es la polaridad femenina del Espíritu y los maestros ascendidos utilizan el término  alternadamente con Mater (latín: “madre”). En este contexto, todo el cosmos material se convierte en el vientre de la creación, hacia el cual el Espíritu proyecta las energías de la Vida. La Materia es, entonces, el vientre de la Virgen Cósmica, quien, como la otra mitad del Todo Divino, también existe en el Espíritu como polaridad espiritual de Dios.

Jesús mismo reconoció a Alfa y Omega como los más altos representantes del Dios Padre-Madre y con frecuencia se refirió a Alfa como Padre y a Omega como Madre. Quienes asumen la polaridad femenina de la conciencia después de su ascensión son maestras ascendidas. Junto con todos los seres femeninos (polarizados femeninamente) en las octavas de luz, son los focos de la llama de la Madre Divina para las evoluciones de la humanidad que se desarrollan en muchos sistemas de mundos. Sin embargo, siendo andróginos, todos los miembros de las huestes celestia­les son focos de cualquiera de los atributos masculinos o femeninos de la Divinidad a voluntad, pues ya han entrado en las esferas de la Totalidad Divina.

Madre de la Llama (o Madre del Mundo). Cargo en la jerarquía que ocupan sucesivamente aquellas devotas no ascendidas designa­das por la Gran Hermandad Blanca para nutrir, o incubar, la llama de la Vida en toda la especie humana. En 1961, Clara Louise Kieninger fue nombrada primera Madre de la Llama de la Fraternidad de Guardianes de la Llama por Saint Germain. El 9 de abril de 1966, ese manto fue transferido a la mensajera Elizabeth Clare Prophet. En ese momento Clara Louise Kieninger se convirtió en la Madre de la Llama Regente. Hizo su ascensión el 25 de octubre de 1970 en Berkeley, California, y continúa ocupando ese cargo desde el estado ascendido.

Ciclo de iluminación, paz y armonía en el que las almas de la humanidad se fusionan en la Llama del Cristo para el cumplimiento del plan divino, “como Arriba, así abajo”. A través de la convergencia del plano etérico y la capa etérica con los tres vehículos inferiores del cuerpo planetario y sus evoluciones, el reino de los cielos se manifestará en la tierra tal como ya existe ahora en la octava etérica. Véase cuerpo etérico.

     “Era de oro significa una era basada en el patrón oro –el patrón del oro de la conciencia crística, de la regla de oro, del oro como luz del sol precipitada para el equilibrio de la mente y de las emociones y para el flujo de la vida incluso en el plano físico” (Dios del Oro).

(sánscrito: “rueda, disco, círculo”). Centros de luz anclados a lo largo de la columna vertebral en el cuerpo etérico; gobiernan el flujo de energía hacia los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sostienen la frecuencia de los siete rayos en ellos. Son siete y corresponden a los siete rayos: 1. primer rayo, garganta, azul; 2. segundo rayo coronilla, amarillo; 3. tercer rayo, corazón, rosa; 4. cuarto rayo, base de la columna, blanco; 5. quinto rayo, tercer ojo, verde; 6. sexto rayo, plexo solar, púrpura y oro; 7. séptimo rayo, sede del alma, violeta).

Hay cinco chakras menores correspondientes a los cinco rayos secretos y un total de 144 centros de luz en el cuerpo del hombre. Véase Tabla de los chakras , El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase la Armadura de los chakras

Mu, el continente perdido del océano Pacífco que, según los descubrimientos de James Churchward, arqueólogo y autor de El continente perdido de Mu, se extendía cinco mil kilómetros hacia el sur desde el norte de Hawái, hacia la Isla Oriental y las islas Fiyi, y estaba constituido por tres áreas de tierra que median más de ocho mil kilómetros de oriente a poniente. La historia que relata Churchward sobre la antigua Tierra Madre está basada en registros inscritos en tablillas sagradas que asegura haber descubierto en la India. Descifró dichas tablillas con la ayuda de un sacerdote de un templo hindú. Durante cincuenta años de inves­tigación confirmó su contenido comparando con otros textos, inscripciones y leyendas que descubrió en el Sudeste de Asia, en Yucatán (México), Centroamérica, las islas del Pacífico, Norteamérica, el antiguo Egipto y otras civilizaciones. Él calcula que Mu fue destruido aproximadamente hace doce mil años por el colapso de las cámaras de gas que sostenían al continente.

Mapa de Lemuria de El continente perdido de Mu, por James Churchward (1927). Este mapa basado en lecturas de antiguos textos que hizo Churchward muestra el continente de Lemuria como era antes de su destrucción final.

Los Señores de la Llama que representan los siete rayos en Venus.

El fuego de la Kundalini, que se encuentra como una serpiente enroscada en el chakra de la base de la columna (el muladhara), y que con pureza espiritual y automaestría se eleva hacia el chakra de la coronilla, acelerando los centros espirituales o chakras a su paso. Dios, luz, vida, energía, el YO SOY EL QUE YO SOY. “Nuestro Dios es un fuego consumidor” (Hebreos 12:29). El fuego sagrado es la precipitación del Espíritu Santo para el bautismo de las almas, para la purificación, para la alquimia y la transmutación y para alcanzar la ascensión, ritual sagrado mediante el cual el alma retorna al Único.

La séptima era, del séptimo rayo, que es el rayo de la llama violeta, la séptima dispensación, cuyo jerarca es Saint Germain. Ciclo de dos mil años posterior a Piscis; la era del Espíritu Santo y de la Madre Divina. Acuario puede ser una era de libertad, paz e iluminación, de progresos tecnológicos combinados con desarrollo espiritual. Puede ser una era en la que rompamos definitivamente con el pasado aplicando la llama violeta.

All alchemy”, la química total de Dios, la ciencia de la creación.
           [alchemy (del inglés medio alkamie,  del francés medio alquemie, del latín medieval alchymia o alchimia, del árabe al-kimiya', "la piedra filosofal", de al, "el", + kimiya', del griego tardío chemeia, probable modificación de chymeia, probablemente del griego chyma, "fluido", de chein, "verter".) 

1. Ciencia química y filosofía especulativa medievales cuyo fin era alcanzar la transmutación de los metales básicos en oro, el descubrimiento de una cura universal para la enfermedad, el descubrimiento de un medio de prolongar indefinidamente la vida y el gran poder, o mágico poder, de la transmutación; 2. el poder o el proceso de transformar algo común en algo especial; 3. transmutación inexplicable o misteriosa; 4a. arcaico: aleación de color dorado; 4b. obsoleto: trompeta de color dorado. 

(Webster's Third New International Dictionary, edición de 1971)]

y Omega. La totalidad divina del Dios Padre-Madre, declarada por Cristo el Señor como “el principio y el fin” en el Libro del Apocalipsis. Llamas gemelas ascendidas de la conciencia del Cristo Cósmico que sostienen el equilibrio de la polaridad masculina-femenina de la Deidad en el Gran Sol Central del cosmos. Así, por mediación del Cristo Universal (la Palabra encarnada), el Padre es el origen y la Madre el cumplimiento de los ciclos de la conciencia de Dios expresada a lo largo y ancho de la creación del Espíritu y la Materia. [Compárese con Purusha y Prakriti en la tradición hindú.]

Apocalipsis 1:8, 11; 21:6; 22: 13

Véase Fraternidad de Guardianes de la Llama.

Véase Alfa y Omega.

Una voluntad predeterminada, un edicto o un fíat, una decisión o declaración de la autoridad, una ley, una ordenanza o regla religiosa; una orden o mandato. El decreto es la más poderosa de todas las peticiones a la Divinidad. Es el “Mandadme” de Isaías 45:11, el mandato original a la luz, el “Lux fiat”, que es un derecho de nacimiento de los hijos e hijas de DiosVéase decretos dinámicos.

Santo Ser Crístico o Yo Crístico, es el foco individualizado del "unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad". El Cristo Universal individualizado como la auténtica identidad del alma. El Yo Real de todo hombre, mujer y niño hacia el cual el alma debe alzarse. El Ser Crístico es el mediador entre un hombre y su Dios. Es el instructor, el maestro y el profeta personal de un individuo, que oficia como sumo sacerdote ante el altar del Santísimo (la Presencia YO SOY) del templo edificado sin manos de todo hombre.

El advenimiento de la percepción universal del Ser Crístico entre el pueblo de Dios en la tierra ha sido profetizado por los profetas como el descenso del SEÑOR NUESTRA JUSTICIA, llamado también VÁSTAGO, en la Era Universal que está por llegar. Cuando alguien alcanza la plena identificación del alma con el Ser Crístico, se le llama ser crístico o ungido, y se ve al Hijo de Dios brillar a través del Hijo del hombre.

Juan 1:14; Isaías 11-1; Jeremías 23:5, 6; 33-15, 16; Zacarías 3:8, 6:12

El cuerpo de la Primera Causa; siete esferas concéntricas de luz y conciencia que se interpenetran y que rodean a la Presencia YO SOY en los planos más altos del Espíritu, cuyo moméntum, incrementado  por las palabras y las obras buenas del SEÑOR manifestadas por el alma en todas sus vidas pasadas, es accesible hoy en todo momento, según lo necesitemos. Nuestros recursos espirituales y nuestra creatividad ­—talentos, gracias, dones y genio, almacenados debido a un servicio ejemplar en los siete rayos pueden ser atraídos desde el cuerpo causal con invocaciones a la Presencia YO SOY en el nombre del Ser Crístico. Además de ser el lugar donde nos “hacemos tesoros en el cielo” —el almacén de toda cosa buena y perfecta que forma parte de nuestra verdadera identidad—, las grandes esferas del cuerpo causal son el lugar de morada de Dios el Altísimo al que Jesús se refirió cuando dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy, pues, a preparar lugar para vosotros… Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy [ahí donde YO, el Cristo encarnado, SOY en la Presencia YO SOY] vosotros también estéis.” El cuerpo causal es la mansión, o morada, del Espíritu del YO SOY EL QUE YO SOY al cual el alma retorna a través de Cristo Jesús y el Ser Crístico individual en el ritual de la ascensión. Pablo se refería al cuerpo causal como la estrella de la individualización de la Llama de Dios de todo hombre cuando dijo: “porque una estrella es diferente de otra en gloria”. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Mateo 6:19-21; Juan 14:2; 3:1; 1 Corintios 15:41

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

De la Gran Hermandad Blanca, Elizabeth Clare Prophet

(hindi: cela, del sánscrito: ceta, “esclavo”, esto es, “sirviente”). En la India, discípulo de un maestro religioso o guru. Término utilizado generalmente para hacer referencia a un estudiante de los maestros ascendidos y sus enseñanzas. Específicamente, estudiante disciplinado y devoto más allá de lo ordinario, iniciado por un maestro ascendido y que sirve a la causa de la Gran Hermandad Blanca. Véase discipulado.

Un duplicado de la Presencia YO SOY de un maestro ascendido.