↑ Volver a Quién es quien

♦ Purity y Astrea, Elohim del 4o. rayo

Círculo y espada cósmicos de llama azul de la Poderosa Astrea alrededor de la Mensajera

 

Purity y Astrea son los del cuarto (el rayo blanco), el rayo de la pureza, la perfección, la esperanza y la completud. Es la llama de la y la llama de la ―el deseo de conocer a Dios y ser Dios mediante la pureza de cuerpo, mente y a través de la conciencia de la Madre Divina, que abarca las leyes naturales que gobiernan todas las manifestaciones en el plano de la tierra.

Purity sostiene el patrón divino de la perfección del para todo lo que existe en forma manifiesta, concentrando el fuego blanco que se encuentra en el corazón de todo sol y átomo: la pura luz blanca de la que emanan los siete “rayos” o aspectos de la . El azul está considerado el aspecto femenino del blanco porque el fuego blanco de Purity se fusiona como azul en el plano de la Materia. Así, Astrea, el complemento femenino de Purity, trabaja las veinticuatro horas del día blandiendo el círculo y la espada de llama azul para liberar a los hijos de la Madre de todo lo que se opone al cumplimiento del contenido en el corazón de Purity. Astrea personifica el concepto hindú de , “la destructora de demonios”.

Puedes hacer del círculo y la espada de llama azul algo práctico en tu vida, tal como Jesucristo exorcizó al muchacho poseído por un demonio –aquel que yacía en el suelo escupiendo espuma por la boca, a quien los discípulos no podían curar. [Mateo 17:14-21] Como ha explicado Astrea,

los discípulos habían intentado, una y otra vez, expulsar al demonio de aquel muchacho, y os digo que se esforzaron al máximo. Pero les faltaba la fe y les faltaba el conocimiento de nuestra octava de luz. Si cualquiera de los discípulos hubiera invocado mi círculo y espada cósmicos de llama azul alrededor del muchacho, habrían descubierto que ese demonio se habría marchado al instante y no se habría quedado ni un segundo. Éste era el poder de la luz que el propio Jesús invocaba. Él invocaba esa energía de la llama azul, y ésta cumplía inmediatamente el destino para el cual Dios la quería.

El círculo de fuego azul invocado desde el corazón de Astrea es un deslumbrante fuego azul- blanco que oscila en la forma de dos anillos concéntricos de fuego —el azul de Astrea, el blanco de Purity—, intercambiando frecuencias a tan alta velocidad que aparecen como la acción del relámpago azul-blanco destellando alrededor de almas, planetas, sistemas solares, galaxias, allá donde haga falta el refuerzo de la voluntad de Dios en el arquetipo divino contenido en el del ser.

Cuandoquiera y dondequiera que haya discordia en cualquier forma, en cualquiera de sus aspectos, debes llamar al Elohim Astrea en el nombre del Cristo:

¡Coloca tu círculo y espada cósmicos de llama azul al­rededor de la causa y el núcleo de esta situación!

Luego ve este círculo del fuego sagrado cerrarse alrededor de la cintura de la persona, alrededor de grupos enteros de personas, alrededor de edificios, alrededor de ciudades, estados, países enteros e incluso alrededor de la tierra en el ecuador. Visualiza esto en el ojo de tu mente como un anillo de fuego de brillante zafiro y de centellante diamante, con sus llamas regulares, casi geométricas, cortando, como una sierra circular, capas y más capas de discordia y densidad. Luego visualiza la espada de llama azul como un pilar de fuego azul perpendicular al círculo de llama azul, rompiendo las matrices de oscuridad, haciendo añicos los campos energéticos de la enfermedad, el deterioro y la muerte. Y sobre todo, ve al Elohim de pie, sobre cada persona por la que estés orando, sosteniendo la espada de llama azul a cinco centímetros de la columna y paralela a ésta.

Ésta es la acción mediante la cual los Elohim desmagnetizan el ser y la conciencia del individuo de todas las manifestaciones anti-Dios, anti-Cristo y anti-Espíritu, todas las estrategias siniestras de los caídos y las energías serpentinas de la mente carnal. Cuandoquiera y dondequiera que invoques el círculo y la espada de llama azul desde el corazón de Purity y Astrea, ten la absoluta certeza de que está teniendo lugar una acción de cósmico.

En 1973 Astrea dijo:

Ese círculo, utilizado junto con mi espada, es el antídoto específico contra toda forma de , todo aspecto de oscuridad… Cuando pedís en nombre de Jesucristo que sean atados todos esos elementos que esclavizan la conciencia a malos hábitos y a la mentalidad carnal, las legiones de Astrea responden junto con las legiones del Cristo…

Si existe alguna razón por la cual no progresáis en el o por la cual la sustancia de vuestra conciencia humana sigue ahí, es debido a la falta de aplicación al corazón de Dios, al corazón del Cristo y al corazón del Elohim del cuarto rayo.

Si me llamasteis ayer y hoy tenéis problemas, comprended que debéis llamar a mi ser para que entre en acción cada veinticuatro horas con el fin de recibir alivio de esas entidades que han entrado en vuestra conciencia por el equivocado uso de drogas, alcohol, tabaco y todo tipo de hábitos carnales…

Por la autoridad de y Omega os digo, cuando deseéis meditar sobre la acción del círculo y la espada de llama azul, meditad sobre el Concierto en La menor de Grieg... Porque contiene la acción del círculo y la espala de llama azul; y podéis oír las cadencias cortantes de ese círculo a medida que gira alrededor de vuestros cuatro cuerpos inferiores, estrechándose cada vez más sobre el mismísimo núcleo del ser, hasta que el imán externo, el imán interno envían al fuego aquellas conciencias que permanecen en rebelión contra el Todopoderoso.


Edvard Grieg - Concierto Piano y Orquesta en La menor Op. 16

 

Astrea nos anima a que hagamos su decreto por aquellos a quienes amamos y que están apesadumbrados por adicciones de todas clases. En 1991 dijo:

Ved cómo ese ser querido puede ser liberado y mantenido libre y cómo volverá a la dignidad de un hijo de la y encontrará su misión antes de que sea demasiado tarde…

Si deseáis guardar la vigilia por un ser querido o por varios, sabed que ¡el poder del círculo y la espada de llama azul funcionarán mientras decretéis por ellos cada día, así como por todos los demás hijos de Dios de este planeta que estén esclavizados de forma parecida!

Yo, Astrea, os hago esta oferta: decretad por vuestros seres queridos y poned tantas fotografías como queráis sobre vuestro altar. Y cuando pidáis por ellos, pedid también por todas las demás personas de este planeta que puedan ser liberadas por Astrea… Que vuestra voz pronuncie la que se necesite… La sola oración, amados míos, nos autorizará a ayudar a un millón de almas.

Ésta es una poderosa promesa procedente de un poderoso .


Decreto

 

10.14 To Beloved Mighty Astrea

 

Decree To Beloved Mighty Astrea
“The Starry Mother”

 

Decreto a la Amada Poderosa Astrea
“La Madre Estelar”

In the name of the beloved Mighty Victorious Presence of God I AM in me, Mighty I AM Presence and Holy Christ Selves of Keepers of the Flame, Lightbearers of the world and all who are to ascend in this life, by and through the magnetic power of the sacred fire vested in the Threefold Flame burning within my heart, I call to beloved Mighty Astrea and Purity, Archangel Gabriel and Hope, beloved Serapis Bey and the seraphim and cherubim of God, beloved Lanello, the entire Spirit of the Great White Brotherhood and the World Mother, elemental life—fire, air, water, and earth! to lock your cosmic circles and swords of blue flame in, through, and around my four lower bodies, my electronic belt, my heart chakra and all of my chakras, my entire consciousness, being, and world.

Cut me loose and set me free (3x) from all that is less than God’s perfection and my own divine plan fulfilled.

 

En el nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, poderosa Presencia YO SOY y Santo Ser Crístico de los Guardianes de la Llama, de los portadores de Luz del mundo y de todos los que han de ascender en esta vida, por y a través del poder magnético del fuego sagrado investido en la Llama Trina que arde dentro de mi corazón, invoco a los amados y poderosos Astrea y Pureza, al arcángel Gabriel y Esperanza, al amado Serapis Bey y los serafines y querubines de Dios, al amado Lanello, a todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca y la Madre del Mundo, a la vida elemental —¡fuego, aire, agua y tierra— para que coloquéis vuestros círculos cósmicos y espadas de llama azul en, a través y alrededor de mis cuatro cuerpos inferiores, mi cinturón electrónico, mi chakra del corazón y todos mis chakras, toda mi conciencia, ser y mundo.

Soltadme y liberadme (3x) de todo lo que sea inferior a la perfección de Dios y al cumplimiento de mi plan divino.

1.

O beloved Astrea, may God Purity
Manifest here for all to see,
God’s divine Will shining through
Circle and sword of brightest blue.
First chorus:

 

Come now answer this my call,
Lock thy circle round us all.
Circle and sword of brightest blue,
Blaze now, raise now, shine right through!
2.

Cutting life free from patterns unwise,
Burdens fall off while souls arise
Into thine arms of infinite Love,
Merciful shining from heaven above.
3.

Circle and sword of Astrea now shine,
Blazing blue-white my being refine,
Stripping away all doubt and fear,
Faith and goodwill patterns appear.
Second chorus:

 

Come now answer this my call,
Lock thy circle round us all
Circle and sword of brightest blue,
Raise our youth now, blaze right through!
Third chorus:

 

Come now answer this my call,
Lock thy circle round us all.
Circle and sword of brightest blue,
Raise mankind now, shine right through!
 
1.

Amada Astrea, que la Pureza de Dios
se manifieste aquí para que todos vean
la voluntad de Dios en el resplandor
del círculo y espada de brillante azul.
Primer estribillo:

 

Responde ahora a mi llamado y ven
a todos envuelve en tu círculo de luz.
Círculo y espada de brillante azul,
¡destella y eleva, brillando a través!
2.

De patrones insensatos a la vida libera,
las cargas caen mientras las almas se elevan
en tus fuertes brazos del amor eterno,
con misericordia brilla arriba en el cielo.
3.

Círculo y espada de Astrea, brillad,
blanco-azul que destella, mi ser depurad,
disipando en mí temores y dudas,
aparecen patrones de fe y de bondad.
Segundo estribillo:

 

Responde ahora a mi llamado y ven,
a todos envuelve en tu círculo de luz.
Círculo y espada de brillante azul,
¡eleva a toda la juventud!
Tercer estribillo:

 

Responde ahora a mi llamado y ven,
a todos envuelve en tu círculo de luz.
Círculo y espada de brillante azul,
¡eleva a toda la humanidad!

And in full Faith I consciously accept this manifest, manifest, manifest! [3x] right here and now with full Power, eternally sustained, all-powerfully active, ever expanding, and world enfolding until all are wholly ascended in the Light and free! Beloved I AM! Beloved I AM! Beloved I AM!

 

¡Y con plena fe conscientemente yo acepto que esto se manifieste, se manifieste, se manifieste! (3x), ¡aquí y ahora mismo con pleno poder, eternamente sostenido, omni- potentemente activo, siempre expandiéndose y abarcando el mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la Luz y sean libres! ¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY!

© Church Universal and Triumphant


Canción

 

The Fiat of Astrea

The Fiat of Astrea

El Fíat de Astrea

All hail, Mighty Astrea dear, diadem of God's will
Spirit of unity, unity's will instill
We magnify—revere.
To thee, Mighty Astrea dear, infinite star so bright
Defender of the faith, by ray of blue and white
Sing we praises to thy light.

Ave, Poderosa Astrea querida, diadema de la voluntad de Dios,
espíritu de unidad, la voluntad de unidad infunde.
Te magnificamos –te reverenciamos.
A ti, Poderosa Astrea querida, infinita estrella tan brillante,
defensora de la fe, con el rayo de azul y blanco,
cantamos alabanzas, a tu luz.

Encircle with thy mighty pow'r all density and sin
Come wield thy sword of lightning blue
All lethargy cut through.
Ο lock thy circle 'round us all, God's children now
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm awake
The I AM Presence glorify, the heav'nly manna break.

Circunda con tu intenso poder toda la densidad y el pecado.
Ven, esgrime tu espada de relámpago azul,
todo el letargo corta de tajo.
¡Oh!, cierra tu círculo alrededor de nosotros todos, a los hijos de Dios
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm despierta ya.
A la Presencia YO SOY glorifica, el celestial maná derrama.

Ο blaze all of your lightning rays
Into the planet Earth—cut it free!
Set the people free from all impurity
The Light of God to see, his will to be.

¡Oh!, destella todos tus rayos centelleantes
hacia el planeta Tierra –¡libéralo!
Libera a la gente de toda impureza
para que vea la Luz de Dios, para ser Su voluntad.

Descend, Ο Astrea dear, into the cause of fear
Cut us free!
Flashing cosmic fire into all wrong desire
All men of faith now free by Love's own key!

Desciende, ¡oh, Astrea querida!, a la causa del miedo.
¡Libéranos!
Destellando fuego cósmico hacia todo deseo incorrecto
¡a todos los hombres de fe ahora libera con la llave misma del Amor!

Ο praise, praise for the master key, Mighty I AM in all
Thy star within we see, now as a flaming sword
The pow'r of Christ the Lord.

¡Oh!, alabanzas, alabanzas a la llave maestra, el Poderoso YO SOY en todos.
Tu estrella en el interior vemos, ahora como una espada llameante,
el poder de Cristo el Señor.

Ο praise, praise to the Holy One, Victory of the Son
The sphere of Light above, the Presence full of love
Shining armor from the Sun.

¡Oh!, alabanzas, alabanzas al Que Es Santo, Victoria del Hijo,
la esfera de Luz en lo alto, la Presencia llena de amor,
brillante armadura del Sol.

We call, Mighty Astrea dear, for your assistance here
Purity's ray invoke, Elohim complement
Thy pow'r perfectionment.
Invoke, Mighty Astrea dear, angels of God's flame
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm clear
Thy mighty sphere of light formed by thy legions bright
From the Star of Sirius' might.

Pedimos, Poderosa Astrea querida, tu asistencia aquí.
El rayo de Purity invocamos, Elohim complemento,
el perfeccionamiento de tu poder.
Invocamos, Poderosa Astrea querida, ángeles de la llama de Dios
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmque despejen,
tu poderosa esfera de luz formada por tus legiones brillantes
del poderío de la Estrella de Sirio.

Repel the darkness with your sword and circle of blue flame
Drive back the gloom and set all free
From error's tyranny.
Ο break negation by thy pow'r, thou Rock of God on high
Invoke resurgence every hour, perfection draweth nigh.

Repele la oscuridad con tu espada y círculo de llama azul.
Haz retroceder la pesadumbre y libera a todos
de la tiranía del error.
¡Oh!, rompe la negación con tu poder, Roca de Dios en las alturas.
Invoca el resurgimiento a toda hora, la perfección se aproxima.

Come blaze, champions of the Light
Champions of the right, heav'nly might
Fallen angels free! All elementals free!
Imprisoned substance free! the Light to see.

Venid y destellad defensores de la Luz
defensores del bien, fuerza celestial,
¡Liberad a los ángeles caídos! ¡Liberad a los elementales!
¡Liberad la sustancia aprisionada! para que vean la Luz.

Descend, Ο Astrea dear, into the astral realm
Cut them free!
Flashing lightning blue unto the souls who sleep
Their lives, Ο God, do keep by cross of blue.

Desciende, ¡oh!, Astrea querida, al reino astral,
¡libéralos!
Destellando relámpago azul hacia las almas que duermen,
su vida, ¡oh, Dios!, mantén con la cruz de azul.

On thee, Mighty Astrea friend, all men of earth depend
Thy crystal sword we view, the causal body blue
Flame keepers all defend.

De ti, Poderosa Astrea amiga, todos los hombres de la Tierra dependen.
Tu espada de cristal vemos, el cuerpo causal azul
los guardianes de la llama todos defienden.

We pledge, Mighty Astrea, now—serving with you we vow
Our heart and head and hand, with legions of your band
To reclaim the Promised Land.

Prometemos, Poderosa Astrea, ahora ¬―sirviendo contigo consagramos
nuestro corazón, cabeza y manos―, junto con las legiones de tu banda,
reclamar la Tierra Prometida.

I AM all of thy strength and pow'r, Mighty Astrea dear
Tides of oppression bind, healing of all mankind
Release from bondage find.
We call to all the angels blue serving the universe
To sweep across the earth, the darkness now disperse
And reveal the cosmic worth.

YO SOY toda tu fuerza y poder; Poderosa Astrea querida,
las oleadas de opresión ata, para la curación de toda la humanidad
y que la liberación de la esclavitud encuentre.
Invocamos a todos los ángeles azules que sirven en el universo
para que recorran la Tierra, la oscuridad dispersen ya
y revelen la dignidad cósmica.

Our youth awaken by thy love and resurrection's flame
Consume momentums of the past
To see the Light at last.
Ο make them soldiers of the Light, true sons of God to be
Come set them free, Astrea dear, Divinity to see.

A nuestros jóvenes despierta con tu amor y la llama de la resurrección.
Consume moméntums del pasado
para que vean la Luz al fin.
¡Ah!, hazlos soldados de la Luz, para que verdaderos hijos de Dios sean.
Ven, libéralos, Astrea querida, para que la Divinidad vean.

Ο hear, all of the hosts of heav'n
Remove the cause and core of all war
By thy sword of blue, draw forth your action, too
Replace with Golden Rule, the I AM Rule.

Escuchad, todas las huestes celestiales,
removed la causa y el núcleo de todas las guerras
con la espada de azul; manifestad vuestra acción también;
reemplazad con la Regla de Oro, la Regla del YO SOY.

Blaze now transmutation's ray into America
Keep us free!
Holy laws obey, living the righteous way
Wholly for God each day, Light's torch uphold!

Destellad ahora el rayo de la transmutación hacia América.
¡Mantenednos libres!
¡Que obedezcamos las leyes sagradas, viviendo de la manera correcta
enteramente para Dios cada día, con la antorcha de Luz en lo alto!

Ο friends, bearing the seven rays, treasures of heav'n today
Legions of glorious Light, array ascension's ray
Of fire into the fray.

¡Oh, amigos, que portáis los siete rayos, los tesoros del cielo este día,
legiones de gloriosa Luz, desplegad el rayo de la ascensión
de fuego hacia la refriega.

Then Light, Spirit of Love divine, as a great tidal wave
Shall press the hearts of men, of elementals brave
And the Lord of heav'n shall reign.

Entonces la Luz, Espíritu de Amor divino, como una gran oleada
presionará el corazón de los hombres, de los elementales valerosos
y el Señor del cielo reinará.

© The Summit Lighthouse

Otras visualizaciones

_Poderosa-Astrea-libera-la-Tierra

_Astrea-circulo-y-espada

_Poderosa-Astrea-visualizacion

_Via-lactea-y-chakra


Astrea nos dio otra fórmula para la victoria:

No olvidéis ―dijo― que a cualquier hora del día o de la noche, cuando la prueba llega, cuando los fuegos de la crucifixión están sobre vosotros, sabed que podéis ganar si instantáneamente os dirigís al Todopoderoso, si os dirigís a Jesús el Cristo, al y a la Madre Divina, y después llamáis a los poderosos Elohim, llamáis a Astrea, para que emita el círculo y la espada de llama azul alrededor de la causa y el núcleo de todo lo que se oponga a vuestra identidad divina.

Si hacéis esto, os prometo que no fracasaréis en una sola prueba a lo largo de la senda de la vida… Así venceréis por la sangre del Cordero, que es la esencia espiritual, la mismísima vida de Jesús y de todo ascendido. Y esa esencia espiritual se fusionará como un poderoso círculo de llama azul a vuestro llamado y por vuestra voluntad.

El de Purity y Astrea se encuentra en el reino etérico sobre el golfo del Arcángel, sobre el brazo sudoriental del mar Blanco, en Rusia. El retiro concentra las energías del de la base del planeta. El foco etérico penetra el plano físico en las llanuras cercanas. Legiones de fuego blanco y relámpago azul prestan servicio con Purity y Astrea, y en respuesta a tu llamado de ayuda, pronunciado en el nombre de tu poderosa , acudirán a cualquier rincón del globo.

© Summit University Press

 

4666 Total vistas 2 Vistas hoy

(plural del hebreo Eloha, “Dios”). El nombre de Dios empleado en el Antiguo Testamento cerca de 2,500 veces con el significado de “El Poderoso” o “El Fuerte”. Elohim es un sustantivo uniplural que hace referencia a las llamas gemelas de la Divinidad que componen el “Divino Nosotros”. Cuando se habla específicamente de la mitad masculina o de la mitad femenina se conserva la forma plural porque se entiende que una parte del Todo Divino contiene y es el Yo andrógino (el Divino Nosotros). Los siete poderosos Elohim y sus contrapartes femeninas son los constructores de la forma; de ahí que Elohim sea el nombre de Dios usado en el primer versículo de la Biblia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Los cuatro seres de los elementos (las Cuatro Fuerzas Cósmicas) sirven directamente bajo los Elohim y tienen dominio sobre los elementales: gnomos, silfos, salamandras y ondinas.

     Los siete poderosos Elohim son “los siete Espíritus de Dios” nombrados en el Apocalipsis (4:5) y las “estrellas matutinas” que cantaron juntas en principio, tal como el SEÑOR se las reveló a Job (Job 38:7). Hay también cinco Elohim que rodean el núcleo de fuego blanco del Gran Sol Central. En el orden de la jerarquía, los Elohim y los seres cósmicos son portadores de la mayor concentración y de la más alta vibración de luz que podamos percibir en nuestro estadio de evolución. Junto con los cuatro seres de la naturaleza, sus consortes y los constructores elementales de la forma, representan el poder del Padre como Creador (el rayo azul). Los siete arcángeles y sus complementos divinos, los grandes serafines, los querubines y las huestes angelicales representan el amor de Dios en la ardiente intensidad del Espíritu Santo (el rayo rosa). Los siete chohanes de los rayos y todos los maestros ascendidos, junto con los hijos e hijas de Dios no ascendidos, representan la sabiduría de la ley del Logos en la función del Hijo (el rayo amarillo). Estos tres reinos forman una triple manifestación y trabajan equilibradamente para desacelerar las energías de la Trinidad. Entonar el sonido sagrado “Elohim” libera el tremendo poder de la percepción de sí mismos como Dios, desacelerada para que la usemos en santidad por mediación del Cristo Cósmico.

     Para los nombres de los siete Elohim, los rayos en los que prestan su servicio y la ubicación de sus retiros etéricos, véase Tabla de los ocho rayos .

Apocalipsis 3:1; 4:5; 5:6

Haz de luz o de otra energía radiante. Los rayos son las emanaciones de luz de la Divinidad que, cuando se invocan en el nombre de Dios o en el nombre del Cristo, prorrumpen como una llama en el mundo del individuo. Los rayos pueden ser proyectados por la conciencia divina de seres ascendidos o no ascendidos a través de los chakras y del tercer ojo como una concentración de energía que asume numerosas cualidades divinas, como amor, verdad, sabiduría, curación, etc. Haciendo mal uso de la energía de Dios, los practicantes de magia negra proyectan rayos que tienen cualidades negativas, tales como rayos mortales, rayos de sueño, rayos hipnóticos, rayos de enfermedad, rayos psicotrónicos, el mal de ojo, etc. Véase Tabla de los ocho rayos .

Madre Divina, Madre Universal y Virgen Cósmica son otros tantos términos para designar la polaridad femenina de la Divinidad, la manifestación de Dios como Ma­dre. La Materia [inglés: Matter] es la polaridad femenina del Espíritu y los maestros ascendidos utilizan el término  alternadamente con Mater (latín: “madre”). En este contexto, todo el cosmos material se convierte en el vientre de la creación, hacia el cual el Espíritu proyecta las energías de la Vida. La Materia es, entonces, el vientre de la Virgen Cósmica, quien, como la otra mitad del Todo Divino, también existe en el Espíritu como polaridad espiritual de Dios.

Jesús mismo reconoció a Alfa y Omega como los más altos representantes del Dios Padre-Madre y con frecuencia se refirió a Alfa como Padre y a Omega como Madre. Quienes asumen la polaridad femenina de la conciencia después de su ascensión son maestras ascendidas. Junto con todos los seres femeninos (polarizados femeninamente) en las octavas de luz, son los focos de la llama de la Madre Divina para las evoluciones de la humanidad que se desarrollan en muchos sistemas de mundos. Sin embargo, siendo andróginos, todos los miembros de las huestes celestia­les son focos de cualquiera de los atributos masculinos o femeninos de la Divinidad a voluntad, pues ya han entrado en las esferas de la Totalidad Divina.

Madre de la Llama (o Madre del Mundo). Cargo en la jerarquía que ocupan sucesivamente aquellas devotas no ascendidas designa­das por la Gran Hermandad Blanca para nutrir, o incubar, la llama de la Vida en toda la especie humana. En 1961, Clara Louise Kieninger fue nombrada primera Madre de la Llama de la Fraternidad de Guardianes de la Llama por Saint Germain. El 9 de abril de 1966, ese manto fue transferido a la mensajera Elizabeth Clare Prophet. En ese momento Clara Louise Kieninger se convirtió en la Madre de la Llama Regente. Hizo su ascensión el 25 de octubre de 1970 en Berkeley, California, y continúa ocupando ese cargo desde el estado ascendido.

El ritual en el que el alma se reúne con el Espíritu del Dios vivo, la Presencia YO SOY. Es la culminación de la estadía divinamente victoriosa del alma en el tiempo y el espacio. Es la recompensa del justo, el regalo de Dios tras el juicio final delante del gran trono blanco, durante el cual todo hombre es juzgado “según sus obras”.

     Enoc, de quien se dice que “caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”, pasó por la ascensión; también Elías, quien subió al cielo en un torbellino; y Jesús, aun cuando su ascensión no tuvo lugar en la ocasión en que las escrituras dicen que fue llevado al cielo en una nube. El Morya, maestro ascendido, ha revelado que Jesús vivió muchos años después de estos hechos e hizo su ascensión después de su fallecimiento en Cachemira, a los 81 años, en el año 77 d.C.

     La reunión con Dios en la ascensión, esto es, el término de las rondas de karma y renacimiento y el regreso a la gloria del SEÑOR, es la meta de la vida para los hijos e hijas de Dios. Jesús dijo: “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, incluso el Hijo del hombre.” Por medio de la salvación (inglés: salvation), la “autoelevación” (inglés: Self-elevation), o sea, la elevación consciente del Hijo de Dios dentro de su templo, el alma se pone el vestido de bodas para realizar la función del Hijo (inglés: Son, o Sun [sol], o luzde la manifestación (inglés: man: hombre): el Hijo del hombre. Siguiendo el sendero iniciático de Jesús, el alma, habiendo saldado su karma y cumplido su plan divino, se fusiona con la conciencia crística y después con la presencia viva del YO SOY EL QUE YO SOY. Una vez que la ascensión ha tenido lugar, el alma, el aspecto corruptible del ser, se convierte en el incorruptible, un átomo en el Cuerpo de Dios. Véase matrimonio alquímico.

Apocalipsis 20:12-13; Génesis 5:24; 2 Reyes 2:11; Lucas 24:50-51; Hechos 1:9-11; Juan 3:13

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial vivo de Dios. La petición de libre albedrío que el alma hizo  y su consiguiente separación de Dios tuvieron como consecuencia el descenso de este potencial al estado carnal inferior. Sembrada en deshonor, el alma está destinada a elevarse con honores a la plenitud de ese estado divino que es el Espíritu único de toda Vida. El alma puede perderse; el Espíritu no puede morir.

     El alma permanece como un potencial que ha caído a niveles más bajos de vibración y de conciencia, y debe ser imbuida de la realidad del Espíritu, purificada por medio de la oración y la súplica y devuelta a la gloria de la cual descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y lo convierte en uno con la Verdad inmortal. Cumplido este ritual, el Ser superior se corona Señor de la Vida y se descubre que el potencial de Dios realizado en el hombre es el Todo-en-todo.

(griego: Christos, “ungido”). Mesías (hebreo y arameo: “ungido”); “el Ungido”, aquel que es investido e infundido o ungido de la luz (el Hijo) de Dios. La Palabra, el Logos, la Segunda Persona de la Trinidad: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad… Aquél era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene al mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él y el mundo no le conoció.” En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el término “Cristo” corresponde a la encarnación de Vishnu, el Preservador; avatara, hombre Dios, el que despeja la oscuridad, guru.

     El Cristo Universal es el mediador entre los planos del Espíritu y los planos de la Materia; personificado como el Santo Ser Crístico, es el mediador entre el Espíritu de Dios y el alma del hombre. El Cristo Universal sostiene el nexo (el flujo en forma de ocho) de la conciencia a través del cual las energías del Padre (Espíritu) pasan a sus hijos para la cristalización (inglés: Christ-realization: realización crística) de la Llama de Dios por el esfuerzo de su alma en el vientre cósmico (la matriz) de la Madre (Materia). A este proceso se le llama materialización (inglés: Mater-realization: realización en la Materia), “El Descenso”. El proceso por el cual las energías de la Madre aglutinadas en el alma pasan a través del nexo de la conciencia crística hacia el Padre es la aceleración llamada espiritualización (inglés: Spirit-realization: realización en el Espíritu), “El Ascenso”. Otro nombre que se le da al proceso mediante el cual la energía del alma regresa de la Materia al Espíritu es sublimación (inglés: sublimation: sublime action: acción sublime) o transmutación. Siendo ya una con el Hijo, el alma experimenta la consumación de este proceso como la ascensión, la unión con el Espíritu de la Presencia YO SOY, el Padre. La ascensión es el cumplimiento en el cielo de la promesa de Jesús en la tierra: “En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.”

     La fusión de las energías de la polaridad positiva y negativa de la Divinidad en la creación ocurre a través del Cristo Universal, el Logos sin el cual “nada de lo que es fue hecho”. El flujo de luz del macrocosmos hacia el microcosmos, del Espíritu (la Presencia YO SOY) al alma y de regreso siguiendo la espiral en forma de ocho, se cumple a través de este bendito Mediador que es Cristo, el SEÑOR, la verdadera encarnación del YO SOY EL QUE YO SOY. Ya que Jesús es esa Palabra encarnada, puede decir: “El YO SOY es [el YO SOY en mí es] la Puerta Abierta [al cielo y a la tierra] que ningún hombre puede cerrar”, y “Todo el Poder me es dado [a través del YO SOY en mí] en el cielo y en la tierra”, y también “He aquí, YO SOY [el YO SOY en mí está] vivo por siempre –como Arriba, así abajo– y tiene las llaves del reino de los cielos y las llaves de la muerte y el infierno, y a quienquiera que el Padre quiera yo se las doy, y son dadas en su nombre”. Esto que aún hoy afirma el maestro ascendido Jesucristo también lo afirma para nosotros nuestro Santo Ser Crístico. Así, el Cristo Universal del Hijo único y de los muchos efectivamente mediatiza la Presencia del YO SOY hacia nosotros a través de nuestro propio y amado Santo Ser Crístico. Ésta es la verdadera comunión con el Cristo Cósmico cuyo Cuerpo (Conciencia) fue “partido”, compartido, individualizado para cada hijo del corazón del Padre. Los Hijos de Dios son depositarios de la Máxima Luz para los que aún son criaturitas en Cristo.

     El término “Cristo” o “ungido del Cristo” también denota un cargo en la jerarquía que ocupan los que han alcanzado la automaestría en los siete rayos y los siete chakras del Espíritu Santo. La maestría crística incluye equilibrar la llama trina (los atributos divinos de poder, sabiduría y amor) para la armonización de la conciencia y la implementación de la maestría de los siete rayos en los chakras y en los cuatro cuerpos inferiores mediante la Llama de la Madre (la kundalini elevada). En la hora designada para la ascensión, el alma así ungida eleva la espiral de la llama trina desde abajo de los pies, pasando por toda la forma, para la transmutación de todo átomo y célula de su ser, conciencia y mundo. La saturación y la aceleración de los cuatro cuerpos inferiores y el alma mediante esta luz transfiguradora de la llama crística ocurre en parte durante la iniciación de la transfiguración, se incrementa con la resurrección y adquiere plena intensidad durante el ritual de la ascensión.

     El Ser Crístico individual, el Cristo personal, es el iniciador de toda alma viviente. Cuando el individuo pasa estas diversas iniciaciones en el sendero de la cristeidad, incluyendo “dar muerte al morador del umbral”, se gana el derecho a que se le llame ungido del Cristo así como hijo o hija de Dios. Hay quienes, en eras pasadas, se ganaron semejante título y comprometieron esa culminación o no lograron manifestarla en encarnaciones subsiguientes. En esta era el Logos los requiere para que manifiesten su maestría divina interna y la perfeccionen en el plano físico mientras están en encarnación física. Por lo tanto, para asistir a los hijos e hijas de Dios en hacer que su manifestación sea conmensurable con su luz interior, los maestros de la Gran Hermandad Blanca han dado sus enseñanzas a través de los maestros ascendidos y de sus mensajeros en este siglo [XX]. Y Saint Germain fundó la Fraternidad de Guardianes de la Llama, a través de la cual envía lecciones mensuales graduadas a los miembros de esta orden, dedicada a guardar la llama de la Vida en todo el mundo. Antes de pasar con éxito las iniciaciones del discipulado, se hace referencia al individuo como hijito de Dios, en contraste con el término “Hijo de Dios”, que denota la plena cristeidad, en la cual el alma, en y como Hijo del hombre, se ha fundido en el Hijo de Dios siguiendo el ejemplo de Jesucristo.

     Con la expansión de la conciencia crística, el ungido del Cristo avanza para alcanzar la realización de la conciencia crística en el nivel planetario y es capaz de sostener el equilibrio de la llama crística para las evoluciones del planeta. Cuando logra esto, asiste a los miembros de la jerarquía celestial que prestan su servicio en el cargo de Instructores del Mundo y al Cristo planetario. Véase Gráfica de tu Ser Divino, Jesús.

Juan 1:1-4; 14:20, 23. Cf. Apocalipsis 3:8; Mateo 28:18; Apocalipsis 1:18

La conciencia o percepción de uno mismo en y como el Cristo; alcanzar un nivel de conciencia conmensurable con el que alcanzó Jesús, el Cristo. La conciencia crística es la culminación dentro del alma de esa Mente que estaba en Cristo Jesús. Es alcanzar la acción equilibrada de poder, sabiduría y amor del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y la pureza de la Madre mediante una llama trina del corazón equilibrada. Es la Fe perfeccionada en el deseo de hacer la Voluntad de Dios, la Esperanza en la salvación de Cristo Jesús gracias al sendero de su justicia realizado en nosotros y la excelencia de la Caridad en el más puro amor de dar y recibir en el SEÑOR.

Filipenses 2:5

Plan de Dios para el alma, para la individualización de la llama divina ordenada en el principio, cuando el arquetipo original de la vida fue impreso sobre el núcleo de fuego blanco de la Presencia YO SOY individual. El plan divino determina los límites de la expresión individual del libre albedrío. Tal como la bellota está destinada a convertirse en roble, cada alma individual está destinada a realizar la plenitud de su potencial preordenado (pero no predestinado) atrayéndolo del Árbol de la Vida: de la Presencia YO SOY y el cuerpo causal, haciendo uso del libre albedrío. Qué es ese potencial y cómo ha de autorrealizarse en esta vida es algo conocido por Dios y puede ser revelado a la conciencia externa a través de la dedicación tanto al Ser Crístico individual como a la Presencia YO SOY y al Gran Director Divino.

Es la más temible de las consortes de Shiva. Se representa de color azul oscuro con fieros ojos llameantes, usualmente con un semblante aterrador, con la lengua fuera, con un collar de calaveras o cabezas humanas y un cinturón de brazos cercenados. En una mano sostiene una espada y en las demás ya la cabeza cercenada de un demonio, un escudo o una soga; sus manos pueden también hacer el gesto de valentía y ofrecer bendiciones y beneficios. El aspecto temible… Véase Manifestaciones de la Madre Divina en Oriente .

El sanctasantórum, foco de la Llama de la Vida que arde en el corazón.

[Los maestros ascendidos utilizan continuamente la palabra momentum en sus enseñanzas, con el significado original del término, que en inglés es “la fuerza del movimiento [motion] adquirida por un objeto en movimiento [moving] como resultado de la prolongación de [dicho] movimiento [motion]” (traducido de Webster Third International Dictionary).

     La palabra momentum en latín significa “movimiento” y fue usada por el físico y matemático Isaac Newton (1643-1727) para describir un cuerpo en movimiento. El latín era la lengua de uso en las universidades europeas a la sazón. Hoy este concepto se llama “movimiento lineal” o “momento lineal”. Se representa por una p y su fórmula es p = m * v, donde m = masa, v = velocidad. Cuando damos un impulso a un objeto, éste empieza a moverse. La Primera Ley del Movimiento de Newton dice que si se retira el impulso el objeto sigue moviéndose a una velocidad constante. Para parar el objeto hay que aplicar una fuerza. Mientras más pesado el objeto (más masa), más fuerza se requiere para detenerlo. Asimismo, mientras más rápido va el objeto (más velocidad), más difícil resulta detenerlo.

     La palabra momentum es una deformación de movimentum, formada por el verbo movere (“mover”) y el sufijo -entum, equivalente a -ento en español, que en este caso indica estado físico.

     Podría traducirse por “momento”, pero para evitar confusión con el significado más común de este término (un instante de tiempo) hemos dejado siempre “moméntum” en nuestras traducciones. Es el equivalente de lo que algunos traducen por "impulso acumulado".]

La conciencia que percibe al ser como humano: limitado, mortal, caído, pecaminoso, expuesto al error y a las pasiones de los sentidos, y que por tanto declara con el Hijo del hombre: “No puedo yo de mí mismo [humano] hacer nada. Mas el Padre [la Presencio YO SOY] que está en mí, Él hace las obras del SEÑOR.”

Juan 5:30; 14:10

La entrada estrecha y el camino angosto que conduce a la vida (Mateo 7:14). El sendero de iniciación por el cual el discípulo que va en pos de la conciencia crística supera paso a paso las limitaciones de la individualidad en el tiempo y el espacio y alcanza la reunión con la Realidad a través del ritual de la ascensión.

y Omega. La totalidad divina del Dios Padre-Madre, declarada por Cristo el Señor como “el principio y el fin” en el Libro del Apocalipsis. Llamas gemelas ascendidas de la conciencia del Cristo Cósmico que sostienen el equilibrio de la polaridad masculina-femenina de la Deidad en el Gran Sol Central del cosmos. Así, por mediación del Cristo Universal (la Palabra encarnada), el Padre es el origen y la Madre el cumplimiento de los ciclos de la conciencia de Dios expresada a lo largo y ancho de la creación del Espíritu y la Materia. [Compárese con Purusha y Prakriti en la tradición hindú.]

Apocalipsis 1:8, 11; 21:6; 22: 13

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

La Palabra del SEÑOR Dios que fue pronunciada en los fíat originales de la creación. La emisión de las energías de la Palabra, o Logos, a través del chakra de la garganta por los Hijos de Dios en confirmación de la Palabra perdida. Está escrito: “Por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12:37). Cuando el hombre y la mujer reconsagran el chakra de la garganta afirmando la Palabra de Dios, se convier­ten en instrumentos de los mandamientos de Dios que cumplen la ley de su re-creación a imagen del Hijo.

Las invocaciones que ofrecían los sacerdotes y sacerdotisas del fuego sagrado en Lemuria con el poder de la Palabra hablada se daban originalmente siguiendo la ciencia del Logos. La perversión de esta ciencia en la práctica de la magia negra ocurrió más tarde, en los últimos días de Lemuria, provocando la destrucción de los templos de la Virgen Cósmica y el terremoto por el que se hundió el continente. Las estatuas de la isla de Pascua son los vestigios del sitio donde las guerras de los dioses hicieron estremecer a la tierra en aquellos días terribles. En contraste, esta ciencia de la Palabra hablada fue utilizada en su forma pura por los israelitas para derribar las murallas de Jericó. Hoy los discípulos utilizan el poder de la Palabra en decretos, afirmaciones, plegarias y mantras para atraer la esencia del fuego sagrado desde la Presencia YO SOY, el Ser Crístico y los seres cósmicos que encauzan la luz de Dios hacia matrices transmutadoras y transformadoras para obrar cambios constructivos en los planos de la Materia.

La ciencia de la Palabra hablada (junto con la ciencia del concepto inmaculado) es el ingrediente clave y esencial en toda alquimia. Sin la Palabra hablada no hay alquimia, no hay crea­ción, no hay cambio ni intercambio en ninguna parte de la Vida. Es la piedra blanca del alquimista, que cuando se aplica con éxito con los secretos de la llama del corazón revela el “nuevo nombre escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe”. Bienaventurado el que triunfa sobre la oposición que la mente carnal interpone al ejercicio —la práctica que hace al maestro—de la ciencia de la Palabra hablada en el ofrecimiento de decretos dinámicos diarios al SEÑOR, pues a éste dará el Espíritu Santo “a comer del maná escondido”.

El maestro de la era de Acuario, Saint Germain, enseña a sus discípulos a invocar, por el poder de la Palabra hablada, la llama violeta para el perdón de los pecados y para el bautismo del fuego sagrado en preparación para la transición hacia una Conciencia Divina más elevada.

1. Un maestro ascendido que ha alcanzado la con­ciencia cósmica y encarna la luz/energía/conciencia de muchos mundos y sistemas de mundos por todas las galaxias hasta el Sol detrás del Gran Sol Central.

     2. Un ser de Dios que nunca ha descendido por debajo del nivel del Cristo, nunca ha estado en encamación física ni ha hecho karma humano ni ha cometido pecado, sino que ha sido parte de la Virgen Cósmica y sostiene un equilibrio cósmico para el retorno de las almas desde el valle (velo) del dolor hacia el Corazón Inmaculado de la Madre Bendita.

La Tercera Persona de la Trinidad; la omnipresencia de Dios; las lenguas hendidas de fuego que focalizan a Dios Padre-Madre, también llamado el fuego sagrado; las energías de Vida que animan a un cosmos. En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el Espíritu Santo corresponde a Shiva, conocido como el Destructor-Liberador porque su amor que todo lo consume, cuando se invoca en los planos de la Materia, ata a las fuerzas del mal y transmuta la causa y el efecto de las creaciones erróneas de los hombres, liberándolos de la prisión de su karma y de los seres oscuros que la habitan. El prana es la esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. El Espíritu Santo es el foco del equilibrio del Dios Padre-Madre en el núcleo de fuego blanco del ser. El exorcismo de los espíritus malignos y de las entidades impuras se realiza mediante el fuego sagrado del Espíritu Santo, en el nombre del Cristo y del YO SOY EL QUE YO SOY. Los nueve dones del Espíritu Santo son poderes que se otorgan a los siervos del Señor para atar a la muerte y el infierno y realizar Sus obras en la tierra.

     La Persona y la Llama del Espíritu Santo es el Consolador que Jesús prometió que vendría cuando nuestro Señor nos dejara –a iluminarnos, a instruirnos y a hacernos recordar todas las cosas que el amado Jesús nos ha enseñado, tanto en la tierra como en el cielo. Cada vez que un hijo o hija de Dios asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, el Espíritu Santo desciende para llenar el vacío y magnificar la Presencia del Señor en la tierra. Es éste el ritual del descenso del Espíritu Santo prometido por Jesús a sus discípulos cuando el Maestro dijo: “Permaneced en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis dotados del poder de las alturas”, cosa que ocurrió en Pentecostés después del ascenso de Jesús al cielo.

      El representante de la llama del Espíritu Santo para las evoluciones de la tierra es el maestro ascendido que ocupa el cargo de Maha Chohán. El Espíritu Santo es la Personalidad Impersonal de la Divinidad y está ubicada en el lado occidental de la Ciudad Cuadrangular. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

1 Corintios 12:4-11; Juan 14:16, 26; 16:7; Lucas 24:49, 51; Marcos 16-19; Hechos 2:1-4

(sánscrito: avatara, “descenso”; de avatarati, “él desciende”; de ava-, “desde” + tarati, “él cruza sobre”). La encarnación de la Palabra; el descenso o cruce del Cristo Universal del plano del Espíritu al plano de la MateriaEl avatar de una era es el Cristo (encarnación del hijo de Dios [Vishnu], la Segunda Persona de la Trinidad), quien, junto con su complemento divino, Shakti, o llama gemela, “prefigura” y “desempeña”, en conciencia y en los cuatro cuerpos inferiores, la matriz arquetípica de Dios Padre/Madre para la evolución de las almas durante un ciclo de dos mil años. Los avatares principales de una era son dos: los prototipos masculino y femenino que encarnan o muestran con el ejemplo el sendero de iniciación designado por las jerarquías solares responsables de las ondas de vida que avanzan hacia el centro del Cristo Cósmico a través de la Puerta Abierta (el Maestro y la Enseñanza) de esa dispensación de dos mil años. Según el karma de la humanidad, el statu quo evolutivo de los hijos de Dios (el progreso o la falta de progreso del alma durante dispensaciones pasadas) y los requisitos del Logos, los manus pueden designar a muchos seres crísticos —a aquellos que están dotados de extraordinaria luz— para que se presenten como instructores del mundo y guías. Los seres crísticos demuestran, en una época dada, la ley del Logos, desacelerada por el manu o los manus y el avatar o los avatares, hasta que se haga carne mediante su propia palabra y obra: hasta que alcance su victoria última en su cumplimiento en todas las almas de luz enviadas a conquistar el tiempo y el espacio en esa era.

El retiro de un maestro es su hogar de luz, su templo y su lugar de servicio. Los retiros son focos de la Gran Hermandad Blanca localizados principalmente en el plano etérico, que es donde presiden los maestros ascendidos. Los retiros anclan una o más de las llamas de la Divinidad así como el moméntum de servicio de los maestros y su realización espiritual para el equilibrio de la luz en los cuatro cuerpos inferiores de un planeta y sus evoluciones. Cumplen múltiples funciones para los consejos de la jerarquía que sirven a las ondas de vida de la tierra y algunos retiros están abiertos para individuos no ascendidos, cuya alma puede viajar a estos focos en su cuerpo etérico entre una encarnación y otra en la tierra, o en su cuerpo sutil durante el sueño o samadhi.

     Muchos de los retiros de los maestros, incluyendo sus escuelas de misterios, estuvieron en el plano físico durante las primeras eras de oro de la tierra e incluso después de la Gran Rebelión y la Caída de los ángeles caídos. Ante la destrucción y la profanación de sus templos, los maestros retiraron sus centros y sus llamas al plano etérico, de ahí el término “retiro”. Después de la ascensión del mensajero Mark L. Prophet el 26 de febrero de 1973, los Señores del Karma dieron otra oportunidad a los hijos de Dios de saldar su karma asistiendo a las clases en los retiros de los siete chohanes, el Maha Chohán y los Instructores del Mundo. El primero de enero de 1986, Gautama Buda y los Señores del Karma respondieron a la petición de los Señores de los Siete Rayos de abrir las universidades del Espíritu que se encuentran en sus retiros etéricos a decenas de miles de estudiantes para proseguir sistemáticamente el camino de la automaestría en los siete rayos. Los estudiantes viajan en su cuerpo sutil durante el sueño y pasan catorce días en el retiro de cada uno de los chohanes y del Maha Chohán. Véase Tabla de los ocho rayos.

(sánscrito: “rueda, disco, círculo”). Centros de luz anclados a lo largo de la columna vertebral en el cuerpo etérico; gobiernan el flujo de energía hacia los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sostienen la frecuencia de los siete rayos en ellos. Son siete y corresponden a los siete rayos: 1. primer rayo, garganta, azul; 2. segundo rayo coronilla, amarillo; 3. tercer rayo, corazón, rosa; 4. cuarto rayo, base de la columna, blanco; 5. quinto rayo, tercer ojo, verde; 6. sexto rayo, plexo solar, púrpura y oro; 7. séptimo rayo, sede del alma, violeta).

Hay cinco chakras menores correspondientes a los cinco rayos secretos y un total de 144 centros de luz en el cuerpo del hombre. Véase Tabla de los chakras , El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase la Armadura de los chakras

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.