↑ Volver a ¡Orad sin cesar!

♦ La Luz de corazón, por Elizabeth Clare Prophet

Muchas tradiciones espirituales nos dicen que el corazón debería ser el centro de nuestra espiritualidad. ha escrito una bella plegaria llamada “YO SOY la Luz del corazón” para celebrar a la llama divina que está dentro de nuestro corazón y como ayuda para estar centrados en el corazón.

Dice Saint Germain:

Vuestro corazón es ciertamente uno de los más preciados dones de Dios. En su interior hay una cámara central rodeada de una luz y una protección tales como lo que llamamos un ‘intervalo cósmico’. Es una cámara separada de la materia y ninguna exploración podrá jamás descubrirla.

Ocupa simultáneamente no sólo la tercera y la cuarta dimensiones, sino también otras dimensiones desconocidas para el hombre. Es así el punto de conexión del poderoso cordón de plata de luz que desciende de vuestra Divina Presencia para sostener el latido del corazón físico, dándoos vida, propósito e integración cósmica.

Os insto a todos a atesorar este punto de contacto que tenéis con la vida prestándole un reconocimiento consciente. No necesitáis comprender con un lenguaje sofisticado ni con postulaciones científicas el cómo, el porqué y el para qué de esta actividad.

Contentaos con saber que Dios está ahí y que en vuestro interior hay un punto de contacto con lo divino, una chispa de fuego del propio corazón del Creador a la que se denomina de la vida. Ahí arde esta llama como la esencia tripartita del amor, la sabiduría y el poder.

Cada reconocimiento que deis diariamente a la llama que está dentro de vuestro corazón amplificará el poder y la iluminación del amor dentro de vuestro ser. Cada vez que le prestéis atención producirá para vosotros una nueva dimensión, que si no es externamente aparente sí se manifestará subconscientemente entre de los pliegues de vuestros pensamientos internos.

No descuidéis, pues, vuestro corazón como el altar de Dios que es. No lo descuidéis, pues es el sol de vuestro ser manifestado. Atraed de Dios el poder del amor y amplificadlo dentro del corazón. Y enviadlo luego al ancho mundo como baluarte de aquello que subyugará a la oscuridad del planeta…

Recordad que mientras estéis de cara a la las sombras estarán siempre detrás. Y la Luz también está ahí para transmutarlas todas.

12 de febrero de 1967

 

Visualización y meditación

Mientras recitan “YO SOY la Luz del corazón” visualicen la luz descendiendo de su y de su Santo al corazón, donde será liberada de acuerdo con la matriz expresada en su .

Luego centren la atención en el corazón. Imaginen el fulgor del sol al medio día y transfieran esa imagen al centro del pecho, donde se encuentra el del corazón.

Ahora visualicen miles de rayos de sol saliendo del corazón y penetrando y disolviendo toda la oscuridad, la desesperanza o la depresión, primero en su interior y luego en el interior de todos los hombres.

Proyecten su amor (que en realidad es el amor de Dios) hacia el mundo. Vean ese amor como rayos láser de un intenso rosa ardiente derribando todas las barreras que obstaculizan el éxito de sus relaciones, de su familia, de su crecimiento espiritual, de su carrera, de su comunidad o de su país.

Tomado del cap. 15 de Profecías de Saint Germain para el nuevo milenio
© Summit University Press

 

I AM the Light of the Heart

 

 

--I AM the Light of the Heart
---- -- by Saint Germain

 

--- -YO SOY la Luz del Corazón
-----------por Saint Germain

-

 

I AM the Light of the Heart
Shining in the darkness of being
And changing all into the golden treasury
Of the Mind of Christ.

I AM projecting my Love
Out into the world
To erase all errors
And to break down all barriers.

I AM the power of infinite Love,
Amplifying itself
Until it is victorious,
World without end!

-

YO SOY la Luz del Corazón
Brillando en las tinieblas del ser
Y transformándolo todo en el dorado tesoro
De la Mente de Cristo.

Yo proyecto mi Amor
Hacia el mundo
Para borrar todos los errores
Y derribar todas las barreras.

¡YO SOY el poder del Amor infinito
Amplificándose a sí mismo
Hasta que sea victorioso
Por los siglos de los siglos!

© Church Universal and Triumphant

 

66 Total vistas 1 Vistas hoy

Chohán del séptimo rayo, de la libertad. Maestro ascendido. Jerarca de la era de Acuario y patrocinador de los Estados Unidos de América. Inicia a las almas en la ciencia y el ritual de la alquimia y la transmutación con la llama violeta, mediante el poder de la Palabra hablada, la meditación y la visualización. Su retiro en América del Norte es la Cueva de los Símbolos en Table Mountain, Wyoming. También utiliza el Retiro del Royal Teton en el Grand Teton, en Jackson Hole (Wyoming); el retiro de su guru, el Gran Director Divino, la Cueva de la Luz en la India; y la Mansión de Rakoczy, su foco en Transilvania. Las melodías clave de la Mansión de Rakoczy son: Cuentos de los Bosques de Viena y la Mar­cha Rakoczy. Véase Tabla de los ocho rayos .

La llama del Cristo, la chispa de la vida que arde en la cámara secreta del corazón de los hijos e hijas de Dios. La sagrada trinidad de poder, sabiduría y amor que es la manifestación del fuego sagrado. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

La luz espiritual es la energía de Dios; el potencial del Cristo. Como personificación del Espíritu, el término “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”. Como esencia del Espíritu es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

Juan 1:7-9

El YO SOY EL QUE YO SOY (Éxodo 3:13-15), la presencia individualizada de Dios que es el foco de cada alma. La identidad divina del individuo; la Mónada Divina; la Fuente individual; el Padre. El origen del alma que se focaliza en los planos del Espíritu, justo arriba de la forma física; la personificación de la Llama de Dios para el individuo. Véase Gráfica de tu Ser Divino.

Santo Ser Crístico o Yo Crístico, es el foco individualizado del "unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad". El Cristo Universal individualizado como la auténtica identidad del alma. El Yo Real de todo hombre, mujer y niño hacia el cual el alma debe alzarse. El Ser Crístico es el mediador entre un hombre y su Dios. Es el instructor, el maestro y el profeta personal de un individuo, que oficia como sumo sacerdote ante el altar del Santísimo (la Presencia YO SOY) del templo edificado sin manos de todo hombre.

El advenimiento de la percepción universal del Ser Crístico entre el pueblo de Dios en la tierra ha sido profetizado por los profetas como el descenso del SEÑOR NUESTRA JUSTICIA, llamado también VÁSTAGO, en la Era Universal que está por llegar. Cuando alguien alcanza la plena identificación del alma con el Ser Crístico, se le llama ser crístico o ungido, y se ve al Hijo de Dios brillar a través del Hijo del hombre.

Juan 1:14; Isaías 11-1; Jeremías 23:5, 6; 33-15, 16; Zacarías 3:8, 6:12

Una voluntad predeterminada, un edicto o un fíat, una decisión o declaración de la autoridad, una ley, una ordenanza o regla religiosa; una orden o mandato. El decreto es la más poderosa de todas las peticiones a la Divinidad. Es el “Mandadme” de Isaías 45:11, el mandato original a la luz, el “Lux fiat”, que es un derecho de nacimiento de los hijos e hijas de DiosVéase decretos dinámicos.

(sánscrito: “rueda, disco, círculo”). Centros de luz anclados a lo largo de la columna vertebral en el cuerpo etérico; gobiernan el flujo de energía hacia los cuatro cuerpos inferiores del hombre y sostienen la frecuencia de los siete rayos en ellos. Son siete y corresponden a los siete rayos: 1. primer rayo, garganta, azul; 2. segundo rayo coronilla, amarillo; 3. tercer rayo, corazón, rosa; 4. cuarto rayo, base de la columna, blanco; 5. quinto rayo, tercer ojo, verde; 6. sexto rayo, plexo solar, púrpura y oro; 7. séptimo rayo, sede del alma, violeta).

Hay cinco chakras menores correspondientes a los cinco rayos secretos y un total de 144 centros de luz en el cuerpo del hombre. Véase Tabla de los chakras , El aura humana II, de Djwal Kul.

Véase la Armadura de los chakras